miércoles, 18 de febrero de 2009

TU EST PETRUS


En estos tiempos, en los que la confusión triunfa, conviene tener los conceptos claros, para no dejarse engañar por nadie.
La Iglesia Católica es un solo cuerpo, con muchos miembros y una sola cabeza. Cuando recitamos nuestro Credo, afirmamos precisamente que la Iglesia es UNA. Y esa unidad, en torno a Cristo y a su doctrina es la que la hace ser perdurar.
Es textualmente San Pablo, el apóstol de los gentiles, quien da con la clave del asunto, en su carta a los de Efeso:
Un solo Señor, una sóla fe, un solo bautismo" (4, 5), de ahí radica principalmente la triple unidad: unidad de doctrina (una fe); unidad de gobierno (un solo señor) y unidad de culto (un bautismo).
.
Por eso, cuando últimamente se cuestionan desde los medios estos principios básicos, uno no tiene por menos que saltar del asiento, puesto que se están atacando las esencias mismas de nuestras creencias; máxime cuando el que siembra las dudas, se llama a sí mismo Católico.
Así, ultimamente, se viene observando en ciertos periódicos digitales, llamémosles “afines”, la intención descarada de provocar discusión y controversia, precisamente en temas que no admiten discrepancia alguna, puesto que para un creyente son dogma; como por ejemplo, la infalibilidad del Papa.
Un buen ejemplo son los salidos de la factoría de “Periodista Digital”; en el que algunos articulistas de su sección religiosa “Religión digital”, no cesan de tergiversar las cosas y proponer argumentos en contra de la Jerarquía vaticana.
El último caso, lo tenemos en un artículo tremendamente tramposo, bajo el llamativo titular “El desencanto, el Papa alemán: "Nos lleva de nuevo al medievo".
.
No estaría de más, recordar en este punto que minar de esta manera, la línea de flotación de la Iglesia, en nada favorece al principio básico de Unidad. Benedicto XVI, hoy personifica a Cristo, y el amor y la obediencia del cristiano al Papa (sea el que sea) ha de ser incondicional, inspirado por la fé. No se trata, como algunos intentan desvirtuar, de un culto a la personalidad, sino que el Papa, es y representa, para cualquier católico, el vehículo del Amor a Cristo, el Amor a lo esencial. "Ubi Petrus, ibi Ecclesia, ibi Deus": Donde está Pedro, ahí está la Iglesia, ahí está Dios, ahí está Cristo, ahí está el Espíritu Santo.
.
Y aunque en sí esta discusión, no se trata solamente de dogma, si conviene que fijemos la mirada, un instante a ese punto.
Todos los dogmas que la religión enseña son verdades llenas de profundos misterios que la inteligencia humana no puede comprender, como el misterio de la Santísima Trinidad, la encarnación del Hijo de Dios o el misterio de la Eucaristía, etc. Pero estos divinos misterios debemos creerlos porque Dios los ha revelado. Y Dios, como dice el Catecismo, no puede engañarse ni engañarnos. ¿Qué interés puede tener Dios y la Iglesia en mentirnos? ¡Ninguno!, el embuste tan solo existe en las mentes de los malintencionados.
Y ya que hablamos de dogmas, dogma es también, esa infalibilidad del Papa, que tan en entredicho está, en estos tiempos..
La palabra infalible significa literalmente “incapacidad de errar”. Por tanto, “infalibilidad” es la palabra que la Iglesia Católica utiliza para referirse al don que ha sido dado por Dios al Santo Padre y al Magisterio de la Iglesia, en determinadas circunstancias y para determinadas cuestiones.
La evidencia de que la infalibilidad papal es parte de la Fe Cristiana, nos viene de las Sagradas Escrituras y de la Tradición Sagrada de la Iglesia, y está declarada de forma oficial en la declaración sobre infalibilidad que puede encontrarse en la Constitución Dogmática sobre la Iglesia de Cristo, del Concilio Vaticano Primero.
Básicamente y a grandes rasgos, lo que dice esa citada Constitución, es que cuando el Papa pretende enseñar por virtud de su autoridad suprema, sobre materia de fe y moral, a toda la Iglesia, él es preservado del error por el Espíritu Santo. Su acto de enseñanza es por tanto llamado “infalible” y la enseñanza que él articula es definida como “irreformable” (Cap. 4, n. 9).
.
Está claro, entonces bajo esta definición, que el Papa, como hombre que es, no es infalible siempre; solo lo es, cuando se dan las circunstancias antedichas; sin embargo, no debemos olvidar que aunque en algunas ocasiones, cualquiera de sus palabras, o de sus actos, no sean infalibles, sí están promovidas por un hombre, que está donde está, por voluntad misma del Santo Espíritu de Dios. Por eso, para el católico, sus palabras y actos, en cualquier caso, merecen toda la atención y debieran merecer también todo el respeto.
Además, estamos hablando de un Papa, que siempre, toda su vida, ha trabajado para bien de la Iglesia, con una conducta intachable. Una persona que además de ser el sucesor de Pedro, nunca habla a humo de pajas, un hombre inteligente y culto. Así, por tanto, el razonamiento es sucesivo, y me lleva a la siguiente pregunta:
¿Por qué, en este mundo que nos movemos, hacemos tanto caso, y nos rendimos ante cualquier escritor, cantautor, o filosofo laíco, que demuestre haber hecho más de un crucigrama, y despreciamos a este intelectual, a este erudito, que además nos dedica toda su obra y su vida?.
Me atrevo a pensar que por pura perversidad anidada ya, en algunos corazones.
Ya que sería de lógica pensar, por la talla del personaje que, independientemente que este sea el sucesor de Pedro, o que en ocasiones no sea infalible, este hombre, de rular el mundo de otra manera, debería ser un referente en otros muchísimos campos.
.
Así pues, estamos manejando unos conceptos válidos para cualquier ser humano; el respeto y el derecho a la dignidad personal; y por lo tanto deberían ser aplicados también al que hoy tiene la más alta Jerarquía de la Iglesia Católica. Por eso ante acusaciones gratuitas como retrogrado, autocrático, déspota, o divisor, como he leído estos últimos días en “Religión Digital”, me siento profundamente implicado.
La Iglesia es la unión de todos los católicos, tanto de base como de jerarquía. Por eso cuando se critica a la Iglesia me siento afectado, porque yo soy Iglesia, y me encuentro en la necesidad, por justicia, de salir en su defensa incondicional.
.
En este caso, porque para mí, Benedicto XVI, representa la continuidad de la Iglesia a través de los siglos y constituye uno de los signos más claros de la asistencia divina. Por eso rezo por Él todos los días, y por eso también, hoy lo proclamo aquí convencido, con las mismas palabras que el Maestro:
.
¡TU EST PETRUS!
.
Pdta. Acabo de ver en
http://catholicvs.blogspot.com/, esta noticia:
"Ante los últimos ataques de que está siendo objeto el Santo Padre, a raíz del levantamiento de las excomuniones a los cuatro obispos de la FSSPX, se ha emprendido una campaña internacional de apoyo, para lo cual se ha creado la página web "Apoyo a Benedicto XVI"."
De esa misma página he cogido yo, el banner de cabecera, y ni que decir tiene que os invito encarecidamente a visitarla pulsando AQUÍ.
.
* * *

* * * * *

8 comentarios:

Aguijón dijo...

Un día me enseñaron que el que obedece no se equivoca. Si acaso el que manda.
Pues obedeciendo al Papa, los fieles no nos equivocamos.
Todos los que "meten" ruído, esperemos dejen de hacerlo
un abrazo,

eligelavida dijo...

Efectivamente, el Papa sólo es infalible cuando habla ex cathedra sobre una materia de fe o moral. Sin embargo, nuestro amor incondicional al Papa es algo en lo que los católicos deberíamos ejercitarnos más. A veces, tenemos demasiado espíritu crítico, y, al fin y al cabo, el Papa es el representante de Cristo en la tierra. Creo que nuestra obligación es la de conocer sus enseñanzas, manifestadas en Encíclicas u otros documentos, y darlas a conocer a los demás.

Mundy dijo...

Los católicos divorciados en nueva unión somos ante todo CATOLICOS y a pesar de nuestra “situación irregular” somos laicos comprometidos, por ello los invitamos a sumarse a nuestra CADENA DE ORACION por las intenciones particulares de todos los que vivimos esta problemática, que se manifiesta de muchas formas y la más dura de sobrellevar es la imposibilidad de acceder a los Sacramentos.
Sólo pedimos fortaleza para aceptar y que algunos corazones se aflojen y las mentes se abran, para que de un modo realista y misericordioso se entienda que nuestra nueva unión, es un acto de amor y no una trasgresión a nuestra fe.
Saludos.
Mundy
labarca@ymail.com
www.labarcaglobal.blogspot.com (blog internacional de los católicos divorciados en nueva unión)

Caballero ZP dijo...

Si se cree en una religión, me imagino que hay que creer en el máximo responsable de ella. Sin ningún lugar a duda, la religión se nasa en la fe.
Saludos

Militos dijo...

¿Te das cuenta, Arcendo? Tanto decir que lo importante es el amor, que hay que pedir perdón por todo, que si Galileo... A la hora de la verdad porque el Papa concede el perdón a cuatro excomulgados que quieren volver a la comunión con el Papa y la Iglesia, resulta que para ellos el Papa se equivoca...
Tenemos que dar gracias a Dios por este amor filial al Papa que puso en el corazón de muchos de nosotros y que nadie arrancará nunca de nuestro ser de católicos.
Y apoyarle, como dices, con nuestra oración constante por él y por la Iglesia.
Gracias

maria jesus dijo...

Ya firmé, pero Arcendo, te das tanta prisa en actualizar que practicamente no da tiempo a seguirte. No te estoy criticando,es que yo, que entro dos o tres veces al día, rara es la vez que no me encuentro con entradas pendientes y concretamente esta no debería quedarse atras. Con tu permiso voy a intentar poner un link (¿se dice así?) desde mi blog.
Un abrazo

MARISELA dijo...

Amigo mío.me adhiero a lo dicho por María Jesús,no me da tiempo a leerte casi,me gustaría poder contestarte a todos tus post; pero eres correcaminos...
Esta es una entrada necesaria, creo que la unidad de la Iglesia,que somos todos, está en el cetro del Papa,que es Pedro encarnado.Yo personalmente le leo y le admiro y pienso que a veces, los hombres que quieren ser dioses (como muchos periodistas que escriben en diversos medio) deberían aprender de él, de su estilo y profundidad de ideas.Debemos mantener la unidad y creo que, más que defenderle (pues él ya tiene un defensor muy grande que es Jesús mismo),debemos darle a conocer. Me voy a enlazar a esa página y desde hoy comenzaré una serie de post dedicados a sus escritos.
Besitos y bendiciones a todos.

Guerrera de la LUZ dijo...

Yo soy fan total de este Papa, igual que de JPII, aún no nos podemos creer la suerte que hemos tenido con estos dos Papas que nos están preparando para lo que se avecina.

Benedicto XVI es lo más CIELO que hay, por no hablar de su humildad, su inteligencia... me encanta.

Es muy importante todo lo que comenta Militos, los retro-progres pseudoliberales siempre criticando, cuando lo que ha hecho con los lefevbrianos ha sido un acto paternal precioso de unión y de cariño... siempre le criticarán por todo, hay q rezar un montón por él.

Besos wapazo¡¡ Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...