jueves, 24 de noviembre de 2011

LA FE-LICIDAD


Ayer surgió una noticia inusual, a algunos seguro que les ha podido parecer sorprendente. Yo la vi en Antena 3 Tv., pero -curiosamente- se difundió por todos los medios; (pinchando en este ENLACE, se puede acceder, a modo de ejemplo, a uno de los periódicos digitales que la recogió).
En realidad todos estos soportes, no hacían otra cosa que, avanzar los resultados de un significativo estudio sociológico elaborado por la Universidad de Chicago, encargado y publicado por la prestigiosa revista FORBES.
Dicho trabajo consistía en establecer un ranking estadístico en base a unos datos, recolectados con escrupulosidad científica, sobre las profesiones que se consideran MÁS FELICES; o dicho de manera más exacta, los trabajos que más felices hacen, a las personas que los ejercen.
Los resultados fueron concluyentes, en la parte superior de la tabla figura la profesión de... ¡SACERDOTE! (AQUÍ se puede leer dicho artículo de Forbes, COMPLETO)
.
Ayer me encontraba con un amigo y la noticia del día, salió en la conversación. Mi amigo, señalaba jubilosamente y creo que con alguna dosis de ingenuidad, que este era uno de los frutos visibles más inmediatos de la JMJ de Madrid. Yo no creo que esto sea así.
Pienso que la satisfacción por estar ejerciendo con autenticidad el sacerdocio se ha dado ¡siempre!; otra cosa es la seguridad de que la onda expansiva del gran evento de este año en Madrid haya removido nuevas llamadas; o incluso que esta noticia de hoy, despierte en los jóvenes la curiosidad por esa "profesión", a lo mejor antes nunca planteada; pues... bendito sea DIOS por ello, pero sigo creyendo que eso es independiente.
La felicidad de esta "vocación" no es nueva, radica en otras profundidades más antiguas.
.
Quiero seguir echando mano del estudio de FORBES, para destacar otro dato, que considero complementario.
Según dicho artículo, la segunda profesión más "feliz" de dicho ranking es la de ¡BOMBERO!.
Algunos se habrán reído al pensar en la disparidad, pero repasemos un poco los puntos básicos de ambos trabajos.
Las dos, son profesiones donde el SERVICIO es la nota predominante, así mismo se precisa cierta capacidad para el SACRIFICIO, y además las dos, son profesiones DE RIESGO, mucho más, por varias causas..., el sacerdote; en los tiempos que vivimos, lo digo sin ironía alguna.
Por tanto... yo no veo tal diferenciación. Digamos que ambos, bombero y cura, apagan fuegos a su manera; y estoy seguro que... al hacerlo, los dos son muy felices por haber "salvado" a las personas que han confiado en ellos.

Siempre que hablo de los curas, aunque estoy felizmente casado, recuerdo con mucha alegría, devoción y buenos propósitos, aquellas palabras oídas en alguna Misa, que nos otorgan a todos, incluso a los laicos, esa bendita condición sacerdotal:
"Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec"
Así es..., el Bautismo nos inserta en el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia; es decir, gracias a ese Sacramento nos identificamos plenamente con Jesús y también heredamos de Él su condición de profeta y de sacerdote.
Todos tenemos una obligación evangelizadora -profética-, y todos tenemos una misión de servicio -sacerdocio-, que cada uno según su condición y su estado, debe ejercer.
Estas cuestiones no son tonterías, ni mentiras, ni siquiera son un puro formulismo verbal; es una responsabilidad real, que el cristiano debe ejercer si quiere SER FELIZ, es decir, si quierte tener esa misma felicidad verdadera, que dicen ahora los medios, que tienen esos benditos y necesarios "sacerdotes de profesión".
.
¿Cual es el secreto de la felicidad?
Para responder finalmente a tal cuestión, me remito a las palabras, siempre sabias, del Santo Padre, el primer sacerdote:
"El Salmo responde: dichoso el hombre que da; dicho el hombre que no utiliza su vida para sí mismo, sino que la entrega; dichoso el hombre que es misericordioso, bueno y justo; dichoso el hombre que vive en el amor de Dios y del prójimo. De este modo, vivimos bien y no tenemos que tener miedo de la muerte, pues vivimos en la felicidad que viene de Dios y que no tiene fin." Benedicto XVI
.
*   *   *   *   *

10 comentarios:

Militos dijo...

Hijo mío, cómo eres, ni siquiera me has dado tiempo a ver los videos de poemas, menos mal que andas con mucho trabajo...

Bueno, en lo de sacerdote estoy completamente de acuerdo y opino como tú, no tiene nada que ver con la JMJ, es anterior, es de siempre. No hay otra vocación con mayor entrega y con más felicidad. Los buenos sacerdotes llevan esa felicidad en sus miradas.
Como bien dices, también nosotros, si vivimos con integridad nuestro cristianismo tenemos esa vocación sacerdotal, aunque de distinta forma.

Y ahora mi PEGA, no estoy de acuerdo en lo de BOMBERO. Creo sin lugar a dudas que la segunda profesión que hace más felices a las personas es la de MILITAR. Lo he vivido y aún lo vivo en mis propias carnes, hablo de los militares por vocación, no de muchos que hoy van a ella en busca de un sueldo porque no hay trabajo.

Su vida es de continua entrega y sacrificio, no hay renuncia que no sepan llevar a cabo, en bien de la patria y en bien de los demás, ni siquiera la familia es un obstáculo,su retribución económica siempre ha sido inferior a lo que cobran los civiles en cargos similares, hacen guardias que no se pagan como horas extraordinarias, se encuentran sometidos a una disciplina férrea que no pueden saltarse nunca y para colmo la sociedad no les ve con buenos ojos porque piensan que ellos son quienes hacen las guerras, cuando las guerras son cosa de los políticoa y los militares son quienes las tienen que resolver.
Podía seguir, pero creo que con esto es suficiente, por si no lo fuera te dejo este fragmento del poema de Calderon de la Barca

Y así de modestia llenos
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Aquí la más principal
hazaña es obedecer,
y el modo cómo ha de ser
es ni pedir ni rehusar.
Aquí, en fin, la cortesía,
el buen trato, la verdad,
la fineza, la lealtad,
el honor, la bizarría;
el crédito, la opinión,
la constancia, la paciencia,
la humildad y la obediencia,
fama, honor y vida son,
caudal de pobres soldados;
que en buena o mala fortuna,
la milicia no es más que una
religión de hombres honrados."

No quiero desmerecer a los bomberos, reconozco su valor y servicio a los demás, pero tienen muchas compensaciones, pues sólo trabajan unos días y descansan otros, además pueden hacer huelgas y protestar mientras el militar ha de estar calladito.
En fin, pero lo bueno del militar es que su felicidad emana de su amor a su carrera a la que entrega y sirve los mejores años de su vida. No veas cuantas veces he estado celosa de ello.

Perdona, este rapapolvos, no va contra tí, sino contra ese informe. Yo siempre lo dije las dos carreras auténticamente vocacionales son la de Sacerdote en primer lugar y la de militar después.
BESIÑOS DESAHOGADOS Y BUENOS DÍAS, QUERIDO

ARCENDO dijo...

Absoluta y totalmente deacuerdo contigo querida MILI.
Creo que el estudio de Forbes no es exacto, seguro, estoy seguro que la profesión militar es de las más satisfactorias del mundo si se ejerce, con lealtad, con gallardía, con hombría de bien, como lo ha hecho durante años, mi admiradísimo Julio, tiene que dar una plena felicidad como pocas cosas lo dan.
Por eso, te agradezco que entres aquí, y pongas las cosas en su justo sitio.
Besiños agradecidos.

Mento dijo...

De acuerdo con el post Arcen, je,je, como decia Don Joan en facebook que porque no se considera como profesión el ser padre o madre.
Un bezaso.

Militos dijo...

Gracias, Arcendo. el banner es maravilloso, la cara del Papa es deliciosa y su párrafo también.

A lo mejor te copio y hago un post de réplica al informe dentro de unos días.
BESIÑOS SIEMPRE

gosspi dijo...

Me llena de energia , ilusión y ganas de hacer las cosas bien y con cariño tu entrada de hoy....yo amo la felicidad y sé que está en la Vida de Dios y la tengo bien cerquita en la Iglesia y ver como la Gracia se dderrama fuera de ella para contemplarla en cualquier persona creyente o no...dentro hay que llevatla para poderla ver en los demas....es un don el amor a los sacerdotes y tambien se me ha dado para servirlos en Cristo Jesus. Preciosa entrada Arcen

E. Baregó dijo...

Vaya,yo sólo puedo decir esto:
1. Que la entrado de hoy como siempre es genial, de una noticia se saca una profunda enseñanza, el servir es ganar, quien no ve profundidad en este, está ciego.

2.Sobre la felicidad de ser sacerdote, no quiero ahondar, solo digo que si mil veces naciera mil veces ingreso al seminario para ser sacerdote.No me arrepiento de ser lo que soy, a pesar de las burlas, desprecios, comentarios justos o injustos, etc.

3.Hace poco, investigando sobre el suicidio, logré darme cuenta que entre los profesionales que más tienden a caer en él son los médicos y enfermeras. Alguien podría decir, bueno y no es también de servicio; Sí, pero la estadística apunta que éstos, en gran parte, tienden a perder esa dimensión y entonces caen en una especie de "asfixia laboral", que les hace cansarse sin sentido. de fondo si no hay servicio por amor, la cosa se complica.

4.Tremendo post, Muchísimas gracias.

Angelo dijo...

Vaya horas de entrar en la blogosfera, pero hijo mio... si es que no paro de hacer cosas. Hoy he montado la corona de Adviento entre otras cosas.
¡Qué voy a decir yo de esta noticia que me sacudió el alma para dar gracias a Dios, porque hasta la lista Forbes lo confirma! A mí me basta estar con mi hermano para saber un poco de esa felicidad. Y a mi amigo misionero en Venezuela, y a mi director, y a los que ví en Getafe, y a los que encuentro cada semana en Misa y ..... ¡Que sí! ¡Que hay muchos sacerdotes felices de su entrega! Y ya veremos cuando salgan los frutos del año sacerdotal ¿o es que ya nos hemos olvidado? Se pagó un precio muy alto, pero los frutos.... esos saldrán. ¡Vivan los sacerdotes!

MOMENTOS dijo...

Los sacerdotes, las religiosas y los religiosos, los padres y madres que se dan por completo, que gastan su vida en otros. Yo diría que no hay profesiones que hagan al hombre mas feliz, sino hombres que entregados al servicio de los demás encuentran así la felicidad sea cual sea su puesto en la vida. Besos

Bruce dijo...

Le doy la razón a la revista Forbes en parte, y a Militos en parte, y añado que la profesión en la que uno puede ser más feliz es Guardia Civil, y si se unen esas tres cosas, sale: el Pater militar de los que tienen los militares o los guardias civiles. No sé, no sé...todavía estoy a tiempo. jajaja! ójala pero no me creo digno.

Discrepo con el hermano que dice que por el "burn out" donde más suicidios hay es entre el gremio de médicos y enfermeras. Faltan datos a ese estudio.

Se sabe que la profesión que más suicidios hay es con diferencia precisanente la de Guardia Civil, no voy a entrar en detalles de las causas, pero haciendo un trabajo muy similar al de la Policía Nacional, el número de suicidios es un 200% superior en la Benemérita que en el de sus compañero de azul. Si se comparan los datos con otras profesiones las cifras son dramáticas.

Tres amigos míos se suicidaron con 16, 18, y 23 años en diferentes épocas (yo tenía un año menos que ellos cuando sucedió cada una de las veces que fueron por separado) los tres por el mismo motivo: por ser dejados por sus novias (qué absurdo verdad!), he tenido que levantar cadáveres de suicidados muchas veces, de hecho hasta el sacerdote que me bautizó se sucidío hace unos 20 años arrojándose por una ventana y casualmente yo pasé con mi bicicleta escasos instantes después por allí justo cuando me dirigía de una punta de la ciudad a otra.

Cosas del destino, pero Dios ha querido que conviva con la muerte, por encontrar cadáveres, por los accidentes de tráfico ... etc y eso curte de alguna manera. Hablo de la muerte sin pudor, de tú a tú, tanto que escandaliza, lo sé, me lo han hecho saber muchas veces.

¿Porque hablo tanto de la muerte y de esta forma tan drámatica un día que se habla de un post de felicidad?, no lo sé muy bien.

Oro por todos ellos, el Catecismo y María Simma lo dicen muy claro, que el suicidarse no es sinónimo de condenación ni mucho menos, y eso me hace muy feliz, por mis amigos y todo lo que he visto en mi vida. Oro por ellos todos los días no obstante.

"LA SANTA MUERTE!, LA SANTA MUERTE!" que decía San Josemaría.
Claro, es que es la puerta a Dios, a la Felicidad verdadera, quizás por ello que he unido dos cosas tan dispares a priori.

Espero no haber escandalizado mucho.

...PARA DISFRUTAR dijo...

Siempre he pensado que la profesión de sacerdote y la de monjita, son las que hacen más felices. Sé que hay un estudio que lo corrobora , sin embargo desde mi parecer , teniendo la vocación necesaria, es lógico que sea así.
Lo veo en la alegría y el entusiasmo con el que viven estas personas, en especial me refiero a las monjitas que en mi caso son a las que tengo más oportunidad de tratar. Están llenas de felididad por darse a los demás, y contagian con su sonrisa a quién les rodea.
Gracias por tu entrada.
Saludos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...