martes, 18 de septiembre de 2012

DIÁLOGO INTERIOR



- Un día más...., la cuesta, cuesta. Y cansa, y a veces hasta impone. Hay que ver lo que llevamos recorrido, pero es peor pensar lo que queda por pasar. Es para desesperarse, es para desesperanzarse. Queda lo peor.

-¡Caray, que ganas de verlo todo por el lado malo!, demos tiempo al tiempo. No nos debemos agobiar por nada. Lo que ha pasado, pasado está y ahí se quedó. Lo que viene... a lo mejor, ni llega..., cada día tiene su afán. Tacha este día en el que estás, y no te preocupes de más...

- Ufff, es fácil decirlo, pero la "loca de la casa" da muchas vueltas y es capaz de aturdir al más cuerdo...

- ¿Sabes cual es la solución?... ¡Rezar!, no hay otra

- Y te crees que no lo hago... ¡no paro!, pero es que parece que nadie me escucha. Cada noticia es peor que la otra..., no veo si quiera una lucecita que me ilumine.

- A veces te ofuscas y no ves más allá de tus narices. Aunque te disculpo porque puede ser una mala tentación... ¡supérala, pues!
Tienes muchas luces en tu camino... muchas. No estás solo y eso ya es una señal inequívoca de que estás siendo escuchado. Tienes una familia que te quiere mucho y se desvive por tí. Tienes unos amigos incomparables que se han volcado contigo. A través de ellos todos los días está llegando al cielo un ramillete de oraciones que en ningún caso, DIOS va a desatender. Están rezando por tí muchos, incluso hasta sacerdotes están ofreciendo oraciones y misas por tí.... ¿quieres más?

- Lo sé, lo sé y lo agradezco, pero a veces tengo momentos en los que no veo. Es precisamente todo eso que está pasando, lo que a veces me hace dudar...
Estoy en un verdadero dilema, Por un lado me pienso que yo nunca había rezado tanto, ni con tanta intensidad como últimamente, Nunca.
Al mismo tiempo, nunca antes tanta gente había rezado por mí como hasta ahora...
¿Será posible, (me pregunto quizás, con soberbia ignorancia), que tantos rezando y DIOS permanece mudo e inmóvil a todo???
¡Me asusta pensar así!, por eso, acto seguido, recapacito y pienso que yo, soy uno más entre miles de millones; que enfermedades y muertes hay todos los días, a todas horas, en todos los sitios..., entonces cuando pienso esto, soy y me siento insignificante. ¿quien soy yo para pedir que a mí, se me eviten esos males?

- Vamos a ver, si no ves, a lo mejor es porque no tienes que ver. No conviene. Sin embargo si te voy a decir un par de cosas que quiero que te grabes bien en tu corazón.
Primera cosa, Para EL no eres insignificante, eres su Hijo. Y segunda, Ninguna oración queda desoída.
No te das cuenta de que todo lo que está pasando podría ser peor. ¿Y si estuvieses solo?, ¿Y si no tuviera arreglo?, ¿Y si lo que tienes, además estuviera empeorando?. Y si.....
Hay muchos motivos para pensar -para creer- que no estás solo. Que estás siendo, de algún modo... mimado, aunque, a los ojos del mundo no lo parezca.
¿No te acuerdas del Evangelio del domingo pasado? Pues eso, tú mira todo con los ojos de DIOS.
Tú sigue andando, caminando, luchando, haz lo que tienes que hacer, haz lo que los médicos te digan, y sigue rezando, no hay otra solución, que hacer lo que se tiene que hacer..., así de fácil, así de difícil.

- Bien mirado, si me pongo a repasar mi vida..., siempre me encuentro su mano. Su presencia. Lo repito muchas veces y es así. ¡Hay que ver de cuántas cosas me ha sacado!, ¡De cuántos malos cánceres me ha sacado!, adiciones asquerosas de las que muchos nunca han salido, y otros han necesitado terapias carísimas para deshacerse de ellas, a mí me ha bastado su gracia, ¿Como puedo desconfiar ahora?

- Porque eres hombre. Los discípulos vieron sus milagros y también hasta última hora, dudaron de su resurrección. Pero EL es el Señor de la Historia, del mundo y de tu cuerpo también, que es templo del Espíritu Santo.
EL es todopoderoso, capaz de todo, capaz de cambiar las leyes de la física porque el es el legislador. No desconfíes, alégrate, porque eres su Hijo.

- Sí, gracias... Si, ya estoy más contento, y ahora creo que te voy a hacer caso..., lo mejor es rezar, lo mejor es que me acuerde (porque EL nunca se olvida) de que soy su hijo..., así que ya me pongo:
"Padre Nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre, hágase TU VOLUNTAD....

*         *         *
 
...
*    *    *    *    *

7 comentarios:

Militos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Terly dijo...

Todo va a pasar, querido amigo, estoy convencido de ello. Para saborear el camino de rosas, hay que pasar antes por el de espinos y ese camino perfumado por las flores, va a llegar, nuestras oraciones harán que lo consigas.
Mis ánimos y mi afrazo para ti y toda tu familia, también de toda la mía.

Puro y Eterno Amor dijo...

Queeee post Dios mio!!!
Mil gracias por el,pues es un dialogo que se que muchos, en muchas ocasiones tenemos...guauuu!!!! se me puso el corazon chiquito...me hablaste a mi Arcendo???estoy segura que si.
Sigamos adelante Arcendo...adelanteee de la mano del SENOR!!!
El video espectacular.

Mil bendiciones,mis oraciones para ti y tu bella familia.

Rosa dijo...

¡Qué oración más bonita!, toda la entrada es una maravillosa oración. Fe, fe y fe, por todas partes, un verdadero canto de Amor a nuestro Padre.

Muchísimas gracias por compartirlo, eres muy generoso siempre.

Un abrazo.

Julio dijo...

Aquí estoy, muy feliz,SEÑOR, porque me has llamado. Querido Arcendo,¡Qué ejemplo nos estás dando!...Animo guerrillero. Un fuerte abrazo, DUC IN ALTUM (" Boga mar adentro con todas tus fuerzas hacia los Luceros") SOY CAPAZ.

Julio dijo...

Aquí estoy, muy feliz,SEÑOR, porque me has llamado. Querido Arcendo,¡Qué ejemplo nos estás dando!...Animo guerrillero. Un fuerte abrazo, DUC IN ALTUM (" Boga mar adentro con todas tus fuerzas hacia los Luceros") SOY CAPAZ.

Sacramento Rosales dijo...

Así, así es como vamos caminando todos a la casa del Padre. Animo valiente, que eres un guerrero.
un abrazo sanador.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...