lunes, 15 de noviembre de 2010

SENSIBILIDAD PARA CON-VIVIR.

.
Yo no sé si a vosotros os pasará igual, pero yo no paro de verme envuelto emocionalmente en mil historias que intentan quitarme la paz.
Veo demasiadas noticias negativas, vivo tantas injusticias contra el prójimo que es imposible no verse implicado. Aunque no quiera, vivo en este mundo y pocas cosas me son indiferentes.
Cuando, por ejemplo, últimamente he recibido correos y llamadas notificándome sobre el cierre de la Basílica del Valle de los Caídos, o anteriormente de todas las difamaciones, mofas e insultos que ha recibido nuestro Papa Benedicto XVI; es difícil permanecer al margen.
.
Confieso que ante tanta instigación, para uno, que es de sangre caliente, la primera reacción es contestar con la misma moneda; y eso reconozco que, más que contestación es tentación, y además absolutamente estéril.
Muchos son los motivos, muchas son las provocaciones, las incitaciones a caer en ese mundo de violencia, pero esa es una espiral directa a la nada. Vivimos en el mundo y debemos sensibilizarnos con lo que nos rodea, sí; pero no tenemos que actuar de forma tan mundana…
¡Que fácil es decirlo y que difícil el hacerlo!....; La primera reacción es explosiva, pero la segunda debería ser inmediata, y de oración; hemos de confiar más en el poder de la oración… “Señor aumenta mi fé”, esa es probablemente la oración que debiera brotar de nuestro pensamiento; después de esa primera y malsana ira inicial.
.
La violencia está en el aire y es contagiosa. Ayer, vivimos otra vez unos episodios ciertamente penosos, sobretodo por venir del mundo del deporte.
Los incidentes entre el entrenador del Real Madrid, que tuvo que ver el partido, encerrado en un palco, a oscuras y fuertemente escoltado; y el entrenador del Sporting han sido absolutamente lamentables. Al final, este último después de haber incitado a todo un estadio-masa a la violencia, remató su mal perder tirando una botella al autobús del Madrid y tocándose los genitales, despidió a su rival insultándole gravemente.
Yo no voy a entrar a valorar las discutibles razones de Mourinho o de Preciado, porque el que mantenga esas actitudes verbales o gestuales, sea de uno u otro equipo, para mí, automáticamente, pierden toda la razón, se descalifican; máxime en personas que debieran dar ejemplo. Lo que si quiero, es tomar conciencia de la necesidad de paz, que tiene el hombre.
Sin embargo, lo que pasó ayer es la consecuencia de como está la sociedad, es un reflejo... de lo que nos ocurre a todos, con más frecuencia de lo que desearíamos. Porque... la paz no viene sola, hay que trabajarla y aunque, esta sociedad se llene la boca de palabras de paz y solidaridad, son solamente vocablos sin sentido, la realidad es que últimamente, la paz… ni se fomenta, ni se cultiva.
.
Parece que la época presente no conserva aquellas costumbres que siempre fueron los pilares de una buena convivencia, porque son las que promueven la paz. La educación en el respeto es una de ellas.
El respeto a los demás exige una atención seria hacia el prójimo, un –preocupación- tanto de sus necesidades materiales como morales. A partir de esa cuidadosa observación, sería preciso valorar esas circunstancias personales, de tal modo que en ningún momento, ningún gesto, ninguna palabra, ningún comportamiento nuestro, pueda ofender al otro, antes bien…., si es posible se debería buscar su beneficio. Es decir todo lo contrario a lo que ahora, desgraciadamente nos estamos empezando a acostumbrar.
.
Pero, he aquí la dicotomía: El respeto, está intimamente ligado a la sensibilidad humana, a la misma que hablábamos al principio, la que nos calienta la sangre y nos provoca, la que a veces… nos hace tener esos arrebatos de ira; porque.. nada humano nos es ajeno. Sin embargo, la diferencia depende de la razón humana.
La primera reacción es –logicamente- animal, la segunda debe o debería ser racional. Y por nuestra condición, es natural, comprensible y hasta bueno, que tengamos las dos reacciones… ¡somos animales racionales!; la reacción instintiva no es mala, si después llega la calma de la razón, que no es otra cosa, que la sensibilidad humana, la que nos hace hombres.
Cuando se mantiene activada la sensibilidad, esta nos lleva a sentimientos tan buenos, tan profundos, tan humanos y a veces tan sobrenaturales como la compasión, la ternura, el perdón y finalmente el amor.
Es difícil en los tiempos que corren, pero está de nuestra mano llegar a esos niveles de comprensión; ese debe ser el primer objetivo personal, para empezar a cambiar este mundo, tan pringado de tanta intolerancia entre unos y otros.
.
No cabe duda que merece la pena, y mucho, ponerse a reflexionar acerca de alguno de nuestros comportamientos, para asegurarnos que el respeto y la sensibilidad sean características principales en nuestras relaciones personales. Mas que nada porque esas cualidades, aunque no estén de moda son el pilar de la convivencia terrena y además el trampolín directo al cielo.
Los tiempos presentes no invitan a la paz. Muchas veces, nuestras propias actitudes tampoco.
No se trata en absoluto, de “tragar”, de bajar la cabeza y de asumir inclusive, los errores y malos modos de los demás; no se trata de ser sumisos a todo y a todos; de poner la otra mejilla eternamente; pero si, de ponerla un poquito, a veces…; de darle una oportunidad a la convivencia; de no caer en la trampa de la ira; de no contestar con malos gestos, ni malas palabras; de contestar a las provocaciones con oraciones; de responder con una sonrisa sincera y oportuna.
Actuando así, muchas veces, nos sorprenderemos porque podremos comprobar que nuestros pequeños actos de delicada caridad, valdrán más que un millón de palabras huecas: "Obras son amores y no buenas razones"
.

* * * * *

13 comentarios:

Angelo dijo...

Ese ."Señor aumenta mi fe" nos ayudará a obrar de otra manera.
Se ha instalado en nuestra sociedad una violencia verbal y gestual impropia de un mundo moderno. Cualquier advertencia a otro, es recibida como una amenaza y humillación . Basta un pitido de coche, para recibir un gesto vulgar o un reproche verbal con tono airado. Hay necesidad de amor y de perdón y esas palabras han perdido su sentido para muchos, por eso urge dar testimonio con nuestras vidas. Solo el amor puede cambiar las cosas.
Un abrazo

Miriam dijo...

Entiendo que es bueno reaccionar si no es consecuencia del "subidón" del momento. entonces la reacción será actuar o bajar la cabeza, según creamos es lo más conveniente.
Personalmente no son muchos los temas que me sacan de mis casillas, pero cuando tropiezo con alguno, ufffff mi reacción acostumbra a empeorar la situacion
Gracias por la entrada, es para pensar

gosppi dijo...

que buena tu entrada,,,,
Yo soy visceral a tope!!y he de decirte que algo se ha producido dentro de mi a raiz de una depresion descomunal...me encontré con la Vida en la Paz del corazón...y creerás que no "salto" a la primera de cambio??pues ha sido una gracia que me salva porque Alguien actua por mi....y creo es un Espiritu que ya nos dejó Cristo, el Consolador y Tierno Amante.

gosppi dijo...

que buena tu entrada,,,,
Yo soy visceral a tope!!y he de decirte que algo se ha producido dentro de mi a raiz de una depresion descomunal...me encontré con la Vida en la Paz del corazón...y creerás que no "salto" a la primera de cambio??pues ha sido una gracia que me salva porque Alguien actua por mi....y creo es un Espiritu que ya nos dejó Cristo, el Consolador y Tierno Amante.

Claudedeu dijo...

En lo que respecta a Preciado, bueno, no es que le tenga buen aprecio, haciendo un juego con su apellido. Ten en cuenta que es del Sporting y yo de la ciudad vecina, cuyo equipo anda... ¿en Segunda B? ¿En tercera? No lo recuerdo.

Militos dijo...

QUERIDO ARCENDO:
tienes mucha razón en cuanto nuestra obligación de dominarnos y convertir el primer impulso en AMOR. Yo lo hago la mayoría de las veces, pero... CON LO DEL VALLE DE LOS CAÍDOS, NOOO Y MIL VECES NOO.

¡¡¡No lo puedo aguantar, son unos rojazos y se les ve el plumero!!!

Gracias, Arcendo, amigo del alma, por tu interés y tu apoyo.

BESIÑOS

Terly dijo...

Me ha encantado tu entrada, Arcendo, y el vídeo me ha hecho sentir esa sensibilidad de la que el mismo amor es poeedora. Ese poner la otra mejilla, cuan dificil es pero que necesario para hacer de éste, un mundo mejor.
Un fuerte abrazo, querido amigo.

Militos dijo...

MILLÓN DE GRACIAS, ARCENDO, CREO QUE VOY A ACABAR CONTIGO DE TANTO HACERTE REZAR.

Buenas noches nos dé Dios y que Él te me guarde.

BESIÑOS

Militos dijo...

Buenos días nos dé Dios y otra vez muchas gracias.
Que tengas un feliz día, me voy a rezar con mi hija, todo sigue igual, pero bien.
BESIÑOS

LAHDDEC dijo...

Un dia mas que me paso por tu blog porque siempre me dice el Señor cosas a través de ti, yo no ouedo con las injusticias y lo paso realmente mal hasta que entro en la humillacion por puro don -esto no ocurre siempre evidentemente-
gracias

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola amigo Ardendo:
El lunes día 22 del corriente es mi santo y voy a dar un premio precioso ya propio de mi blog, regalo de una seguidora que me hace los premios para que los reparta.ven a buscarlo el lunes pero ya apuntate en mi blog de premios que está en la primera pluma de oro, ponte de seguidor, así tengo a todos los amigos reunidos y no me pierdo buscandolos entre todos los seguidores.
gracias
Recibe mi ternura
Sor.Cecilia

Bruce dijo...

Tienes toda la razón Arcen.
Es verdad que hay veces que si no reaccionamos con rapidez y bravura perderíamos hasta la vida, pero esto es algo excepcional. El error es pensar continuamente que toda persona que nos encontremos por la ciudad y nos lleva la contraria nos va a matar.

Hoy sin ir más lejos tenía una reunión con una persona muy muy difícil de tratar. Antes de ir allí recé por ella y la bendije. A la hora de hablar lo hice con calma, dándole a entender en todo momento que entendía sinceramente sus posturas y trataba de explicarle las mías lo mejor posible... y ha sido todo un éxito!!!.

Cuando me fui me deban ganas hasta de abrazar a esa persona de decirle piropos incluso y estoy seguro que esa persona estoy seguro que sentía algo parecido.

Una vez más: LA ORACIÓN

Kara dijo...

Yo no lo puedo evitar y con algunos temas tabién soy muy visceral, aunque gracias a Dios, cada día menos. Pero me gustaría llegar a ser completamente mansa. Un abrazo ¡¡

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...