sábado, 1 de agosto de 2009

UN PROPÓSITO PARA ESTOS DIAS y PARA SIEMPRE

.
Sin dejar de lado los videos, que en esta ocasión serán explosivos; en esta última comunicación con mis amigos, antes del forzado Kit-kat agosteño, si me gustaría reflexionar, para mí mismo, en voz alta, sobre un tema al que cada vez, quiero darle mayor importancia en mi vida.
.
Últimamente he estado leyendo, y no solamente en la red, posts y artículos que, desde posiciones afines, vienen hablando de “los pecados de la Iglesia”. Incluso, yo mismo, en alguna ocasión, he tocado, con más o menos vehemencia, esos espinosos temas.
Sin embargo, aunque sigo creyendo que existen muchos puntos de mejora, creo que es hora de cerrar filas en la defensa incondicional de la Santa Iglesia Católica.
Primero, porque es nuestra madre; porque es nuestro referente y nuestra única tabla de salvación en la gran tempestad que se avecina y segundo porque todos, TODOS, somos Iglesia y todos y cada uno de nosotros tenemos una gran responsabilidad del ejemplo que da la Iglesia de cara al exterior.
.
La Iglesia, no solo es el Papa, los obispos o los curas; todos formamos parte de ese gran Cuerpo Místico cuya cabeza es el mismo Cristo; y todos, TODOS, tenemos que dar buena cuenta del mejor rendimiento en esa parte que nos ha tocado sostener. Por eso, antes de ver, el defectillo (paja) ajeno, será necesario cuidarnos en REPARAR las vigas múltiples del ojo propio, que nos impiden ver con claridad y con caridad el panorama que nos rodea.
No juzgueis y no seréis juzgados, como juzguéis y la medida que utilicéis, así la usaran con vosotros
.
Además hay un aspecto más que me interesa y que últimamente me está haciendo pensar mucho. Todos, TODOS somos sacerdotes de nuestro Dios, eso al menos, dice la Escritura, en varios de sus pasajes, tomemos dos ejemplos:
"Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios". 1Pd. 2: 9
Y también "Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres" Col. 3
.
Es cierto que no tenemos el sacerdocio ministerial, pero sí el sacerdocio real de Jesucristo, participado gloriosamente por todos los bautizados
Nosotros, por nuestro Bautismo y por la Unción del Espíritu Santo, tenemos un verdadero sacerdocio. Estamos consagrados como sacerdotes y participamos del único sacerdocio de Jesucristo.
Con nuestra oración y acción de gracias, tributamos a Dios el sacrificio de alabanza.
Con nuestro trabajo y nuestro sacrificio, levantamos continuamente a Dios una hostia santa, fruto de nuestra abnegación y entrega.
Con la pureza de nuestros cuerpos y vida santa, somos continuamente una hostia viva, santa y agradable a Dios.
Con nuestro amor que actúa siempre y se prodiga a los demás, nos damos como Cristo en la Cruz para la salvación de todos.
Con nuestra vida metida en medio del mundo, y con nuestro testimonio, vamos consagrando el mundo para hacerlo más digno de Dios.
.
Por eso, TODOS somos sacerdotes de Dios, y lo somos a tiempo completo, sin vacaciones.
Pero, lo más importante es saber, comprender y asumir, que el Señor nos ha otorgado esa condición sacerdotal para que seamos luz en medio de las tinieblas; por eso nuestra misión es de gran responsabilidad y además, por amor, es ineludible.
.
Que duda cabe que, conociendo esto, su puesta en práctica, podría ser un excelente propósito para empezarlo este verano (incluso en la playa) y continuarlo siempre:
“No te preguntes que es lo que la Iglesia está haciendo o podría hacer por ti; preguntate mejor, que podrías hacer tú, por la Iglesia.”
Así pues, antes, mucho antes, de que un pensamiento malo de crítica, cruce mi dura cerviz, me propongo desde ahora…, mirar hacía mis adentros, hacer examen de conciencia de mis obligaciones, e intentar ser mejor yo, para hablar con y desde el ejemplo, para defender a Dios y a su Iglesia, de la que yo, TAMBIÉN soy parte.
.
Santa María, Madre de la Iglesia, ruega por mí, ruega por nosotros.

FUERZA Y HONOR

LA LIBERTAD

KEATING en ACCIÓN

LA BLANCA ORILLA

Y nos vemos a la vuelta de la esquina para seguir plantando cara, porque rendirse...¡NUNCA!

* * * * *

6 comentarios:

Militos dijo...

"A vote pronto", me alegro mucho de tu posición con los posibles fallos de la iglesia, que nunca han sido de ella, sino de los que la formamos, sean clérigos o laicos. Sabes que siempre he pensado así y hasta me enfadé en alguna ocasión contigo por este tema.
me alegro y ojalá muchos aprendan de este post para dejar de criticar se desvivan en ser ellos iglesia.
Te leeré más despacio y seguiré comentando.
Me encanta el video de la "Blanca orilla" quiera Dios que lleguemos pronto a ella.
un beso grande y felicidades por este post que nos has dejado para meditarlo los próximos días.
Otro beso

Militos dijo...

topic/ tienes un regalo en Con Sin Nada.
Un beso

Legionarius dijo...

Nos falta todo eso...

Un saludo español...

Militos dijo...

Así es Arcendo, todos por el Bautismo, tenemos alma sacerdotal y me gusta haberlo leído en este post, lo que nos falta es saber ejercitarla a tiempo y a destiempo.
besiños

Guerrera de la LUZ dijo...

Exactamente cielo. Ya va siendo hora de cerrar filas y de defender incondicionalmente a nuestra Madre la Santa Iglesia de los ataques que tanto sus enemigos y detractores como los necios de sus hijos le propinan cada día para afearle el Rostro a la Esposa de Cristo.

Que cada bautizado se examine puesto que sus propias obras repercuten sobre la totalidad del Cuerpo Místico.

¿Ataques a mi Madre la Iglesia? ¡¡por encima de mi cadaver!!

HOY NO ES ESE DÍA. A LUCHAR.

Muchos besos, gracias tesoro.

Angel dijo...

Primer día sin Ti : No es lo mismo. Falta tu toque. Te echo de menos.
Ciao

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...