miércoles, 3 de noviembre de 2010

EL MEJOR ELIXIR DE JUVENTUD

...
Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!...
Cuando quiero llorar, no lloro,
y a veces lloro sin querer...
...
.
Veo muy poca televisión, pero a veces…, no tengo más remedio, porque gracias a Dios no vivo solo.
Mi mujer y yo procuramos ir a la par, y seleccionar bastante lo que se puede ver. Pero en honor a la verdad, hay que decir que aunque los hombres de la casa tenemos predilección por los deportes y yo personalmente por las noticias (las de Intereconomía y las de Popular tv)…, a veces, también vemos otras cosillas, que sobre todo, la sección femenina de mi hogar, demanda.
.
Por ejemplo, uno de los espacios más queridos por mi chavalería es “El encantador de perros”, no nos perdemos un programa y ya me he aprendido ciento y una maneras de domesticar a un dálmata…, ¿puedes creértelo…?, y eso que no tengo perro, que tiene más mérito.
También, últimamente vemos (nos tragamos), una serie de programas que se han puesto de moda y que son bastante parecidos. Me refiero a esos del tipo “Esta casa era una ruína” y similares. Se trata, en líneas generales de ayudar a gente con ciertos problemas, ya sean de vivienda, de limpieza o incluso de…., aspecto físico.
A mi personalmente, no es que me agraden, ni sus versiones en inglés, ni sus sucedáneos en castellano, pero prefiero esos programas a los del “Sálvame” y las “Norias” que son insufribles y soy literalmente incapaz de ver basuras semejantes.
.
Bueno…, pues el programa que me ha llamado más la atención y que es el objeto central de los comentarios de este blog, se llama… “Cambio radical”.
En “cambio radical”, los promotores “secuestran” al beneficiario durante unas semanas, le dan un repasito y lo devuelven a la familia, totalmente cambiado…, hecho un Adonis o una Venus, lo que corresponda.
Por supuesto los protagonistas se dejan hacer de todo, para ganar una mejoría física increíble y según ellos también la auto-estima. Son capaces de pasar por quirófano, hacerse implantes de pelo, liposucciones, operaciones de pecho, de barriga o de papada. Son capaces también, de pasar largas y duras sesiones de gimnasio y posteriormente de pasar por un estilista que les va a cambiar también sus hábitos de vestimentas y maquillajes….
Total…., que efectivamente el "photoshop" se queda corto y los resultados reales son…., ¡espectaculares!.
Sin embargo, a mi todo esto, me lleva a hacer una pequeña, pero profunda reflexión:
.
¿No es acaso, que andamos buscando, todavía, desesperadamente, aquel elixir de la eterna juventud que antaño buscaban nuestros antepasados con tanto afán?...
Desde luego si hay algo que idolatra nuestro mundo es la juventud. La publicidad es el mayor aliado en la consecución del sueño imposible y no hay mayor negocio que la promesa, más o menos camuflada, de esa juventud.
Sin embargo, creo…, que una vez más el hombre se está equivocando, está metiendo la pata de nuevo, se está dejando llevar otra vez por la tentación de la vanidad y la mentira de la soberbia de poder parar el tiempo y manipular lo natural a su antojo.
.
La solución no está tanto, en teñirse el pelo, ni en ponerse dientes o blanquearselos, ni tampoco en tener más tetas que la vecina; porque se empieza por eso, a veces se sigue por dejar a la esposo y a la esposa por una “novia” más joven y se acaba por arruinarse totalmente la vida.
NADIE VA A VIVIR ETERNAMENTE. Y aunque no hay que “dejarse”, no está bien descuidarse fisicamente y mucho menos en lo referente a la salud, porque el cuerpo es templo del Espíritu, tampoco es cuestión de engañarse, ni de fomentar esa mayúscula MENTIRA.
.
Quien ha experimentado que Dios puede dar la vida donde no la hay, es el que ha encontrado la fuente definitiva de la eterna juventud.
¿Quieres ser joven y serlo para siempre? Entonces no vayas a ese programa, no te retoques en exceso y solo ve al cirujano cuando, de verdad, te haga falta….
Ahora..., solo tienes que hacer una cosa..., camina a la parroquia más cercana, ponte delante del Sagrario y, simplemente, abre el oído…
De lo que oigas, tenlo por seguro, el cielo y la tierra pasarán, pero lo que oigas AHÍ, no pasará…. No hay mayor novedad que esta, no hay mayor juventud que la del AMOR.
.
Y..., no hay mejor vídeo que este, que hoy os traigo, para finalizar e ilustrar este post.
Es el vídeo que nadie se debería perderse de internet.
Esta abuela es la más joven de todas y eso que no le hace falta ni bailar rock, ni hacer tonterias…, solo AMAR, DARSE, nada más y nada menos que eso….

* * *

* * * * *

8 comentarios:

Bruce dijo...

La autoestima, la sana autoestima me refiero, depende de muchos factores.

Seguro que no se trata de tener las tetas más grandes que la vecina, pero sí de tener el tamaño que a una mujer le hagan sentir bien, sean más grandes o pequeñas que las de nadie.

A mi no me importa ser más guapo o más feo que nadie, lo que si me importa es estar lo más guapo posible dentro de mis posiblilidades aunque sea el más feo del grupo.

A mi no me importa ser más listo o tener más estudios que los demás, lo que sí me importa es esforzarme al máximo dentro de mi capacidad para aprender y formarme en al menos las facetas que creo son fundamentales para mí en la vida.Y sí hice todo lo que pude dentro de mis límites, me da igual ser el que menos títulos, cultura o inteligencia tiene del grupo.

A mí no me importa tener el coche más caro que nadie, a mí me importa que tal como me enseñaron los Jesuitas, tenga un coche acorde a mis necesidades ni más ni menos, y esté limpio y cuidado sin vivir para el coche, que me sirva a mí y no yo a él.

No me interesas tener la mujer más bella del mundo, ni la más inteligente y simpática para el mundo, pero sí que lo sea para mí.Sé que lo que pide el mundo no tiene nada que ver con lo que yo pido.

No me interesa ser conocido, famoso y que todo el mundo quiera conocerme o hacerme la pelota, yo quiero ser conocido por las personas, repito: personas, repito otra vez: me interesan las personas.Las buenas personas.

No me interesa sobresalir absolutamente en nada, no quiero pasar a la historia, ni quiero salir en libros, ni en tv, ni en la radio.Ni quiero premios Nobel, ni aparecer en le libro Guiness.

Yo quiero amar a Dios por encima de todo, quiero amarme a mí primero para después saber amar a los demás y además amarme MUCHO para luego igual que a mí mismo, amar exactamente igual a los demás que lo hago conmigo.

No quiero llegar el primero, no quiero llegar el último, no quiero ser del medio, no me importa el puesto en el que llegue, solo quiero llegar lo mejor que pueda.

Me importa un pepino si tengo un talento, tres o cinco, lo que quiero es devolver aunque solo sea algo más de lo que se me confió.

"CADA PARTIDO LUCHO POR MEJORARME A MÍ MISMA. EL RESULTADO ES LO DE MENOS" (Steffi Graff).

Bruce dijo...

Por cierto el primer video de esa mujer, que ya ví hace algún tiempo ayuda mucho a poner los pies en la tierra.

-Fase 0:
Uno cree que se ama así mismo, pero ni se ama así mismo ni a los demás. Se suele ser bastante injusto con los demás.Pasa de Dios.Hedonismo y vida de placeres. Repugnancia hacia el dolor.

-Fase 1:
Uno se empieza a quererse algo.
El interés por los demás es escaso. Imposibilidad si quiera de rezar por los demás.
Es el tiempo del ojo por ojo.
No desea el dolor.
En este punto muy de vez en cuando se retrocede a la fase 0.

-Fase 2:
Uno se empieza a querer en su justa medida.
Se empieza a interesar por los demás. Se vuelve compasivo con los demás, eventualmente incluso renuncia a su justo derecho a la defensa propia aunque no duda en ejercerla sin que ello suponga remordimiento de ningún tipo siempre que sea inevitable y proporcionada.
Cierta tolerancia al dolor, que no obstante se trata de reducir al mínimo.
De vez en cuando se retrocede a la fase 1, pero ya no a la 0.

Creo que yo me encuentro en este punto más o menos.

-Fase 3.
Uno renuncia al legítimo amor de si mismo.
Se abandona por completo a Dios.
Ama más al prójimo que así mismo.
Renuncia por completo a defenderse de cualquier ofensa o ataque sea del grado que sea, llegando si procede a dejarse matar sin hacer nada.
Ya no hay marcha atrás, ni se contempla volver a la fase anterior.
Se busca sufrir por Dios y por el prójimo.

La mujer del primer vídeo ha llegado a esta fase.

Puede que algún día que yo llegue a este punto, pero queda muchísimo todavía y quizás nunca lo consiga a pesar de no ser imposible.

Gran Visigoda dijo...

Tú lo has dicho, Dios puede dar vida donde no la hay y ante eso los "remedios" que tratan de enmascarar el paso del tiempo son solo parches superficiales , solo Dios puede renovarnos cada día el corazón.Un abrazo

Angelo dijo...

San Francisco de Borja lo entendió muy bien, cuando vió el cuerpo sin vida de la Emperatriz Isabel , la cuál había sido admirada por su belleza. Cuando vio lo rápido que se descomponía, sufrió una verdadera conversión. Su célebre frase para empezar una nueva vida: "¡no servir nunca más a un señor que pudiese morir!" Comprendió profundamente la caducidad de la vida terrena.
Que decir de la verdadera belleza, aquella que está en el alma. La señora del video nos habla de su secreto. Ningún laboratorio podrá crear ese "elixir de belleza"
Abrazos

icue dijo...

Que importante que pensemos más en la renovación interior que en la exterior.
Un abrazo

Militos dijo...

Yo voy a ser sincera, me encantaría someterme a ese cambio radical, si no tuviera otra cosa que hacer, que los demás se dedicasen a mi durante una semana, si yo no tuviera que dedicarme a los demás durante toda la vida, uuf ¡qué gozada!
Besiños

Maria del Rayo dijo...

Sólo pido que el Señor me de su gracia para saber hacer su voluntad divina.
Gracias Arce

MARISELA dijo...

Todas las personas, incluso las más feas físicamente, son únicas e irrepetibles y ahí radica su belleza: Dios les da siempre algo para dar a los demás. Pues yo creo que la verdadera belleza es saberse dar a los demás. Desde la sencillez y el anonimato: "poner la mesa, peinar a una niña, fregar el suelo", como lo dijo tan sencillamente Gabriela Mistral.
¿Hay una cara más bella que la de la Madre Teresa? Yo daría cualquier cosa por darme un poquito de lo que ella supo darse.
Creo que las personas son muy influenciadas por su medio y el bombardeo es constante y feroz...y eso desemboca en poca chíchara y deseos incontrolados e irracionales de ser más que, mejor que, rico como, sexi como, joven como...y un largo etcétera. No es fácil soportar el bombardeo, sólo la educación inteligente y constante de la familia puede evitar que los hombres de hoy y los del futuro vean más allá de sus limitaciones físicas, económicas o intelectuales. Sólo esforzándonos mucho los que ahora hablamos de estas cosas, podremos enseñar otra forma de ver la vida a los jóvenes.
Saludos a todos y bendiciones

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...