jueves, 21 de enero de 2010

TOMÁS XXI

.
Hace un par de días hablábamos aquí, de refilón, de las opiniones del escritor luso, José Saramago, sobre la Biblia.
Hoy vuelvo sobre aquello, porque me quema el no dar cumplida contestación, desde mi punto de vista de creyente.
En ciertas declaraciones, a propósito de la presentación de su libro “Caín”, y también cada vez que puede, Saramago, ateo declarado, aprovecha para pontificar sobre la Bíblia y verter sobre el Libro Santo, todas sus fobias. Estas son algunas de sus "perlas":
.
- No hay que tener confianza en el Dios de la Biblia.
- Nadie lee la Biblia, ni los mismos católicos, ¿Quién va a leer un libro de ese tamaño?.
- La Biblia es un manual de malas costumbres, un catálogo de crueldad y de lo peor de la naturaleza humana".
- Sin la Biblia, los seres humanos serían probablemente mejores.

.
Y no sigo, porque sería más sobre lo mismo.
En principio, todas esas afirmaciones, se comprenden y se descalifican solas cuando él mismo, ha reconocido que a pesar de haber leído la Biblia no lo ha hecho ‘al completo’, y yo añado, lo poco que ha leído, no lo ha asimilado, ni entendido, a pesar de todos los premios Nobel, que quieran darle.
.
Que duda cabe que la polémica, vende; y probablemente ese sea el motivo de tanta ofensa. No me creo su cabreo espontáneo, porque si es verdad que, este hombre de 87 añitos, bien cumplidos y mal digeridos, se escandaliza ante las historias de incesto, violencia y demás “horrores” de la Biblia, habría que dar gracias a Dios, que le haya hecho novelista, y no censor.
Todo lo que cuenta la Biblia, es parte de la Historia de la humanidad, como bien apuntaba Militos, en el comentario que me hizo en aquel post anterior, “esa faceta es lo que más me gusta de ella, no por morbosidad, sino porque plasma que el Libro Sagrado es divino y humano. Si todo fuera angelical no tendría el valor, ni la enseñanza que tiene.”
.
De todos modos, todo ese juicio tonante y tronante de Saramago contra la Biblia, también podría aplicarlo, si no estuviese “mal visto”, con otros libros sagrados como el Corán. De hecho, este también está inevitablemente unido a historias crueles, que hoy, más de un talibán, quiere llevar a la práctica.
Repito una vez más, cuando leo la Biblia veo la historia del hombre y como Dios le acompaña en TODA su trayectoria, veo AMOR. Personalmente, la lectura de la Biblia, que sí he leído y releo, a pesar de su volumen, SÉ que me hace mejor, y sin embargo, sin ella, difícilmente podría perdonar las ofensas y rezar por la conversión de los que me ofenden.
.
Creo que lo que subyace en todo ese exabrupto de Saramago es su oscuridad mental. Un empecinado y triste descreimiento de proporciones tan infantiles que le llevan a escribir Dios, con minúscula, para que se note más su desdén.
Digamos pues, que todo se resume en una de las frases de su libro: "Nadie ha vuelto de la muerte para decirme si hay una vida futura".
.
Para contestar, con certezas y apasionamiento, a tanta inquina verbal, he de acudir, no tengo más remedio, al texto bíblico que tan poco le gusta a este famoso escritor tan valorado por los suyos.
.
De todos es sabida la escena del encuentro entre Jesús, recién resucitado y Santo Tomás.
Todos habían visto morir al Maestro y aunque algunos discípulos afirmaban haberle visto vivo, a él le pesaban más sus miedos, que la fé. Necesitaba pruebas, necesitaba tocar, sondear la identidad del crucificado. Tomás desea creer, pero se aferra en su incredulidad.
El amor de Jesús es admirable y por eso, condesciende a las exigencias de Tomás, y cuando lo hace, Jesús pronuncia una de las frases más misteriosas de todo el Evangelio…
Tomás, porque has visto, has creído, dichosos los que han creído sin ver”.
.
Dichosos los que han creído sin ver”, ¿A quien va dirigida esta frase, que casi es una nueva bienaventuranza?, alguno, creo que equivocadamente, puede pensar que a sus otros discípulos o a su Madre.
No creo que se refiriera a aquellos discípulos coetaneos del Maestro, sino que el “mensaje” va mucho más allá, y de María me consta que es la única que, inmediatamente creyó, sin ver. Por lo tanto, pienso que la frase de Jesús se abre mucho más al futuro, estoy convencido de que nos la lanzaba a todos nosotros, a los cristianos del futuro, a los cristianos de hoy.
.
Bien es verdad, que a lo largo de la historia de la humanidad, después de Cristo, ha habido manifestaciones sobrenaturales en distintos puntos y a distintas gentes, incluso en este reciente siglo. Pero habrá que convenir que no son lo más habitual.
La mayoría de nosotros, tenemos que creer en Jesús y en su resurrección, sin verle, sin tocarle. Claro, que es verdad, que hace falta mucha locura, mucha hermosa locura para este atrevimiento, pero en verdad esta es NUESTRA DICHA, participar en el riesgo de amar sin ver.
.
Pienso que el papel que Tomás hace en esta historia, es el del hombre moderno, un existencialista que solo cree en lo que toca. Un hombre sin ilusiones, un pesimista en definitiva, que quiere confrontarse al mal, pero que no se atreve a creer en el bien. Para él, lo peor es siempre más seguro.
¡Cuánto me recuerda Saramago, a este Tomás del Evangelio!, haría bien el escritor en repasar ¡con cariño!, este pasaje.
.
Tendríamos que tener casi miedo a pedir demasiadas pruebas, no sea que se nos concedan…, y al final, nos demos cuenta de que tocar, realmente no aclara nada que no sepa, ya en profundidad, nuestro corazón.
Yo si creo, confio y espero en ese Dios de la Biblia:sé de quien me he fiado”.
La certeza de su Amor, está ahí, Dios la puso en cada uno de nosotros; tan solo hay que esforzarse en buscarla, sin resquemores y con toda la humildad, que le falta y espero recobre cuanto antes, D. José Saramago y todos los que “piensan” como él.
Sería deseable que todos estos, se miraran un poco en Tomás, que después de su duda, alcanzó la santidad, por humilde reconocimiento, y puro convencimiento: "Señor mío, Dios mío".
Rezo por ello, rezo por ellos.

* * * * *

9 comentarios:

Militos dijo...

No te quepa duda, querido gladiador bíblico, aquellos que sin ver crean somos nosotros, ¿Quién si no?
Pobrecito Tomás no me lo compares con Saramago y compañía, gracias a él podemos repetir : ¡Señor mío y Dios mío! con toda la humildad del que se siente indigno de recibir el Cuerpo de Cristo. Y gracias a Tomás quedó la prueba tangible de la Resurrección de Cristo, para el que tenga dudas.

¿Sabes qué añadía S. José María a la oraciónDe "Señor yo no soy digno..."?. El la completaba con:" Pero ayuda a mi indignidad".
¿No es para copiarlo?

Mañana leeré más despacio este post tan clarito para el que quiera entender.
Besiños crédulos

Caballero ZP dijo...

El gran problema de mucha gente es la falta de confianza, pero me refiero a todos los aspectos de la vida que implica relacionarse. Esto es en lo que se ha convertido nuestra sociedad.
Saludos

eligelavida dijo...

Francamente, yo creo que este señor no ha leído la Biblia. Parece mentira que sea un intelectual de prestigio. Sus declaraciones son más propias de un adolescente enfadado. Se puede creer o no, pero alguien como él debería demostrar un poco más de cultura.

Angelo dijo...

Siempre han sido de gran consuelo y aliento para mí la frase de Jesús a Tomás. Ese "dichosos los que sin ver creerán" encerraba todo un pensamiento en los cristianos que empezarían a nacer y en los que hasta el final de los días lo harán.
Siempre saco a relucir que la Biblia contiene todos los pecados que la humanidad es capaz de cometer y eso es una garantía de que está escrita para saber como actuar. Hay ciertos intelectuales, que solo tienen ese calificativo colgando en la etiqueta de su vestimenta.
Pd. Arcen querido, me has cambiado el nombre, hoy estabas pensando en Martin. Gran santo y gran bloguero, bienvenido el error.Un abrazo

María Rosa dijo...

Hola, conozco éste blog porque vengo de Lucha de Titanes de Guerrera de la Luz en el que participo alguna vez.

Lo primero felicitarle Arcendo, porque su blog es "alucinante", lo encuentro de una calidad excelente y con unos contenidos buenísimos, en arte, en musica, en religión...las frases, las poesías, ahí se trasluce su interior, (sin duda a usted Dios le ha "tocado").
Superbien estructurado, visualmente muy bonito, con gran cantidad de contenido y por todos los lados llega a la parte más profunda del ser humano. Estoy entusiasmada la verdad, me ocurre igual con el de Guerrera de la Luz.

Me siento identificada muchas veces con Tomás, ese a veces... necesitar "ver para creer", me ocurre a menudo... por eso me nutro de blogs como el suyo, me anima y me fortalece.
Gracias por tan buenas recomendaciones en cuanto a libros, cine, musica, defensa de los valores, religión al día...
Vaya montajes bonitos en muchas de sus entradas, imagino que serán con photoshop, voy a ver si aprendo...

Un saludo y felicidades.

E. Baregó dijo...

Nadie ha vuelto de la muerte para decirme que hay vida futura, por lo tanto no creo. Si eso fuera así de simple digo entonces que Nadie ha vuelto de la muerte para decirme que no hay vida futura, por lo tanto creo. El argumento de los increyentes cae y refirma el de los creyentes, ¿verdad?.

Excelente post mi hermano Arcendo. Quisiera pedirle permiso de colocar este post como enlace en mi sección de artículos para la semana. Como siempre muy ameno y profundos sus escritos, me encantan.

Militos dijo...

Es lo que tú dices: la Biblia, inspirada por Dios, es la historia del perdón y el amor, por encima de todas las debilidades humanas. la vida del hombre de ayer, de hoy y de siempre, con sus caídas, levantamientos y amor. Es la historia del hombre acompañado por Dios a lo largo de su existencia y de la existencia de toda Humanidad.
El perdón les llega al pueblo elegido cuando se arrepienten de sus errores y a nosotros también. No sé cuanto tiempo le quedará a Saramago para arrepentirse pero...

Magnífico post.Comparto el comentario de María rosa, no se te puede pedir más. Aunque bueno, sí, yo te pido ese MÁS, MEJOR de SIEMPRE, por lo mucho que me ayudas y porque te quiero.
besiños

Felipe dijo...

Muy buena entrada Arcendo. Ciertamente la actitud de Saramago es la de un ateo que no ha encontrado o no ha querido buscar la razón última de su existencia, el porqué de su anhelo de infinita felicidad que está presente en todo "corazón" humano. Forma parte de los que se han apuntado al pensamiento débil para las cuestiones fundamentales de la vida, apelando y apostando sin embargo por el pensamiento fuerte cuando se trata de ciencia experimental y avances técnicos. El laicismo beligerante sin duda también ha y está promoviendo una cultura cristofóbica que pretende reducir (en el fondo destruir) todo lo religioso (cristiano) al ámbito privado; su eslogan podría ser esrte: Si Dios existiese habría que eliminarlo. Es curioso lo que Gustavo Bueno, un ateo declarado de la filosofía española, afirma en una de sus últimas obras: "En el fondo todo individuo es religioso, porque nadie puede haber abolido su religación constitutiva con Dios; por ello, aunque alguien haya llegado a considerarse ateo, no por ello habría perdido toda su fe religiosa, que permanecerá en él, como la brasa debajo de la ceniza".

Un abrazo

Efrén dijo...

Cuando leo elo algún pasaje oscuro en los textos sagrados a veces tengo el pensamiento de que Dios me acompaña hasta donde ni yo mismo soy capaz de acompañarme.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...