martes, 22 de abril de 2008

LA RISA COMO ARTE

.
Continuamos hoy ese repaso a las grandes personalidades del arte cinematográfico, que comenzamos el otro día con Spencer Tracy; y lo hacemos con un personaje mítico, genial, singular y también, lamentablemente olvidado.
Injustamente, cuando hablamos normalmente de cine, solemos hacerlo con prismáticos, mirando, no sin cierta envidia, a la lejana América, a la meca, a Hollywood. Esta vez no va a ser así, porque la vieja Europa también es cuna de grandes creadores, como ya hemos demostrado aquí, varias veces (Dreyer, Bergman…etc.); y el de hoy, también es buen ejemplo de ello.
.
Hace nada menos que 101 años, nació en París uno de los grandes del cine Europeo y del arte universal. Georges Emmanuel Tatischeff , más conocido por Jacques Tati.
Tati, vino al mundo en el seno de una acomodada familia aristocrática, su padre Dimitri Tatischeff, era el agregado militar de la embajada de Rusia en París. Sin embargo, muy pronto, el joven Jacques, probablemente daría a su padre el gran disgusto al no seguir sus intenciones y dedicarse de pleno al precario mundo artístico, formando parte de distintas compañías de music-hall.
.
Posteriormente, y para nuestro bien, se dedicó de lleno a plasmar todo su potencial artístico en cintas inolvidables. Tati, no fue un director muy prolífico, pero a penas con 10 películas, de las cuales, tan sólo seis son largometrajes, se convirtió con derecho propio en uno de los íconos del cine universal.
Tati fue un creador autodidacta, exceptuando su breve paso por el music-hall, nunca tuvo una especial formación teatral, ni tampoco pasó por escuela de cine alguna. Pero, sin lugar a dudas, su imaginación, su talento narrativo y su forma de concebir el cine, le hacen ser uno de los más grandes artistas del séptimo arte.
.
Fue uno de los mejores cómicos del siglo XX. En todos sus trabajos, cultivó el humor, e hizo de él, una fina e inteligente sátira de la vida contemporánea. Con su cine, se le puede considerar el heredero directo de los maestros del mejor cine cómico mudo,
Su narración es puramente visual, sin renunciar a un rico arsenal que extrae del mundo de los ruidos, y de una cuidada música sabiamente colocada en todas sus películas; muchas de sus bandas sonoras son recordadas y además son dignas de estudio.
Así, Jacques Tati, planteó un estilo muy personal, entre la tradición muda y una concepción ciertamente vanguardista del arte de contar cosas a través de imágenes en movimiento.
.
Como brillante continuador de todos aquellos maestros del cine mudo (Chaplin, Keaton y otros), sus filmes, son colecciones de gags y situaciones cómicas, y al mismo tiempo, poseen un contenido crítico a la sociedad moderna y tecnificada. Como en “Tiempos Modernos”, la crítica del hombre actual inserto en un avasallador mundo material le conducirá luego de modo natural a la burla de la civilización urbana y todo lo que conlleva de inhumano (urbanismo, funcionalismo, diseño, automatismo etc.).
Pero en Tati, la sátira nunca es ácida, ni la risa estalla puntualmente en carcajada fruto del resbalón, siempre es una composición, una suite con pasajes más o menos jocosos, que finalmente desembocan en una alegre sonrisa, nunca falta de reflexión y ternura.
.
La estructura de sus películas son enormes sinfonías visuales, parcas en diálogos, donde la mímica es principalmente el particular método narrativo. Tuvo tanta calidad, que todas sus películas son objeto de rescate urgente para todo buen amante del cine, como arte.
.
Además, de su experiencia con la cámara en varios cortometrajes como director e intérprete en -Soigne ton gauche (1936) o L´école des facteurs (1947) entre otras, cabe destacar los maravillosos largos, Día de fiesta (1948), Las vacaciones de M. Hulot (1953), Playtime (1967), y sobretodo Mon oncle.
.
.
En Las vacaciones de Mr. Hulot, Tati crea a su personaje favorito, el desgarbado monsieur Hulot, que paseará su raída gabardina y su pipa, desde entonces, en todas sus películas; en la “perfecta” y entrañable –Mi tío-, por supuesto también.
En “Mon oncle”, se dan cita todos los parámetros de su cine: filma casi siempre en planos generales, usa el diálogo más como ruido que como forma de comunicación y sobretodo trastoca lo posible y lo transforma en inesperado azar, para sorprender al espectador. Y todo ello, sin abandonar la amable, pero contundente crítica social ante un mundo cada vez más tecnificado, más frío y menos humano. Y lo hace sin traicionar la constante en todos sus trabajos, el gran dominio del lenguaje narrativo que elevaría su cine, por merecimiento a la categoría de cine de autor. Un cine a la altura de Bresson e incluso del mismísimo Bergman.
.
Tati, fue un personaje sin duda singular, insobornable, sin dejarse encasillar ni malear, iconoclasta con estilo y practicante de un humor blanco ya del todo olvidado por anti-comercial. Siempre animado por actos de suprema coherencia y santa locura. Jacques Tati nunca gano dinero con sus películas, al revés siempre acababa endeudado y tenia que acabar los rodajes pidiendo dinero prestado. Dando el mejor ejemplo de que artista y subvencionado no tienen porqué ser sinónimos.
Finalmente, sus intentos de adaptar su querido personaje de Hulot al ambiente más áspero de finales del siglo XX no tuvieron éxito. En 1979, recibió el Gran Premio Nacional de las Artes y las Letras del gobierno francés.
.
Actor, mimo, clown, y excelente director, el francés Jacques Tati (1907-1982) es considerado uno de los más grandes de la historia del cine. Así, a más de un siglo de su nacimiento, es ciertamente justo que desde este humilde blog, dediquemos este pequeño homenaje a este gran genio francés. Hoy, a más de 25 años de su muerte, sus filmes siguen provocando risas y sus delirantes personajes son objeto de estudio.
Dijo Tati, en una ocasión, “El público todavía tiene capacidad de reír y quiere hacerlo. Por tanto, mientras el mundo mecanizado no nos devore la hilaridad, el cine cómico seguirá existiendo”. El director francés Jacques Tati tenía razón, queremos seguir riendo y disfrutando, una y otra vez de todo su hermoso cine.
.
Finalmente os dejo con la escena inicial de “Mon Oncle”, ¿No es una música deliciosa?
.

* * * * *

8 comentarios:

Oscár dijo...

Que bueno todo esto sobre el cine y sus protagonistas que estas colocando Arce, gracias!

Militos dijo...

La música y el inicio son deliciosos. ¿Eran en frances todas sus películas?. Ya estoy yo con mis preguntas, perdona.
La cultura que nos estás transmitiendo es fenomenal.
saludos

icue dijo...

Muy bueno, aunque no es mi estilo.
saludos

ARCENDO dijo...

Gracias a los tres por la visita. Militos, evidentemente todo su cine es en francés, pero casi todo su cine, está doblado al castellano de forma impecable; aunque como dije...es muy visual, casi no hacen falta palabras.

Caballero ZP dijo...

Me encanta este cambio de aires de vez en cuando, un soplo de aire fresco que nos hace falta a todos.
Gracias

Persio dijo...

Dios, qué bueno M. Hulot. Una de mis películas favoritas. Ese ambiente de vacaciones, ese humor ingenuo y blanquísimo. Me encanta.

Quico dijo...

ARCE, DONDE RECOJO MI PRMIO?? UN ABRAZO

caminante dijo...

Que buen recuerdo a este director has hecho, como siempre. Ya le puse a una gatita que tuve "Tati" en honor a este gran hombre y lo digo porque seguro que lo era. En esta película de "mi tio" muy acertada las escenas de la mujer poniendo en marcha la fuente cuando alguien llamaba a la puerta y la película "trafico" muy significativa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...