jueves, 28 de enero de 2010

¿UN MUNDO PERFECTO?

.
Todavía ando corto de tiempo. Una de las gozosas exigencias de mi condición de padre y esposo es poner en primer lugar a los míos, pero eso también implica el sacrificio que me supone estar alejado de los “otros” míos, de todos mis amigos blogueros y de sus bitácoras.
Por eso, a pesar de la escasez de tiempo, no quiero que falte, cada día, el contacto. Necesito sentir su presencia en mi blog y que cada uno sepa que yo sigo aquí para ellos. Así que aquí va mi post de hoy, que como siempre, espero sea motivo de buenas reflexiones y mejores propósitos.
.
Dicen que estamos en crisis. Los medios de comunicación no paran de recordárnoslo, unos para desmentirla, otros para afirmarla y otros para decir que ya estamos saliendo.
Crisis, crisis, crisis…; crisis financiera, crisis de empleo, crisis energética, crisis climática, crisis en el mercado automovilístico, y hasta crisis en el Real Madrid.
Sí, si, estaremos en crisis pero el otro día estuve en el Decathlon y había tal muchedumbre que aquello parecía el metro de Sol en hora punta, ¡no se podía dar un paso!.
Uno se piensa ¿puede haber tanta gente comprando o se han metido aquí para resguardarse del frío de la calle? Rapidamente, al llegar a las interminables colas en las cajas, resolví mi duda. ¡La gente compra, y compra mucho!, los carros estaban llenos.
Otra cosa que me sorprendió bastante es que la mayoría de la gente, no tiraba de tarjeta, pagaban en efectivo, contante y sonante
A ver, ¿me he perdido algo?, Dicen que hay crisis, dicen que a esto se le llama la cuesta de enero, estamos a final de enero y esto es….¡de traca!, una auténtica locura.
.
Bien es cierto que estamos en crisis, pero parece que a más de uno, no le llegan las preocupaciones, que otros tienen. Mientras muchos se agolpan en las cajas del Decathlon, del Corte Inglés, del Ikea o de la Fnac, a veces para comprar cosas superfluas; otros muchos también engrosan las filas, cada vez más kilométricas del I.N.E.M.
Todavía no hay hambre, es cierto; pero lo que tampoco hay es demasiada solidaridad, el que tiene, a veces gasta sin pensar (en los demás), y otros, lo sé, hasta se gastan hasta lo que no tienen, por el simple hecho de gastar.
.
Yo no estoy en contra del consumo, siempre que sea razonado y razonable. Lo que si me repelen son la injusticia y la insolidaridad, que se reflejan en esas compras tan compulsivas, como innecesarias.
El otro día, al ver, gracias a mi amigo
Angelo, el documental "HOME", no paro de darle vueltas a esas grandes desigualdades que se ven en distintos puntos del planeta. Hay un abismo entre la opulencia y despilfarro de los rascacielos de Dubai y la necesidad que se vive en muchos pueblos de África.
Pero lo que más llama la atención es que la mitad de los pobres del planeta viven en países ricos en recursos. Tomemos el ejemplo de Nigeria. Nigeria es el primer país exportador de petróleo del continente africano, sin embargo el 70% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza.
.
A algunos se les gasta la boca, hablando desde sus despachos oficiales, de los parias de la tierra y de los desheredados del mundo, pero la realidad es que nadie hace nada por cambiarlo.
¿Es este el mejor de los mundos posibles?, ¿Es este un mundo perfecto?
.
Hace poco conocí la vida y los escritos de un hombre más que interesante. Charles de Foucauld, Vizconde de Foucauld, militar, explorador, sacerdote y mártir. Su nombre de religión fue "Hermano Carlos de Jesús". Hasta ahora no conocía mucho de su vida, pero merece la pena conocerla a fondo pues es un gran modelo.
Permitidme que acabe este comentario con una perla de este hombre de Dios, que nos recuerda el único y verdadero camino de perfección y la solución a todas las crisis mundiales:
.
"La verdadera y sola perfección no es llevar tal o cual género de vida; es hacer la voluntad de Dios, es llevar el género de vida que Dios quiere y donde Él quiere, y llevarla como Él mismo la hubiera llevado".
.
Por favor, cada vez que vayamos a comprar o consumir pensemos en esto. Que nuestro dinero sirva, que no sea para nada, para nadie.

* * * * *

7 comentarios:

FOTELIAS dijo...

Esa misma pregunta que te haces se la hago yo muchas veces a mi esposa cuando paseamos por las calle de Alcorcon o vamos al centro comercial "Tres Aguas", Corte Inglés de san José de Valderas... ¿donde está la crisis? ... los bares llenos comiendo la gente platos/raciones de pulpo, etc; los carros llenos de historias esperando en las colas interminables de caja, etc.¿Dónde está la crisis?, pero dentro de todo este despilfarro de dinero, de disfrute de la vida, de telebasura, cotilleos y violencia doméstica ... en el mundo mueren cada día muchos inocentes con el asesinato del aborto, mueren muchos de hambre.
Hagamos la voluntad de Dios gritando las injusticias de este mundo desde y por el Evángelio.
BENDICIONES.

Angelo dijo...

Me alegra mucho que menciones a Charles de Foucauld. Yo lo conocí al principio de mi conversión y me quedé impresionado de la pobreza y soledad que vivió hasta su asesinato. Se murió sin nadie en su fundación. En Roma existen sus hijas. Unas religiosas que viven al lado de tre fontane (donde S.Pablo fue martirizado) pues el terreno que la abadía les concedió, sirvió para que ellas mismas construyesen su casa. La capilla grande, muy grande, pero no hay ni un solo banco. Todos los que entran se arrodillan en el suelo porque el santísimo está expuesto todo el día. En fin me he ido por otros derroteros. Tu reflexión como siempre, mueve a un profundo examen de conciencia. Gracias

Militos dijo...

Tiene gracia Arcendo, yo no había vuelto a ir de compras desde mediados de noviembre, por el impedimento físico que ya sabes y el sábado pasado quedé, como tú, asombrada del gentío que había en el Corte Inglés. Asombrada también por las bolsas que la gente cargaba. Y por otro lado aseguran que ha aumentado el ahorro en las cuentas bancarias y planes de pensiones. ¿Dónde está la crisis?
¿Sólo en las colas del paro y los comedores de Cáritas?
No se puede entender el despilfarro de unos con la pobreza de otros.
También puede ser que la mayoría piense que mientras el cuerpo aguante...Es tan difícil desenganchar, a estas alturas, a la sociedad del consumismo.

Besiños, que esto no cuesta dinero.

Mejoras para los tuyos y mañana sin cole, seguro que se ponen buenos...jaja

Claudedeu dijo...

We've got to install microwave ovens, we've got to move those colour TVs, como dice Mark Knopfler.

Claudedeu dijo...

Por cierto, que aún sigp dándole vueltas a cómo diantres hace ese riff en la intro de "Money for Nothing". Por mucho que intento ver la posición de los dedos, los acordes y el movimiento de la mano, que nada oye, que me lo tapa todo.

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Arcendo, siempre lo hablo con mis amigos y en algunos casos soy como ese pequeño diablillo que les habla a la oreja, me pasó por ejemplo acompañando a dos de ellos a hacer las compras de Reyes, logré que uno dejara un pack DVD de una serie, costaban 84 € que le quería regalar a su hermano, le pregunté: ¿a tú hermano le gusta la serie? Me dijo: “no lo sé, pero es un buen regalo” y seguidamente luego de yo poner cara de “vaya por Dios!!!” le dije: ¿realmente te hace falta gastarte 84€ para demostrarle a tu hermano que lo quieres?, al final dejó el set. En Saturn seguro que me odian por evitar esa venta, jajajaja.
La parte cristiana la tengo clara, quiero solo comentarte algo desde el punto de vista social y económico (soy Ing. Industrial con MBA), el tema del gasto es muy sencillo de explicar. El 80% o más de la población está hipotecada, y lo hizo en una época de bonanza, por tanto había trabajo, el euribor estaba por las nubes, las hipotecas carísimas y existía relativa inflación (productos de consumo masivo) y mucha facilidad de obtener préstamos (para coches, ordenadores, etc.) y obtención de tarjetas de crédito. Esto hace que socialmente y psicológicamente la gente se vuelva consumista (si a esto unimos las carencias espirituales y el aumento de la secularización, la gente se vuelve más consumista: SER=TENER).
Ahora bien, aquí se voltea la tortilla, llega la crisis ECONÓMICA, es largo de explicar sus causas, hay mucha tinta sobre el tema, pero ahora la gente (que tiene trabajo o el paro por 2 años) se encuentra con una cantidad de dinero en mano real pero “ficticia”, real porque han bajado el euribor y por tanto las hipotecas, han bajado los precios de la ropa, calzado y comida, y la gente tiene ese dinero en mano, y lo gasta. También digo “ficticio” porque cuando vuelvan a subir las hipotecas o se acabe el cobro del paro, o te quedes sin trabajo o no encuentres, si estás desempleado, ¿cómo pagas las deudas de tarjeta de crédito? ¿cómo pagas la hipoteca?, ¿cómo pagas la letra del coche nuevo? Si no has ahorrado el excedente de dinero y te lo has gastado en ropa, comida y calzado y en cosas superfluas que no necesitabas (DECATHLON, EL CORTE INGLÉS, FNAC, CARREFOUR, ALCAMPO, MASSIMO DUTY, SATURN) ¿vas a vender la ropa? ¿vas a vender el portátil si siempre hay uno nuevo más moderno? ¿te comprarán el coche que te salió en 24.000 con letras a 10 años? y si te lo compraran ¿sábes que te darán como 10.000€ o menos? ¿y las letras como las pagas? ¿Y cómo pagarás la hipoteca?
Recomiendo: NO GASTEN, ahorren en estos tiempos de excedente de efectivo y cuando suban la hipoteca, hagan frente a ella con el dinero que habían guardado, paguen todas las tarjetas de crédito y tírenla a la basura.

Guerrera de la LUZ dijo...

Estoy deseando ver el documental que nos trajo Angelo, a ver si tengo un ratito pronto.

El tema del consumismo está perdido en nuestro lado del mundo... es como una droga. Yo soy partidaria de comprar lo que se necesite y poco más, pero "lo que se necesita" realmente creo que es muy difícil de calibrar...

Vivir la pobreza es una exigencia evangélica muy dura, pero no imposible, así que ánimo. Podemos.

Muchos besooooooos¡¡ corazón

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...