jueves, 27 de diciembre de 2012

EL SOPLO DEL ESPÍRITU

...
Siempre lo diré. Lo diré y repetiré una y mil veces. Nuestro anterior Papa, Juan Pablo II era mi Papa. Le seguí durante todo su pontificado, conozco muchos de sus discursos, he visto muchos vídeos. Todas las veces que estuvo en España fuí un vigoroso seguidor. Estuve con él, en el Bernabeu; le seguí hasta Ávila y Segovia para oír sus palabras. Bendijo mi matrimonio desde el papamovil y de una manera misteriosa dirigió mi vida al amor de Cristo. Estoy convencido de que no solo cambió este mundo, sino que me transformó a mí. No solo admiro, sino que quiero mucho a Juan Pablo II... No lo puedo decir más claro.... PEROOOOO, cada día que pasa, cada letra que leo, cada palabra que oigo de Benedicto XVI, más me acercan a la persona de este dignísimo y fiel sucesor del Papa beato.

Son tantas las cosas que dice Benedicto, y es de tanta enjundia lo que transmite, que a veces a uno le da la sensación de estarse perdiendo mucho, de su enorme riqueza espiritual. Lo cierto es que, durante estas Navidades, todas sus intervenciones encierran frases e ideas que, me están tocando directa y personalmente.
Si el otro día, el Papa "me arengaba diciéndome" que "el nacimiento de CRISTO vence al miedo"; hoy después del rezo del Ángelus me ha dicho que "que los creyentes llamados a dar testimonio en circunstancias difíciles y peligrosas no serán abandonados e indefensos: el Espíritu de Dios hablará en ellos
Será providencial, pero todos los mensajes que últimamente leo y oigo del Santo Padre, es como si me los hablara a mí, al oído. Son tan íntimos y propios, que me asombran. Oigo directamente la voz del padre que aconseja y consuela, que alienta y anima.
No me cabe duda que la elección papal, pese a todas las intrigas vaticanas -supuestas o no-, no es cosa de hombres. Es el Espíritu Santo de DIOS el que pone en el trono de Pedro al que más conviene en el momento preciso. Benedicto, es el hombre puesto por DIOS para esa labor preciosa y difícil, un cometido de padre y pastor que esta ejerciendo magistralmente.

Acabo de leer algo que, a los que seguimos la actividad frenética de S.S. Benedicto XVI, nos parece de Perogrullo, sin embargo creo que es importante que se sepa. La noticia se refiere a la reciente cuenta de Twitter del Papa, que ya tiene más de dos millones de seguidores. Al parecer hace unos días, surgió del rumor de que "alguien", le escribía al Papa sus tuits, ¡hoy se ha desmentido!. Además el Papa le ha cogido el gustillo a eso de tuitear, para regocijo de los que somos sus hijos, ya que siempre... tiene la palabra justa, directa y oportuna. Precisamente el Papa, en uno de sus últimos tuits nos pedía lo siguiente:
"Al finalizar este año, pidamos por la Iglesia, para que, no obstante sus limitaciones, se afiance cada vez más como morada de Dios.."
Yo así lo quiero hacer, y lo hago con este nuevo post (otro más), dedicado con todo el cariño a Benedicto XVI. Pidiendo en primer lugar por la salud y el alma de la cabeza visible de Nuestra querida Iglesia Católica.
Así mismo, animo a que, quien tenga cuenta de Twitter, siga al Papa en esa red social. De esa manera, además de alimentar el propio espíritu, también podremos manifestarle públicamente el apoyo, que otros le niegan: @Pontifex_es
Por todo lo dicho.., desde esta HOJA y en esta Navidad, pedimos con insistencia al NIÑO JESÚS que siga bendiciendo siempre a nuestro querido Papa. ¡Viva Benedicto XVI!

*   *   *   *   *

7 comentarios:

Rosa dijo...

Yo también lo creo, me parece un gran teólogo, pero sobre todo, lo que tú dices, que siempre tiene la palabra justa, y algo para mí fundamental, es su mirada, me desarma y me conforta su mirada, me parece muy cálida.

Me he hecho seguidora, pero en esto de tuitear, todavía me falta un poco de práctica y cambiar el "chip" que, hasta hace poco, no lo veía claro esto de tanta red social. Ahora sí lo veo claro, sólo me faltaba no verlo.

A mí también me gustaba Juan Pablo II, muchísimo; todavía recuerdo el vídeo que nos dejaste dirigido a los jóvenes en Chile y tantas cosas... pero Benedicto XVI me parece que lo dice todo sólo con mirarle, lleva a Dios en su mirada, es impresionante...su última visita a España me marcó totalmente...

¡Viva Benedicto XVI!

Espero que te encuentres bien y con ánimos, y muchas gracias por alertarnos constantemente; para mí este blog es muy importante. En mi entorno ya comienzan a descubrir que la red sirve y ¡¡¡mucho!!!, comienzan a abrir blogs...ya veremos qué pasa...por supuesto que éste es altamente recomendable.

Un abrazo grande.

Rosa dijo...

Yo también lo creo, me parece un gran teólogo, pero sobre todo, lo que tú dices, que siempre tiene la palabra justa, y algo para mí fundamental, es su mirada, me desarma y me conforta su mirada, me parece muy cálida.

Me he hecho seguidora, pero en esto de tuitear, todavía me falta un poco de práctica y cambiar el "chip" que, hasta hace poco, no lo veía claro esto de tanta red social. Ahora sí lo veo claro, sólo me faltaba no verlo.

A mí también me gustaba Juan Pablo II, muchísimo; todavía recuerdo el vídeo que nos dejaste dirigido a los jóvenes en Chile y tantas cosas... pero Benedicto XVI me parece que lo dice todo sólo con mirarle, lleva a Dios en su mirada, es impresionante...su última visita a España me marcó totalmente...

¡Viva Benedicto XVI!

Espero que te encuentres bien y con ánimos, y muchas gracias por alertarnos constantemente; para mí este blog es muy importante. En mi entorno ya comienzan a descubrir que la red sirve y ¡¡¡mucho!!!, comienzan a abrir blogs...ya veremos qué pasa...por supuesto que éste es altamente recomendable.

Un abrazo grande.

Sacramento Rosales dijo...

VIVA EL PAPA!!
Como a ti, en mi corazón es difícil que un papado tenga a un hombre como Juan Pablo II que ha realizado tantos cambios y a ayudado tanto en mi vida espiritual. Pero reconozco que en los tiempos que vivimos no hay otro mejor que Benedicto XVI, es el mejor papa que el Espíritu Santo podía dar a su Iglesia. Y lo digo con inmenso orgullo y alegría.
VIVA EL PAPA!!
Un abrazo sanador.

MARISELA dijo...

Yo no me canso de decirlo tampoco: nos ha tocado vivir bajo el papado de dos hombres elegidos y dirigidos de verdad por el Espíritu Santo de Dios. Y aunque a veces se me hace difícil la lectura de sus libros (evidentemente por mi ignorancia intelectual) sus encíclicas y cartas me parece de lo más práctico, cercano y realista que se puede leer en la actualidad. Creo que es un Papa con el alma puesta en el cielo, pero los pies bien afincados en la tierra, y eso lo demuestra día a día al alzar su voz por los más desfavorecidos de este mundo, al hablar contra las guerras, el hambre o las injusticias sociales. Y eso creo que le hace grande.
Y a mi también me pasa mucho lo que a ti: siento que se dirige expresamente a mi, me interpela, me interroga y me hace ver aquellas cosas que me empobrecen o , o por el contrario, me enriquecen como cristiana en el mundo actual.
Un beso y ánimos, que estamos contigo.

Militos dijo...

Vaya por Dios, ya hay algo en lo que no podemos estar de acuerdo, querido arcendo:
para mí, mi papa es, desde que soy Opus Dei, el del momento presente, elegido por el Espíritu Santo.
No niego que antes de ser de la Obra tenía mis preferencias, Pio XII, el de mi niñez, era sublime. hasta que profundicé algo en Pablo VI y no sabes cómo me alegro de que la Iglesia le haya ahora declarado venerable. Juan Pablo I murió el día en que yo firmaba Opus Dei, a partir de ese momento ya empezamos a rezar por el Papa que saldría elegido por el Espíritu y fue Juan Pablo II, fue mi Papa hasta que falleció en gloria de Dios, ahora es un santo al que invoco a diario, pero Benedicto XVI es el unico Papa posible.
Es la "Voz que clama en el desierto", el Vicario de cristo, para acercarnos a Dios y acercarle a Él a nosotros, por eso dices que te habla a tí personalmente, como a cada uno de los hijos de la Iglesia si quieren escucharle.

Me ha gustado mucho tu post, aunque tengamos diferencias, jaja..., sigo siendo la misma de siempre. y el caso es que, pensándolo bien, venimos a decir lo mismo.

Amo a nuestro Papa, le tenía tan rezado antes de su elección que me lo esperaba tal cual es, profundo y cercano, espiritual y humano, padre y maestro, del cielo y de la tierra como cualquiera de nosotros.
Dios nos lo conserve y dirija por muchos, muchos años.

Gracias Arcendo por este post y por lo que me dices de San Josemaría.
¿Cómo no quererte?

BESIÑOS SMM

Militos dijo...

Creo que no me expresé bien en el comentario anterior, cuando digo que es del cielo y de la tierra, como cualquiera de nosotros, me refiero a que es terrenal como nosotros, pero del cielo, Dios mío, lo que nos queda, sobre todo a mí que ando tan apegada a este mundo.

Bueno y que te quede claro que el post me encantó.

BESIÑOS de GUARDIA.

Boss dijo...

Dios lo hace todo perfecto. Ni Juan Pablo le tocaba ahora, ni antes le tocó a Bendicto porque así tenía que ser desde la eternidad.

Decía creo Vitorio Messori que a Juan Pablo II iban a verlo, a Benedicto van a escucharlo.

Dos santazos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...