martes, 12 de enero de 2010

GRACIAS A VOSOTROS

.
Queridos amigos, por coherencia, justicia y cariño hacía mi Iglesia, hoy vuelvo a tocar el mismo tema que ocupaba mi post del dos de enero.
En aquel comentario os narraba, muy en caliente, lo que nos sucedió a mí y a mi familia esta Nochevieja y ahora os resumo muy escuetamente:
.
El día 31 de diciembre, por la mañana, mi suegro se puso repentinamente enfermo, le llevamos en ambulancia al Hospital Infanta Leonor de Madrid. Tras una serie de pruebas, se le diagnosticó un ictus cerebral grave y acabó falleciendo el mismo día 2, por la mañana.
El desenlace, “afortunadamente”, fue bastante rápido y según nos dicen los médicos sin que mi suegro sufriera nada; Dios se lo quiso llevar ese día y la familia lo aceptó con fé y resignación.
Esos fueron los hechos, pero también compartía con vosotros, mi desasosiego, por el desamparo espiritual que sufrimos en ese momento.
.
En aquel escrito del mismo día 2, denunciaba el hecho de no haber podido encontrar un sacerdote en el Hospital, para que le diera los Últimos Sacramentos.
Es cierto que los acontecimientos se sucedieron vertiginosamente, pero hubiera habido tiempo de que mi suegro se hubiese ido "más preparado"; sin embargo, mis indagaciones fueron infructuosas. El personal sanitario que le atendió nos dijo que no había sacerdotes porque era una Hospital de nueva creación y que no tenía todavía ese servicio. Por tanto, entonces mi reacción fue de sorpresa por un lado y de indignación por otro; y así os lo contaba.
.
Debo decir en este punto, que aquel post fue especialmente numeroso en comentarios de apoyo, oraciones y sugerencias que es muy de agradecer, pero como os podéis imaginar la cuestión no quedó ahí.
Precisamente, recogiendo alguno de esos consejos que tan sabiamente me disteis, acto seguido, hablé con sacerdotes y también escribí tanto a la Conferencia Episcopal como al Arzobispado de Madrid, contando lo sucedido. Por eso ahora, lo que es justo es seguir compartiendo con vosotros la continuación de la historia.
.
Como ya os conté, en aquella noche de búsqueda, una de las indagaciones que hice fue a través de internet, cuando desesperado puse en el buscador “Sacerdotes de urgencia”, me encontré, por fín con un servicio ejemplar ¡de Argentina!. Entonces la pesquisa resultó decepcionante, sin embargo ahora supone un gran reto que ya está en marcha y del cual, en breve, ya os iré comentando.
.
Por otra parte, ayer mismo, recibí cumplida y amable contestación a mis cartas a la Conferencia Episcopal en email remitido por la delegación pastoral de la Salud, que os transcribo integramente:
.
Estimado …..:
.
Su queja llegó a esta delegación diocesana de pastoral de la salud del Arzobispado de Madrid, lamentando mucho la incidencia ocurrida y elevando oraciones por el eterno descanso de su suegro, por quien ofrecemos la eucaristía de mañana, pasó a darle algunas explicaciones.
.
1º En el hospital Infanta Leonor existe un servicio de asistencia religiosa católica atendido por dos capellanes (D. Gonzalo y D. David) que están a su disposición las 24 horas del día.
.
2º Por desgracia en algunos servicios puede desconocerse este servicio que forma parte del organigrama del propio hospital. Imagino que no será una mala intención del personal por opciones políticas o laicistas el no haberle puesto en comunicación con el servicio de capellanes, Más bien podría atribuirse a la novedad del personal del centro y más en un periodo de vacaciones.
.
3º Nos gustaría, con su autorización trasladar esta queja a la gerencia del centro. De cualquier forma la ponemos en conocimiento de los capellanes del centro para que actúen en consecuencia.
.
4º Le animamos a que usted presente también la queja en la oficina de atención al paciente del hospital, o por Internet en: (ver enlace)
Para que entre todos consigamos que el servicio que desde la Iglesia se presta a los enfermos tenga un funcionamiento mejor cada día.”
.
Así como veis, no hay mal que por bien no venga, gracias a este suceso, estamos empezando a hacer cosas buenas.
De momento hemos alertado al servicio religioso del Hospital para que estén más alerta y se den más a conocer; por otro lado, estamos en vías de abrir muchas más puertas a la esperanza, que es para lo que estamos aquí.
Gracias a todos por vuestros consejos y oraciones que están siendo mucho más fructíferos de lo que nadie podía imaginar. De la mano de Dios y de su Santísima Madre, todo es posible.
Ya os iré contando más.

* * * * *

12 comentarios:

Legionarius dijo...

Siento lo de tu suegro, Arcendo, y siento que cada vez más nos intenten apartar de nuestra FE.

Un saludo español...

Militos dijo...

Querido Arcendo: creo que se ha perdido mi comentario anterior, pero te decía lo mucho que me alegro de las noticias que nos das.

No me explico que el personal sanitario no estuviera enterado de la existencia de los sacerdotes, aunque seguro que eran sustituciones navideñas, lo que no les disculpa del error. Supongo que a partir de ahora pondran carteles o avisos que les hagan más visibles. No hay derecho que en circunstancias como las vuestras donde el dolor y la angustia por el enfermo todo lo agravan, haya que matarse en buscar un médico de las almas.

Me sigue pareciendo interesante y necesaria la opción de internet de "Sacerdotes de urgencia" porque puede que se necesite fuera de los hospitales y aunque personalmente tuviéramos el teléfono de algun sacerdote conocido, este tema es de interes general.
Muchas gracias por darnos esta noticia,
Besiños. Lohengrin diligente

Caballero ZP dijo...

Veo que se trata de una contestan coherente, espero que no se repita.
Saludos

Victor dijo...

Hola Arcendo:
Soy el padre Victor H. Arcediano, capellan del hospital Gregorio Marañon de Madrid, la persona que en nombre del delgado del Sr. Cardenal para la pastoral de la salud contesto tu correo a la delegación.
Queria agradecerte la ocasión que nos prestas con tu blog para reflexionar sobre la atención religiosa a las personas enfermas o en dificultades.
Para quien le pueda servir o necesitar queria comunicar que en todos los hospitales publicos de la comunidad de Madrid existe un servicio de atención religiosas. que de manera presencial o por medio de buscapersonas (en los mas pequeños)prestan servicio las 24 horas del día, hay que insistir en los servicios de enfermeria, y de no obtener respuesta pedir que os pongan en contacto con la jefa de enfermeria. Si tampoco os dan solución llamad lo antes posible al obispado a la delegación de pastoral de la salud donde os podremos facilitar el tlf. directo de los capellanes. De todas formas estamos trabajando para que en la web de la delegación (www.archimadrid.es/dpsanitaria )aparezcan todos los sservicios religiosos y un telefono directo donde contactar con cada uno de ellos, teniendo en cuenta que muchas veces los capellanes paramos poco en los despachos y preferimos estar haciendo la vista a los enfermos.
Gracias por todo.

Angelo dijo...

Una vez más Dios saca del mal un gran bien , del que seguro se beneficiarán otros.

Anónimo dijo...

Hola Arcedndo:
soy el Padre Victor H. Arcediano, capellan del hospital Gregorio Marañon de Madrid y la persona que, en nombre del delegado del Sr Cardenal para la pastoral de la Salud, te contesto a tu correo electronico. Quiero ante todo darte las gracias por suscitar este tema desde tu foro y la forma en que lo hiciste.
Tambíen quiero aprovechar esta ocasión para aclarar que en todos los hospitales publicaos de la comunidad de Madrid existe el servicio de atención religiosa y que prestan asistencia las 24 horas del día, de modo presencial o por medio del buscapersonas (en los mas pequeños). En concreto en el hospital que tu hablas el nombramiento de los capellanes es anterior en casi un mes aa la apertura oficial del centro.
En ocasiones hay que insistir ante el servicio de enfermeria para que te pongan en contacto con los capellanes, os animo a hacerlo. En caso de no obtener restuesta preguntar por la jefa de enfermeria o el servicio de atención al paciente. Si aun asi no obteneis respuesta llamad lo antes posible al arzobispado a la delegación de pastoral de la salud, donde os pondremos en contacto con los capellanes de guardia de cada hospital. Estamos trabajando para que desde nuestra web (www.archimadrid.es/dpsanitaria) esten disponibles los telefonos de contacto de todos los despachos de capellanes de los hospitales. Tened en cuenta que los capellanes no siempre estamos en los despachos, pues preferimos estar haciendo la vista a los enfermos y familiares.
Gracias de nuevo por todo y hoy ofrezco la misa por Julio, tu sugro.

Guerrera de la LUZ dijo...

Hola queridísimo. Gracias por haber movilizado el tema porque realmente es importante. Me pasó lo mismo cuando mi ahijada se estaba muriendo en Puerta de Hierro y me volví loca para encontrar un sacerdote que la bautizase. Me alegro de las buenas noticias.

Por otra parte, qué curioso que mencionaras en el post de ayer la peli de "Un hombre para la eternidad", coincidiste con el padre Fortea. Ahora sí que no me la pierdo y la apunto para la videoteca q me ha encargado mi padre.

Muuuuuuuuuuuuuchos besos.

Te quiero! Unidos siempre en el Corazón de Nuestra Madre, tesoro!!

ARCENDO dijo...

Gracias a todos por vuestra visita, comentarios y oraciones, y muy especialmente a D. Victor, al que le contesto agradecido, en uno de sus blogs.
Un gran abrazo para todos.

Felipe dijo...

Querido Arcendo, siento lo de tu suegro y gracias a Dios que tu "denuncia" ha servido como acicate para mejorar en el servicio de atención religiosa al enfermo.

Un abrazo

JORGE dijo...

Estimado en Cristo Arcendo,

Lamento el fallecimiento de tu suegro y entiendo como han de estar en casa.

Gracias a Dios, su misericordia es infinita.

Dios te bendice

MARISELA dijo...

Querido Arcendo: lamento no haber leído antes la noticia, pero como te imaginarás, mañana rezaré por su alma y ofreceré la misa para que encuentre pronto el camino a casa del Padre.
Por otra parte siento alegría porque una vez más se comprueba que Dios anda por caminos invisibles a nuestros humanos ojos y que, un dolor, puede ser transformado en alegría para otros, por la gracia de la fe. Tus esfuerzos por lograr que hayan capellanes cuando se necesiten son la herramienta de la que se valdrá el Señor para llegar a muchos más necesitados. Me alegro que hayas tenido esa tarea.
Dale un abrazo a tu esposa y otro para ti.

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Recordad a Santo Tomás de Aquino, Dios escribe recto con renglones torcidos. Que Dios te bendiga Arcendo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...