martes, 16 de junio de 2009

INCLUSO... AL FINAL, ¡NOS BUSCA!

.
Bien es verdad, que nuestra conciencia nos dice que hemos de llevar SIEMPRE una vida de coherencia con Dios. También es cierto que la Iglesia, como Madre, nos anima a la vela constante por mantener el tesoro de la fé en nuestras vidas.
Pero no por eso, nos debemos sentir mal, ni menospreciados por la gracia, si otros que, probablemente, no fueron tan fieles en su vida, alcanzan la meta con nosotros.
.
Estos últimos días, he estado viendo –a saltos-, la película que desde hoy está colgada en “Canal Arce” (
Ver enlace), este film trata de la vida de San Pablo, llamado el Apóstol de los Gentiles.
San Pablo, fue el primero que, sin haber llegado a conocer a Cristo en vida, comprendió como nadie el mensaje de Jesús. Fueron muchas las primeras discrepancias, incluso con San Pedro y los demás, al no entender estos, la totalidad del mensaje evangélico y sin duda, fue gracias a él, a su audacia y a su determinación la magna extensión posterior de las enseñanzas del Maestro por el mundo. Gracias a ese bien entendido mensaje revolucionario, nosotros compartimos hoy la fé en Jesús de Nazareth.
.
Jesús dijo:Quien cierra el corazón a la misericordia cierra el corazón a Dios”,
No se puede separar a Dios de sus hijos, y resulta que también aquellos que en apariencia no lo son, porque viven fuera de la Iglesia, lo son. Dios no es exclusivo de los católicos.
De hecho, hoy muchos que se dicen católicos están desprovistos de Dios más que ningún otro, tanto que incluso llegan a la abierta rebelión que les hace enemigos directos de Dios. Mientras que en la fe de un no católico, equivocada en la esencia pero corroborada por una vida recta, está más el signo del Padre. Y eso Dios lo sabe.
.
Por eso, no debemos menospreciar ningún alma, porque Él no lo hace. Cuando se llega al conocimiento de Dios por medio de un arrepentimiento sincero o por gracia de una Luz cegadora (como a Saulo), es porque Dios lo quiere así; El quiere que TODOS "se salven y lleguen al conocimiento de la verdad". No importa el pasado, tampoco importa el tiempo, importa el AMOR.
El arrepentimiento con Dios nunca es fácil, la lucha entre el orgullo y la incredulidad es tremenda, pero Dios no mira nuestro pecado, sino la sinceridad de nuestro arrepentimiento. Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia de Jesucristo.
.
Repito, cuando Dios invita, nada importa entonces, ni el pasado, ni el tiempo; solo el Amor y nuestra respuesta. Si esta se dá en alguien que ni siquiera pensábamos, alegrémonos, abramos la ventana de la Luz y que ella se extienda en toda nuestra alma.
.
Para finalizar, quisiera transcribiros un precioso testimonio que he tenido la suerte de encontrar en un blog estupendo (Ver enlace).
Creo que ilustra perfectamente todo lo que hoy os he querido transmitir. Se trata de un hecho real, que tiene como protagonista una carta encontrada en el bolsillo de la chaqueta de un soldado ruso en la II Guerra Mundial, escrita poco antes de una batalla crucial contra el ejército nazi. Como dice mi admirado nuevo amigo, es sencilla y conmovedora. Espero que, como a mí, os valga de ejemplo:
.
.
“¡Escucha, oh Dios!
En mi vida no he hablado ni una sola vez contigo, pero hoy me vienen ganas de hacer fiesta.
.
Desde pequeño me han dicho siempre que Tú no existes... Y yo, como un idiota, lo he creído.
Nunca he contemplado tus obras, pero esta noche he visto desde el cráter de una granada el cielo lleno de estrellas y he quedado fascinado por su resplandor.
En ese instante he comprendido qué terrible es el engaño...
.
No sé, oh dios, si me darás tu mano, pero te digo que creo que Tú me entiendes... porque ¿no es algo raro que en medio de un espantoso infierno se me haya aparecido la luz y te haya descubierto? No tengo nada más que decirte. Me siento feliz, pues te he conocido.
A medianoche tenemos que atacar, pero no tengo miedo, Tú nos ves.
.
¡Han dado la señal! Me tengo que ir. ¡Qué bien se estaba contigo!
Quiero decirte, y Tú lo sabes, que la batalla será dura: quizá esta noche vaya a tocar a tu puerta. Y si bien hasta ahora no he sido tu amigo, cuando vaya, ¿me dejarás entrar?
.
Pero, ¿qué me pasa? ¿Lloro? Dios mío, mira lo que me ha pasado.
Sólo ahora he comenzado a ver con claridad...
Dios mío, me voy... será difícil regresar.
Pero qué raro, ahora la muerte no me da miedo

.
Dicen que El soldado Aleksander Zacepa, perdió la vida en esa batalla..., ¿o la encontró?”. La luz de última hora… también alumbra, ¡Y ES PARA TODOS!.

“¡Cuán preciosa, Dios, es tu misericordia!” Salmo 36.7
.
* * *

* * * * *

4 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

Qué ganas tengo de ver caer a mi padre... es algo que me obsesiona casi, rezo muchísimo por él y estoy segura de que Dios le tiene preparado algo gordo. El Señor es así.

Respecto a lo que dices en el primer párrafo de tu post, es cierto: yo desde que me he convertido he vivido el "rechazo" o la envidia de ciertas personas que se deben preguntar: "pero y esta?? llega ahora y pretende tener, sin esforzarse, sin cumplir normas, lo que yo me llevo currandome toda la vida??"_ incluso me lo han llegado a decir así, muy fuerte.

Pues mira sí. Porque simplemente al Señor le ha dado la gana.

"O es que vas tu a tener envidia de que yo sea bueno", les dice el Señor a los que llevaban trabajando todo el día y envidiaron a quienes llegaron a última hora a cobrar el mismo salario.

El Señor es así. Y cuando alguien ha rezado por ti, se desborda. Por eso es importantísimo rezar por los demás, sobre todo por quienes no tienen a nadie que rece por ellos y estan totalmente en tinieblas. Yo soy consciente de que mi conversión se debe a las personas del Opus Dei que se debieron matar a rezar por mi, por eso estaré eternamente agradecida a la Obra y la defenderé por donde vaya con uñas y dientes.

Un abrazo cielo mío.

Que jamás sintamos envidia de ningún hermano nuestro. Al revés, que eso nos lleve a alabar la Misericordia Divina.

Militos dijo...

Pues ese tren que no tarde demasiado porque cualquiera de nosotros puede desfallecer.
Yo al menos ya noto el cansancio de esta larga caminata...
Muy buen post Arcendo

blumun dijo...

Anda, ¿Ahora eres filatélico?, eres más valiente que yo. En todos los aspectos.
Tienes razón, que hermosa es la misericordia de Dios. Ojalá supieramos aplicar un poco de ella a nuestro día a día:)
Un abrazo.

blumun dijo...

Esto es "privee", le he preguntado al Errante Hartito, y me ha dicho que "uno de los nuestros", le ha "traicionado", pero nada más.
Y yo, que vivo en la luna, no me he enterado de nada. Solo de los emails de Hartito cuando se despedia y nos daba la nueva dirección.
Si el "malo" es uno de los nuestros. Tu sabes quien, y si lo sabes, porque debes saberlo, ¿me lo puedes decir?
Ahora miro de reojo a todos, menos a los del email.
En fin, si quieres o puedes. mi dirección trufa.dos@gmail.com
Un abrazo:)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...