domingo, 10 de octubre de 2010

EL "TEMPO" DEL OTOÑO

,
En terminología musical, el tempo ADAGIO es por extensión, una pieza lenta.
En lingüística, un ADAGIO es una frase corta pero memorable que contiene y expresa algún elemento de conocimiento o experiencia importante…

Si combinamos debidamente ambas definiciones… el resultado es siempre SUBLIME. Algunos de los más increíbles pasajes musicales son ADAGIOS. Decir Adagio es decir belleza, es decir sentimiento, es decir alma.
Aquí os dejo algunos de ellos con los que yo, vibro, amo, río y lloro, muy a menudo.

Y termino como casi siempre con mi preferido. Es probablemente el pasaje menos conocido de la obra más celebre del mundo. Pero para mí, no solo es el Rey indiscutible de todos los Adagios, sino la pieza que más me -toca-. Su Impresionante delicadeza es la fuerza de todas mis emociones. Se trata del Adagio Molto Cantabile escondido en la Novena Sinfonia del gran LUDWIG... Después de esto, ya, no se puede escuchar nada más que merezca la pena.

Os invito a vivirlo, cerrad los ojos y transportaos, Beethoven siempre es una experiencia.

* * * * *

11 comentarios:

Militos dijo...

Los Adagio me endulzan la vida, aunque me la llenen de nostalgia.

Hoy lluvia, sola en casa y otro blog querido, muy querido para mi, que cierra... ¿Se puede pedir más?

Besiños nostálgicos

Alter ego dijo...

Hola Arcen y Militos,como bien dices lloviendo,aquí en Barcelona no para de llover.

Buena música para acompañar un descanso espiritual si señor.
Os deseo un buen fin de semana.

Oceanida dijo...

Que gusto tener un ratito de nuevo para visitarte Arcendo. como siempre tu musica es casi celestial.
Gracias por brinarme esta hermosa melodia, aqui llueve pero la noche es estrellaa y va perfecta con ella.

Un abrazo amigo.

Terly dijo...

Todos son maravillosos, querido Arcendo, el de la 9ª sinfonía, como tú dices, quizá sea el rey de todos los adagios, pero yo tengo una especial predilección por el del Otoño de Vivaldi. Lo escuché en Italia, a una de las mejores orquestas de cámara del mundo, y acompañado de mi novia, la que poco después sería mi esposa, Tonia. Tengo un recuerdo maravilloso por todas estas cinrcunstancias unidas.
Un abrazo y buen final de fin de semana.

Maria del Rayo dijo...

Me gustaron.
También tengo preferencias en la música que escucho una vez y otra vez .... y otra vez.
Besos.

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Has puesto absolutas maravillas de la música, que grande eres Arce, muchas gracias por estos regalos domingueros. Me has hecho recurrir a Youtube para escuchar más versiones. Me has tocado la fibra sentimental, los ADAGIOS son una expresión de LA MISERICORDIA DE DIOS a través de la música. Seguramente era la música que escuchaban los santos cuando estaban en éxtasis ante la presencia de Dios, seguramente los pastores de Fátima deben haber escuchado esta música celestial mientras veían a María Santísima. Es lo que siento y así lo expreso. Ya ves lo que me gusta la música. Un fuerte abrazo.

Militos dijo...

He venido a escuchar otra vez tus adagios para alimentar más mi nostalgia, dicen que no es bueno, pero yo pienso que la nostalgia es un deseo de esa infinitud y plenitud que nunca podemos saciar en este mundo, pero qúe en el alma la tenemos para no vivir demasiado a ras del suelo.
En estos momentos me agarro a la silla para no levitar antes de tiempo...
Querido, si puedes recoge mi charco de lágrimas para los tiempos de sequía.

Gracias, Lohengrin, por elevarnos sobre este fiero mundo, al que amamos porque Dios lo quiere, pero que a veces duele demasiado.

Besiños

Militos dijo...

No me extraña que tu preferido sea el de Beethoven, con ese adagio y el agua azul que lo dibuja, más que levitar lo que dan ganas es lanzarse a ella. Debe ser maravilloso nadar con esta música de fondo.
Este puente tan largo se lleva mejor con este "TEMPO OTOÑAL" que has programado.

bESIÑOS QUERIDO ARCENDO

Militos dijo...

Bueno, ya si que me voy a dormir, supongo que, aunque ya es lunes, como es puente no vas a publicar nada.
Además ya son las 3 y 5 y este verano vi una película de exorcismos donde decían que las tres era la hora del diablo, que la había elegido en contraposición con las 3 del mediodía que era la hora de la muerte de Cristo. Casi me está entrando miedo...jajaja..., aunque creo que con estos adagios no puede él andar cerca, sobre todo con la Cruz de San Benito que ahora estoy mirando.

Buenas madrugadas nos dé Dios.
Besiños

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola Arce:
Hoy voy a dejar tu música puesta para trabajar.
Que tengas una buena semana.La lluvia, buenose deja sentir el otoño
Con ternura
Sor.Cecilia

Bruce dijo...

Divino. No hay otro adjetivo.

Esta música la inspiró sin duda el Espíritu Santo para elevar nuestro espíritu.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...