domingo, 21 de junio de 2009

HACÍA ARRIBA, CON LOS ÁNGELES

.
Mañana de domingo, bien tempranito cuando casi todavia corre el agradable fresco del amanecer. Cuesta arriba, como llevando la ligera cruz del cansancio a cuestas. Mis heridas piernas duelen pero el alma rebosa. Cerro de los Ángeles.
No hace falta que venga ningún cutre para decir que esto es una experiencia religiosa digna de ser vivida.
Traguito de agua al canto y a seguir la fila como una hormiguita más.
Arriba espera lo mejor. Eran muchos, pero ¿Qué importa cuantos?, los que estaban, eran, que es lo que importa. Y arriba, victorioso, un Corazón grande, unos brazos abiertos, esperan.
.
Sotanas, alzacuellos, hábitos, confesiones en la ante explanada, gente de rodillas, jóvenes, muchos jóvenes y risas, caras sinceramente alegres. Suben sus oraciones, sube el incienso...
.
Eucarístia, común unión con todos, presentes y no presentes; mi familia, los vivos y los muertos; mis amigos físicos y también los blogueros; la gente que diariamente se cruza conmigo, todos los que me han hecho bien y también los que me han hecho mal. Todos.
El alma sale confortada, a pesar de las penas, a pesar de las incertidumbres, unas palabras lo dicen todo: “Venid a mí todos los que estéis cansados y agobiados, Yo os aliviare”.
.
Los Obispos, los nuevos apóstoles, dan testimonio de la luminosa esperanza, ¡queda la mejor de las Esperanzas!. Nada está perdido, todo está ganado.
En un pasado, un rey quiso hacer aquel honor, hoy, no había rey mundano alguno, no estaba, no hacía falta. Nuestro Rey no es de este mundo y su Amor no entiende de dobleces, es al único, ante quien nosotros hincamos la rodilla.
Bendición, alegría, más alegría, España es de Cristo, porque en sus manos la hemos dejado, El no va a fallar; nosotros aunque débiles, tenemos su fuerza, vamos a luchar contra nosotros y contra el mundo para no defraudar a su Amor.
Bajo ya la cuesta, empeñado en escalar la vida. Ese Corazón Enamorado se queda conmigo, no sé porqué pero se ha prendado de mí, y se une al de su Madre corredentora, en este precioso domingo. Alegría, más alegría.


* * * * *

3 comentarios:

Guerrera de la LUZ dijo...

Gracias por llevarme en tu corazón tesoro. Yo no he podido acudir, aunque me he unido desde casa.

Y gracias por relatarlo, ha tenido que ser maravilloso.

Muchísimos besos.

Corazón enamorado de tus hijos, se nuestro único refugio.

Terly dijo...

Te he pensado esta mañana, Arcendo, así como a otros amigos blogueros que habíais anunciado vuestra presencia en esta Consagración.
Desde la distancia en el espacio, no en el pensamiento, un fuerte abrazo.

Militos dijo...

Qué maravillosa vivencia, Arcendo,cómo me hubiera gustado estar allí. Esas cosas son las que dan la vida en abundancia.Hace mucho que no tengo una experiencia así y sé que lo necesito,necesito una inyección de energia espiritual.
Un beso

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...