miércoles, 3 de noviembre de 2010

NUESTRAS ULTIMAS BANDERAS


.
Hoy en este blog izamos una bandera que siempre llevamos dentro con orgullo y ahora la sacamos al exterior y la mostramos a los cuatro vientos.
Sin embargo, somos conscientes de lo que decía nuestra Santa Teresa de Ávila:
.
Todos los que militáis
debajo de esta bandera,
ya no durmáis, ya no durmáis,
que no hay paz sobre la tierra”
...
Así pues…, izamos la bandera de la esperanza, pero sabemos que no debemos bajar la guardia, ser verdaderos soldados de Cristo, implica pelear hasta el último aliento en la única batalla que importa, así pues, no desfallezcamos, todavía debemos rezar mucho y andar muy vigilantes en ser fieles en lo que creemos.

Juramento de la guardia suiza:
Juro servir ferviente, honesta y honorablemente al reinante Papa Benedicto XVI y sus legítimos sucesores, y dedicarme a ellos con toda mi fuerza, listo para sacrificar, si se hiciera necesario, incluso mi propia vida por ellos".

* * *

Dame causas por las que luchar,
dame una fe en la que creer,
una guerra en la que combatir
por las últimas banderas junto a ti.

Loquillo -Hermanos de sangre-

* * * * *

7 comentarios:

Militos dijo...

Benditas y sagradas banderas.
Grande Loquillo.
Besiños

Maria del Rayo dijo...

¡Hola Arcen!
Me uno a su gozo por la visita del Santo Padre Benedicto XVI.
Gracias.

Bruce dijo...

Qué viva el Papa!

MARISELA dijo...

Bendito sea el Señor que nos manda al Papa en estos momentos tan difíciles para nuestro país.
Gracias por el enlace, me hago seguidora enseguida.

Militos dijo...

Off topic/
Qué bonito el regalo de Tony y qué orgullo de hijo.

Como ya no contestas a los mails y por si tampoco los lees, he publicado en el blog sobre la operación de mi hija, por si quieres unirte a los que recen.
besiños agradecidos

Edit dijo...

Que buen recordatorio..
Gracias por tus palabras.
Alzar la bandera de la fe y velar por ella todos los días de la vida.
Un abrazo afectuoso en Cristo Jesús.

Militos dijo...

Hoy releer este post me ha puesto triste, con qué ilusión acogimos al Papa Benedicto. Dios nos lo dió, Dios nos lo quitó, querido hermano.
También Loquillo me ha dejado nostálgica, pero no quiero contagiarte, querido,¡Arriba los corazones! como tantas veces me decías tú.
Aquí sigo, al pie de un cañón que cada vez tiene menos fuerza, pero que seguirá adelante hasta que Dios quiera.

"Dios y nosotros, mayoría aplastante"

BESIÑOS, CAPITÁN, MI CAPITÁN

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...