miércoles, 2 de diciembre de 2009

¡ LAZOS !

.
Ayer, día 1 de diciembre, se pudieron ver lazos en apoyo a la lucha contra el Sida.
Aunque en este blog no pusimos lazo alguno, ni que decir tiene que como cristianos, estamos siempre con las personas que sufren, tanto esa enfermedad, como cualquier otra dolencia o carencia, ya sea física, económica o de cualquier otra índole.
.
Muchas veces, a los cristianos se nos acusa de no solidarizarnos con ciertas causas y no es verdad. En este punto conviene recordar que nuestro mandamiento principal obliga a amar al prójimo como a uno mismo, siendo “el cuidado a los enfermos” una de las principales Obras de Misericordia que nos exige por caridad, dar la vida por los que más lo necesitan.
No conviene olvidar que, la práctica más visible de dichas labores de caridad, precisamente con enfermos de sida, se lleva a cabo diariamente, en centros dependientes de la Iglesia Católica.
Estos centros, principalmente atendidos por religiosas y religiosos, no solo dan alivio y cuidados sanitarios, todo lo eficazmente que los recursos permiten; sino que también acogen al enfermo, viendo en cada doliente al mismo Cristo sufriente de la Cruz. “Tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis”.
Así, dondequiera que hayan surgido necesidades, allí ha habido siempre representantes de la Iglesia. Veamos algunos datos:
.
En los últimos años, la Iglesia ha puesto en marcha y soporta cada día distintas obras sociales y educativas. Estas obras incluyen hospitales, dispensarios, leproserías, hogares para ancianos y minusválidos y jardines de infancia.
La Iglesia y sus congregaciones mantienen en España 107 hospitales (50 millones de euros ahorrados al Estado, por hospital y año).
Así mismo, ambulatorios, dispensarios, asilos, centros para minusválidos o enfermos terminales de sida dependen directamente de la Iglesia en un número aproximado de 1.004 centros, es decir 51.312 camas (4 millones de euros por centro y año ahorrados al Estado).
También, Cáritas, gasta al año 155 millones de euros salidos del bolsillo de esos cristianos españoles tan criticados; y el gasto de Manos Unidas es de 43 millones que salen del mismo y exacto cristiano bolsillo…. Etc etc. etc. (Todos estos datos y muchos más AQUÍ).
Sin embargo, a pesar de todos estos datos fehacientes, todavía se nos sigue tachando de insolidarios.
.
Y no solamente en ese aspecto, porque también se nos acusa en cuestiones tan peregrinas, como ir contra el medio ambiente, todo por no apoyar a cuatro chalados ecologistas, que no hacen más que confundir al personal con sus cambios climáticos y demás pamplinas.
Ni que decir tiene que esa es otra acusación sin base alguna. La cuestión en sí, se desbarata por sí sola viendo la postura inequívoca de Su Santidad Benedicto XVI.
Benedicto XVI, a finales del año pasado en un encuentro, aprovechó para mostrar la honda preocupación de la Iglesia por esa situación concreta.
En aquella intervención, el Santo Padre, con unas palabras que, a mi me recuerdan mucho al Santo de Asis, nos instó a “cuidar la tierra”, “debemos escuchar la voz de la tierra dijo el Santo Padre y añadió “No podemos hacer lo que queramos con nuestra Tierra, que ha sido confiada a nosotros".
"Tenemos que respetar las leyes naturales de la creación, de la Tierra, aprenderlas y obedecerlas si es que queremos sobrevivir. Esta obediencia a la voz de la Tierra es más importante para nuestra futura felicidad que un deseo del momento. Nuestra Tierra nos está hablando y tenemos que escucharla para descifrar su mensaje si queremos sobrevivir", dijo el Papa.
No se puede ser ni más claro, ¡ni más genial!. Este enorme Papa, que Dios nos ha dado, además de ser un gran teólogo, sabe enlazar, como nadie, lo sobrenatural con lo natural de una manera tan fluida como sólo los santos saben hacerlo.
El ahorro energético, el reciclaje, la preservación de espacios naturales, la optimización de recursos, la lucha contra la contaminación, en definitiva el cuidado del medio ambiente, nada le es ajeno a la Iglesia, aunque quieran decir lo contrario.
.
¡Claro que la Iglesia siempre está comprometida con el hombre!, lo que ocurre es que la Iglesia por no callar las verdades más incómodas, es acusada de forma injusta.
Por ejemplo, volviendo al sida; lo que hace la Iglesia es aplicar su doctrina, el sentido común y el criterio, cada vez más generalizado, de muchos científicos apolitizados; y es que la solución al problema, no está en la distribución masiva de preservativos, ni en fomentar los intercambios sexuales indiscriminados. El remedio pasa, indefectiblemente, por unas políticas de concienciación en los cambios de conductas sexuales erróneas y antinaturales.
De los procedimientos actuales ya se ha visto el resultado, y es que favorecen más la propagación de la enfermedad, antes que evitarla. Y esto, guste o no, es así; y la Iglesia tiene la obligación moral de denunciarlo, y no por ello es insolidaria, todo lo contrario.
.
Los Católicos, por etimología y universalidad, no rechazamos ningún lazo, antes bien, ¡nos gusta estrecharlos!, no rechazamos ninguna causa honrada y digna; sin embargo, ya sería deseable que otros hicieran lo mismo.
Al igual que defender la tierra, los delfines o al lince ibérico, es muy plausible y nos afecta a todos; mejor nos iría, si todos protegiésemos la vida humana de forma rotunda.
La vida es el más alto patrimonio que tenemos. Toda vida importa, desde la concepción hasta la muerte. Ese si que es un lazo que TODOS deberíamos llevar.
.
* * *
.
Para terminar, lo hacemos con nuestro particular lazo rojo musical.
Hoy os traigo un tema compuesto por un músico excepcional Freddy Mercury, que murió victima del sida hace ya algunos años. Os dejo con una deliciosa y sorprendente versión de “Bohemian rapsody”. Que la disfrutéis.

* * * * *

7 comentarios:

Militos dijo...

leo, pero no comento, ya pasaron las 00:00
besiños

Angelo dijo...

Los primeros años en los que empezaron a repartir el lazo del sida por las calles, yo lo rechazaba. En esos momentos colaboraba en el hospital y veía como los verdaderos implicados eran miembros de la iglesia y eran atacados de forma verbal. Se aprovechaban un poco para recaudar fondos que a veces robaban para conseguir droga.. Decían que ellos le acusaban. El tiempo ha demostrado que quien realmente se dedica al cuidado y atención de estos enfermos ,son en la mayoría obras emprendidas por la Iglesia. Muchos han empezado bajo una falsa solidaridad. De forma especial en los países pobres. Hoy está comprobado que la Iglesia es la numero Uno en atención hospitalaria hacia ellos. Hoy ya empiezan a valorarlos. Y ya son otros los que reparten el lazo rojo. Los muppets me encantan. me parto con ellos.

eligelavida dijo...

La transmisión del SIDA por transfusión, prácticamente no existe. La transmisión entre drogadictos está controlada gracias a la información que se da. En cambio, la transmisión sexual sigue provocando pandemia. Si tenemos en cuenta que se trata de una enfermedad mucho más difícil de contagiar que la tuberculosis o la lepra, ¿cómo es posible que siga contagiándose de esa manera? Da que pensar, sobre todo cuando el Papa comenta que la solución NO está en fomentar la promiscuidad repartiendo preservativos y todos los buitres se le echan encima.

Juanjo dijo...

Paso de lazos. Eso es un invento de la izquierda, y además yo no soy solidario. Los católicos no somos solidarios. Somos caritativos. La solidaridad es una virtud prostituida por la izquierda.

Ante un pobre que tiene hambre, un luterano le enseñaría a pescar (pero seguro que el pobre antes se muere de hambre). Un socialista le daria la mitad de sus peces (solidaridad demagógica que no se cumple pues esos peces no son suyos, los ha robado). Y finalmente, el católico da un pez (esto es la caridad) que quita el hambre al pobre, el pez es del católico (no viene de los impuestos como haría el solidario socialista) y asi el pobre está en condiciones de aprender a pescar.

Militos dijo...

De acuerdo en todo, si no fuera por la Iglesia ¿Quién se haría cargo de tanto dolor? y ¿Quién cubriría esos gastos?
besiños

Terly dijo...

A ese lazo de la vida, me apunto, pero te diré que estoy acostumbrado a ver católicos con el lazo del sida, contra la vioencia de género, en defensa de la naturaleza, pero no conozco a uno solo de izquierdas que se ponga un lazo en defensa de la vida.
¡Qué cosas!...
Un abrazo.

Guerrera de la LUZ dijo...

“Tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis”


Cada vez que leo estas palabras del Señor me da un vuelco el corazón.


Gracias por todos los datos y por explicarlo todo tan claramente cielo.

Muchos besos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...