jueves, 9 de diciembre de 2010

¿QUÉ FALLA? ¿QUE FALTA?

.
Acabamos de vivir el día de Nuestra Madre, la Inmaculada Concepción, y la mayoría de los cristianos católicos, saben o deben saber…, que ha sido fiesta de precepto.
Ya sé que ha llovido mucho hoy, pero aquí en Madrid, por la mañana ha habido algún ratito sin agua y además…., los horarios de Misas, en todas las Iglesias, han sido amplios, como en Domingo.
Así pues….., no hay, o no debe haber muchas excusas, a una Iglesia medio vacía en el día de Nuestra Madre…., ni la disculpa del “puente” sirve…
.
A veces pienso y me pregunto…. ¿Qué religión es la que profesa nuestro pueblo, que ni siquiera le impulsa a la participación activa en la eucaristía, fuente y sostén de toda nuestra fé?

La mayoría de los bautizados no han asumido, a juzgar por las encuestas y sobretodo lo que se ve, que uno de los principales deberes de su religión cristiana es “Santificarás las fiestas”. Y sobretodo hay que decir que la Iglesia no “manda” porque sí, si no porque es Madre y conviene.
Por eso, a veces, me descorazono y pienso que no nos estamos dando cuenta de que, parece que el Dios de Jesucristo, “Padre nuestro”, ha perdido la batalla en el corazón y en la vida de sus hijos, frente a los dioses paganos del hedonismo, la pereza y el consumismo.
.
Con respecto a esto último, es decir, al consumismo, muchas veces…, me sorprendo con gente con quien hablo, que siento cercana y además se considera "cristiana", cuando oigo que ellos prefieren pasar las tardes lluviosas, como la de hoy, en los centros comerciales antes que en las Iglesias: “¿Lo del precepto….?, eso era de antes, la Iglesia ya no manda, no le conviene, si no quiere perder más fieles…” dicen…
¡Cuando nos querremos enterar de que en la Iglesia, NADA ha cambiado! Precisamente porque Dios y su mensaje siempre permanece, mientras que todo pasa y se desvanece.
.
Esos grandes centros comerciales, Corte Inglés, Decathlon, Makro, Hiper o como quiera que se llamen, parecen los nuevos templos de la modernidad, son los ESPEJISMOS fashion-luxury que engañan y atraen masivamente a esa nueva feligresía, que aún sigue llamándose “cristiana”.
Claro que no hay nada malo en eso, si no se sustituye por LO ESENCIAL, que es lo se viene haciendo, lamentablemente muy a menudo.
También es cierto que la adoración a esos nuevos -becerros de oro-, suele ser fruto de un comportamiento irreflexivo y compulsivo, pero hay que tener claro que esa actitud no está exenta de responsabilidad personal y colectiva. Y además este comportamiento, se presta a serias reflexiones:
.
Repito, pues... la pregunta inicial: ¿Qué religión es la que profesa nuestro pueblo, que ni siquiera le impulsa a cumplir uno de los primeros deberes más claros y específicos? Si se descuida la participación activa en la eucaristía ¿qué cristianismo es este?, ¿No estaremos haciendo una religión personal a nuestra medida?
.
Claro que no faltarán razones personales, familiares, laborales y sociales, para justificar este absentismo religioso y eso a pesar de las facilidades que pone la Iglesia para cumplir los preceptos... Pero lo que creo que subyace de todos estos comportamientos erróneos es, la desinformación y la incultura en nuestra propia fé y lo que es más grave..., falta de AMOR a DIOS, por nuestra parte.
Del roce nace el cariño, si no tenemos trato con Cristo-Eucaristía, a pesar de Su constante donación, poco amor generaremos AMOR, ni hacía Él, ni hacía el prójimo…, y así le va a esta sociedad…, a este pobre mundo.

Esto es como lo del efecto mariposa…, todo lo que hagamos repercute en todos. Todos somos piezas importantes del mismo rompecabezas. Lo importante es
NO perder la cabeza, el corazón y el alma, con la que latimos, respiramos y vivimos, y esa es...: LA EUCARISTÍA
.
Urge un posicionamiento, el tema es tan grave que no admite medias tintas y tampoco sería correcto eludir el problema, habrá que reflexionar y sacar las consecuencias pertinentes y los propósitos necesarios –particulares y colectivos-
Porque algo muy serio e importante debe estar fallando en nuestro catolicismo, personal y comunitario, cuando, más o menos conscientemente, se trivializa el cumplimiento de uno de los deberes más claros del Decálogo y además precepto de la Santa Madre Iglesia.


* * * * *

8 comentarios:

Kara dijo...

Es verdad Arcen, a mí también me apenan mucho las Iglesias vacias. Donde yo vivo (un pueblo) somos unos 16.000 habitantes, y de diario no vamos a misa más que unas 15 personas. Los festivos vienen más, pero en muchos casos fariseos, pero bueno por lo menos van. A mi me gusta mucho ir a la Iglesia, me gusta ir a ver a Jesús a su Casa, la de todos. Un abrazo ¡¡¡

Comunidad San Pablo dijo...

Tal cual. En mi parroquia -la ciudad tiene 13500 habitantes en 3000 hogares e imaginando un universo católico del 80%- en el escenario montado a las afueras del templo, con suerte llegaríamos a 400 personas. Día de sol, (recordemos que en Argentina estamos ingresando al verano), misa vespertina de las 19.30, todos los ingredientes para una gran fiesta, mayor a la que fue (fuegos artificiales incluído), pero... faltó el amor. Mucha tibieza, como con miedo a que el vecino se diera cuenta que uno canta, vergüenza es el término justo.
Si, hace falta una vuelta de tuerca...
Cuanta razón en tu escrito Arcendo.
Tal vez los católicos tengamos que hacernos carne el capítulo 13 de la 1ra. de Corintios no?
Un abrazo en Cristo.
Claudio

PD.: Eso si, no faltaron los vendedores ambulantes, en este caso, los hermanos evangélicos vendiendo sus biblias, libros y el combo completo.

Militos dijo...

Una gran reflexión la tuya, aunque mi parroquia si estaba como cualquier domingo, llena.

Ya no es que se deje de cumplir el primer Mandamiento de la Santa Iglesia, el que no se cumple, con esta falta a la Misa de precepto, es el primero de la Ley de Dios:
"AMAR A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS"

Y COSAS SON LAS COMPRAS, LOS PUENTES VACACIONALES Y demás asuntos que se anteponen a dedicar un tiempo mínimo a Dios que además repercute en nuestro propio bien.

No se me ocurre otra cosa para solucionar este gran vacío religioso que lo de siempre, el trabajo de ir ganándolos para Dios de persona a persona, con nuestro ejemplo, nuestra palabra, nuestra oración y reparación.

Gracias por este toque de atención.
BESIÑOS DE ESTOY EN ELLO

Angelo dijo...

Hoy paso a saludarte. he leído tu gran post y tu necesaria observación.
La comparto totalmente.
Nos ha llegado vuestra felicitación. ¡Es preciosa! Muchas gracias.
Un abrazo. ¡¡¡Llevo un día ajetreado!!!

Maria del Rayo dijo...

¡Hola Arce!
Me hace reflexionar mucho tu post y pues ciertamente como dice la canción "No puedo vivir sin tí!
hacemos todo lo posible por vivir sin él. Que el Señor tenga misericordia de nosotros y no nos olvide, porque nosotros si lo olvidamos.
Besos

Bruce dijo...

Nosotros no estamos tan mal después de todo. Las nuevas generaciones ya sabemos según los últimos estudios estadísticos que un 35 % dice no creer en Dios (ya será menos).

La generación NI-NI, esa que Ni estudia Ni trabaja y de la que ya forman parte 1.000.000 de jóvenes en España (gracias Zapatero te queremos!), vemos que se ha convertido en la NI-NI-NI, es decir: que Ni estudian, Ni, trabajan Ni creen en Dios.

Yo le añadiría otro NI:
Que NI LES IMPORTA

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Bruce, tengo que escribirte!!!!, debo pagar mi promesa a San José María, por cierto.
Arce me suscribo.

Bruce dijo...

AH!Ramón pillínnnnn
Paga lo que debes pecadorrr de la pradera.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...