viernes, 11 de enero de 2008

LA SABIDURÍA DEL SALMÓN.

El salmón es un pez que, al terminar su vida nada contracorriente para desovar, en busca de aguas limpias y cristalinas, donde todo se hace visible.
Algunos somos como los salmones, vamos a contrapelo del mundo, y aunque confieso que a veces me invade el insano sentimiento que me hace pensar que todos los esfuerzos que gastamos algunos, en nadar contracorriente están destinados al fracaso, al final esta primera impresión es tan efímera que acaba diluyéndose.
Ir a contracorriente, no es un obcecamiento absurdo por llevar la contraria, sino una apuesta por la razón y la conciencia.
.
Ir contracorriente hoy es…
Valorar y defender la vida cuando algunos trabajan a favor de la muerte.
Conservar las propias ideas cuando todos cambian las suyas según modas.
Vivir un Ideal cuando todos reniegan de todo.
Buscar la Belleza cuando todos la desprecian.
Ir en pos del Bien cuando todos tratan de hacer y hacerse mal.
Velar por la Justicia cuando todos la quebrantan.
Sostener la virtud cuando todos viven el vicio.
Alimentar los sentimientos superiores cuando todos se inclinan por las bajas pasiones.
Ser veraz para enfrentarse a la mentira.
Difundir el auténtico conocimiento allí donde se elogia la ignorancia.
Conservar el sentido común en medio de la locura.
Mantener la alegría cuando alrededor cunde la angustia.
Ser valiente en medio de un mundo débil.
Ser generoso cuando todos se vuelven avaros.
Fomentar el amor, donde crece el odio.
Saber escuchar mientras todos hablan.
Disfrutar del silencio, fugarme del ruido.
Desarrollar la voluntad por encima de los instintos.
Tener fe cuando todos dudan.
Creer en Dios cuando todos lo niegan.
Levantar los ojos al cielo cuando todos se arrastran por el suelo.
.
Hay que reconocer que vivimos en un mundo en el que hace falta mucho coraje para adoptar este modus vivendi, pero, si queremos aspirar a algo más que a un mero ir tirando, no hay otra alternativa. Hoy en día, ir contracorriente, es la única manera de sobrevivir dignamente.
.

2 comentarios:

El Cerrajero dijo...

El camino del salmón es difícil y requiere sacrificio, por eso la gente elige la ruta del bakalao como camino fácil ^_^

Hartos de ZPorky dijo...

Es muy difícil Arcendo. Y el problema es que muchas veces debes cual camaleón adaptarte al medio para que las bestias que van a favor de corriente no te devoren. Es difícil, muy difícil. Por desgracia, la persecución y el acoso a los que nadan contra corriente es despiadada muchas veces. Internet puede ayudarnos y mucho a cambiar las cosas. O al menos a contar que está pasando. Un saludo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...