jueves, 11 de noviembre de 2010

CINE DE (y para) SANTOS

.
Como ya os dije en un post anterior, además de las buenas recomendaciones cinematográficas de
Angelo y de otros amigos cinéfilos; las películas que últimamente captan más mi atención son las que tienen un trasfondo netamente espiritual.
.
Antaño cuando no existía ni el cine, ni la tele, la gente leía más y en algunos casos, se leían con cierta asiduidad, no solo las obras literarias de algunos santos, como "Las Confesiones" de San Agustín o las obras de Santa Teresa de Jesús o de San Juan de la Cruz, si no también, las mismas vidas de los santos.
Que duda cabe, que esas buenas aficiones, también marcaron vocaciones y muchos otros también se “hicieron” santos empujados por los ejemplos de los protagonistas de aquellos libros.
Pero hoy, muchas cosas han cambiado y ahora es el cine el encargado principal de seguir narrándonos todas aquellas historias, ficticias o reales, con las que nos entretenemos y donde también podemos encontrar grandes ejemplos de vida y buena formación…
.
Cierto es que la mayor parte de ese “buen material” se hizo ya hace tiempo, sin embargo… muchas de aquellas antiguas películas siguen frescas y conviene repasarlas de vez en cuando; y también es justo reconocer que algo de lo que ahora se hace, también tiene su valor y puede dar mucho provecho.
Afortunadamente parece que, últimamente está renaciendo un nuevo cine “espiritual”, incluso en nuestro país. Referente ejemplar es ya, el excelente documental cinematográfico
“La última cima” que tan buenos resultados de taquilla está dando.
También existen prometedoras propuestas para las carteleras venideras como la historia verdadera de “
Tim Guenard”, de la misma productora, infinito + 1; y la esperada “There be dragons” del aclamado Roland Joffe, sobre un período en la vida de San Josemaría Escrivá.
Así mismo, en la parrilla de salida está “
The way”, protagonizada por Martin Scheen y producida y dirigida por su hijo Emilio Estevez, que tratará sobre el camino de Santiago, y habrá que tenerla muy en cuenta en los próximos meses.
.
También en este pequeño repaso, es justo que vuelva a hacer mención, ya lo he hecho otras veces, del telecine netamente católico que la Rai italiana, todavía a pesar de los laicismos reinantes, tiene la valentía de hacer.
Con todo, lo que quiero resaltar, ponderar y aplaudir, es que aunque, por desgracia, alguno haya abandonado el hábito de la lectura y ya sea esclavo de las imposturas culturales de esta sociedad tan “moderna”; gracias a estos telefilms hechos con mucho respeto y dignidad, y también con aquellas otras películas antiguas del corte de "Molokai" o "La canción de Bernadette"; la gente, el gran público se puede hacer una idea muy aproximada y a veces muy emocionante de la vida de esos santos, de los que ya muy poco, o nada se lee en papel impreso.
Y llegando a este punto, os quiero hacer llamada y recomendación de dos películas que he visto hace poco ¡en la red!, que certifican todo lo que estamos comentando aquí hoy:
.
La primera es una producción americana del año 1962, dirigida por Edward Dimitry y protagonizada en su papel principal por un Maximillian Schell que hace una interpretación memorable. El título original de esta película fue “The Reluctant Saint” y su “traducción” al castellano fue “El hombre que no quería ser santo”
.
...
“The reluctant saint” nos narra la asombrosa historia de Giuseppe Diesa, un joven italiano que vivió allá en el siglo XVII y posteriormente fue conocido como San José de Cupertino.
Me atrevo a calificar esta película como inaudita por lo muy desconocida que es; y sin embargo es una película sensacional, sensible y emocionante:
.
Primero por sus innegables valores artísticos…: como ya hemos apuntado la interpretación del papel principal de Schell es soberbia; pero es que todo el film lo es. Los secundarios, Ricardo Montalbán, Lea Padovani y Akim Tamiroff, están magníficos; la música del gran Nino Rota es justa y templada; y la dirección es exquísita.
.
Pero es que también, la película es extraordinaria por lo que cuenta, que es la vida de un hombre ciertamente, fuera de lo común, no solo por su gran bondad, si no también por su especial don de desafío a las leyes naturales, muy a su pesar…, y no adelanto más, para abriros las ganas de ver esta preciosa y excepcional historia que merece salir del olvido y que incluso me atrevo a decir que podría estar, por todo lo antedicho, en el mismo rango artístico de films tan renombrados y geniales como “
Ordet, la palabra”; pongo por caso, y no creo que ningún cinéfilo, aun muy purista, pueda contradecirme mucho....
.
.
La otra sugerencia-invitación que quiero hacer, es uno de esos telefilms de la Rai que he comentado antes.
La Radio Televisión Italiana (RAI), normalmente, trabaja en unión con la productora
Lux Vide, y salen productos tan interesantes y bien hechos, como la última biografía cinematográfica de San Agustín, interpretada por Franco Nero o la magnífica reconstrucción de la vida del Padre Pío que elabora con maestría y con mucho mimo, Michele Placido. Ambas, editadas ya en España y absolutamente recomendables.
Sin embargo, en la que hoy me quiero centrar, la Rai trabaja con otra productora, "Casablanca" y además no tengo noticias de que todavía, se haya editado en España, aún habiendo sido el año 2009 su fecha de lanzamiento.
Se trata de la vida de un santo ciertamente desconocido en nuestro país: San José Moscati; y la película tiene por título “Giuseppe Moscati - Doctor to the Poor
.

..
Moscati fue un médico napolitano que desde muy pronto demostró una sensibilidad especial. No solo quiso curar el sufrimiento físico de los demás, sino también quiso aliviar las enfermedades del alma humana. Su vocación fue estar con los que sufren.
Su vida es un ejemplo único que me parece crucial desvelar, incluso más, en estos tiempos. Porque Moscati, que fue médico de prestigio, profesor y sobretodo cientifico, nunca quiso reconocer conflicto alguno entre fe y ciencia, como investigador al servicio de la verdad, siempre las creyó complementarias.
"La ciencia nos promete bienestar y más placer, la religión y la fe nos da el bálsamo de consuelo y de la verdadera felicidad ... »
La película no solo es correctísima sino además de muy bella factura. Bien interpretada, mejor ambientada, con un guión sólido y una historia divertida, realmente edificante, muy útil, y recomendable para todos los públicos… Por eso, al final de este post, también dejaré buena referencia de cómo poder verla.
.
.
Sin embargo, después de todo esto, por fin quiero revelar el verdadero propósito de este post, que no ha sido otro que hablar de los santos y de la santidad, en este mes de Noviembre que se inicia con una fiesta dedicada a todos ellos.
Claro que –el cine-, ha sido el vehículo que en esta ocasión he utilizado, pero creo haberlo hecho con mucho respeto, por el cariño que tengo al buen cine.
Es precisamente este tipo de cine, el que nos muestra la vida de los grandes santos, de una manera más gráfica y probablemente más atractiva, que aquellos entrañables libros de antes, que lamentablemente hoy ya no se leen. Por eso, ese tipo de cine no tiene nada de despreciable. Claro que nos enseña lo que ya sabemos, pero también, nos recuerda lo que no debemos olvidar:
.
- Que los santos no son ángeles, que son seres de carne y hueso.
- Que los santos sufren, lloran, sienten hambre, soledad y cansancio.
- Que muy pocos santos están exentos de penas o enfermedades, más bien todo lo contrario.
.
Y que a pesar de todo lo antedicho, la vida de estos santos, es ejemplarmente atractiva porque:
.
- Porque saben, en el fondo de su corazón, que no están solos.
- Porque no bajan la guardia, porque rezan, rezan, rezan y después actúan.
- Porque a pesar de haber caído en mil batallas, se levantan otras mil y una y siguen plantando cara a la vida.
- Porque siempre a pesar de las dificultades, se les ve alegres y esperanzados.
- Porque saben que por Amor todo vale la pena.
.
Y lo mejor de todo es que, esas vidas de “los santos de altar”, nos dicen que esas personas fueron y son exactamente iguales a nosotros, que no tienen nada que no tengamos, que no hacen nada que no podamos hacer. En definitiva que nosotros también podemos y debemos ser como ellos: Santos.
¡La llamada es universal y personal, y también nos toca!
.
Pero, también es verdad que… solo cuando nos convencemos, quizás gracias a esas películas, que la santidad es posible desde los gestos más humanos y sencillos, seremos capaces de hacerla realidad en nuestras vidas.
No hace falta ser ningún lumbreras, San José de Cupertino no lo fue, pero amó desde su sencillez, más que muchos desde la altivez. Este San José nos recuerda, más que nadie, con su vida que para entrar en el Reino, es preciso hacerse como un niño.
Tampoco hace falta ser médico eminente, para entender y cuidar de los enfermos de alma y cuerpo como hizo en vida “el professore” San José Moscati.
Moscati, también curó con gestos, con palabras, con sonrisas, con caricias, ¡con amor!, según él, la mejor medicina. Moscati hizo… lo que está de nuestra mano, lo que cada uno de nosotros tenemos la oportunidad de hacer, todos los días.
.
Benedicto XVI, nos recuerda siempre que puede, que “el objetivo de la vida del cristiano es imprimir a Cristo en uno mismo” y nos anima a seguir y conocer la vida de los Santos, que experimentemos que, “quien va hacia Dios, no se aleja de los hombres, sino que se hace realmente cercano a ellos” y así finalmente gracias a esos estimulantes ejemplos podamos “elevar la mirada al Cielo y meditar en la plenitud de la vida divina que nos espera” (
ver enlace)
.
Así pues, lo que nos importa, es seguir el ejemplo de aquellos que ya han sido puestos en lo alto, para que nos fijemos en su trayectoria. Los santos son faros, fuentes luminosas que hicieron posible la transparencia en sus vidas, de tal modo, que cada uno que pasó por sus vidas, vio y ve a Cristo en ellos. Ser "Alter Christus", "ipse Christus"; en eso, principalmente consiste la santidad.
.
Confieso que, así veo reflejado a Jesús (aunque sea someramente) en muchas de las películas que aquí he nombrado. En ellas vuelvo a descubrir a Cristo en la vida de estos hombres y mujeres santos y cada vez que lo siento, me emociona, me ánima y me estimula.
El interés por este tipo de películas no es solo puro entretenimiento, la cuestión es de mayor calado, es algo mucho más trascendente.
.
Habrá que reconocer que el fin último de este cine “espiritual” es llevarnos a la reflexión, y posteriormente al consecuente cambio, a la conversión, a salir de nosotros mismos y a querer recomenzar nuestras vidas, con ánimo renovado inspirado por el testimonio de la vida esos grandes santos, que antes leíamos en los libros y ahora las “vivimos” gracias al cine. Esa es al menos mi experiencia personal.
.
* * *
THE RELUCTANT SAINT

* * *

SAN JOSE MOSCATI COMPLETA

ENLACE A LA PRIMERA PARTE

ENLACE A LA SEGUNDA PARTE

* * *

* * * * *

9 comentarios:

Kara dijo...

Muchas gracias por los títulos y los enlaces por que no he visto ninguna Arcendo.
En cuanto a San José de Cupertino, pensaba dedicarle una entrada en el blog, por que me parece un Santo entrañable, por como era, como vivió, las cosas que le pasaban (algunas como testigo un Papa).
A mí me gusta leer, pero para cuando me apetece ver la tele, lo mejor son las peliculas o de Fé, o de valores.
Un abrazo ¡

Angelo dijo...

JA,ja,ja,ja, me rio porque realmente estamos en sintonía. Hoy acabo mi post con una queja de no haber escrito el que quería y héme aquí que veo la idea que tenía pensada reflejada en el tuyo. Ahora entiendo porqué los santos me distrajeron. Impecable el tuyo, imposible haberme acercado a tu gran exposición. Me alegro con los santos de que el Espíritu sople en la misma línea.
Un abrazo y mi gozo de este intercambio unitario.
p.d. Te recomiendo la vida de San Charbel. La puede ver aquí:
http://es.gloria.tv/?media=106500

LAHDDEC dijo...

Estupendo y denso tu post, gracias por la documentacion cinematografica me encantan estas peliculas, y vere la que pones el enlace.
gracias,

gosppi dijo...

Muchisimas gracias por tanta información a cerca de los santos, me encantan sus vidas y me siento llamada a serlo...veré las peliculas y ya te diré. Gracias.

Oceanida dijo...

Que post mas completo Arcendo. Me las voy a apuntar y a pedirlas en cuanto pueda. Me encanta el cine y ultimamente entre Angelo y tu nos estais descubriendo verdaderas maravillas. Gracias mil!

ARCENDO dijo...

Gracias a todos por visita y comentarios..
Angelo, querido ya ví la de CHARBEL y me gustó mucho.., de hecho, no sé porqué le encontré ciertas concomitancias con el personaje ficticio de LA ISLA que tu y yo conocemos. Me alegro mucho que hayas puesto el enlace, para que alguno de los que pasen por aquí, la puedan ver.
ABRAZOS A TODOS.

Militos dijo...

Buenísimo tu post y práctico también, pero de momento no tengo tiempo para películas, aunque sean de santos ejemplares.
Besiños

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Bueno Arcendo y yo qué???Me haces crecer los dientes, esta menda no ve pelis y ya me gustaría tener tiempo para erecrer los sentidos, pero que los otros lo hagan ya me hace feliz
Cuando vengas a Casa, entra en la pluma de oro, es mi blog de premios allí ya verás lo que tienes que hacer, el 22 es mi santo y doy un premio creado para mi blog.
ya teh¡go ganas de darlo uff!!
Un abtazo con ternura
Sor.cecilia

Camino García dijo...

¡Gracias a montones! Esta noche, cine y del bueno gracias a ti: "San José Moscati".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...