martes, 1 de julio de 2008

MONERIAS IRRACIONALES

Hace unos días aparecía en la prensa la noticia, ya comentada en este blog, que daba cuenta de que el Congreso daba vía libre al proyecto llamado “Gran Simio”. Dicha iniciativa pretende equiparar los derechos humanos a otras especies animales. Así, principalmente se les reconoce el derecho a la vida, a la libertad y a no ser maltratados.
.
En principio, la opinión que tengo sobre ese tema es que es algo inútil y totalmente gratuito. Me explico, cualquier persona con dos dedos de frente, sabe que la riqueza de cualquier ecosistema depende del mantenimiento de sus seres vivos y que ese cuidado por la vida de cada especie animal o vegetal redundará en beneficio del bien del planeta. Hoy más que nunca la humanidad está concienciada en esta idea y cualquier iniciativa en ese sentido, para proteger y salvaguardar especies en vías de extinción, siempre es bienvenida y acogida. Por tanto, NADIE, en su sano juicio, puede negar la vida y favorecer el maltrato de ningún ser vivo. Así, aunque es bueno que los gobiernos, corporaciones y organizaciones promuevan acciones populares en ese sentido, lo que es totalmente contradictorio es lo que está haciendo nuestro des-gobierno.
Porque lo que están tratando de hacer es equiparar la esencia de la vida humana (el alma), con la vida animal, algo totalmente incongruente con los mismos principios de la biología y de la filosofía. De hecho, la cuestión principal radica en la adjudicación de una ficticia e inexistente libertad para los animales. En una pura definición de la palabra –libertad- cabría el que -todo acto realizado conscientemente y sin coacción es libre; por tanto en el término “conscientemente”, la definición falla en los términos si nos referimos a la vida animal, o como diría nuestro querido Ortega y Gasset, "La libertad no ha aparecido en el planeta para desnucar el sentido común.”, que es, precisamente, lo que están haciendo todos nuestros políticos.

En cualquier caso, el problema de la posible aceptación de esta ley aprobada por el Congreso, no es sólo la adjudicación de esos derechos a los Grandes Simios sino la negación de ésos mismos derechos a los seres humanos. ¿Por qué se aprueba con el consentimiento general, el derecho a la vida de los animales, mientras que se pretenden aportar más ¿razones? Para el aborto y la eutanasia.?... Paradójico, ¿no?.

Así en este caso, estoy con el Arzobispo Fernando Sebastián, que cree que en ocasiones "por hacer el progre se puede hacer el ridículo"….¡y mucho!. Porque, como dice el prelado, "Para los monos habrá que pedir derechos simiescos", nunca derechos HUMANOS.

* * * * *

5 comentarios:

Caballero ZP dijo...

Esto me hace reflexionar, o nos toman por imbéciles, o los imbéciles son ellos, no he logrado encontrar más explicaciones, pero le preguntaré al primer simio que me encuentre por si tiene la respuesta.
Saludos

Militos dijo...

Dos nuevas palabras, derechos y humanos, que se vacían de contenido.
El propio Confucio decía:
"Cuando las palabras pierden su sentido , el hombre pierde libertad".
Buenas noches y besiños

Interruptor dijo...

Pero si es normal. ¿Por qué os extrañáis de que algunos políticos quieran que se les reconozcan sus derechos? Yo creo que el lógico.

Alter ego (el otro yo) dijo...

Mienten y me decepcionan.Hoy en la fecha que estamos ninguno se "moja" en defender los derechos católicos,por mucho de "centro" o de "izquierda" defenderán eso sí sus sueldos y sus escaños a "muerte".

braincrapped dijo...

A este paso creo que va a haber overbooking en el planeta de los monoZ xD

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...