miércoles, 20 de enero de 2010

DESMONTANDO TEORÍAS. SENTANDO CERTEZAS.

.
Existimos porque tenemos vida. Y si tenemos vida es porque la hemos recibido. Algunos creen que esto se debe solo a la evolución física de las cosas, y en parte es así, tenemos unos padres y estos a su vez, los tuvieron y así sucesivamente, pero ¿Cuál es el origen? ¿Dónde está ese famoso eslabón perdido en el que aquellos primates recibieron la primera chispa de inteligencia?, y ¿Por qué ocurrió esto y ocurrió así?
Todas estas preguntas, aún sin respuesta categórica por parte de la ciencia, son las que sustentan una de las teorías más famosas sobre la existencia de Dios, la de Santo Tomás y sus cinco vías.
.
Dejando atrás el resto de las proposiciones tomistas, todas igualmente válidas e interesantes, centrémonos en esta. Para tratar de demostrar hoy, un par de cuestiones fundamentales:
.
1. La Iglesia no se opone, en modo alguno a la teoría de la evolución, eso es un mito y una mentira generalizada.
2. El hombre es un ser en continua evolución, que tiene encomendado el cuidado y la continuación de la obra de Dios en la tierra, la creación del mundo.

.
En cuanto al primero de los temas que nos ocupan, sería bueno señalar que el evolucionismo defiende que unas especies proceden de otras. Lo que es indudable es que, para esto ocurra así, es debido a unos importantes cambios genéticos a lo largo del tiempo.
¿Cómo se pueden producir esas modificaciones tan asombrosas? ¿Son producto solo del azar? A mi modo de ver, ha de haber una inteligencia superior que haya previsto y organizado ese proceso.
La naturaleza se rige gracias a unas normas físicas rigurosas, en las que también hay cosas imposibles. Por muchos años que pasen: un ordenador o una casa, no se auto-construyen a base tan solo de tiempo, su existencia se debe a un diseñador inteligente que lo ha pensado y construido. De igual modo, si en una baraja no hay ases, no se puede obtener un poker de ases por muchos millones de años que estemos barajando los naipes.
Por tanto, la generación espontánea, ni es científica, ni razonable.
.
¿Quiere decir esto que la fe se opone al evolucionismo?, NO, en modo alguno. Lo que Dios ha revelado es que el hombre fue creado por Él. Se dice, que el Señor tomó barro para insuflarle el espíritu. La Biblia habla de barro, un barro simbólico que pudo ser un australopithecus, un homo antecessor... o simplemente barro. En cualquier caso, el Señor tomó un ser material, lo modeló para que fuera capaz de recibir un alma espiritual, y la unió a ese cuerpo (materia).
De lo que se deduce que la materia, por si sola, no es inteligente y que entre los seres materiales sólo el hombre es el único que razona. El hombre es el ser más inteligente de la naturaleza y el hombre no ha organizado el evolucionismo, por si solo, aunque este se haya dado.
.
Quedando aclarado este primer punto, pasemos al segundo. Además de inteligencia, somos lo que somos, porque tenemos una herencia que ha ido evolucionando. Somos capaces de pensar porque la sociedad y la cultura han ido alimentando nuestra inteligencia.
Pero la inteligencia es mas, exige más, obliga a SEGUIR PENSANDO.
.
Hace unos años, también hubo otro éxito editorial, que se titulaba “El octavo día de la Creación”, en el se explicaba que una vez pasados los famosos días de la Creación del Mundo que nos narra el Génesis, Dios había encomendado al hombre la continuación de su obra.
Teoría que una y otra vez, además nos recuerda el Papa Benedicto XVI, cuando nos habla del cuidado que debemos a esta tierra.
Este Papa, es sin duda alguna, uno de los intelectuales mejor preparados e inteligentes, con una profundidad de pensamiento que hace que cuanto dice o escribe, tenga un enorme valor.
Es en este punto, tan importante es lo que dice que todos debiéramos escucharle:
.
- “Se ha de proteger lo que ha sido confiado al hombre para que lo cuide y lo cultive con libertad responsable, teniendo siempre como criterio orientador el bien de todos. A las nuevas generaciones se les confiará el futuro del planeta, que carga con claras señales de un tipo de desarrollo que no siempre ha protegido el delicado equilibrio de la naturaleza”.
.
- “La raza humana debe escuchar la voz de la Tierra o se arriesgará a destruir su propia existencia
.
Es decir, el hombre ha de continuar la obra de la Creación, cuidando de todo lo creado y tratándolo de mejorar, tanto exterior como interiormente. No se trata de enmendar la plana a Dios, sino que Dios nos ha dado la capacidad para ir adaptando su Creación a los pasos del tiempo y las circunstancias, y esa capacidad es el pensamiento.
La inteligencia es pues, como ya hemos dicho: seguir pensando. Siempre que conocemos algo, sabemos, al mismo tiempo, que hay más que aprender. Es decir, se puede –y se debe- seguir pensando.
Cada cultura es fundamento, pero no límite. La cultura que recibimos es la base, pero no la frontera.
Asimilada esa cultura, debemos mejorar aquello que hemos recibido. Debemos avanzar para legar nuestra parte cuando llegue nuestra hora.
Así pues, el hombre es un ser en continua evolución, que tiene encomendado el cuidado y la continuación de la obra de Dios en la tierra.
.
Ciencia y Fe, Razón y Fe, nunca estuvieron separadas. Esa es una malintencionada leyenda urbana, que este post, quería hoy tratar de desmontar.
.
* * *
OTRAS OPINIONES AUTORIZADAS

* * * * *

5 comentarios:

Militos dijo...

Desde luego no sabemos la materia que Dios utilizó para crear al hombre, tampoco entiendo por qué a los científicos no les gusta el barro. Yo lo prefiero a los primates, pero todo puede ser. La verdad es que ahora está de moda cuestionar toda la Biblia que ya sabemos tiene mucho de sentido figurado, pero algo será tal cual, digo yo.
Lo que está claro es que no todos hemos evolucionado de la misma manera, algunos, y no miro a nadie, siguen más próximos que otros al reino animal.
Las palabra del Papa son una muestra de su valía tanto espiritual, como intelectual y humana. Siempre al tanto de las necesidades y problemas del mundo entero.
Tú también, Arcendo, siempre alerta de lo que necesitamos y no es peloteo, es convencimiento, GRACIAS.
BESIÑOS EVOLUCIONADOS

Caballero ZP dijo...

Ya sabes el interés que siempre existió en intentar apelar a la irracionalidad de la iglesia.
Saludos

misideascotidianas dijo...

Arcendo, últimamente me ronda el pensamiento de la necesidad que tenemos los católicos de dar buen ejemplo. De la necesidad de que nuestra fe no se quede sólo en palabras. De que sea una fe operativa, una fe amable, una fe paciente, comprensiva. Dar buen ejemplo. Eso me ronda
Un salu2

Felipe dijo...

Que tal Arcendo. Buena entrada. Sin duda para la reflexión. Con respecto a la teoría de la evolución yo soy de los más críticos. Aunque es cierto que la Iglesia acepta la evolución "mitigada", es decir, la que defiende un Creador de todo, a mi no me parece que se adecue a la realidad de los hechos. Hay infinidad de objeciones a las que no da ni puede dar respuesta. Sin duda dicha teoría, ya desde su nacimiento tuvo una fuerte vinculación ideológica (y sigue teniendola como admiten bastantes evolucionistas ateos), a saber, la de explicar el origen del hombre y en general la de todos los seres mundanos prescindiendo de la acción creadora y ordenadora Dios. Es completamente anticientífico apelar al "azar" para explicar cambios genéticos porque de hecho el "azar" es lo más anticientífico que hay, ya que la ciencia se guía por leyes físicas exactas y el susodicho es precisamente lo contrario. En realidad la teoría evolucionista sufrió una gran crisis con los descubrimientos de la genética moderna, pero como tal teoría estaba ya tan asentada y asumida en las universidades de todo el orbe se hizo lo indecible para compaginar teoría con evidencias y he ahí los resultados: incongruencias por todos lados. Hoy hay una respetable cantidad de científicos, filósofos y pensadores que se oponen al evolucionismo dando respuestas más convincentes y satisfactorias, sin embargo éstas son casi desconocidas, no sólo por la muralla de silencio que le ponen los medios de comunicación sino también debido a que muestran un argumento ciertamente teleológico, y claro, si la naturaleza muestra una finalidad es porque debe haber una Inteligencia que la dirija sabiamente y esto para la mayor parte de la comunidad científica suena a cuento chino.

Un audio muy interesante respecto a la teoría: http://corazoncatolico.blogspot.com/2009/01/pseudo-evolucionismo.html

Un abrazo

Militos dijo...

Comparto en su totalidad este comentario de Felipe.
Besiños trasnochados

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...