miércoles, 24 de noviembre de 2010

ESTAMOS JUNTOS EN ESTO....

.
Afrontando ya la última decena de Noviembre, quisiera hoy echar la vista atrás un poquito y volver a recordar la fiesta que celebrábamos a principio de este mes: la fiesta de todos los santos.
Y lo quiero hacer, porque creo que no hay que perder de vista nuestro objetivo prioritario: ¡la santidad personal!, y porque también, me estimula saber que no estamos nunca solos. Porque los que ya cruzaron la meta, gracias a la Comunión de los Santos, siguen empujando con nosotros en el mismo sentido.
,
Claro que esa idea consuela, pero también…, hemos de tener en cuenta que, todos los que aún caminamos por esta hermosa tierra también, gracias a Dios, estamos llamados a esa Común-unión entre nosotros.
Las vidas de todos los hombres están entrelazadas entre sí, a través de todo lo que hacemos. En mi vida entra continuamente la de los otros, y viceversa, mi vida entra en la de los demás, tanto para bien como para mal. Así, mi intercesión en modo alguno es algo ajeno para el otro, algo externo, ni siquiera… después de la muerte. Nadie vive solo; ninguno peca solo, y… ¡nadie se salva solo!
En ese mismo sentido quiero reseñar aquí un pequeño párrafo de esa joya llamada “Spe salvi” (*), que creo, confirma lo que estoy diciendo:
.
Nunca es demasiado tarde para tocar el corazón del otro, y nunca es inútil (...) Como cristianos, nunca deberíamos preguntarnos solamente: ¿Cómo puedo salvarme yo mismo? Deberíamos preguntarnos también: ¿Qué puedo hacer para que otros se salven y para que surja también para ellos la estrella de la esperanza? Entonces habré hecho el máximo también por mi salvación personal
.
Recordar estas cosas pues, nunca viene mal, además…, teniendo esas ideas de “caridad cooperativa” siempre presentes, prepararemos mejor el Adviento y la Navidad que se avecina, porque el Niño Jesús viene ya y nace para todos. ¡Compartamos la alegría, REPARTAMOS ESPERANZAS!

Pdta. (*) Spe salvi -en latín: Salvados en esperanza-, es el nombre de la segunda encíclica del Benedicto XVI, que podéis leer integramente en este ENLACE.

* * * * *

7 comentarios:

El Ceremoniero dijo...

Todos estamos llamados a ser Santos, Que en este Adviento nos preparemos para recibir al Santo de los Santos.
Seria muy grato que visitaras mi blog. Dios te cuide.

Bruce dijo...

Reconozco que a veces eso de pensar en ser santo me produce una sensación de desasosiego. Tanto que me gustaría renunciar a ello y liberarme de esa angustia, pero no es posible.

Cuando se ha conocido tanta parte de verdad, cuando el Señor te ha hablado tantas veces, cuando se viene del infierno, de pasar hambre como el hijo prodigo...ves que no hay marcha atrás, que solo se puede avanzar.
En todo caso un descanso, no por mucho tiempo porque en la vida espiritual poco tiempo se está parado, o avanzas o retrocedes,coger fuerzas, cerrar los ojos confiar en Dios y seguir caminando.
Caer y levantarse, caer y levantarse y vuelta a empezar. Construir y ver como lo destruyen, construir y ver como lo destruyen y vuelta a empezar.

En la vida todos los días estudias, todos los días te examinas, todos los días hay algún aprobado pero siempre algún suspenso, siempre alegrías pero siempre penas. Es lo que hay.

Nadie dijo que fuera fácil, y el que lo diga, o miente o todavía no aprendió la lección.

gosppi dijo...

Arcen!!No sabes lo que disfruto cuando te visito!!!!Creo en la Comunión de los santos porque la llamada a la santidad la tengo desde muy chica...fijate que sou consciente de ello desde los 4 o 5 años..sin exagerarte...y sé que verdaderamente No pecamos solos....esto es una gracia que no todos tienen..y me lleva a tal Descanso que mi meta es hacerselo llevar a todo el que tenga a mi lado.....Me siento muy protegida por Teresita del Niño Jesus...Su Vida ha sido un remanso para mi....me la he leido 7 veces!!y siempre me enseña algo nuevo.Ella me iluminó que la santidad la tenemos al alcance de nuestras manos....un abrazo grande , ya te siento como un hermanito en la Fé sabes? Gracias .

Angelo dijo...

Creo que has elegido un título magnífico. El mejor resumen de tu post de hoy, lo encuentro en él.
Sentir, esa unidad, ofrecerse para que se lleve a cabo, es un gran don.
Desde que te conocí (4-7-2009)siempre la he sentido contigo y con su fuerza sigo muchas veces mi camino. Un abrazo

Militos dijo...

Querido Arcendo: No sé lo que me ocurre, Ángel ya está en casa, María sale mañana, si Dios quiere, y yo no tengo ganas de nada.

Te dejo BESIÑOS en este bonito post a la unidad.

Kara dijo...

Ser Santo no es fácil, pero merece (y mucho) la pena intentarlo. Un abrazo ¡¡

Militos dijo...

Querido mío, y en este post de la unidad y Comunion de los Santos, te dejo una petición: ya que lo de mi sobrina Elisa no tiene remedio físico, lo que deseo con todo el alma es que se acerque a Dios, lleva mucho, mucho tiempo olvidada de Él, por favor ¿Puedes rezar porque lo que la está pasando la lleve a Él?
Sé que te pido demasiadas cosas y me preocupa que no te encuentres bien y que te haya sentado mal lo que te he contado de Elisa, he tenido poco tacto, pero estaba tan angustiada que sólo podía recurrir a tu santidad.
No te cargo más, querido, perdóname.

BESIÑOS, QUERIDO HERMANO

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...