jueves, 3 de febrero de 2011

APUNTES COTIDIANOS

.
Ha sido un día normal; ¡perdón!, me he expresado mal…., digamos que ha sido un día, sin grandes sobresaltos; porque en la vida, todos los días son extraordinarios.
El caso es que hoy, como casi siempre que voy a llevar a mi chico al cole, voy en coche y tengo la costumbre de “aislarme” del exterior, mientras conduzco.
.
El motivo principal de tal hecho, es no dejarme llevar por la tensión que genera el tráfico en Madrid. Si uno, mira a un lado y a otro, a las 8 de la mañana, mientras está parado en un semáforo en la capital de España, sabrá de lo que estoy hablando.
¡Menudas caras!, ¡Vaya gestos y palabrotas que nos dedicamos unos a otros!... Parece que cuando el homo sapiens se sube a su automóvil, se animaliza. Hay algunos que parece que estar viviendo el infierno en la tierra…
Y yo no quiero dejarme llevar por eso. El stress, está ahí, pero hay que dominarlo.
.
Pues en mi caso…, creo haber encontrado la solución, -aislándome- del exterior, tratando de encontrar un rato de paz, aprovechando estos trayectos, normalmente de 30 o 40 minutos, para fomentar mi vida espiritual.
Mientras está mi hijo, hablo con él, repaso la lección, o comento el último gol de su equipo; y una vez que se ha ido, tengo dos recursos: la música y la oración, y a veces las dos juntas.
.
Hoy más concretamente, una vez que despedí al peque, subí los cristales del coche y eché mano de un CD que adquirí hace poquito y que, en cierta medida, me ayuda también a orar. Últimamente procuro que todas las músicas, clásicas o modernas, me ayuden a centrar mi pensamiento en Dios.
Se trata de alguna manera, ¡Oh paradojas de la vida!, de observar al exterior del que me he aislado porque no es el más justo, ni el más solidario, ni el más cristiano; y tratar de cambiarlo y cambiarme yo, por medio de la oración, porque creo, y creo en el poder de la oración.
Así, con esas músicas…, a veces hago oración mental y otras veces, como es el caso, tan solo las letras de las canciones, me ayudan a rezar.
Al final de este post, os pondré una de esas canciones que hoy he venido escuchando.
.
Y así fui hoy…, hasta que, oídos un par de temas, decidí pasarme a la radio. Es en esos momentos, cuando uno le da gracias a DIOS por esa bendición en las ondas que se llama RADIO MARÍA. Para mí, ya imprescindible.
De tal manera que los ventitantos minutos que quedaban para llegar a casa los ocupé de la mejor forma, rezando el ROSARIO, gracias a la emisora de la Virgen.
.
Dialogar con María mientras la ciudad se despierta siempre es enriquecedor. María y su oración favorita nos reconcilian con ese mundo hostil que vemos a través de nuestras ventanillas cerradas y nos obliga a rezar por todos, viendo en cada situación, un hermano.
.
Dejad finalmente, que os cuente una cosa más de la Virgen, que precisamente, se me vino a la memoria hoy, rezando el rosario.
Resulta que cuando Nuestra Señora de Guadalupe, se le apareció al indito Juan Diego; el pobre –como es lógico- se asustó mucho…., ¡tuvo miedo!, sin embargo, la Virgen, enseguida le dijo:
.
No se entristezca tu corazón ni te llenes de angustia. ¿Acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿Acaso no soy tu ayuda y protección?
¡¡¡Que extraordinaria muestra de amor maternal!!!:
“¿…no estoy yo aquí que soy tu Madre?”
Ante cualquier soledad, ante las penas, ante los miedos… -Ella está, y además…, es Nuestra Madre-.
.
Casi todas las mañanas me acuerdo de sus palabras y le digo… “Madre, no tengo miedo, a lo que pueda pasar hoy, se que ahí estás” Llevo varios días, con ese pensamiento cuando empiezo mi rosario, y os aseguro que mi día, venga lo que venga…, lo afronto de otra manera…; sé, tengo la inexplicable pero segura certeza, que no estoy solo.
Empezar el día acompañado de la MADRE es un consuelo y una garantía. De su mano, uno puede estar seguro que nada de lo que suceda en el transcurso de nuestra jornada podrá afectarnos de mala manera.
Estas son mis vivencias del día a día, cosas sin mucha importancia, al menos para los demás, pero hoy... me apetecía compartirlas.
.
* * *
.
Como os prometí, esta que viene a continuación, es una de las canciones que he venido escuchando hoy en el reproductor de cds, del coche. Pertenece a la Misa de la Alegría del coro rociero, SIEMPRE ASÍ. Os recomiendo el disco completo, tiene grandes momentos como este. Concretamente la canción que os traigo son unas sevillanas preciosas, basadas en la carta de SAN PABLO sobre el AMOR, sí, esa que se lee en casi todas las bodas...
Oidla, y rezar..., es, nunca mejor dicho, casi divina.
.

Y el segundo vídeo que os traigo es un promocional de la Emisora RADIO MARIA. Este es el ENLACE a su web, y con eso, os estoy animando, encarecidamente a colaborar con ellos en la medida que cada uno pueda. Ya sea difundiendo sus puntos de emisión, colaborando con ellos fisica o economicamente, y desde luego rezando para que la cadena de RADIO MARIA siga adelante, llevando el mensaje de la Virgen a todos los sitios.

* * * * *

6 comentarios:

Claudio dijo...

Es cierto lo que decís, se siente una paz tan hermosa rezar mientras se conduce. La seguridad de la providencia del Señor en todo momento del viaje.
Gracias, un fuerte abrazo

Kara dijo...

Que bonita la entrada Arcen y la canción. Sin amor no somos nada. Un beso ¡¡¡¡

gosspi dijo...

Arcen, me encanta que hayas compartido tu dia conmigo.....Ella está en Todo y hace que todo parezca fácil y sencillo, esa es la verdad. Un abrazo en las Manos de la Madre.

Militos dijo...

Como tú dices, el coche es uno de los mejores lugares de oración y la música siempre nos acerca a Dios. Esto lo decía siempre un santo del que hablamos mucho, para él las canciones de la tierra pueden y deben sobrenaturalizarse.
Por eso no resulta difícil santificarse en la vida corriente, en los días normales como el tuyo, que al final de cuentas no es tan normal, es un día vivido para LA VIDA ETERNA.
De la mano de María siempre.

SIEMPRE ASÍ me encantan, tengo varias cosas suyas.
Gracias por las informaciones

BESIÑOS DE UN DÍA NORMAL

PD/
Yo tendré muchos blogs, pero hay que espabilar mucho para seguir todos tus post, jajaja...

Salvador dijo...

Compartir, no sólo es necesario sino que es la única forma de crecer y amar, porque dar algo de uno mismo, como su propia vivencia del día, o de una parte del día, es darse y darse es amar.

Por lo que yo lo considero de vital importancia. No hay mayor tesoro ni nada de más valor que darte a ti mismo, y eso es lo que haces con tus vivencias, querido amigo Arcen. Levantas el ánimo, sugieres caminos, arrancas retos y das vida.

Yo, aquí en Arrecife las distancias son cortas, pero lo poco que camino con el coche lo hago oyendo a Radio María, ¡y cuanto he aprendido oyendo alguna frase, alguna conferencia...etc.

Todas las mañana puedo oír, ahora que estoy jubilado, el catecismo de la Iglesia católica, y les aseguro que se aprende mucho. Invito a todo el que pueda que lo haga, le hará mucho bien.

Un fuerta abrazo en XTO.JESÚS.

Bruce dijo...

Que bien haces Arcen! presencia continua de Dios, oración, cantar ("quién canta ora dos veces"), Radio María...tú sí que sabes.

Tengo un par de amigas en Radio María, una de ellas en mi grupito de los cursillos de cristiandad. Todo un lujo compartir con estos cristianos que tanto nos aportan, como tú Arcen.

Un apunte: no todo el mundo sabe que Radio María se fundó en el mismo Medjugorje a raiz de las apariciones y que de ahí se ha extendido a todo el mundo.

Los frutos...una vez más los frutos buenos, id a Medjugorje!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...