miércoles, 17 de noviembre de 2010

POMPAS Y… circunstancias…

.
En la liturgia del bautismo, los padrinos en nombre del que va a ser sacramentado hacen las promesas bautismales. En este ritual, el sacerdote se dirige a los fieles y les pregunta… “¿Renunciáis a Satanás y a todas sus obras y seducciones?” y los asistentes responden…, “sí, renunciamos”.
En este ceremonial, que por supuesto es mucho más largo de lo que mi memoria puede recordar, se pone de manifiesto y se confirma, no solo el rechazo al mal, si no también, el deseo de buscar y permanecer en el bien.
La Iglesia, como Madre, nos enseña además que esta práctica debería ser constante. De hecho, la renovación de estas promesas, se realiza en varios momentos importantes de la vida del cristiano, casi todos los instantes que tienen un carácter de solemnidad especial:
Se renuevan en Semana Santa, después de la primera comunión y también en el sacramento de la confirmación, todo ello con la intención de ratificar objetivos y afianzar las lealtades.
Es ciertamente idónea esta declaración pública de intenciones, que sirve de oración para ganar fortalezas y redoblar esperanzas; porque el enemigo existe y es muy importante que la Iglesia nos recuerde, insistentemente su existencia y nos advierta de sus peligros.
.
Algunas formulas anteriores de esas mismas promesas bautismales, a mi modo de ver, eran más completas, iban mucho más allá, decían así:
Renuncio a Satanás, a sus obras, a sus pompas, a su culto, a sus ángeles, a sus designios y a todas las cosas a él sujetas”.
De aquella antigua enunciación, desde pequeño siempre me llamó poderosamente la atención la palabra “pompas”; probablemente porque mi mente infantil la asociaba a las burbujas de jabón. Luego ya más crecidito, indagué y supe que aquello de "las pompas" tenía muchas más connotaciones. En este caso, creo que podemos dar con el sentido exacto del contexto concreto de la formula bautismal, en el diccionario de la R.A.E.; en la segunda acepción de ese "palabro" que nos dice, que pompa es: “Fausto, vanidad y grandeza
Así, el vocablo “pompas”, encuentra su asociación directa con otra palabra que se utiliza también las promesas del bautismo: “seducción”.
Creo que, aun no significando exactamente lo mismo, -pompa- y -seducción- son términos complementarios. Efectivamente, el mal se presenta ante el hombre rodeado de brillos y aparentes grandezas…, se hace seductor, embaucador…., atractivo.
.
Cuando pienso en eso, me viene a la memoria aquella primera escena de “La Pasión” de Gibson. En ella, ese Jesús sufriente está ya orando al Padre en el huerto de los olivos y a su lado aparece Satanás intentando seducirle…
Si bien es verdad que esto, entra en contradicción con lo que sabemos por la Biblia: “Y se le apareció un ángel del cielo que lo animaba” Lc.22, 39-46; hay que tener en cuenta que la –historia- que cuenta Gibson está basada no solo en los Evangelios, sino también en las visiones de Santa Ana Caterina Emmerich y de María de Agreda.
Además, a mi modo de ver, la aparición de la figura del maligno en esta crucial escena de la vida de Jesús, no es descabellada y le aporta al relato un elemento necesario que ayuda a conocer mucho mejor, la forma de proceder del mal: precisamente la seducción.
Pienso que en esta película, Satanás está perfectamente retratado. Es un ser andrógino, no particularmente feo que se acerca a Jesús, haciendo su labor..; tentándole, desanimándole, tratando de engañarle, con susurros, incluso con una sonrisa dulcemente siniestra…: “¿Quién es tu padre? ¿Quién eres tú?”
El resto del relato y la contundente respuesta de Jesús en la Cruz ya la conocemos, pero este hecho pone de manifiesto una forma de actuar del mal que no ha variado nunca.
El diablo, ¡que existe!, lo hizo con Jesús y no deja de rondar alrededor de cada criatura para sembrar la duda, la inquietud, la separación de Dios y por lo tanto la absoluta desesperanza.
Y en principio el mal siempre promete grandes “pompas” y paraísos increíbles; en un principio la huida del dolor, la renuncia a cualquier sacrificio. Así, con esas tretas, el proceso de penetración en las almas y en los pueblos es inadvertido, solapado, lento y paulatino, pero casi siempre efectivo y certero, si no se cuenta con las armas adecuadas para combatirlo.
.
Probablemente el primer triunfo del mal, es haber logrado que la sociedad niegue la existencia de Dios y destierre también al mismo diablo. Si nada existe, no hay límites.
Es esta una sociedad cómoda, despreocupada, amoral y hedonista, donde todo está permitido y todos los placeres están a mano.
Tenemos restaurantes de todos los sabores; saunas y spas super relax; aviones rapidísimos; divorcios express, preservativos para pasarlo bien, píldoras para evitar embarazos, clínicas para deshacerse de niños incómodos y dentro de poco habrá, hasta hospitales para acabar con viejos y enfermos “por compasión”. Así gracias a la instigación del mal vivimos ya en esta laica “sociedad del bienestar” avanzadísima-, donde hay que seguir gozando y consumiendo sin freno…“Comamos y bebamos que mañana moriremos”.
.
Por eso…., se entiende perfectamente la animadversión del mundo hacia la Iglesia. Principalmente porque la Iglesia habla con un lenguaje diferente, porque funciona con otros parámetros completamente distintos, y sobretodo porque desmonta la pompa, todo el espejismo creado por el maligno.
Para la Iglesia, la fidelidad y la lealtad son valores fundamentales del ser humano.
La honestidad es la forma de vivir congruente entre lo que se piensa y la conducta hacia el prójimo.
Y sobre todo, la vida es un don de Dios que hay que defender desde su concepción hasta la muerte.
.
Así, se comprende, por ejemplo, que cuando la Iglesia viene denunciando, los errores y peligros, del preservativo y de la inmoralidad de su uso, se la tache de anacrónica. (
Ver enlace)
Se entiende también, que cuando la Iglesia recuerda que las vasectomías y las ligaduras son mutilaciones corporales, se diga que está obsoleta (
Ver enlace).
También se justifica que cuando la Iglesia diga que el aborto provocado es el asesinato injustificable de un ser inocente se la tache de alarmista e incómoda (
Ver enlace).
.
La Iglesia les desnuda y la Verdad que es poderosa entiende y denuncia que todas las pompas demoníacas traen unas consecuencias absolutamente infelices.
Sin embargo, todavía hoy, tras todo lo pasado después de 2000 años de tentaciones el hombre sigue cayendo en el mismo error, seguimos ahogando la idea del Dios verdadero, eclipsando los valores del espíritu; mientras que el secularismo, aparentemente neutral y aséptico, propone sus dioses sustitutivos, que exigen incluso mayores ofrendas y sacrificios.
Un ejemplo es el actual culto al cuerpo…, así esta absurda sociedad hedonista, que tanto ha ridiculizado las prácticas penitenciales cristianas y se mofa y escandaliza al oír de los ayunos y abstinencias que la Iglesia propone, y curiosamente no tienen inconveniente en someterse a los extremos rigores de una dieta tan feroz que haría palidecer, incluso a más de una monja carmelita.
Como decía Chesterton, "cuando el hombre deja de creer en Dios, empieza a creer en cualquier cosa"; y nuestra extraña época, tan descreída de lo trascendente, está dispuesta a creer en cualquier trivialidad o intrascendencia, con el agravante de encumbrarla a una categoría mayúscula; así el problema es que “El hombre es un animal religioso que –a veces- se equivoca de dios”, esta última cita también es muy certera y es de Baudelaire.
.
Como dice la Biblia hay dos puertas, una ancha y otra estrecha. ¿Por cuál debemos entrar?
El camino ancho es espacioso y atractivo, hay una gran multitud que transita por ahí, es espectacular…, La otra puerta, el otro camino es estrecho, incómodo, exige sacrificios, privaciones, a veces dolor y en ocasiones sólo se puede pasar de uno en uno.
.
Lo que ocurre es que mientras que en la fácil, siempre vence la injusticia y el egoísmo radical.
El camino angosto es el que tiene las huellas de Jesús que ya ha caminado por ahí, con su cruz, delante de nosotros. Por eso, la estrecha es el único pórtico que conduce al Amor -para siempre-.
.
Jesús, sigue siendo el Modelo, nos enseñó que el mal existe y Él mismo quiso ser tentado para enseñarnos a vencerle y para que nos llenemos de ánimo y de confianza en todas las pruebas.
Como les dijo Juan Pablo II el 24 de marzo del 2000 en el Monte de las Bienaventuranzas, a todos los jóvenes del mundo:
Jesús ofrece un mensaje muy diferente. Cerca de aquí, Jesús llamó a sus primeros discípulos, al igual que hoy os llama a vosotros. Su llamado exige una elección entre las dos voces que compiten por ganar vuestro corazón, también ahora, en este mismo monte, es la elección entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte. ¿Cuál es la voz por la que optarán los jóvenes del siglo XXI? Confiar en Jesús significa que queréis creer en lo que Él dice, por más raro que parezca, y que rechazáis las seducciones del mal, por más razonables o atractivas que puedan parecer
.
El mal siempre nos propondrá astutos espejismos y la única manera infalible para discernir la autenticidad es solo la que Cristo y su Iglesia nos marcan, principalmente los Sacramentos y la oración.
Así pues, hoy os propongo es que cuando volvamos a rezar de nuevo, el Padrenuestro, que enfoquemos especialmente nuestra atención en ese “libranos del mal” no olvidando nunca de que mal se trata… ¿De qué mal? Lo diré como lo dice San Pedro Crisólogo, “Del diablo, de quien procede todo mal”; que existe, que está ahí y que siempre tratará de llevarnos a su huerto…. Seamos listos pues y no caigamos en sus reclamos, porque.. al final sus ¡pompas!… siempre acaban explotando… jajaja.
Un fuerte abrazo y que Dios os bendiga a todos.
.
* * *
.
Y ahora os dejo con otra pompa y circunstancia mucho más benigna, la compuesta por Elgar. A la batuta, el incombustible García Asensio, una gran autoridad en la música clásica española. Espero que la disfruteis.
.

* * * * *

5 comentarios:

Bruce dijo...

Haces bien Arcen en decir alto y claro lo que muchos ya ni de nuestra propia Iglesia se atreven a decir llamando a las cosas por su nombre:

D E M O N I O

No hay que obsesionarse con el tema, pero cuando toca, toca!

Militos dijo...

No creo que el demonio sea uno solo, para mi que hay tantos como pompas..., aunque el jefe de todos sea uno.
Muy buena tu propuesta:
LÍBRANOS DEL MAL

BESIÑOS

LAHDDEC dijo...

Cuantas coincidencias tengo con algunos blogs...serian los años desde donde fuimos criados...porque cuando dije en mi Primera Comunión aquello de "renuncio a satanás a sus pompas... etc" pensé lo mismo.
Creo que el demonio está en este mundo mas contento que unas pascuas, viendo todo lo que está ocurriendo.
Porque lo bello y atrayente -como la manzana- está siempre ahí a nuestro alcance y tengo que combatir todos los dias, quien dice que no existe? los que están en sus garras bien ataditos ellos.

Buena entrada para pensar hoy y para prepararme en Adviento.
gracias y un abrazo.

Angelo dijo...

En la vigilia Pascual o en los bautizos que asisto, siempre estoy muy pendiente del acto de fe. Cuando llega el momento de renunciar a Satanás, lo grito bien fuerte, como si quisiera que todos hiciesen lo mismo y demostrando que lo digo con plena consciencia, lo mismo ocurre cuando afirmo mi fe en Dios, aún grito más y os aseguro que más de uno se gira a mirar de donde sale esa voz. ¡Hasta mis hijos me miran sorprendidos!
Como dice Bruce, nada de obsesiones, sí de alertas. Ya lo dice San Pedro" Estad atentos vuestro enemigo el diablo, ronda como león rugiente buscando a quien devorar", Tenemos a María, con Ella nada hay que temer.
Un abrazo

gosppi dijo...

Lo que he disfrutado leyendote!!!
Sabes? me ligaron las trompas en contra de mi voluntad y se metió el mismo demoño-lo pongo asi a posta-, acabó en una depresión tremenda y gracias a Dios me volvieron a ligar, con mucha lucha para conseguirlo, esto me ayudó a salir de este espantoso sufrimiento donde se hacia carne las tentaciones del maligno..créeme. Solo me consuela que Dios lo permitió para descubrir las pompas-que tb me llamaban la atencion de chica-que rondaban a mi alrededor. Hoy se me llena la boca de Bendición por esta experiencia tan dolorosa porque El lo ha cambiado en exultación...me imagino el cabreo del adversario.....porque a veces lo hago trabajar para el Señor y es el maligni quien me sirve a mi, porque entro en la humildad y mi alma se ensancha de gozo. Estoy ,como Angelo, agarrada a la Madre, pues a Ella ni la miraba porque ella solo vivia mirando a Su Hijo...con Ella está vencido, es otra experiencia mas que tengo. Un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...