jueves, 16 de julio de 2009

¡¡MAGIA!!

.
¿Quién dijo que la magia no existe?
Si alguien lo pensó, se equivocaba de parte a parte, porque ayer mismo, tuve la grata oportunidad de comprobar que, todavía subsiste un poder escondido, por extraordinario que parezca, capaz de llenar salas de cine y desenmascarar las mentiras de los jeques de la todopoderosa SGAE.
.
, señoras y señores, de acuerdo que estamos en período vacacional, pero también era día de diario, al día siguiente para muchos, laborable y la sesión era la última, la que llaman “golfa”, pero la sala, una de grandes proporciones, estaba a rebosar, ¡hasta la primera fila!... y esa hazaña, desde luego, es misión imposible para el maltrecho, mediocre y bien untado cine español; esa proeza tan solo se dá con la magia del cine bien hecho, hoy solo se dá con el hechizo de cada entrega de la saga de Harry Potter.
.
¿Qué duda cabe que me gustó la película?; claro que no es sesudo cine de autor, pero es cine, y con eso quiero decir que además de unos excelentes efectos especiales, cuenta con un buen guión, la historia está bien contada, se hace entretenida y lo que es más importante, aporta unos valores que son difíciles ver hoy en nuestro cine.
Harry Potter, es una fábula familiar, lo pueden ver sin sonrojo, pequeños y mayores, y esa es una de sus más grandes virtudes, porque la primera, es que es, a ratos fascinante y te hace pasar un buen rato.
.
Hace unos años, cuando se empezaron a hacer famosas las obras de J.k. Rowlings hubo quien desde una pésima interpretación y probablemente con ciertas malas intenciones, sostuvo que estos libros constituían un peligro para la fé católica. ¡Todo lo contrario!.
La magia de este libro es la que encontramos en tanta literatura infantil, en Blancanieves o Caperucita, en todos los libros de los hermanos Grimm e incluso si me apuran ustedes en muchas de las fábulas de nuestro Samaniego. La eterna lucha entre el bien y el mal, Todos los cuentos tienen su madrastra, su lobo, su bruja y también sus hadas protectoras y la dicotomía de la elección, en el camino del protagonista, con inseparables moralejas.
.
Harry Potter es un personaje de ficción, protagonista de dramas humanos y emocionantes aventuras en un mundo imaginario donde la magia es la fuerza dominante, tanto para el bien como para el mal.
En esta ocasión, en Harry Potter y el misterio del Príncipe, la adolescencia de Harry y sus amigos añade una interesante dimensión. Crece en ellos, su sentido de integridad, evidenciado cuando pone en riesgo la oportunidad de hacer algo mucho más valioso y honorable como salvar una vida.
Es decir, además de exaltar, como en las anteriores los valores de la fidelidad, de la verdad, de la limpieza en el juego, y de la pureza en las relaciones amistosas...., aparece un elemento más, latente también en las otras, ¡el sacrificio por los demás, por un bien superior!.
.
Pienso pues, que en este “Príncipe mestizo” es donde más clara, se presenta la línea entre el bien y el mal, introduciendo imperativos morales, debido a que las verdaderas victorias SOLO se ganan a través del sacrificio personal; como dijo Dumbledore, en otra de las entregas: “Debemos enfrentar la alternativa entre lo que está bien y lo que es fácil”. Tanto es así, que hasta Draco Malfoy, paradigma del malo, duda y sufre en sus carnes el grito de su conciencia.
.
En definitiva, creo que el éxito de Harry Potter, es que es una saga excepcional:
- Porque ha logrado miles de lectores en el mundo, muchos de ellos niños, que incluso, se han releído sus obras varias veces.
- Porque llena salas de cine, como ninguna.
- Y sobretodo porque transmite valores muy reseñables, hoy tan en desuso.
Y esto solo se puede hacer. porque además todos sus libros son muy amenos y todas sus películas son muy divertidas.
.
Otra cuestión, será ayudar a niños y jóvenes, a discernir y analizar todo eso a la luz del Evangelio, pero creo que esos valores positivos que tiene, son una buena base; siempre que luego se sepa que la verdadera magia (Gracia), existe pero solo se dá, procurando la constante presencia de Dios a través de la oración y los Sacramentos, en la caridad y en el verdadero sacrificio cotidiano.

* * * * *

4 comentarios:

Angel dijo...

Tengo que decir a favor de HarryP. que ha sido el único que consiguió que mi hijo mayor (18años) se aficionara a la lectura cuando leyó el primero.(A los 9 ) nadie conseguia que cogiera un libro. Se encontró con Harry y desde entnces es un devoralibros. Yo también soy de los que opino que tiene valores muy buenos . A ver si puedo ir a verla.

Aprendiz dijo...

A mí me consta que se llenaron las salas, fui con mi hermano y nos quedamos fuera... ¡todo lleno!, ya iremos otro día.

Me encanta esta historia, y fue con Harry Potter con quién, como muchos, empecé a leer.

Militos dijo...

La verdad a mi no me tienta mucho ver a Harry, aunque reconozco que es un prodigio para chicos y algunos grandes que parecen chicos, de lo que me alegro porque no hay nada como ser grande con corazón de niño.
Y el caso es que necesito una buena dosis de magia para pasar esta temporada un tanto agobiante y no sólo por el calor.

Un beso, que me gustaría que fuera mágico, pero es de lo más normal

Guerrera de la LUZ dijo...

¿¿Y yo que estaba convencida de que la Iglesia había desaconsejado Harry Potter??

¿A partir de qué edad se puede empezar a leer, o a ver las pelis?? contéstame si me vienes a ver porfa este tema me interesa mucho porque mi hijo es adicto a la lectura y si está bien, pues tiene material para todo un año.

Yo he visto creo que dos o tres pelis, pero la verdad es que no me ha enganchado.

Besitos, gracias!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...