lunes, 14 de junio de 2010

A CONTRACORRIENTE: ¡CON LA IGLESIA!


El pasado 11 de este mes de Junio, los católicos hemos celebrado la clausura del año dedicado a los sacerdotes.
No ha sido un año fácil, pero ha sido un año tremendamente fecundo. Es precisamente en estos últimos tiempos, cuando más en entredicho quisiera parecer esta secular institución a los ojos del mundo, cuando más firmeza se ha necesitado. La purificación es buena y necesaria, pero en ningún caso implica un paso atrás, ni un motivo para cambiar lo inmutable.
.
Se cierra el año también con la absurda polémica sobre el celibato sacerdotal, lo que nos confirma que aún, ya fuera del año dedicado al sacerdocio, no debemos dejar de rezar, no hay que bajar la guardia; habrá que seguir proclamando la grandeza y la belleza del ministerio sacerdotal, todos los días de nuestra vida.
Uno de los legados de este bendito año es precisamente recordarnos, que hay que rezar sin descanso por la fidelidad de nuestros pastores, por su santidad y por el aumento de las vocaciones.
En estos doce meses, afortunadamente se han constatado grandes conversiones y no pocas vocaciones; ha sido el año en el que un mayor número de jóvenes entusiastas y convencidos no cesa de alegrarse, ni de esperar alegremente ese encuentro con el Papa en Madrid en la próxima JMJ.
.
Ser cura no es solo un oficio, es la persona a través de la cual Dios se hace verdaderamente presente en nuestros días; y eso tiene su ENORME importancia que hay que ponderar, y poner en su justa dimensión; eso es lo que este gran Pastor que es Benedicto XVI, ha querido mostrarnos durante este tiempo de gracia.
Cuando la historia cuente la labor apostólica de este Papa, probablemente se contará como un tiempo de profundidad y frutos. Cada uno de sus medidos pasos, le acercan a la fidelidad y grandeza de su antecesor. Benedicto es una bendición para este tiempo.
.
En estos “tiempos modernos” en los que todo es tan “guay” se agradece mucho la firmeza. Muchas veces da la impresión de que todo, incluso algunos miembros de la Iglesia, están hipnotizados y seducidos por esa neo-ideología sin ética, ni moral. Un diabólico saco donde cabe todo:
New age, multiculturalismo, alianza de las civilizaciones, esoterismo, socialismo y religión. De ese modo, Cristo, su Vida, Misterio y Redención; la Iglesia, el Cristianismo, su Historia, su Arte; todo es tramoya, casi juego de rol, novela de ficción o programa de misterio con Iker Jiménez al micrófono….
Algo así como… lo que pasa en este clamorosísimo vídeo:

.
Pertenecer a la Iglesia, y/o ser sacerdote de la Iglesia es otra cosa…., no es circo, ni fábula, a pesar de lo que nos digan José Bono y otros cuantos masones más…
No podemos aceptar ciertas menudencias como el matrimonio homosexy, el aborterío de niñitas en edad de jugar con las barbis, ese asqueroso pansexualismo escolar…., etc., etc., etc....
No es cuestión de negarse a todo, por sistema, se trata, en todo caso, de AFIRMAR la vida, el curso de la naturaleza, y los DIEZ mandamientos inmutables de la ley de DIOS, sin quitarles, ni manipular una sola coma.
Porque como dijo Benedicto XVI (cada palabra de este hombre es oro molido), en la clausura del AÑO SACERDOTAL:
Cada cristiano y cada sacerdote deberían transformarse, a partir de Cristo, en fuente que comunica vida a los demás. Deberíamos dar el agua de la vida a un mundo sediento” Precisamente lo contrario que nos propone ese mundo chupiguay. Por eso, yo… sigo a contracorriente. Estoy con el Papa, nuestra ROCA firme.

* * * * *

6 comentarios:

Angelo dijo...

Yo también estoy a contracorriente. Gran post Arcen. Cada día te superas. Un abrazo.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Bueno, Arce, todo eso que dices es verdad,no estás solo contracorriente, estamos todos los Ctristianos VALIENTES corriendo contracorriente, porque no todos beben de la misma agua. Hay que ser consecuentes en todo y no sólo a lo que me va bien. Eso de que me digan: yo soy católica practicante, pero no creo en la Iglesia, me exaspera. Hay que ir a todas, porque sin unión no tenemos nada que hacer.
Y en la Iglesia como tantas veces he dicho, se asemeja al vientre del caballo de Troya , que todo lo recoge, y así andamos«cojeando» sin poder avanzar.
Gracias por exponer esas verdades.
Con ternura.
Sor.Cecilia

Mercuzzio dijo...

Hermano Arcendo, cuenta conmigo en esta cruzada, que somos muchos los que desde dentro de la Iglesia aportamos aire fresco. Sólo hay tres herramientas para conseguirlo:

- Oración y sacramentos.
- Lectura y estudio de la Escritura.
- Amor y misericordia hasta con los enemigos.

Mansos como corderos, astutos como serpientes.

Un abrazo.

Guerrera de la LUZ dijo...

Con el Papa, con nuestros queridos sacerdotes, y todos unidos.

Abrazos tesoro.

Felipe dijo...

Efectivamente Arcendo, es tal como dices, ser católico de verdad es hoy en día y siempre lo ha sido, un nadar contra corriente. En este año sacerdotal se ha atacado vilmente a nuestros pastores, generalizando pecados de una minoría a todo el clero. En todo caso, desde el Vaticano se están tomando medidas drásticas disciplinares para que esos hechos no se repitan. Gracias a Dios estamos siendo gobernados por unos Papas excelentes y santos y que como bien comentas son nuestra roca firme. Sobre el celibato sacerdotal hace poco Benedicto XVI dijo lo siguiente:

"Para el mundo agnóstico, (...) el celibato es un gran escándalo, porque muestra precisamente que Dios es considerado y vivido como realidad. (...) El celibato es un "sí" definitivo, un dejarse agarrar por la mano de Dios, entregarse en las manos del Señor, en su "yo", y por tanto se trata de un acto de fidelidad y confianza".

Un abrazo.

Militos dijo...

Querido Arcendo: yo que de por sí soy bastante contracorriente, desde niña, cuando se trata de la Iglesia, el Papa y los sacerdotes a tope, no me duelen prendas, con todo el amor y la cordialidad del mundo, pero lo que es de una manera nadie me hará darle la vuelta, convenza o no convenza, eso es obra de Dios.

Yo creo que ha sido un Año Sacerdotal de mucho fruto para la Iglesia y los cristianos, la Gracia de Dios ha llegado a muchos que ni sospechaban la tenían tan cerca.
Qué inspiración la de nuestro Papa a la hora de convocarlo, si humanamente es sabio, con el Espíritu Santo que lo asiste es un auténtico privilegio tenerle en estos tiempos como Cabeza de la iglesia.
Nuestra oración, mortificación y acción de gracias a diario por Benedicto XVI.

Maravilla de post, ¡dos en un día! y yo no me entero hasta estas horas.
Como verás llegamos bien, querido y aquí estoy, ya no te libras de mi ni en el campo,jaja...

Besiños a contracorriente

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...