viernes, 24 de septiembre de 2010

ALGO INEVITABLE

.
Toda la vida de Jesús, leída, meditada, vivida, aún de lejos es, impresionante. En mi caso, muchos son los pasajes, de los cuatro Evangelios, que logran emocionarme; si tuviera que escoger uno en concreto, no sabría por cual decidirme.
.
Pero hoy, os podría hablar de lo mucho que me conmueve la curación de la hemorroisa, porque todo en ese milagro…, permanece oculto. Porque era tan grande, tan enorme la fé de aquella mujer que casi, arrebató su curación, solo creyendo en el Señor, tocando su manto…, sin que Dios lo percibiera: “Jesús, dándose cuenta de que había salido de Él aquella fuerza, se volvió enseguida en medio de la gente, preguntando. ¿Quién me ha tocado la ropa?” Mc 5, 25-30
.
Y os podría hablar también de ese portentoso momento en el que Jesús aparece como un fantasma, caminando sobre las aguas y solo Pedro "cree", solo él se atreve… a medias.., que puede seguir al Maestro….
Lo que más me “toca” es lo que viene luego…, cuando Pedro baja de la barca, comienza a caminar y al “saber” lo que está haciendo, no se lo cree y… comienza a hundirse:
-¡Sálvame, Señor!
Al momento, Jesús lo tomó de la mano y le dijo:
-¡Qué poca fe tienes! ¿Por qué dudaste?

-La hemorroisa y ese otro de la barca-, son sin duda, dos de los capítulos de la rica vida del Maestro que a mí personalmente, más me sacuden…, en el buen sentido. Porque en ambos casos, tienen como denominador común la fé personal, y dos modos distintos y muy humanos, de reaccionar ante la poderosa fuerza del Señor.
.
En esos dos ejemplos encontramos la misma fé resuelta, valiente, impetuosa que cura y que es capaz de hacernos andar sobre las aguas y al mismo tiempo chocamos con todos esos miedos y dudas capaces de hundirnos, de aplastarnos en el hoyo más profundo.
La solución está, en esa mano de DIOS siempre tendida en busca de la nuestra. En la inmensa fuerza del Amor de Dios que se desprende de Él hacía nosotros, apenas desearlo.
.
¡Dios te ama!, ese es el gran mensaje de estos dos capítulos del Evangelio y de toda la Escritura. Este es un Dios, amor y vida,… que nos quiere tanto que LLORA cuando sus amigos están muertos, como hizo con Lázaro, como tantas veces ESTAMOS nosotros.
Dios es Amor y te ama. Más allá de lo que tú creas o dudes, independientemente de que lo sientas o no…; de que lo sepas o no…; a pesar también de todos tus pecados, a pesar de todo lo que hayas sido, lo que eres o serás…. Dios te ama y ¡eso no va a cambiar!
.
¡¡El AMOR DE DIOS ES SIEMPRE...ALGO INEVITABLE.!!
.
* * *

* * * * *

4 comentarios:

Bruce dijo...

"Señor, auméntanos la fe"

Angelo dijo...

Hoy le he leido el post a Rosi, ya que el pasaje de la hemorroisa es uno de los preferidos de ella. La humildad y sencillez de esta mujer hace grande el mensaje que Jesús quiso darnos en este episodio de su vida. Ejemplos de fe que deben ser siempre un aliciente para todos nosotros. Un abrazo.

Maria del Rayo dijo...

¡El Señor, siempre con gestos amorosos!
Y la canción es una oración.
Besitos.

Miriam dijo...

GEnial la entrada.
La canción es una de mis preferidas. Directa al corazón

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...