martes, 25 de marzo de 2008

EN DEFENSA DE LA IGLESIA

Este es un blog libre, con esto principalmente me refiero, a un sitio donde me permito expresar mis vivencias, sentimientos y creencias sin cortapisas; en ningún caso pretendo vencer, ni convencer, como espero nadie lo intente conmigo. Mi única aspiración no es sino desnudar mi alma y compartir mis ideas.
Tampoco soy muy dado a apostillar los comentarios que mis lectores suelen dejar, y ni mucho menos a censurarlos a no ser que rompan la armonía e incurran en el insulto o el mal gusto.

Este preámbulo viene a colación de un comentario de PLANISFERIO, en mi post titulado, “SEMANA SANTA 2. SERVIDORES DE LA LUZ”; la acotación de Planisferio, provocó una razonada respuesta por parte de mi amiga MILITOS, y a su vez una nueva replica de Planisferio. Toda esta “polémica”, hay que decir que por ambos lados, se hizo desde el respeto, el razonamiento y el diálogo; lo cual es de agradecer en posturas tan enfrentadas y por ello no puedo dejar de agradecer a los dos, su tacto y educación.

En cuanto a Militos, habría que dejar claro, que tiene todo el permiso para comentar lo que considere oportuno en mi blog, cuando y como quiera; es tal la afinidad de ideas que es como si hablara yo mismo; así que aquí, nunca es terreno ajeno para ella.
A Planisferio, aún no estando conforme con sus planteamientos, más adelante ahondaré en ello, le reitero mi profundo agradecimiento por su visita y por su crítica, que no hace sino enriquecer mi blog con su razonada desavenencia. Debo decir también, que a raíz de su comentario, he tenido la suerte de conocer su bitácora, un sitio, sin duda, sumamente interesante y con variedad de temas que informa e invita a reflexionar. Felicidades por ello.

La cosa se podría quedar ahí, en simple agradecimiento, pero son tan serios los temas que se tratan y tan tocantes a los valores que defiendo que no me puedo quedar al margen, tengo que romper mi silencio. No quiero alentar discusiones interminables, ni abrir diálogos de sordos en los que nadie queda convencido de nada; simplemente quiero exponer mi postura.

La contestación tiene tres partes bien diferenciadas:

1.- Planisferio dice: “…no estoy tan de acuerdo con lo que luego añades sobre "cuida lo que lees si no quieres ser manipulado..."

Nunca he estado de acuerdo con censuras impuestas desde fuera, por ejemplo las que vienen de cualquier Estado totalitario. ¡Nunca!. Pero sí, creo, y además firmemente, en la necesidad de cierta auto censura. Si te das cuenta no digo NO LEAS, sino CUIDA LO QUE LEES. Estoy convencido que lo que digo te suena CHOCANTE, y como dices… lo encuentras absurdo, lo entiendo, yo hablo desde la Fé, que tú dices no tener.

Para mí, la Fé es un don y además un inmenso tesoro, que debo cuidar y preservar; y desgraciadamente muchas de las cosas que se publican más que alimentar mi fé tienden a desvirtuarla. Digamos que todo me es lícito pero no todo me conviene; para los que estamos convencidos de que en nuestras vidas, Dios es lo primero, todo lo que signifique apartarme del camino correcto, debe ser rechazable. Además soy de la creencia que no todo el mundo está preparado, ni está maduro intelectualmente para leer todo, empezando por mi mismo. A lo mejor tú sí.

Resumiendo, una persona de fé, puede leer “todo”, siempre y cuando tenga buen criterio, madurez espiritual y bases bien fundamentadas; si no se tienen estas cimentaciones el consejo es dejarlo, para cuando se haya crecido más espiritualmente. No me vale el viejo aforismo “Todo tiene algo bueno que aportar”, en muchas ocasiones, ciertas lecturas que se inician con esas premisas, pueden poner en serios aprietos las verdades de la fe y excitar dudas inútiles y engañosas. La fé es algo demasiado precioso, demasiado importante, para ponerla en juego

Para este Fin, además de para otros muchos más cometidos, en ciertos sectores de la Iglesia existe la apreciable figura del “Director espiritual”, del que me ocuparé próximamente, dentro de unos días.

2.- Otra cuestión bien distinta es la planteada por Planisferio en lo tocante a la apostasía: “Me gustaría apostatar, pero desgraciadamente vuestra Iglesia no pone las cosas fáciles...”.

Aunque esto está perfecta y acertadamente contestado por Militos, me permito hacer una breve referencia a lo publicado por ACI DIGITAL, con respecto a este tema:

“En una carta remitida a una mujer que inició en octubre pasado los trámites de apostasía, el Arzobispado de Madrid indicó que las partidas de Bautismo registran el hecho histórico de su administración pero que no son prueba o prejuzgan las creencias que posteriormente adopten los bautizados. Asimismo, la autoridad eclesiástica informa que en los archivos del Arzobispado "tampoco existe registro de católicos del que poder dar de alta o baja".

Creo que está más que explicado, no consiste en poner las cosas fáciles o difíciles:

  1. La historia no se puede borrar, y eso es constancia de un hecho personal histórico.
  2. No existe materialmente una oficina para “borrarse” de lo que ya no crees.

Lo demás huelga y además es absurdo.

3.- Y por último, aúno en un mismo punto dos apostillas:

Una perteneciente a la primera intervención de Planisferio, “La manipulación de tu Iglesia que a lo largo de su historia ha hecho tanto mal y ha caído en tantas contradicciones que por su propio peso, ya han sido descubiertas”. Y a la segunda intervención de Planisferio; “… recomiendo a todos novelas como la de Dan Brown para entretenerse y por qué no! Para ver la vida con cierta duda, y no creerse a pies juntillas lo que dicen tanto unos como otros.”

¡Hombre!, me parece muy poco serio sacar la manida y engañosa manipulación de la Iglesia, es una coletilla que no tiene credibilidad. Estos tópicos precisamente sólo encuentran eco en los que no gustan en ahondar en los libros “serios”, ni en la Historia del mundo; máxime cuando se suelta así, sin argumentaciones, ni razonamientos. Es cierto que en la Historia de la Iglesia ha habido sus claro-oscuros, nadie lo puede negar. A pesar de la Divinidad de su fundador, la Iglesia es una Institución formada por hombres, todos somos Iglesia, y nadie está libre de culpa, así lo han reconocido los últimos Pontífices. Pero los fundamentos básicos de esta institución se han mantenido firmes y constantes a lo largo de más de 20 siglos, y estos tienen un único denominador común, el amor y la búsqueda constante de la transcendencia a otra vida según el plan amoroso de Dios hacia su criatura. Esto no ha cambiado, y no hay manipulación posible en ello.

Quien quiera encontrar manipulación, si escarba honradamente un poco, encontrará intervención, pero nunca una intervención que coarta la libertad del hombre sino que la respeta y la ensalza; encontrará que en los últimos 15 años, la Iglesia ha puesto en marcha cada día en las misiones cuatro obras sociales y 10 obras educativas. Estas obras incluyen hospitales, dispensarios, leproserías, hogares para ancianos y minusválidos y jardines de infancia. Encontrará que La Iglesia y sus confesiones religiosas mantienen en España 5.141 Centros de enseñanza, lo que supone educación para casi un millón de alumnos y un ahorro para el Estado aproximado de tres millones de euros por centro y año; tiene a su cargo 107 hospitales (50 millones de euros ahorrados por hospital y año); entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros para minusválidos o enfermos terminales de sida dependen de la Iglesia 1.004 centros, o sea 51.312 camas (4 millones de euros por centro y año ahorrados); Cáritas, la verdadera ONG, gasta al año 155 millones de euros salidos del bolsillo de esos cristianos españoles tan criticados; y el gasto de Manos Unidas es de 43 millones que salen del mismo y exacto cristiano bolsillo…. Etc etc. etc. (Todos estos datos y muchos más AQUÍ)

¿Es esto manipulación?, o ¿es un servicio a la sociedad desde el amor a Dios?. Ahora bien, que nadie entienda este hecho como pura filantropía humanista…. el Papa recalcó la necesidad de que esta misión siempre esté orientada por la caridad. "Si no nace de un profundo acto de amor divino, corre el riesgo de reducirse a una mera actividad filantrópica y social", la visión es más elevada… más sobrenatural. No espero, aunque si deseo que alguna vez lo entiendas, querido Planisferio.

Para terminar, quisiera centrarme por fín, en tus recomendaciones pseudo literarias. Si todo lo que “ves” de la Iglesia son bodrios infumables como “El Código Da Vinci”, permíteme que te diga que tienes una visión muy sesgada y manipulada.

Dices no estar por la manipulación, y esta lo es en grado sumo. Te lo digo con conocimiento de causa, pues a pesar de lo que expuse más arriba, esta si la he leído, sus planteamientos son tan sumamente pueriles y tan fácilmente desmontables que cualquiera con un mínimo de criterio lo puede ver. La novela es un conglomerado de arqueología, simbología, misterio, datos reales y colosales invenciones; una de las más sorprendentes es que para Brown los Cuatro Evangelios -objeto de investigación histórica durante siglos- son un simple montaje de Constantino. Lo afirma, y no da más datos, como es su costumbre, lo suelta y nunca avala su información…porque no tiene de donde y su único fín es confundir.

Además de nulo en Historia, es cero patatero en literatura, está mal escrito, es pedante y chapucero, vamos que no hay por donde cogerlo, estoy al cien por cien de acuerdo con el artículo de Juan Manuel de Prada en ABC que escribió sobre el tema, te recomiendo su lectura (AQUÍ)

Como bien dices, querido Planisferio, sería conveniente leer otras opiniones para no creerse a pies juntillas lo que se dice. Ahora, a raíz de la publicación del ladrillo de Brown, han aparecido muchos “hijos” en el mismo sentido… igualmente falsos. Como a mí siempre me gusta ir contracorriente, busco otras opciones para tener una visión más abierta y lejos del pensamiento único, es por eso que te recomiendo vivamente la lectura de dos obras excepcionales, que se salen de la norma y señalan como es la Iglesia; eso si de forma novelada y en forma de Thriller como a ti te gusta. Las obras son “El Padre Elías” de Michel O’brien y “La Sangre del Pelícano” del joven autor español Miguel Aranguren, ambas obras comentadas por mí en este post. No te arrepentirás, te lo aseguro.

Sin otro particular, saludos a todos.

5 comentarios:

blumun dijo...

Estupendo post, y bellas fotos.
Tienes un premio en mi blog.
Besos.

Militos dijo...

Me parece magnifico y bien razonado todo el post. No conocía la réplica de Planisferio pues he andado muy ocupada. Creo que ya has respondido perfectamente a todo desde nuestra postura de hijos de la Iglesia. Sólo añadir que se puede leer de todo pero acudiendo también a buenos antídotos para conocer todos los argumentos y no quedarse sólo en invenciones fantasiosas, sobre todo si se trata de temas sobradamente contrastados científicamente como los Evangelios.
Muy buenos los libros que recomiendas. Y muy acertada la valoración que haces del blog de Planisferio. A mí también me ha parecido muy interesante e ilustrativo.
Saludos y muchas gracias.

Oscár dijo...

jajajajaja, te hs puesto a debatir arcendo...a veces vale la pena otras veces no! mira excelente lo de cuida lo que les y sobre los libros ya me gustaria teenr el tiempo de leerlos. Saludos!

JORGE dijo...

Hola Arcendo,

Siempre leo tus posts que me enriquecen mucho, aunque poco comento por acá.

Como tú mismo lo dices (parafraseandoa a nuestro amigo común San Pablo): todo me está permitido, pero no todo me conviene.

Hay que saber discernir y contar con una buena asesoría espiritual, sino terminaremos de "cristianobudistas" o cualquier otro engendro sincretista.

Gracias y bendiciones

caminante dijo...

Da gusto leerte y ver lo bien que hablas de la Iglesia. Ya quisiéramos mas de uno poder hacerlo mínimamente igual, compartiendo enteramente tus principios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...