martes, 2 de febrero de 2010

MANIPULACIÓN Y DEMAGOGÍA (¡que antiguos son...)

.
Esta claro que España empieza a ser el primer país en muchas cosas; desde luego, en desempleo pocos serán los que se atrevan a discutir nuestro liderazgo; pero yo creo que hay algo, en el que superamos al resto, y con creces. La respuesta es….¡En gilipollas!, es decir en individuos generadores de gilipolleces. Levantas un papel de periódico y salen 7, enciendes la televisión y son legión. Veamos la última:
.
Los hechos que hoy traigo datan de marzo de 2009; sin embargo, YA ha habido algún “lisitillo” que se ha apresurado a sacarlo otra vez a la luz, con motivo de los luctuosos sucesos de Haiti.
.
¡Atención al "change" que tiene miga!:
.
"Cambio tesoros del Vaticano por comida para África. ¿Te apuntas?".
Con este mensaje un "lumbreras" ESPAÑOL, creó un espacio en Facebook, para tal fin. En pocos días, se adhirieron 32.146.
La iniciativa es de Alberto Juesas Escudero, quien explica la propuesta con el siguiente argumento INCONTESTABLE: "Porque es una vergüenza ver las riquezas del Vaticano y después el telediario".
Que es comos si dijeras--- ¡Manda cohoné, los negritos en la indigencia y el malvado de Benedicto, hartándose de caviar beluga en San Pedro!, desde luego no hay derecho….
.
Vender los tesoros del Vaticano y darlo a los pobres, ¡que vieja demagogia, que manera de dar clases desde la barrera, desde la ignorancia, desde la hipocresía!.
Este tipo de propuestas se escuchan desde siempre, siempre son las mismas chorradas, y siempre han de ser las mismas respuestas razonadas y veraces, la contestación; en espera de que alguien la quiera escuchar honradamente.
.
En primer lugar lo que hay que decir es que la Iglesia tiene la tarea de conservar las obras de arte en nombre del Estado italiano. No las puede vender; así mismo ocurre con las distintas obras y construcciones, encomendadas a la Iglesia repartidas por todo el mundo; las riquezas que contienen Iglesias y Catedrales son patrimonio de cada Estado soberano y de la Humanidad. No de la Iglesia.
En otros casos, hay tesoros que provienen de donaciones y, como tales, no se pueden vender sin la voluntad de los donantes.

De todas maneras, Si... se dieran hoy todos esos tesoros, ¿ De verdad alguien puede creer, que dentro de un mes ya no habría pobres en África..?
Lamentablemente, me atrevería a pensar que esos tesoros, hoy tan excelentemente custodiados, acabarían con seguridad, en manos de cuatro o cinco ricos o en museos.
No se resolvería el tema, es decir, tan solo se utiliza a la Iglesia para ponerla en evidencia y enfrentarla con la gente. ¿Por qué no se reparte el dinero del Prado, del Louvre o los dineros de tantos clubs de fútbol?
¿Por qué no se critica los dineros de las Mezquitas, el petróleo árabe o algunas Sectas multimillonarias?
.
Muchas de esas naciones y sus dirigentes, saben que sin la obra de la Iglesia católica en sus respectivos países, el sistema sanitario y educativo en algunas regiones de África, sería imposible. Sería de necios, negarlo.
Sin la Iglesia en África, una gran parte de los enfermos de sida quedaría abandonada, pues la Iglesia con su red de hospitales es la institución que acoge al mayor número de personas con este virus.
Esa es la gran verdad, y no la de estos manipuladores de pacotilla.
A propósito de esos “sabios”que se apresuran a “dar clases” tan alegremente, permitid que acabe con una preciosa anécdota, cuya mejor moraleja será: “por la boca, muere el pez”:
.
Hace unos años, un joven universitario se sentó en el tren frente a un señor de cierta edad, que se ¡atrevía! a pasar, delante del muchacho, las cuentas de un rosario.

El chaval, con la arrogancia de los pocos años y la pedantería de la ignorancia, le dijo; “Parece mentira que todavía crea usted en esas antiguallas...”.
“Así es. ¿Tú no?”, le respondió el anciano. “¡Yo! –dice el estudiante lanzó una estrepitosa carcajada–. Créame: tire usted, ese rosario por la ventanilla y aprenda lo que dice la ciencia”. “¿La ciencia? –pregunta el anciano con sorpresa–. No lo entiendo así. ¿Tal vez tú podrías explicármelo?”.
“Déme su dirección –replicó el muchacho, haciéndose el importante y en tono protector–, que le voy a mandar algunos libros que le podrán ilustrar”.
El anciano saca de su cartera una tarjeta de visita y se la alarga al estudiante, que lee asombrado: "Louis Pasteur. Instituto de Investigaciones Científicas de París".
El pobre estudiante se sonrojó y no sabía dónde meterse.

* * *

* * * * *

8 comentarios:

Militos dijo...

Sigo aquí, pero me caigo de sueño. Mañana te leo despacio. De todas formas es todo tan absurdo que casi no merece la pena contestarles.
¿Cómo va todo?
Besiños y buenas noches nos dé Dios

Angelo dijo...

Bravo por responder al tipo de facebook ,del que ya conocía su ingeniosa creación. Es el tópico que más detesto escuchar, porque el que formula la pregunta demuestra una mala intención al plantearla. No le interesa para nada la verdad ni la invitación a reflexionar sobre la ignorancia que encierra.Hay mucho valiente y chulo escondido en las redes sociales, que necesitan el aplauso.Menudos robots están hechos los seguidores de no sé qué (y dicen que son libres). Tu planteamniento ha sido excelente. La anécdota de Pasteur, genial, desconocida para mí.
La explicación del Sr. Madrid, clara y de sentido común. Pero claro ...., son los ciegos que no quieren ver los que no se enteran.Utilísimo este post. Gracias

Claudedeu dijo...

Es la vieja demagogia. Tranquilo, Arcendo. Ni hay ni por qué alterarse. Ante estos asuntos es mejor ignorar y seguir viviendo. Como cantaban los Monthy Python: "Always look the bright side of the life".

Raquel YG-I dijo...

hermanito, espero vayas bien con tu nueva encrucijada y no sufras mucho. Te admiro, ojalá yo estuviese preparada, ojalá! aunque sólo fuese por la tranquilidad de mi madre... Cuando puedas, pasa por su casa, jeje, he dejado un mensaje para todos y aunque iba a comunicártelo a ti personalmente, lo cierto es que no tengo tiempo y ando muy pillada, ok?. Un beso enormeee, hermano-amigo!!!

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Seguro que este señor se permite algún que otro capricho, la cuestión es ¿por qué no vive con lo imprescindible y el resto para los pobres?

Caballero ZP dijo...

José se ha adelantado a lo que pretendía decir, por lo que me uno a lo que él dice. Solo añadiré lo generosos que son algunos con las propiedades de los demás, pero a la hora de deshacerse de las suyas, nada de nada.
Pero todo esto tiene un nombre, se llama demagogia.
Saludos

María Rosa dijo...

Me ha venido genial tu post, porque siempre escucho lo mismo y pienso si alguien me plantea eso ¿qué digo?, pues tu me has dado la respuesta, gracias Arcen.

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Compeltamente de acuerdo contigo, a ver si discrepamos alguna vez, jajajaja.

¿Te acuerdas de este post?
http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/2010/01/04/la-ignorancia/

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...