lunes, 27 de febrero de 2012

CONGRUENCIA


.
Muy del estilo de El Bosco, existe una tabla pintada al óleo (imagen que preside hoy esta entrada) que tiene por título: "El combate entre don carnaval y doña cuaresma".
Se trata de una obra que está expuesta en el Museo de Historia del Arte de Viena, cuyo autor es el pintor flamenco Pieter Brueghel el Viejo.
Es indudable la influencia de El Bosco, al menos en su temática. Brueghel, nació con posterioridad y seguramente conocería bien la obra del autor del Jardín de las Delicias.

Habitualmente ese tipo de obras "corales", -por la cantidad de personas que aparecen en los mismos-, siempre pretenden dejarnos un mensaje moral. El protagonista es la humanidad que incurre en el pecado y la única vía de redención que sugieren los artistas es el ejemplo de los santos, cuyas vidas dedicadas a la meditación deben ser modelo de imitación.
Sin embargo..., muchas veces en estas obras, se tienden a dejar sueltas la imaginación y la ironía a partes iguales. El artista juega con la fantasía, los sueños e incluso las pesadillas más calenturientas y las aprovecha, en muchos casos, para hacer velada crítica social. Creo que en esta obra, Brueghel aspira aquí, a algo parecido.

De hecho, si nos fijamos en alguna de las escenas de la obra, hay varios grupos de religiosos que ejemplifican bien el mensaje que nos quiere dejar el autor. El grupo de la derecha, delante de la iglesia, vuelve la espalda a la plaza, como si quisiera salir del cuadro. Sólo dos monjas están en el lado contrario. Los que quedan a la izquierda de la iglesia siguen esa dirección, volviendo la cabeza, sin ser atraídos por el festejo.

El artista utiliza aquí esta idea para presentar el contraste entre distintos aspectos de la vida. No solo, los evidentes entre la fiesta y la devoción, en sí; sino también los matices intermedios, precisamente los menos... sinceros.
Se parodia, por un lado, a los que celebran el carnaval y también... a los "devotos" que cumplen la cuaresma..., con la mirada y el rostro vueltos hacía la fiesta. A los menos coherentes, a los más tibios; entre los que hay incluso clérigos y monjas.
En cualquier caso, e independientemente de esta representación artística, creo que el mensaje es totalmente válido y muy actual. Lo que creo, que querían hacer estos artistas... incluso a través de la mofa cruel, no es la crítica a la Religión, sino a la incoherencia, a la beatería, al fariseísmo, a las medias tintas.

Por todo eso, este cuadro, me parece un cuadro muy apropiado para esta CUARESMA, y no solo por el título.
El carnaval ha terminado, y sin embargo muchos todavía no se han quitado las máscaras.
Hay gente que vive... con dos caras:
Una en la casa, otra en el trabajo; una con la familia, otra con los amigos; una en la vida real, otra en internet; una en la Iglesia y otra, muy distinta en la calle.

Ser católico implica ir sin caretas, ir radicalmente en el seguimiento de LA VERDAD. Ese es, debe ser el estilo Católico, por el que más nos debiera distinguir. Por el que más se nos debiera conocer, no olvidemos quien es -el padre de la mentira-.
Juan Pablo II, también habla de esa congruencia de los cristianos:

En su existencia, no puede haber dos vidas paralelas: por una parte la denominada vida espiritual, con sus valores y exigencias; y por otra la denominada vida secular, esto es, la vida de familia, del trabajo, de las relaciones sociales, del compromiso político y de la cultura. El sarmiento, arraigado en la vid que es Cristo, da fruto en cada sector de la acción y de la existencia” (Christi fideles, nº 59).

Por eso.., ni por prudencia, podemos consentir(nos) esas dos caras. Esa prudencia no es tal, es cobardía. En un mundo tan paganizado, lo que se nos exige a los cristianos es ¡Integridad!. La mejor predicación que se puede hacer de la fé, es la práctica vital de la misma.

Creo que la contradicción es el mayor de los pecados, sobretodo por la huella que deja, por el -mal- ejemplo que da, porque mancha y pervierte (escandaliza) todo lo que dice defender.
¡Autenticidad!, coherencia..., La Cuaresma nos invita sobretodo a ¡quitarnos las caretas!, a ir con la cara -la de verdad- por delante.
Acabo por fin con una frase para asumir e interiorizar, de este otro gran sabio del siglo XXI que es el Papa, Benedicto XVI:
"Nosotros debemos ser santos para no crear una contradicción entre el signo que somos y la realidad que queremos"
¡CONGRUENCIA!, unidad de vida, ¡Más claro, agua!
*        *        *

6 comentarios:

Angelo dijo...

Uff, menudo ritmo llevas... voy con la lengua fuera tras tus post que no he comentado pero si leído y releído.
Hoy más que nunca debemos manifestar esa unidad de vida. Nuestros hermanos perseguidos nos interpelan a ello. Y hoy más que nunca debemos convencernos de que solo hay una verdad y ésta es Cristo.
Un abrazo

Militos dijo...

Estoy de acuerdo con Ángelo, vertiginoso ritmo el tuyo, no nos queda ás remedio que espabilar si queremos seguirte.

El cuadro me está resultando un poco complicado, no sé si se puede meter el zoom porque tiene demasiados personajes y necesitaría mucho tiempo para analizar a cada uno. Se ve que tú lo conoces bien por la interpretación que haces del mismo, así que me fío de tí,
aunque me gusta mucho más El Bosco.

La congruencia debería de ser un principio constitucional a ver si así cada uno se posicionaba donde le corresponde.
Pero lo importante es la responsabilidad de cada uno ante Dios y no me gustaría llevarme ninguna sorpresa. Tremendo que cuando estés en su presencia, Jesús te diga: "no te conozco, has tenido tantas posturas diferentes ante el mundo que no sé cual tengo ante mi ahora"

Creo que van a saltar chispas el día del Juicio de cada uno...
Yo diré que soy amiga del de la Hoja pa que me reconozca en seguida.

En serio, Arcendo, es un gran post, el tema de la CONGRUENCIA, me parece fundamental para todos, cristianos o no, hay que posicionarse en línea con tus pensamientos e ideales. Si todos lo hiciéramos así el mundo sería otra cosa.

BESIÑOS CONGRUENTES

Gran Visigoda dijo...

No podemos olvidar que la verdad nos hace libres.
La VERDAD con mayusculas, Jesucristo,por supuesto pero también la verdad de todos los días, vivir con franqueza siendo consecuentes con nuestros pensamientos y nuestra fe.

Es una pena cuando una se topa con alguien esclavo de sus propias mentiras...
No hay nada que me aleje más de alguien que descubrir que entre lo que hace y lo que dice... no hay semejanza alguna.
Un abrazo.

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Arce, tu post de hoy me ha tocado especialmente, porque he sido incoherente, esa es mi cruz, eso me recuerda que soy pecador. No me excuso en ello, ni me escudo en mi condición de pecador, ya que estoy llamado a la santidad, como dice el Cardenal Dolan (blog de siete en familia)
Solo con la ayuda del Señor, porque yo solo no puedo. Que EL me de la gracia.
Tal vez las cosas que me han pasado últimamente son una caricia del Padre para recordarme mi camino. Un abrazo y que Dios te Bendiga y al Espíritu Santo por hablarme a través de tí.

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Arce, tu post de hoy me ha tocado especialmente, porque he sido incoherente, esa es mi cruz, eso me recuerda que soy pecador. No me excuso en ello, ni me escudo en mi condición de pecador, ya que estoy llamado a la santidad, como dice el Cardenal Dolan (blog de siete en familia)
Solo con la ayuda del Señor, porque yo solo no puedo. Que EL me de la gracia.
Tal vez las cosas que me han pasado últimamente son una caricia del Padre para recordarme mi camino. Un abrazo y que Dios te Bendiga y al Espíritu Santo por hablarme a través de tí.

Bruce dijo...

Durante un tiempo viví un poco esa inccoherencia y es una auténtica locura.
Prefiero la persecución y las críticas por ser creyente y no ocultarlo. No es que sean agradables, pero lo primero es mucho peor.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...