jueves, 16 de junio de 2011

VELAR PARA PRESERVAR

.
Cuantas veces hemos oído esto…:
Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo”, de San Marcos 13:33.
O esto:
“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”, de San Mateo 26: 41….
.
Velad, velad, velad….., que quiere decir –no dormirse-, estar alertas; es decir todo lo contrario a lo que tantas veces estamos haciendo los cristianos.
.
Una de las noticias que más me ha llamado la atención surgida de las últimas elecciones autonómicas y municipales que hemos tenido en España, ha sido la peripecia de Don Antonio Fernández Blanco.
Este señor, hasta ahora desconocido salvo para los habitantes de su entorno, ha salido a la luz de los medios por haber sido candidato en los últimos comicios. De hecho, Don Antonio, era el segundo de la lista del PSOE para el Ayuntamiento de Piñor, que es el enclave orensano donde reside Don Antonio.
Y todo eso estaría muy bien…, si el hombre en cuestión, es decir, Don Antonio, no hubiera sido sacerdote de la Iglesia Católica. (Ver enlace)
.
Hace poco también, conocíamos otra noticia, cuya protagonista es… Doña María Jesús Galán.
Doña María Jesús vive en Toledo, Castilla-La Mancha. A Doña María Jesús le apasionan las nuevas tecnologías. Doña María Jesús se pasa las horas muertas en el Facebook….
Y todo eso estaría muy bien…., si la mujer en cuestión, es decir, Doña María Jesús, no hubiera sido monja de CLAUSURA de la Iglesia Católica (Ver enlace)
,
Así son las cosas y en ambos casos, tanto en el del cura orensano, como en el de la monja manchega, sus actos han tenido sus muy LÓGICAS consecuencias.
.
A Don Antonio, el Obispado de Orense le ha comunicado la suspensión de sus funciones sacerdotales, prohibiéndole –expresamente- la administración de los Sacramentos en tanto no "acredite fehacientemente"  haber renunciado "a cualquier cargo, compromiso o actividad política" y "actuar en comunión con la Iglesia católica". (Ver enlace)
.
Y en cuanto a Doña María Jesús, El delegado de Vida Religiosa, la priora y algunas de sus hermanas de congregación, han recomendado que no siga en el Convento.
Ahora Doña María Jesús vive en casa de sus padres, y se ha ido al paro, ¡a la espera de saber si podrá (o querrá) ingresar en otro convento!
.
Esas han sido las decisiones tomadas por quienes tienen obligación y potestad de hacerlas.
Sin embargo, -en la calle- las reacciones, los comentarios, y por supuesto las críticas (algunas tan duras como insustanciales), no se han hecho esperar.

La noticia de la expulsión de “Sor Internet” (que así llaman a la monjita cibernética), al parecer, ha suscitado cientos de mensajes de apoyo a su persona y furibundas críticas a la jerarquía en las redes sociales…
Y yo me pregunto:
¿Es que está mal que una monja utilice el ordenador?, ¿Es pecado que navegue por la red?
¡En absoluto…! De hecho al parecer, fue Sor María Jesús, la que digitalizó todo los fondos documentales del Convento.

Desde luego, ni quiero, ni soy el que tiene que juzgar nada; pero si creo que, antes de lanzarse al ruedo con la espada de matar, habrá que respetar las reglas y ser consecuente con ellas. Y en este caso, la coherencia, la lógica y el buen hacer es de la Jerarquía, que se encarga de VELAR para que las normas, que tienen su razón de ser, se cumplan escrupulosamente.
La encrucijada es clara, o se toma un camino o se toma otro. Una de dos, o cambian el nombre de Convento de CLAUSURA (y también el reglamento) o hay que “echar” a la monja internauta. Lo contrario es sostener una situación imposible, contradictoria "en los términos"; es como ser ecologista y andar navegando por los mares, matando ballenas.
.
Así pienso que la decisión de la autoridad ha sido optar por la pura lógica, preservar la coherencia de esa vocación religiosa concreta, que se da de bruces con la enorme popularidad que la monjita suscitaba en las redes sociales donde cosechaba tantos “amigos”. A toda vista, su vocación implica que los religiosos y religiosas deban pasar mucho más inadvertidos; y eso queramos o no, es parte de la CLAUSURA que ella, libremente escogió en su día.
.
Caso similar, con matices, es el de Don Antonio. Una vez conocida la suspensión de sus funciones sacerdotales, el circo mediático ha entrado en acción, y se han esgrimido toda clase de argumentos y también de descalificaciones.
Unas nacidas del odio ancestral a la Iglesia y otras, fruto del desconocimiento más profundo de los temas hablados.
Se ha hablado de injusticia, de totalitarismo, de discriminación…., se ha llegado a decir algo tan peregrino como que “Don Antonio no cobra por las misas, ni por los entierros”.
¡Ahora me entero que hay templos –con taquilla-! Simplemente absurdo y además… falaz.
.
Estamos en las mismas, en esta ocasión también, la jerarquía tiene TODA la razón para hacer lo que ha hecho con el cura socialista.
En este caso, no es una cuestión "política", estoy seguro, completamente seguro, de que si el caso hubiera sido con un militante del Partido Popular, la reacción del Obispado hubiese sido exactamente la misma.
Cuando una persona toma una decisión, libre y conscientemente, ya sea matrimonio, vida consagrada u otro.., al margen de los primeros sentimientos, arrebatos y pasiones, hay que ir con pies de plomo…, sopesar todas las opciones y después uno habrá de intentar ser justo y consecuente con lo que LIBREMENTE se elige.
.
Opino, que lo que sobra, en estos tiempos y en esas actitudes, es mucho protagonismo populachero y falta, mucho sentido sobrenatural.
Hay falta de celo, ¡hemos dejado de VELAR!, y el enemigo se ha colado por las rendijas que le hemos dejado. Le hemos abierto las puertas dándole pequeñas licencias disfrazando nuestras omisiones de falsa tolerancia y estamos empezando a claudicar en cuestiones fundamentales.
.
Es cierto que nuestro deber de caridad, nos obliga a atender primordialmente a las necesidades de los que no tienen, pero hay que tener absolutamente claro que los religiosos/as no son miembros de una ONG, ni funcionarios de asuntos sociales.
Si se empieza así, poco a poco, paulatinamente, se olvida el carácter sagrado del ministerio y el único e indispensable servicio al que el religioso/a se debe.
Se comienza por abandonar o desviar ciertos comportamientos, con la mejor de las intenciones, y luego todo parece tener cabida, todo se trastoca, todo es cuestionable, TODO ES RELATIVO y finalmente todo acaba pervertido –en el sentido más estricto del término-, perdiendo su sacralidad, su sentido más profundo:
.
- Se coloca el individualismo y la independencia por encima de la comunidad y el Superior. (adiós al voto de obediencia)
- Se reformula constantemente la vida religiosa conforme a las novedades del momento.
Las celebraciones litúrgicas están llenas de excentricidades, por exceso o por defecto, al margen del Misal Romano. (Ver enlace)
- Impera la ley del mínimo esfuerzo en todo lo referente al culto divino.
- Todos los Dogmas son papel mojado; el culto a los santos son un superstición y los sacramentos una especie de obra teatral….
- Surgen formas de oración, imbuidas de una gran espiritualidad… ¡oriental!:
Oración en corro con cojines en el suelo, sagrarios en el suelo, método yoga, etc., etc., etc.
.
Y por supuesto la actitud… respecto al Papa y el Vaticano que es absolutamente contestataria, enfrentada, cuestionando la autoridad y competencias del Sumo Pontífice. Al que no dudan en calificar como conservador, carca, facha, totalitario, retrogrado y no sé cuantas lindezas más...
.
¿Cuáles son los resultados de todas esas incoherentes desviaciones?
Basta pasarse por algunos lugares para constatar que nuestras comunidades cada vez están más envejecidas. ¡Y que decir de los noviciados!, la mayoría de ellos, (salvo gozosas excepciones), están vacíos.
¿Cuándo nos daremos cuenta que, los que buscan autenticidad, siempre rechazan a los impostores? Las incoherencias de unos pocos, están haciendo daño a muchos.
.
Por eso, la Iglesia, el Magisterio y los Obispos tienen la obligación de no ceder, deben VELAR para conservar.
No ceder, tal y como se ha hecho, -y yo aplaudo-. en los dos ejemplos anteriores, el del cura –justamente- suspendido, y el de la Sor, -legitimamente- invitada a abandonar el convento.
La firmeza no es cerrazón es la actitud lógica y consecuente con la posición anterior: COHERENCIA.
.
Por esas razones Jesús sabiamente decía: “VELAD Y ORAR, eso significa estar atentos y mantener una constante comunión y no desfallecer. El mandato prioritario siempre es el Amor, pero eso implica cuidar, VELAR, ¡regar! para no dejar que la preciada flor del AMOR se marchite.
.
*   *   *   *   *

3 comentarios:

Bruce dijo...

Con Jesús también se entusiasmaron muchos, que luego a las primeras de cambio se echaron atrás.

Eso no era fe, era novelería. Y los noveleros lo que hay que hacer es quitárselos de encima cuanto antes.

El cura sociata sabía de sobra que lo iban a largar, pero antes de pedir excedencia en la Iglesia Católcia, que de algún modo se hubiera hecho, va y se presenta, y como gana pues adiós Papa, Iglesia, feligreses... y que os den, como los monos que no sueltan una rama antes de que se hayan agarrado a la otra, en caso no ser elejido hubiera seguido en la Iglesia mamando. Estoy "seguro" que debía ser un gusto confesarse con él, con esa "sabiduría" que da el pertenecer a un partido que no solo apoya el aborto sino que lo promueve, solo por poner un ejemplo.

En cuanto a la cibermonja...pues cuando la han echado ya debía ser grave la cosa, porque con solo haberla cambiado a un lugar con labor activa y no de clausura hubiera sido arreglado el problema, me da que la labor cibernética no se limitaba al apostolado sino a algunas otras cosas propias de vida disipada, por usar un término eufemistico-eclesiales.

En cuanto a lo de entrevías... donde se consagran rosquillas, se puede fumar durante la misa...no comment, bueno sí: que Rouco les eche la tarjeta roja ya!!.

Recapitulando:
LOS MERCADERES FUERA DEL TEMPLO QUE ES DONDE TIENEN QUE ESTAR, BUEN EJEMPLO NOS DIO JESÚS.
SIN CONTEMPLACIONES!

Angelo dijo...

La experiencia personal me dice que
Jesús nos hizo esta advertencia porque sabía de nuestra fragilidad. De que somos presa fácil del cansancio, las desilusiones, el desaliento, y es que si nos alejamos de la luz, llega un momento en que no la vemos.
Off topic. Esta hoja ha ganado muchísimo con la música; es que el gusto del autor es... insuperable.
Un abrazo

Maria del Rayo dijo...

"Velad y orad" es la clave.
Prudencia ante todo.
Gracias Arcen!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...