miércoles, 4 de febrero de 2009

HEROISMO NECESARIO


Cada vez estoy más convencido, el ocaso de occidente, se debe principalmente a la falta de valores. Y hoy, el heroísmo es uno de esos valores censurados.
¿Quién no se ha encontrado, incluso entre familiares y amigos, a alguien que no desprecie el concepto de héroe?.
Hoy se lee poco, pero los modelos de héroe siguen estando hasta en el cine. Sin embargo, hay muchos que menosprecian y hasta se burlan por anacrónicas e infantiles, de obras tan ejemplares como las de Tolkien, o Cs. Lewis.
¿El Señor de los Anillos?, vaya rollo, menudo tocho, es inconsistente, está desfasado; se les oye decir. Sin embargo, los conceptos de héroe y heroísmo, no solo no están obsoletos, sino que hoy más que nunca, son necesarios. Porque las necesidades surgen cuando se precisa ayuda y es indudable que está es la hora más necesitada de esta civilización perdida.
.
El concepto de héroe, fue introducido por la literatura griega por medio de numerosos mitos. Posteriormente esa definición se fue alimentando con las literaturas de otras tradiciones y culturas. Así, a lo largo de la historia es posible encontrar diferentes criterios de héroe, pero todos tienen un mismo denominador común. El héroe es una persona de gran valor y nobleza que es admirado por sus acciones a favor de los demás.
.
De esta manera se entiende desde sus orígenes, de hecho, en "El Crátilo" de Platón, podemos leer este esclarecedor diálogo:
- Hermógenes: Creo Sócrates, que también yo estoy plenamente de acuerdo contigo en esto. Pero, y ¿héroe? , ¿Qué sería?.
- Sócrates: Esto no es muy difícil de imaginar, pues su nombre está poco alterado, y significa la génesis del amor.
.
En efecto, ese nombre que indica Sócrates, procede del griego, y en su raíz establece perfectamente sus obligaciones: “proteger y servir”, curiosamente el mismo lema de alguna policía americana. En definitiva, un héroe propiamente dicho, es alguien capaz de sacrificar sus propias necesidades en beneficio de los demás, en consecuencia, su sentido está ligado directamente con la idea del sacrificio personal.
Los héroes así, son modelo de conducta, no por su belleza o popularidad, que no son necesariamente sus características, sino por su afán de superación y su entrega.
Modelos, que en épocas de confusión, como la que vivimos, sirven de guía a la sociedad para superar sus problemas.
Aquel héroe inmortal español del "Cantar de Mío Cid" fue, sin duda, un ejemplo claro de aquella época, sus cualidades de caballero valiente, fuerte, inteligente, capaz de grandes hazañas conquistó no solo territorios, sino que alimentó de motivaciones y de fé a sus contemporáneos y al de muchas generaciones posteriores.
.
Hoy, sin embargo, en el apogeo de esta civilización laicista, de consumo y del instante, el mito del héroe solo es una referencia histórica, no un modelo de conducta, alguien en quien mirarse para superarse y crecer interiormente.
En efecto, somos y estamos rodeados de corrientes perversas que se empeñan en borrar aquellas singulares historias, a sus protagonistas y sus proezas. El mundo actual ha dibujado un estereotipo de héroe, desvirtuado, es decir descabalgado de sus más sublimes virtudes, y que, desde luego, en nada responde a las capacidades ni perfiles de aquellos espejos heroicos en que conviene mirarse, para seguir aspirando a las mejores hazañas que el hombre todavía es capaz de gestar.
.
Porque, si bien es verdad, que por nuestras miserias humanas, somos capaces de las peores fechorías, también es cierto que por nuestra condición de Hijos de Dios, también somos capaces de las mayores heroicidades.
Todos llevamos dentro de nosotros un héroe, que apunta alto y que no se resigna a que su vida y sus obras, pasen entre los suyos como meras anécdotas de fácil olvido.
La historia de tantos que conocemos, ha demostrado que también cualquier persona común puede alcanzar el status de héroe, haciendo que su recuerdo permanezca vivo, al menos entre las personas de su entorno, gracias al ejemplo de su vida y de las bondades y entrega que procuró a los demás. Porqué en eso radica principalmente la pedagogía del concepto heroico, el héroe es el que se arriesga por a los demás, hasta el sacrificio.
.
Hoy mismo, en cualquier quiosco de prensa, o en cualquier informativo nos encontramos con tremendos y hasta repugnantes titulares, terrorismo, violencia, mentiras, robos…., pero también, si buscamos la letra pequeña, de vez en cuando aparecen historias heroicas, protagonizadas por seres anónimos y comunes, como tú y como yo, héroes invisibles que nos dicen, a través de sus conductas y hechos generosos y valientes, de que, aún hoy, el heroísmo es posible.
Es mas, “Sólo en la fortuna adversa se hallan las grandes lecciones del heroísmo.” (Lucio Anneo Séneca).
.
Esos “invisibles”, no tienen un monumento, ni una placa en ninguna calle, ni acaparan titulares de prensa, ni persiguen la fama; pero están vivos y les mueve la generosidad. Estos actos heroicos tienen sentido en sí mismos, sin que sea necesario que alcancen el éxito que perseguían.
Esa didáctica de esos héroes cotidianos es la que nos propone la búsqueda de nuestros propios potenciales, incluso a través del coraje, es un desafío, un reto utópico y maravilloso para construir una sociedad mejor, la civilización del Amor; construida minuciosamente, desde los más ínfimos detalles.
Hacedlo todo por Amor. —Así no hay cosas pequeñas: todo es grande. —La perseverancia en las cosas pequeñas, por Amor, es heroísmo.” San Josemaría Escrivá de Balaguer.

.
HÉROE DE HÉROES (nuestro ejemplo)

* * * * *

12 comentarios:

Caballero ZP dijo...

Quien desprecia el concepto de héroe, es debido a su especial cobardía y su tremendo egoísmo, no encuentro otra explicación para una cosa así.
Saludos

Militos dijo...

No gustan los héroes porque son el contraste a la vida mezquina del hombre de hoy que sólo persigue su propio bienestar y satisfacción.
Este post es un estímulo para no dejarse llevar por la falta de amor y servicio a los demás que impera a nuestro alrededor.
¡Que estupenda definición la de Socrates.
Todos llevamos un héroe dentro que lucha con el propio egoismo y el problema surge cuando no eres capaz de realizarlo y te lleva a todo lo contrario, a lo más rastrero y bajo para sofocar esa llamada al heroismo.
Me gusta mucho esta entrada de hoy. Ya sabes que lo del santo Josemaría era la heroicidad en lo cotidiano que es lo verdaderamente difícil de practicar. En momentos de riesgo el hombre siempre reacciona sin calcular a lo que se expone como la frase de Séneca que escribes. Quizás necesitemos todavía llegar al fondo de la adversidad para que el español reaccione.
El video es toda una lección: a mayor heroismo, mayor entrega y mayor suplicio por los demás.

Gracias Arcendo, creo que con este post ya he hecho la meditación del día, ahora sólo falta que lo ponga en práctica.
Un beso y un sonoro aplauso

Fin de los Tiempos dijo...

Hoy en día el héroes es el que se va sin pagar de los sitios, chulea a las mujeres, fuma y bebe más que nadie y tiene grabadas en el móvil más palizas.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Creo que si la gente, no sólo los cristianos que debemos hacerlo por fe sino cualquier persona, nos dedicamos a imitar a Jesús, decir las cosas como son, perdiendo el miedo a las consecuencias o por comodidad, las cosas seguro que irán mejor. Pero, actualmente ¿cuantos cristianos lo son de verdad? ¿Cuántos cristianos podemos llamarnos de verdad hijos de Dios?

eligelavida dijo...

Que interesante es lo que dices de los “héroes invisibles” que no tienen titulares ni fama pero realizan actos heroicos que quizá nadie ve, pero llenos de generosidad y entrega.

"¡Qué grande cosa es ser un pequeño tornillo!" (Camino, n. 830).

El Ceremoniero dijo...

Hola saludos, hey me edificas.
Dios necesito héroes, hombres y mujeres valientes en cristo dispuestos a dar la vida por el projímo. Dios te cuide.

Alawen dijo...

Querido Arcendo, hubo también alguien que dijo "bienvenidos los tiempos difíciles, porque harán depuración de los cobardes", (Jose Antonio). Los héroes se dan únicamente bajo determinadas circunstancias, como los santos. Lo malo es que ahora tanto unos como otros son denostados, como bien dices, porque no están de moda, porque no interesan... Es mejor que todos seamos borregos obedientes para que no haya problemas a la hora de llevarnos al matadero.
Un abrazo.

blumun dijo...

No había pensado, o mejor dicho, no lo sabía, que héroe era el génesis de amor.
Y mira, es lo lógico.
Si por perseverante se llega a héroe, como dice Escrivá de Balaguer. Un día de estos seré una heroína, porque a pesada no me ganan facilmente.
Saludos:)

Desire dijo...

Hacer de lo ordinario algo extraordinario. Ser heroes en los pequeños y grandes actos.
Ocupas hoy el mural de los niños valiosa enseñanza para ellos y para todos gracias Arcendo...

Peque dijo...

Me ha encantado el vídeo Arcendo, me ha trasmitido esa paz que últimamente no encontramos en este país, en esta nuestra España.

Muchas gracias por este post que has escrito.

P.D. Te he intentado enviar un mail pero no tienes contacto, imagino porqué. Soy la misma que te escribió hace unos días en otro artículo tuyo y que venía del blog de Militos y de Caballero. Tengo otra identidad pero sigo siendo la misma, aunque por circunstancias evidentes debo permanecer "escondida" bajo otro seudónimo.

Recibe mis saludos

Terly dijo...

¡Qué magnífico post, Arcendo! ¡Qué bien expuesto! ¡Qué reflexiones nos has regalado sobre el heroísmo! ¡Cuánto da para meditar sobre el tema! ¡Qué fácil es esconder la cabeza debajo del ala sin defender los principio, las constumbres, la lengua, la enseñanza, la Patria!... Si sacamos esa cabeza y defendemos todas estas cosas, será una forma más del heroismo que tanto estamos necesitando en estos momentos.
Felicidades y un abrazo.

Guerrera de la LUZ dijo...

Tú! eres un héroe.

:)

A mí concretamente me devuelves la fe en el Hombre: en el Alfa de la "manada".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...