domingo, 12 de junio de 2011

ELEGANCIA, ese extraño pero necesario SUCESO

.
Últimamente, observando el aspecto desaliñado, cuando no abiertamente –guarro- de muchos que salen por la tele, no es extraño que se intente buscar precisamente lo contrario.
No solo hablo de los de “Sol”, si no de muchos famosos de carísimas ropas raídas, palabrería vulgar y como remate enseñando al mundo la rajita de su trasero, sin pudor alguno.
.
Creo que no es cuestión, -aunque sí-, de estar siempre en un estado de "contracorrentismo" permanente, sino de intentar retener algo de armonía, para no perder algo de cordura.
No es que sea yo, muy “pijotero” en eso del vestir, no es que me preocupe en exceso de “mi imagen”; pero sí que, de vez en cuando, me miro en el espejo, sobretodo para no espantar demasiado al prójimo, cuando se arrime a este árbol.
De todos modos, sin aspirar a ser un dandy (palabra hoy, tristemente en desuso); tengo que admitir que me gusta la belleza en las formas y en los fondos.
Sí que, he de conceder que sé reconocer la elegancia y en ocasiones incluso, la admiro y la disfruto (en otros) de manera ¡emocionante!
.
Sin embargo, sin considerarme un tipo raro, a veces no me llega a conmover lo que más se ajusta a los cánones que entiende el mundo; creo que es algo mucho más personal, más interior, y además no ocurre siempre, sino en momentos puntuales.
Es entonces, cuando se produce un extraño “milagro” llamado paroxismo y ese raro suceso ocurre cuando, -ante una determinada contemplación sensible (visual o/y auditiva)-, tiene lugar una excepcional conjunción de belleza, armonía, estética y simplicidad, que me hace vibrar, que me hace…. VIVIR.
.
Es tan extraordinario ese encuentro coincidente que por eso, cuando ocurre, se agradece tanto.
Os diré algo más, es tan paradójico, que a veces, también me ocurre, ¡en el silencio!, meditando, rezando…, en el silencio más estricto, más absoluto, también encuentro esa genial y sublime armonía, que si duda, se podría calificar como una extrema exaltación de afectos.
.
Así que, por todo lo dicho entenderéis que, ante la mediocridad y el feísmo con los que el “pensamiento único” intenta envolvernos; yo eche en falta esos gratos y grandes instantes de cuasi “gloria”, y los busque casi… como una imperante necesidad vital.
.
La definición que hace el diccionario de la Real Academia de la palabra “Elegancia” es algo lacónico…, pero muy exacto; dice así en su segunda acepción: “Forma bella de expresar los pensamientos”, y yo me atrevería a añadir, ... los sentimientos, también.
.
*   *   *
.
Nota: 
Por fín, acaba este post y además ya es domingo, y esas dos singularidades confluyen cada 7 días, así que ese “fenómeno” exige hacer algo especial.
Por eso, hoy excepcionalmente dejaremos el reproductor de música del lateral del blog en off y me valdré, de 3 vídeos fantásticos, para escenificar (nunca mejor dicho), la elegancia y la armonía, que hoy, hemos comentado en esta HOJA.
Nada como la música y el ballet para expresar lo que quiero, HOY quiero compartir y transmitir.
.
*   *   *

 
.
 
.
 
.
*    *    *    *    *

7 comentarios:

Militos dijo...

Cuánto te gusta este video de Alessandra, a mi también, y es curioso como esa elegancia y armonia no tiene por qué ser siempre innata, se puede conseguir después del esfuerzo y cansancio, aunque claro tiene que haber una buena materis prima.
Es un placer volver a ver tus videos, después de más de quince días de playa sin poder hacerlo.

Feliz y curativo domingo de Pentecostes.
BESIÑOS EN SILENCIO

LAH dijo...

El ballet es elegancia "per se" precioso el ultimo video, una abrazo y feliz Pentecostes

Mento dijo...

Muy bonito Arcendo, la elegancia a veces hasta nos ayuda a descansar. Feliz Pentecostes.

Gran Visigoda dijo...

Con esta entrada tuya... no se porqué... me identifico mucho... la elegancia me mueve y conmueve... y es cierto, también se encuentra en el silencio y también pienso que es una forma de expresar no solo los pensamientos sino los sentimientos...
El ballet, aparte de ser la elegancia del movimiento es paz... y a veces desgarro...sentimiento al fin al cabo...
Gracias por los videos.
Abrazos.

E. Baregó dijo...

Lindo y entretenido post. Yo también no soy muy rígido en eso del buen vestir, pero hombre, tampoco se trata de llegar a lo extremo. No será que esa fealdad es la consecuencia lógica de buscar belleza donde no existe. El ser humano a veces anda por ahí diciendo que lo importente es sentirse bien, que esto y lo otro, pero, a larga, ¿no nos dejará esa actitud más "afeados"?. ¿sin satisfacción verdadera?, sino sólo con un motón de gestos y actos para llenar el día sin más, y no llenarnos a nosotros durante los días de la propia existencia.

Militos dijo...

Querido: como no sé si el lunes vas a publicar, algunos se te han dado mal, te dejo esta noche mi felicitación más cariñosa por tu santo y todas las oraciones que ya he comenzado a rezar por ti.
Felicidades también a Tony.

BESIÑOS, con todo mi cariño

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

ESTO ES ELEGANCIA: http://www.cinestrenos.com/cartelera/critica/alegria/1.jpg

Por cierto, gracias por los videos.
Feliz semana y que Dios les bendiga

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...