viernes, 3 de junio de 2011

CINE Y MÚSICA, BELLEZA Y SENTIMIENTO


.
Hace unos meses el Santo Padre, Benedicto XVI, nos animaba a los católicos, a estar presentes en todos los ámbitos, siendo buenos pescadores, especialmente en esta nueva plataforma de evangelización, que podemos hacer de esta gran red de redes.
Las tecnologías de este siglo, nos brindan la posibilidad, de llevar la Palabra de Dios a todos los sitios, con una rapidez y una audiencia, impensable en otros tiempos.
Sin embargo, es el Papa el que nos advierte que debemos dar testimonio, no solo a la manera tradicional…, sino presentándonos ante el mundo tal y como somos. Compartiendo de forma coherente y sincera nuestros gustos y disgustos, nuestras preferencias, nuestros triunfos y también las derrotas; todas nuestras luchas; ¡toda nuestra vida!,  que debe ser un reflejo real de la fé que profesamos. Por ese camino quiero llevar a mi HOJA y en ese afán de compartir… pretendo hoy, hablar una vez más de cine.
.
Y hablo de cine una vez más, porque en este caso, muchas películas, sin ser excesivamente profundas (que también), me llevan a menudo a DIOS.
En muchas historias con las que disfruto, también aprendo, también gozo… de la inventiva que Dios ha querido poner en los demás; me asombran y emocionan las imágenes, los sonidos, la música…, la belleza de una buena película.
No porque…, esté animado por una especie de equivocado panteísmo, en el que crea que DIOS es todo, sino porque veo, o puedo ver,  la mano amorosa de mi Creador, en muchas de esas obras maestras…, y lo digo, sin sonrojo, pero sin el menor atisbo de grandilocuencia.
.
Iba a decir que, muchos son los géneros cinematográficos que me gustan, pero es mentira porque me interesan TODOS. De risa o de lagrimón; de vaqueros, de marcianos o de romanos; también el de bofetadas y acepto hasta el pastel más empalagoso si está bien contado. Pero si hoy, tuviera que quedarme con un género determinado…, ahora, hoy y por razones pura y puntualmente anímicas, escogería EL MUSICAL.
El musical, es probablemente el más americano de  todos los géneros. Me atrevo a afirmar que el género irrumpe en el cine con un título tan yanqui como “Melodías de Brodway” en el año 29; además, ¿Quién podría negar la procedencia de Fred Astaire, Gene Kelly. Ginger Rogers, Bob Fosse o Leonard Bernstein?..., por eso, por justicia, reconocemos este género, con el nombre de MUSICAL y el apellido de AMERICANO.
.
Son muchos directores los que han tocado casi todos los géneros; Wilder y Kubrik, pongo como ejemplo de los más versatiles; pero no todos lo hicieron con la soltura y éxito de Robert Wise, Stanley Donen o Vicente Minelli, que se movieron en EL MUSICAL AMERICANO como peces en el agua.
El cine, nos ha regalado con este género, títulos imperecederos, sin discusión. Verdaderas obras maestras, películas geniales, bailes espectaculares y unas partituras absolutamente inolvidables. ¿Quién no es capaz de tararear con cierto ritmillo el “cheek to cheek” de “Sombrero de Copa”?
Cantando bajo la lluvia”, “Sonrisas y lágrimas”, “Un americano en París”, “West side story”, “Cabaret” o más recientemente Moulin Rouge (2001), Chicago (2002) o El Fantasma de la Ópera (2004), son algunos de los grandes títulos que en seguida se nos vienen a la memoria, al recordar este género. Y con ellos los nombres de Astaire, Kelly, Sinatra, Liza Minelli, Bing Crosby o Barbra Straissand; sin los cuales, el musical…, realmente no sería el mismo.
.
Y es que no podemos olvidar que esto es cine, en su versión mas…”teatral”; y eso exige de los actores, un plus. Son estas películas, obras que intercalan fragmentos musicales donde esos actores tienen que cantar y bailar mientras la historia avanza a golpe de coreografía. Esa es precisamente la esencia de Brodway encerrada en una cinta de celuloide: ¡la vida es espectáculo y el espectáculo debe continuar! Esa es probablemente, junto lo del “sueño americano”,  la máxima más arraigada en los Estados Unidos.
Aún así hay que reconocer que gracias al cine…, los americanos han sabido contagiar al resto del mundo, con su cine. Si hoy, reconocemos una época dorada del cine y concedemos en aplicar a Hollywood, el epíteto de “la fábrica de sueños”, mucho tiene que ver en ello…. EL MUSICAL.
.
Y de ese género…, adrede, he omitido, para mí, el par de oro. Dos películas excepcionales, que personalmente, -me tocan-, muy a fondo, cada vez que las veo…:
MY FAIR LADY y EL VIOLINISTA EN EL TEJADO.
Ambas merecen mención y capítulo a parte, no tan solo, porque sean mis preferidas, sino porque son por aclamación, de lo mejor que se ha hecho, tanto en teatro, como en cine. Son puro arte y son… sentimiento a flor de piel.
.
¿Qué decir de “Mi bella dama”? Decir que es una de esas pelis que nunca me canso de ver, es hacer honor a la verdad.
Tiene una muy buena historia y además… está bien contada por un genialísimo George Cukor, que borda la mejor de sus obras. Rex Harrison está espléndido pero es que además está Audrey…. ¡Y eso señores, es para quitarse todas las chisteras de Ascot al mismo tiempo!
.
Eliza Doolitlle está preciosa y graciosa, como una gatita sucia y maleducada en las escalinatas del Covent Garden, vendiendo flores…
Y está fascinante y espectacularmente bella, transformada en la princesa de –casi- final del film…
¿Se nota mucho que soy un fan empedernido de Audrey?...
.
La peli dura más de dos horas y media… ¡y no se nota!... Deja tan buen sabor de boca, que (a mi personalmente) no me cansa en absoluto…
Pero… lo que más me gusta además de la dirección, de los actores, de la gran Audrey y por supuesto de la música –que tiene una partitura magistral e inolvidable-; es….., la manera tan elegante, simple…, casi imperceptible de presentar…. El triunfo final del amor sobre todas las cosas….
¿Que sería de nosotros sin amor, eh?...
.
No me resisto, antes de hablar de "la otra joya", a incluiros esta curiosa imagen tomada en el descanso del rodaje de la película. En ella aparecen la Hepburn y Rex Harrison en una pausa del baile de la embajada (quizás cuando más arrebatadora está…. ¡ufff!)
,
 .
*   *   *
.
La otra película, no es ”otra” cualquiera, es más, para muchos, que conozco y quiero bien, sé que es ¡la película!.
Por supuesto se trata de "El violinista en el tejado"
Mi experiencia personal, con esta cinta, data ya de muchos años. No sé exactamente cuantos años tendría yo la primera vez que la ví…, probablemente 12 o 13, la ví en su estreno, en el cine Gran Vía de Madrid (hoy convertido en teatro), me acuerdo como si fuera ahora mismo…. Y en seguida… ¡me cautivó!...
No es un musical al uso, es una historia sentimental que engancha… Fue un flechazo.
.
La trama inicialmente es la triste historia del pueblo judío, continuamente errante por el mundo, porque nadie le ha dejado tener arraigo alguno (la figura de ese violinista apoyado siempre en la ladera del tejado, a punto de caerse es el símbolo).
También es la narración de sus tradiciones, y de cómo… poco a poco, la figura de ese padre “tradicional” ha de ir cediendo poco a poco a ciertas cosas…, sin ceder en lo importante.
Precisamente lo que más me gusta de toda esta película, de la cual me gusta todo, es… la firmeza y al tiempo la dulzura del personaje principal. Me encanta su trato constante con Dios, su diálogo cercano con el Creador…, incluso su manera de quejarse de su destino, pero siempre aceptando la voluntad superior. Y también su buen humor.
.
En cuanto a los demás aspectos técnicos:
La música es pegadiza y además… ¡soberbia!.., y los actores sin ser, entonces, conocidos, ni de relumbrón, hacen sus papeles magistralmente. No pudo haber mejor casting que este en toda la historia del cine. Solo concibo un Teyve, en este mundo…., el que hace Topol.
.
Os cuento una última anécdota personal sobre esta peli…, Hace unos años, un viejo conocido, trajo su portátil para que le ayudara a modificar ciertos programillas. Este encendió el ordenata y apareció como fondo de pantalla… este fotograma que veis aquí:
.
.
¡Tachánnnnn!, ¡El violinista en el tejado!, jajaja. Mi hija lo vió y rápidamente le espetó “eres tan friki como mi padre".
Desde entonces, el que era conocido pasó a ser amigo ... y de los buenos, un tío al que le gusta esa pelí tenía que ser un gran tipo. -Ahora tengo otro cordobés, por ahí, al que también quiero un montón, que confirma esta afirmación-
.
Así que sí, ya veis, nadie es profeta en tierra propia…; a mí, aquí, en mi propia casa…, me consideran un friki por que me gusta este tipo de pelis…, porque me encanta la comedia musical americana...;  pero no os creáis, que poco a poco, y sobre todo a través de estas dos joyas que hoy os he comentado, ya les estoy enganchando.
.
Para acabar, 4 piezas inolvidables.
De My fair Lady, la elección se me hace más dificil, me gustan TODAS las canciones. Bueno...., me quedo con estas dos, pero que conste que también me gustan otras, tanto como estas.
.
 

 
.
De "El violinista" me quedo sin duda con estas dos, que pongo a continuación.
La primera porque es un canto al amor maduro que me emociona muchísimo y la segunda porque es un poema de nostalgias, que a pesar de todo, mira al futuro y a la esperanza, con una sensibilidad y una fuerza, que también me pone los pelos como escarpias..., y no exagero.

 

 
.
Bueno... pues hasta aquí hemos llegado..., al menos de momento ¡Que conste que no nos retiramos! jajaja....
Espero que os haya gustado este laaargooooo post y lo hayais disfrutado tanto como yo, haciendolo. El caso será descubrir que el cine, el buen cine, también de una manera u otra, acerca a DIOS.
 .
Que Él os bendiga y os acompañe siempre, queridos lectores.
Hasta la próxima.
.
*    *    *    *    *

4 comentarios:

Militos dijo...

Ls musicales americanos me entusiasman. MY fair Lady, es mi preferida, todo lo que dices de esta peli es la verdad. toda la verdad y nada más que la verdad. Qué música, que interpretación y qué belleza.
Lamento tener que disentir con el violinista, no me llenó demasiado, debe ser que aún no me he vuelto demasiado friki, pero si sigo viniendo por esta Hoja seguro que algun día lo consigo, ten un poco de paciencia, no me eches todavía, no te preocupes.
Besiños para que no te enfades

Angelo dijo...

He disfrutado enormemente con esta entrada tuya. No toco ni una coma de lo que dices . Genial, precioso y por supuesto que mi "Fiddler on the roof" de lo preferido preferido en mi vida cinéfila y musical.
Ayer estuve en urgencias. Ya te contaré. Un pequeño susto. Y hoy ...
¡¡¡ llega mi hermano el sacerdote!!!
llevamos dos años sin vernos y pasará el fin de semana con nosotros. Ello conlleva que el SEÑOR, viene a casa ya que suele celebrarnos la misa en familia. En una de ellas diré que la ofrezca por los blogueros.
Un abrazo.
Menos mal que ya programé las entradas del fin de semana, concurso incluido, porque poco podré aparecer por estos lares. Ci vediamo

Gran Visigoda dijo...

Gracias por esta entrada tuya , me ha encantado recordar al mismo tiempo que leía... de muy muy joven disfrute un montón con las películas de Fred Astaire y Ginger Roger, ¡aquellos números de claqué me entusiasmaban!... he recordado también la voz de Bing Crosby al leer su nombre y me ha parecido estar viéndole en "Las campanas ed Santa MAría"...,todas las películas que nombras me han hecho disfrutar tremendamente y para terminar pues ¡que decir de My Fair Lady! ni sé la de veces que la he visto.
El Violinista en el tejado solo la he visto una vez y hace mucho mucho tiempo, me emociona especialmente el primer video que has puesto de ella , la canción de los esposos.
Claro que el buen cine también acerca a Dios!
De nuevo muchisimas gracias por esta entrada.
Abrazos.

MOMENTOS dijo...

Con estos blogeros tan instruidos vamos a aprender un montón. SAludos,

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...