lunes, 19 de abril de 2010

EN SU ANIVERSARIO… LÁGRIMAS PAPALES

.
Tras las lecturas de la Misa de este domingo pasado, he tenido la sensación de reencontrar ciertos aspectos de la Iglesia primitiva, hoy en nuestros días. Aunque las dos primeras lecturas, la de los “Hechos” y la del “Apocalipsis” son muy significativas, nada como el Evangelio para plasmar lo que hoy quiero resaltar.
.
Sin duda, muchas veces –algunas con razón-, nos quejamos de la división en el seno de la Iglesia, parece que no todos estamos tirando del mismo carro y muchas veces, hasta olvidamos que somos solo miembros y olvidamos la Cabeza.
Efectivamente una de las riquezas de la Iglesia es su diversidad, existen diferentes Congregaciones, Prelaturas, Ordenes, etc., etc.; según los distintos carismas y eso evidentemente es bueno; sin embargo existen muchas diferencias discrepantes –de peso-, incluso entre Parroquias de una misma diócesis, por no hablar de movimientos o grupitos, algunos rayando la herejía:
Algunos dicen “yo no soy de Roma”, o “no soy de Ratzinger”… ¡como queriendo ofender!; Otros dicen “yo prefiero una teología más abierta”, o “yo no soy partidario del celibato”… Hay gustos, e incongruencias para dar y tomar.
.
Sin embargo, a la luz de la meditación sobre el Evangelio de hoy, he de decir que no me parece tan desconocido todo este guirigay.
Antiguamente, en la Iglesia de los primeros tiempos, cuyos hechos se reflejan en los libros del Nuevo Testamento, también había rivalidades y partidarios. Muchas veces, en los “Hechos”, podemos leer como algunos dicen: “Yo soy de Pedro”…, y otros contestan “Yo soy de Apolo”…; Así que ya veis, ¡ya llueve sobre mojado!.
Al parecer, también entonces hubo quienes quisieron hacer una división entre dos iglesias; una más jerarquizada, más oficialista, dirigida por San Pedro y otra más… mística y espiritual, cuya cabeza sería San Juan. Y es por eso, que el Evangelio de hoy, precisamente escrito por San Juan, cobra tanta relevancia.
.
El escrito de San Juan es el último cronológicamente hablando, la datación aproximada es del año 100. Entre el de San Mateo (escrito aproximadamente en el año 20) y el de S. Juan, dista mucho tiempo, lo que quiere decir que S. Juan seguramente recogió muchos más datos que el resto, así como también pudo recoger detalles que alumbraran las primeras dudas de aquella iglesia naciente.
Por eso, siendo San Juan –como parece-, cabecilla (seguramente muy a su pesar) de una de esas “divisiones”, parece particularmente revelador el Evangelio de hoy. Porque este es un relato que lo deja todo muy claro:
.
“…Por tercera vez le preguntó: "Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?" Se entristeció Pedro de que por tercera vez le preguntase: "¿Me quieres?", y le dijo: "Señor, Tú lo sabes todo. Tú sabes que yo te quiero". Díjole Jesús: "Apacienta mis ovejas".
.
¡Es el mismo San Juan, el que narra de primera mano, sin dudas y firmemente el primado de PEDRO en la Iglesia!; algunos de esos nuevos “disidentes” deberían tomar nota.
Justo antes de que dejara este mundo, Jesús instruyó a Simón Pedro para que cuidara del objeto más preciado de Su amor, Sus ovejas; y ahora, una vez resucitado, le confirma en la misión.
Así, con este Evangelio, San Juan desbarata cualquier “iglesita” en su nombre, solo hay una Iglesia, la de Jesús, la de San Pedro.
.
Es sin duda, reconfortante el entendimiento de esta lectura justo en estos momentos de tanta confusión; precisamente hoy, en el que nuestro querido Pedro de principios del Siglo XXI, que es Benedicto XVI, cumple su quinto año al frente de la Iglesia.
Y es precisamente en el cumpleaños de este gran pontificado, cuando más debemos mostrarnos Iglesia militante, un cuerpo unido sin fisuras con la cabeza en Roma.
.
Nosotros, la Iglesia Católica y nuestro santo padre, estamos pasando por tiempos difíciles, probablemente no menos que otros, pero si especialmente dolorosos.
Ya en otros posts hemos hablado aquí profusamente de las medidas contundentes e inmediatas que ha adoptado ya la Santa Sede contra los abusos sexuales cometidos por sacerdotes; pero ahora me interesa destacar sobre todo la ternura, la especial delicadeza del Papa. Por eso, aunque sé de la sensibilidad de nuestro querido Papa, hoy me ha conmovido ver su –humanidad-
.
Cuentan los cronistas que en el encuentro con las víctimas de abusos en Malta, durante el viaje apostólico que el Pontífice ha realizado a este país, se pudo ver a un Papa especialmente comprometido. Pero lo que más llama la atención es lo que dicen las propias víctimas de esas iniquidades, con los que Benedicto XVI, quiso entrevistarse:
.
"No me esperaba que esto pasara, lo hemos apreciado mucho", dijo Emanuel, uno de los afectados.
Benedicto XVI "tenía lágrimas en sus ojos", señaló Joseph Magro, otra de las víctimas.
"Fue un encuentro muy emocionante. Las víctimas llorábamos, los obispos lloraban y el Papa tenía lágrimas en sus ojos", afirmó Magro.
.
Después de esas lágrimas papales, de esa explosión exterior de afabilidad, empatía y cariño de nuestro Papa, reflejo seguro del sentimiento interior, ¿Quién no puede evitar acordarse de aquel otro pasaje evangélico, donde Jesús también lloró –amargamente- la muerte de su amigo Lázaro?
Jesús lloró junto con sus hermanas. El compartió su pena. El comprendió su dolor. Cristo "conocía el sufrimiento" (Isaías 53:3), y nuestro Papa, también.
Benedicto es Amor que se hace cercanía, solidaridad, fortaleza, bondad a raudales, Benedicto es el fiel vicario de Jesús en la tierra.
Hoy y siempre la respuesta está en el Evangelio. Evangelio que es la verdadera fuerza que purifica y cura. Evangelio hecho vida en la figura de Benedicto XVI.
Con Benedicto XVI, en medio del dolor, hemos llegado a esta Pascua. Y con él, también hacemos el camino de Emaus, porque hemos querido ver en sus gestos y en sus palabras a Jesús. Porque necesitamos que nos hable, que nos aliente, que nos haga comprender que la cruz no tiene la última palabra:
.
-¡Quedate Señor con nosotros que es de de noche!.
.
Por eso…, le pedimos a Dios –egoistamente- que dé a BENEDICTO, larga vida entre nosotros; el Señor sabrá administrar sabiamente ese deseo tan humano, y nosotros aceptaremos y amaremos su voluntad.
.

* * *

Pdta. A todos los que como yo, amáis al Santo Padre, hoy os propongo y recomiendo ENCARECIDAMENTE, que nos UNAMOS a la NOVENA POR EL PAPA del blog de MI HERMANO Angelo de Siete en Familia. (Pinchad en este ENLACE)

* * * * *

6 comentarios:

Militos dijo...

Tienes razón, todas estas divisiones las hubo siempre, desde los comienzos, pero lo triste es que en esta civilización tan avanzada se vuelva a los comienzos y no en lo que tienen de bueno, sino en las críticas y las banderías. En fin nada hay nuevo bajo el sol.
Lo unico bueno, nuevo y luminoso es el santo Evangelio, del que hoy resaltas la confianza depositada por Jesús en Pedro y sus sucesores directos.
Maravilloso y enternecedor lo que cuentas del Papa con las víctimas.
¿Quién de los que le critican tiene un corazón tan grande y tierno? Al mismo tiempo fuerte firme en sus decisiones.
Dios nos lo conserve muchos años, ¡LO NECESITAMOS!

GRANDE LA PROFUNDIDAD DE ESTA ENTRADA TUYA.

Mereció la pena esperar...
Besiños para mi Lohengrin

una madre agradecida dijo...

Preciosa reflexión sobre el Evangelio de ayer, Arcen.
Todos unidos, sin fisuras.

Me atrevería a sugerir que primero deberíamos proponernos tener "unidad de vida", si no hay coherencia entre nuestro fe y nuestras obras, mal vamos. ¿Somos verdaderamente quien decimos ser o sólo mera apariencia?
¿Creemos de verdad lo que profesan nuestros labios?

Gracias por la selección musical.
Un abrazo en Cristo.

Militos dijo...

HAREMOS LA nOVENA CON aNGELO, GRACIAS POR INDICARLO.

HOY CLAPTON SI ES EL PRIMERO, YA LO SABES.

bESIÑOS,de la mano al cielo

Angelo dijo...

¿Qué mas pueden pedirle a Benedicto XVI? Lo está dando todo por todos. Que gozo ver la acogida que Malta le ha dado. Leí que Malta tiene 365 iglesias, una por cada día del año.
¡Cristo está en ellas! Tiene que estar por fuerza en los Malteses. Opino lo que el sacerdote dijo en la homilia donde asistí a Misa. "Estoy seguro de que todo esto dará un aire nuevo y un gran fuerza a toda la Iglesia"
Un abrazo

JOSE LUIS CARVAJAL IBELLI dijo...

¡Gracias, Arce, muy bueno! Unidos en Pedro, en Cristo, en la única Iglesia fundada por Él.

Militos dijo...

¿Por qué no se ha resaltado en los medios la postura dolida de Benedicto XVI? Es conmovedor.

Besiños, Arcendo.


Se me ocurre una pregunta personal:
¿Qué harías si me encuentras en el Cielo? ¿Me reconocerías?

Besiños de chiflada, pero esa canción de Clapton siempre me ha llevado a hacer preguntas.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...