lunes, 27 de agosto de 2012

LA MADRE DEL HIJO DE LAS LÁGRIMAS

.
Mañana será martes 28 de agosto, y mañana la Iglesia celebrará la festividad de uno de los Santos más grandes de la cristiandad, San Agustín. San Agustín fue filósofo, teólogo..., y es considerado como uno de los más eminentes doctores de la Iglesia occidental; sin embargo, hoy lunes, precisamente un día antes de tal celebración, la Iglesia -que es madre y maestra-, quiere conmemorar la vida de alguien muy cercano al autor de "Las confesiones"; se trata de su madre, SANTA MÓNICA; y esto es así porque su ejemplo y oraciones fueron decisivas primero en la conversión de su hijo y posteriormente en la santidad de ambos.

Mónica sufrió mucho, Su fe necesitaba el abono de la tribulación. Y ésta no le iba a faltar. Soportó un matrimonio tortuoso con un pagano, Patricius; este era un hombre adúltero y violento. Con él tuvo tres hijos, entre ellos Agustín. Agustín era listo y muy exitoso en los estudios, pronto destacaría en varias disciplinas; sin embargo aún sin abandonar sus estudios Agustín se dejaba llevar ciegamente por las pasiones humanas y mundanas, y seguía abiertamente los impulsos de su espíritu sensual. Su madre no dejaba de sufrir por ello y no dejaba de implorar por él.
De esta manera Mónica rogó a Agustín que fuera a ver al obispo para que lo convenciera de sus errores, pero el obispo le aconsejó a Mónica que siguiera rezando por su hijo, diciéndole "no se perderá el hijo de tantas lágrimas".
Finalmente a la edad de 28 años, GRACIAS al tesón de su madre, Agustín acogió la gracia de Dios, se convirtió al cristianismo y recibió el bautismo.
La vida de Mónica es un prodigioso paradigma de firmeza evangélica, un sostenido requiebro de oración al Maestro íntimo del corazón, una renovada súplica de fervientes lágrimas, una auténtica vida de plenitud.
Alma dulce y serena, la de santa Mónica, doliente y lacrimosa, creyente y esperanzada, mística y adulta. Así lo corrobora el hijo en sus "CONFESIONES" cuando la define «con atuendo femenino, fe varonil, seguridad de anciana, amor de madre y piedad cristiana» (conf. 9, 4, 8).

Mónica fue una mujer que se ganó el cielo y lo ganó para su hijo, a base de sufrimiento, lágrimas y mucha oración. Se podría decir que lo que es, lo que fue San Agustín, lo fue gracias a la fe y a la perseverancia de su madre.
En Santa Mónica podemos descubrir una biografía que yo admiro y acojo con el mayor respeto precisamente en estos momentos de mi vida, en el que me hace falta sobretodo, creer en el sentido del sufrimiento, en la eficacia de la oración y en el valor de la perseverancia.
Bendito sea DIOS que nos da ejemplos tan luminosos como la vida de esta santa, a la que hoy, le suplico su intercesión.

*       *      *
 
...
*      *      *      *      *

8 comentarios:

Br dijo...

El mundo está lleno de Santa Mónicas anónimas, seguramente más que de San Agustines anónimos que a pesar de las lágrimas de sus madres quizás se hicieron rogar más aún.
Arcen, mi misa de ayer domingo, de esas buenas de hora y media fue por tí, la de hoy de media hora como cualquier otra también, y mis rosarios etc.
Yo no lleguo a los desvelos de Santa Mónica, pero pesao a la hora de pedir no me quedo corto.

Mucho ánimo!

Angelo dijo...

Yo le he pedido, para que ninguno de mis hijos pierda la Fe. Creo, entendemos esas lágrimas de Santa Mónica, cuando alguien vive alejado de Dios.
Un fuerte abrazo, con el placer de ver tus post en la blogosfera

Puro y Eterno Amor dijo...

Las lagrimas de una madre son santas.
El video me dejo sin palabras...precioso!!!

Bendiciones y mis oraciones para ti y tu entorno.

Mento+ dijo...

Ojala yo pueda ser una madre algo parecida, aunque sea un poco. Pues me intento mirar y me parece un perfil inalcanzable incluso en lo más insignificante que hacemos las madres por los hijos, yo siempre suelo meter algo la pata. Y no lo escribo en plan dramático, ni tampoco de coña, Es que para mi es muy difícil, a veces me enfado con Dios y tengo la cara dura y la insensatez de preguntarle si no cree que me ha puesto el listón algo alto. Pero no me contesta, asi que... Continuo mi batalla.
Tú entrada hoy me pone un poco contra la espada y la pared, denunciando los errores y las faltas que tengo como madre, pero eso es bueno cuando una intenta mejorar.
Gracias. Ah, y ahora me voy a ver esa gaceta, brother, eres una caja de sorpresas.
Un abrazo sanador.

Maverick50 dijo...

Yo sigo con mi invitación a rezar...
Oración por los enfermos.
Únete con fe a esta oración depositando tu vida entera en las manos de Jesús.
Señor Jesús, creemos que estás vivo y resucitado. Creemos que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar y en cada uno de nosotros.
Te alabamos y te adoramos, por venir hasta nosotros como pan vivo bajado del cielo.
Tú eres la plenitud de la vida.
Tú eres la resurrección y la vida.
Tú eres, Señor, la salud de los enfermos.
Hoy queremos presentarte a todos los enfermos, porque para Ti no hay distancia ni en el tiempo ni en el espacio.
Tú eres el eterno presente y Tú los conoces. Ahora, Señor, te pedimos que tengas compasión de ellos, para que todos reconozcan que Tú estás vivo en tu Iglesia hoy; y que se renueve su fe y su confianza en Ti; te lo suplicamos, Jesús.
Ten compasión de los que sufren en su cuerpo, de los que sufren en su corazón y de los que sufren en su alma que están orando y oyendo los testimonios de lo que Tú estás haciendo por tu Espíritu renovador en el mundo entero.
Ten compasión de ellos, Señor.
Desde ahora te lo pedimos.
Bendícelos a todos y haz que muchos vuelvan a encontrar la salud, que su fe crezca y se vayan abriendo a las maravillas de tu amor, para que también ellos sean testigos de tu poder y de tu compasión.
Te lo pedimos, Jesús, por el poder de tus santas llagas, por tu santa cruz y por tu preciosa sangre. Sánalos, Señor.
Sánalos en su cuerpo, sánalos en su corazón, sánalos en su alma. Dales vida y vida en abundancia.
Te lo pedimos por intercesión de María Santísima, tu madre, la Virgen de los Dolores, quien estaba presente, de pie, cerca de la cruz. La que fue la primera en contemplar tus santas llagas y que nos diste por madre.
Tú nos has revelado que ya has tomado sobre Ti todas nuestras dolencias y por tus santas llagas hemos sido curados.
Hoy, Señor, te presentamos en fe a todos los enfermos que nos han pedido oración y te pedimos que los alivies en su enfermedad y que les dés la salud.
Te pedimos por la gloria del Padre del cielo, que sanes a los enfermos que van a leer esta oración. Haz que crezcan en la fe, en la esperanza, y que reciban la salud para gloria de tu Nombre.
Para que tu Reino siga extendiéndose más y más en los corazones, a través de los signos y prodigios de tu amor. Todo esto te lo pedimos Jesús, porque Tú eres Jesús, Tú eres el Buen Pastor y todos somos ovejas de tu rebaño.
Estamos tan seguros de tu amor, que aún antes de conocer el resultado de nuestra oración en fe, te decimos: gracias Jesús por lo que Tú vas a hacer en cada uno de ellos.
Gracias por los enfermos que Tú estás sanando ahora, que Tú estás visitando con tu misericordia. Gracias, Jesús, por lo que Tú vas a hacer.
Lo depositamos en tus manos desde hoy y te pedimos que lo sumerjas en tus santas llagas. Que lo cubras con tu sangre divina, y que a través de este mensaje tu corazón de Buen Pastor hable a los corazones de tantos enfermos que van a leerlo. ¡Gloria y alabanza a Ti, Señor!. Un fuerte abrazo.

Militos dijo...

Siempre me emociona visitar la parroquia de Santa Monica en madrid, en la calle General Mola y leer en el frontal aquello de:
"Mónica me engendró para Dios con sus lágrimas."
Esa es mi esperanza, ya la había rezado hoy.
BESIÑOS

Militos dijo...

Lo de tu periódico es una broma o un virus? No me sale nada.

BESIÑOS

Belen dijo...

A Ella mi humilde oración hoy por ti.

Un cariñoso saludo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...