martes, 6 de mayo de 2008

MÁS AUSENTE QUE NUNCA

En ese afán orwelliano que tienen nuestros actuales políticos en el joder, ¡perdón!, en el poder, por borrar cualquier vestigio del pasado reciente que les pueda molestar, está el alegre deporte del cambio en el nombre de las vías públicas, que ya hemos comentado aquí, en más de una ocasión.
Ahora, tal y como cuenta “Minuto Digital”, le ha tocado el turno a Sevilla. Allí, un grupo de partidos y asociaciones ciudadanas, unidos bajo el nombre de “no me compliques la vida”, se han movilizado para impedir estos absurdos cambios, fruto del revanchismo, que sólo servirán para abrir viejas polémicas, además de incrementar los gastos públicos. “La principal queja de los residentes se refiere a las molestias y gastos que suponen los cambios de calles en los documentos de identificación y domiciliaciones de impuestos y recibos, si se lleva a cabo la iniciativa.”, Además los vecinos se preguntan “¿Quién nos pagará los gastos de documentación que implica?”.
Desde luego resulta ciertamente triste comprobar a que se dedican estos politicastros, en lugar de gobernar bien y resolver las necesidades reales del pueblo, máxime cuando estos cambios son para hacer daño y para modificarlos a su antojo, imponiendo sus íconos más señeros, como es el caso de Margarita Nelken, Pablo Iglesias e incluso Ché Guevara o Salvador Allende, como lamentablemente ya ha pasado en distintos puntos de nuestra geografía hispana.
.
Bien pues uno de los agraviados más señalados y absurdos, además de la de la calle Pío XII, por ser un papa ¿franquista?, es el de la calle Julio Ruiz de Alda.
Ruiz de Alda, fue un militar español, considerado por ser pionero en la aviación. Fue, junto con Ramón Franco y Pablo Rada, uno de los artífices de la hazaña del “Plus Ultra”, que así se llamaba el primer hidroavión en cruzar el charco sin escalas, de Palos de la Frontera (Huelva) hasta Buenos Aires, rememorando así, en este hecho auspiciado por el Gobierno de España, la travesía realizada por Colón y sus carabelas.
Sin embargo, lo que nunca le podrán perdonar a este héroe español, es que fuera junto a Alfonso García Valdecasas y José Antonio Primo de Rivera, uno de los fundadores de la denostada Falange Española de las Jons. Por lo que posteriormente fue encarcelado en la cárcel modelo de Madrid y asesinado en esa misma prisión durante las primeras semanas de la Guerra Civil Española.
.
Este hecho, me da pié a mí, para rescatar del olvido a una figura polémica donde las haya, y a riesgo de parecer afín a su pensamiento, entresacar del olvido, la memoria de alguien ciertamente singular, que todavía sigue provocando interés. Me refiero a José Antonio Primo de Rivera.
El autor de este blog, pretende en todo caso, dejar claro, antes de empezar esta exposición, que me considero hijo de mi tiempo, y por tanto lo pasado, pasado está y es irrecuperable; soy primero católico, después de derechas y ferviente defensor de la libertad y de la democracia según los principios de nuestra actual Constitución vigente desde 1978; así, por tanto, quiero abordar la figura joseantoniana sin perder esa perspectiva, con la máxima ecuanimidad de que pueda ser capaz y sin ningún atisbo nostálgico, por mi parte. Dicho esto, diré que este blog, ni se casa con nadie, ni tiene pelos en la lengua, por eso, me atrevo a abordar hoy, por justicia el rescate histórico de un personaje tan incomparable como este.
.
Sobre la vida de José Antonio, tan sólo quiero dejar unas breves pinceladas, para centrarme más en su pensamiento político. De su biografía habría que comentar que nació en Madrid, el 24 de abril de 1903 y murió en Alicante el 20 de Noviembre de 1936; que fue el primogénito del que fuera dictador Miguel Primo de Rivera, que estudió la carrera de Derecho en la Complutense de Madrid, que inicialmente entró en el foro político con el propósito de reivindicar la memoria de su padre, después de la caída de su Dictadura, y así lo defendió, desde las filas del proyecto político de la Unión Monárquica Nacional.
Posteriormente crearía junto al ya nombrado, Julio Ruiz de Alda el Movimiento Español Sindicalista, embrión de la futura Falange Española, movimiento político estrechamente ligado a una visión rupturista con la concepción política entonces vigente, y con influencias de algunos pensadores, principalmente de Ortega y Gasset.
Una vez instaurada la Segunda República y ya con el Frente Popular en el poder, se declaró ilegal a la Falange (aunque después los tribunales revocaran esta medida) como "responsable de desórdenes públicos", fueron encarcelados muchos de sus dirigentes, y posteriormente ejecutados en el paredón, caso de José Antonio, que perdió la vida en los muros de la cárcel de Alicante.

.
Ahora bien, después de estas notas sobre su vida, vamos a afrontar el pensamiento de esta carismática figura. Como ya he comentado en el párrafo anterior, José Antonio entró en política para reivindicar la memoria de su padre, sin embargo, pienso que su pretensión fue más, defender al –hombre-, que a sus acciones de gobierno, de hecho en más de una ocasión reconoció el fracaso de la dictadura. Por lo que, no sería gratuito afirmar que su filosofía, aunque tuviera ese punto de partida, se desarrolló posteriormente, hasta lograr una madurez en su definición que propios y extraños habrían de reconocer.
Miguel de Unamuno, en una carta dirigida al periodista argentino Lisardo de la Torre, en agosto del 36. vislumbra esta evolución: “Lo he seguido con atención y puedo asegurarle que se trata de un cerebro privilegiado. Tal vez, el más prometedor de la Europa contemporánea”.
La abundante literatura en torno a su singular doctrina ha dado lugar a muchos equívocos e interpretaciones de toda clase, en la mayoría de los casos manipuladas en beneficio de obtener una visión torpe y falsa de su idea. Siendo esta clara, valiente, necesaria y no falta de una visión de futuro, casi profética.
Su auténtica dimensión está en concretar en armoniosa síntesis de equilibrio, lo mejor de todas las ideologías, potenciando la unidad en torno a cuestiones esenciales. Así pues, España no es una simple estructura administrativa sino una integración de territorios y sobre todo de personas, agrupadas en torno a “una unidad de destino en lo universal”.
.
.
El sentido trascendental de su política está enraizado en una interpretación exacta de la religión católica como reflejo de la existencia misma. Y es esta apreciación la que le lleva a aplicar en su ideología una profunda justicia social, motivo de perplejidad e incomodidad de muchos sectores que en un principio podrían haberle sido afines.
.
Pocas figuras de la España del siglo XX han generado tanta controversia. Fue en su momento una corriente revolucionaria, asombrosa por su clarividencia, y todavía hoy difícil de tolerar intelectualmente para algunos.
Su teoría está basada en el rechazo a la definición política en curso, en la que dos tendencias dominantes se disputan el poder en aras de una falsa voluntad popular.
Abominó tanto del capitalismo como del socialismo sus vicios y excesos, negando por tanto, el sistema que propugna como pensamiento único que el partidismo tal como está concebido, es “el mejor de los mundos posibles”, apeló al regreso de lo que él llamaba la “libertad profunda” definida como -aquella que permite al hombre realizar su existencia-.
A la Falange, como ya hemos dicho, se le han atribuido influencias, no sin razón, del propio Unamuno y de Ortega y Gasset; así mismo se le imputan también acusaciones de fascismo, estas ya no tan justificadas. Aunque sea innegable que la corriente fascista, entonces tan de moda, llegó a fascinar a José Antonio en los primeros años, sin embargo, siempre rechazó tal denominación y su doctrina se desmarca y difiere en dos cuestiones fundamentales, pilares de la esencia falangista. La concepción cristiana de su pensamiento de cara a la persona. Y la visión del Estado, que debería estar al servicio de la nación (del pueblo), y no como instrumento a favor de un partido. Sin embargo y a pesar de todos los signos que descartan esta identificación, y las notables diferencias con esta ideología, hay quien se empecina en seguir tergiversando, con el empeño de empañar la comprensión de estos conceptos.
.
Apelo pues, a la extensa colección de escritos y discursos de José Antonio, para interpretar de forma correcta estos y otros aspectos y analizar su obra de forma más completa, cubriendo las distintas lagunas, que aquí, por falta de espacio me es imposible abordar
La comprensión de su pensamiento pasa por un cambio radical de mentalidad, la búsqueda de una tercera vía, un nuevo estilo de pensamiento, es algo novedoso, inaudito y posiblemente utópico. Aunar la secular tradición de la nación española conservando los valores de unidad y religión con las más profundas reformas de carácter social que se ha conocido, son los parámetros de esta sorprendente fórmula política superior, en la que pensamiento y hombre son uno, sin fisuras, ni medianías. “El ser falangista no es un modo de pensar, es una manera de vivir”. El bien común universal plantea un conjunto de exigencias éticas.
.
Posiblemente, Para José Antonio, a parte de la promoción de la reforma agraria, la lucha contra los monopolios, la reforma fiscal y el impulso de una Banca estatal, puntos comunes al programa falangista, como bien indica el Profesor Velarde; el factor aislado más importante para erradicar la pobreza y promover el desarrollo, pasa por la renovación espiritual personal.
.
El Domingo, 5 de noviembre de 2000, el Santo Padre Juan Pablo II pronunció una homilía en el jubileo de los gobernantes, parlamentarios y políticos, allí, entre otras cosas dijo: “La coherencia personal del político ha de expresarse también en una correcta concepción de la vida social y política a la que él está llamado a servir. Bajo este punto de vista, un político cristiano no puede dejar de hacer constante referencia a aquellos principios que la doctrina social de la Iglesia ha desarrollado a lo largo de tiempo”. Estas palabras, sin duda, me hacen relacionar este discurso papal con las teorías antes comentadas.
Al igual, me causa cierto asombro, el curioso emparejamiento entre la conocida frase joseantoniana “Ni capitalismo ni marxismo” con otras manifestaciones del citado Pontífice, especialmente en la encíclica Solicitudo rei socialis, y en varios de sus discursos.
.
José Antonio fue un adelantado a su tiempo, mal entendido por sus contemporáneos y ahora escondido a las nuevas generaciones. Estuvo en la vanguardia de las ideas que luego han venido a darle la razón; avanzó más que nadie, dio un paso más, y nadie pudo seguirle.
El muro de Berlín, cayó. El impresionante montaje soviético ya es historia, y el capitalismo triunfante ha arrasado las ideas humanistas y católicas, en un puro afán consumista y brutal. Todo vale, si lo puedes pagar... drogas, aborto, eutanasia, juego, alcohol, sexo... Mientras, los mass media bombardean de propaganda y ruido, en un lavado cerebral sin precedentes. Es la hora de la mediocridad, el pensamiento agoniza.
.
Lejos de sus fanáticos y a veces violentos, de los que equivocadamente dicen ser sus seguidores, pervirtiendo su doctrina, Fernando Sánchez Dragó, poniendo el dedo en la llaga, escribió:
“El españolito con más gancho, con más misterio, con más duende, con más ángel, de esta terrible centuria que ya se acerca a su fin, se llamaba, y se llama, José Antonio Primo de Rivera. Urge sacar del olvido a este personaje, a este heredero de Hércules y de Ruiz Díaz de Vivar, a este sumo sacerdote -el último seguramente- de la religión del iberismo. Quizá su ejemplo nos pueda dar una pauta y una llave para abrir la oscura puerta del futuro. José Antonio Primo de Rivera es el español más interesante (y más desaprovechado) de esta terrible centuria que ya se acerca a su fin”.
Quizás, tenga razón.
***
Ahora, y para finalizar, tres aportes videográficos sobre este carismático político e intelectual español.

***

***

* * * * *

6 comentarios:

Caballero ZP dijo...

En esto es en lo que pierden el tiempo nuestros politicuchos, además de gastarse nuestro dinero en chorradas.
Saludos

Hispanicus dijo...

Me ha gustado mucho, extenso, claro y bien documentado, al grano como a mi me gusta.

Solo hay una cosa que no comparto, y cuando dices que eres "defensor de la libertad y de la democracia según los principios de nuestra actual Constitución vigente desde 1978".

Esta constitución olvida a los españoles abortados, 100.000 bajas al año, intolerable para cualquier patriota ver como 100.000 compatriotas mueren y enciam lo hacen a manos de los mismos españoles que deberían defenderlos.

No estoy de acuerdo en que en españa haya democracia, existe la partitocracia que es muy distinto concepto y ademas, aun existiendo la democracia nunca se debería ir en contra del derecho natural, aunque lo diga la mayoria más absoluta.

Como tu, soy cristiano antes que nada, y por tanto todo aquello en que en nuestra constitución contradiga a mi fe, será desechado por mi, aceptando las responsabilidades que la ley humana me depare, y eso miedo no me da, el verdadero temor para mi sería el ir en contra de la ley Divina.

Pongo el ejemplo del aborto por que es uno de los que más me sublevan, pero hay muchos más, desgraciadamente.

Un abrazo, amigo Arcendo.

Militos dijo...

El pensamiento político de Jose Antonio lo estudié en el campamento de verano de la Sección Femenina con que a las universitarias nos convalidaban el Servicio Social que teníamos que hacer las mujeres para casarnos o trabajar( o sea como la Mili). La verdad es que lo pasábamos muy bien. Pero yo salí de allí con una idea de Jose Antonio que nadie ha conseguido cambiar. Creo que la Falange nunca supo interpretar su auténtico programa, por eso está tan dividida. Si no le hubieran asesinado todo habría sido distinto."El mundo lo mueven los poetas", decía él. Para mí otro de los mártires. "No me tapéis los ojos que quiero morir cara al sol".
Mi profesor de Estructura Económica, Juan Velarde, ayudante del rojeras de Jose Luis Sampedro dio una conferencia sobre jose Antonio, años ha, que te hacía vibrar. Yo nunca fui de la Falange, ni nada parecido (¿Hace falta una declaración de intenciones?), pero siempre me ha gustado reconocer los valores de las personas independientemente de su filiación política. La casualidad es que en el lado izquierdo es dificil encontrar valores, o por lo menos los que los tengan no se dan a conocer.
¿Te aburro?.
He pasado todo el día en un sitio donde no se podía hablar.
Por cierto ¿no te ha llegado un trocito de Bendición con el Santísimo?. yo creo que sí porque el post te ha salido inmejorable.
Si puedes mira lo que contesté a tu último comentario.
No me extrañaría que suprimieras este rollazo que te he largado.
Besos

MARNIE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MARNIE dijo...

«La política sin un riguroso planteamiento intelectual se reduce a un aleteo corto sobre la superficie de lo mediocre». «Pero el corazón tiene sus razones, que la razón entiende: También la inteligencia tiene su forma de amar, como acaso no sabe el corazón».
Siempre,al margen de mis ideas políticas, me ha gustado esa frase de José Antonio.
Un saludo
Marnie
Nota.- Me cuelo aquí desde el Blog de Alter.

Quico dijo...

ARRIBA ESPAÑA, ARRIBA LA FALANGE CAMARADA ARCE

QUICO

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...