miércoles, 23 de septiembre de 2009

¿CRISIS FAMILIAR?

.
Venturosamente vengo observando que la blogosfera de la resistencia viene convergiendo en un punto básico. Y esto es así, porque es, precisamente ese tema, ahora en tela de juicio, el que merece todo nuestro apoyo y defensa. El criterio y la sabiduría de estos ilustres compañeros no es vano, y sin duda debe ser tenido en cuenta. Y como diez es el número perfecto, apuntado ya por Dios a Moisés, escojo como botón de muestra este decálogo de ejemplos:
.
1. “El amor conyugal”. Por la familia, por la vida. (
Ver enlace).
2. “Amor”. Extremeño en Cataluña (
Ver enlace).
3. “Amor eterno”. Poema de blogs. (
Ver enlace).
4. “Para mi Antonio”. Para compartir (
Ver enlace).
5. “Mas fuerte que la muerte”. Siete en familia. (
Ver enlace)
6. “La familia, el regalo más grande”. Elentir. (
Ver enlace).
7. “Mi niño, mi ego”. Alter ego. (
Ver enlace).
8. “No tengo pareja”. Mis ideas cotidianas (
Ver enlace)
9. “La importancia de la familia en la sociedad”. Mi cumbre (
Ver enlace).
10. “¿Dos mamás o dos papás?”. Elige la vida. (
Ver enlace).
.
A la vista de los distintos preciosos artículos, se podría decir que el amor está en el aire. ¡Cuanta importancia le damos al amor!
Amor a la familia, del esposo a la esposa, de la mujer al marido; amor a los hijos, amor abierto a la vida. Amor verdadero. Y es que ese es nuestro motor principal. Lo que nos empuja, lo que nos mueve a ser cada día mejores.
El matrimonio es el estado en el cual el hombre y la mujer se realizan plenamente. Porque, además de responder adecuadamente a nuestras necesidades físicas y emotivas, nos permite alcanzar el más sublime de los privilegios: la paternidad, por la cual damos origen a nuevas generaciones.
.
Hay un conocido dicho que dice: “Hogar dulce, hogar”, Sin embargo, ¿es siempre fácil lograrlo?
Es cierto que no hay una varita mágica para resolver todas las dificultades que nos plantea la vida, pero una ayuda inestimable es agarrarnos a lo que tenemos. Conflictos, desavenencias, desacuerdos, crisis, siempre las habrá. El secreto consiste principalmente en las ganas que tengamos de vencerlos y siempre hacerlo desde el amor, ese primer amor que nos llevó a dar aquel “si quiero” inicial.
Claro que, para iniciar una nueva vida en matrimonio se requiere madurez, compromiso, comprensión y un serio propósito por adaptarse a la pareja superando las diferencias naturales, pero son esas mismas armas, las que tenemos que poner en circulación, también en tiempos de crisis. Esas y la oración serán las tablas de salvación en momentos difíciles.
.
La familia es una institución extraordinaria, es el lugar donde los pequeños son grandes y donde los grandes son pequeños, es el único lugar de la tierra donde las faltas y los fracasos de la humanidad quedan ocultos bajo el suave manto del amor.
Pero, ese "dulce hogar" con que legítimamente sueñan los seres humanos es una delicada empresa que conviene preservar, tanto de los ataques externos, como también de las tentaciones internas. Se ha dicho que la "restauración y elevación de la humanidad empiezan en el hogar", y es muy cierto. El corazón de la sociedad es el hogar, es la familia. Su bienestar y prosperidad dependen de ella. Por eso, las familias deben ser modélicas. Ejemplos de amor y faros de esperanza.
.
También hemos de reconocer que el aire no es todo lo puro que desearíamos, está viciado por muchos virus malignos, algunos de ellos legislados, que tienden a empujar al hombre hacía abajo.
La familia está siendo atacada y tentada continuamente con propuestas hedonistas que solo conducen a la ruptura del matrimonio y por tanto al alejamiento de la felicidad.
Para ello, ningún mejor antídoto que los esposos inviten a Dios a ser el Huésped permanente de su hogar; esa es la mejor vacuna. De esa manera, teniendo por aliado a ese Dios misericordioso, que ante todo es padre, nos concederá fuerza y luces para resolver, con su ayuda y nuestra colaboración, todos los conflictos que vayamos encontrando por ese largo camino que es la vida, y conservará nuestro amor tan fresco, joven y alegre como el primer día.
.
Dicen que el matrimonio está en crisis, que eso es tanto como decir que el amor está en crisis. Yo solo digo, que en mi caso, está vivito y coleando y pienso que los que dicen tantas banalidades acerca del matrimonio desconocen la esencia misma del amor. Por eso, a quienes piensen así, les recomiendo encarecidamente la lectura concienzuda de los blogs de mis amigos, que expuse más arriba de esas líneas. Todos ellos desbaratarían de inmediato, esas hipótesis sin fundamento.
Para redondear, añadiré, como deseo dirigido hacía esos queridos hermanos mios de la blogosfera:
¡Ojalá que el ejemplo de amor que empapa vuestros hogares y que tan preciosamente habéis sabido transmitir en vuestras bitácoras, sirva para robustecer los cimientos de esta sociedad y tocar muchos corazones vacilantes!, porque el mío, desde luego, lo tocáis, todos los días.
.

* * * * *

9 comentarios:

Capellanía Orvalle dijo...

Arcendo, te agradezco de veras tu blog que suelo visitar con frecuencia, y que me parece de primera. Aprocecho para felicitarte, y para pedirte permiso para "robarte" de vez en cuando algún video, cosa que he de confesar ya he hecho antes alguna que otra vez. Este que pones hoy es fantástico. Gracias de nuevo.

Angel dijo...

Arcen: Una vez más has vuelto a realizar un post de esos que tocan la conciencia. Me encanta tu originalidad y la manera en que los presentas. Hoy has vuelto a dar en la diana. Tenemos que ser ejemplo y defensores de lo que creeemos es la fuente donde bebe el ser humano. La familia es la que reviste a cada uno de las virtudes y valores que necesitamos en este mundo de hoy. Gracias por tu gran aportación a ella. Un video estupendo, siempre me ha gustado la canción de Perales sobre el amor de las cartas de San pablo. Felicidades

Militos dijo...

Querido Arcendo: ¡Qué precioso post! Dan ganas de casarse con sólo leerlo. En serio, está lleno de verdades y escrito desde el corazón, de ese corazón que sacas al aire en cada uno de tus post.

Dicen que el matrimonio es cosa de tres: Marido, Mujer y Dios. Yo que llevo 49 años casada firmo y confirmo que sin Dios nada saldría adelante en esta vida, ni siquiera el matrimonio.

San Josemaría insistía a lo largo de su vida, en escritos y en tertulias que la primera obligación de sus hijos era crear un Hogar Luminoso y Alegre y que toda la lucha habría de centrarla ahí, lucha que no tendría resultado si no se cuenta con Dios y la gracia del Sacramento matrimonial que conviene actualizar, recurrir a ella, día a día y con más fuerza en los momentos difíciles
Menudo trabajo de recopilación de blogs has hecho, eres genial. hay tres que no he leído y que lo haré cuanto antes.
¿Te he dicho alguna vez que eres genial?

Tu matrimonio, tu familia y tú mismo si que sois un ejemplo para nosotros.
Besiños

Alter ego dijo...

Hola Arcen,no parece sencillo tratar de la vivencia de la fe en la familia actual cuando se está hablando del crecimiento de la indiferencia religiosa en nuestra sociedad y cuando todo el mundo dice que la familia está en crisis.

No me voy a detener en lamentaciones y consideraciones pesimistas.La familia es el lugar donde se está jugando hoy,gran parte,la fe o la increencia del futuro.Pero,la familia es el lugar donde hoy los padres pueden actuar de manera más eficaz para recuperar el liderazgo de la fe.

Muchas gracias Arcen,cada día te superas más.Son unos escritos bien trabajados,bien realizados lo cual me haces discípulo de tus post.
Dios nos guarde a todos nosotros.
No me canso de darte las gracias.

Reportera Española dijo...

Querido Arcen:

La verdad que te ha quedado para salirse, y es que es así. El matrimonio es una institución que quieren derrumbar y decir que está en crisis pero eso no es cierto. Lo que quieren poner en crisis es al individuo, para que convierta en crisis todo lo demás. Pero la semilla del amor, puede ser esparcida gracias a todos los que lo conocemos.

BUENAS MADRUGADAS AMIGO.

eligelavida dijo...

He asistido a muchas bodas donde he escuchado la famosa carta de San Pablo a los Corintios. Después, en varias ocasiones, he visto también como ese matrimonio se separaba. Pienso que somos demasiado sentimentales. Escuchamos “el amor no pasa nunca” y ya pensamos que estamos en la gloria y que todo está hecho. Pero el matrimonio es también una lucha diaria por saber amar. Y el Apóstol nos dice muy claro cómo tiene que ser ese amor:

‘El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no es presumido ni se envanece; no es mal educado ni egoísta; no se irrita ni guarda rencor; no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, soporta sin límites’.

Si lo aplicáramos al pié de la letra…

Militos dijo...

Este video tuyo, Arcendo, me cautivó desde la primera vez que lo vi. Es maravilloso, es sentimental, pero también es fuerza y es amor eterno, sobre todo en ese abrazo final de quien nos está aguardando tras el último umbral.
Y es el amor de nuestra Madre que nos acompaña siempre en este camino. Bonita su imagen del final del video.
Gracias, por estos momentos de contemplación DEL AMOR HUMANO Y DIVINO.
Besiños SMM

Guerrera de la LUZ dijo...

Pero qué waaaaaaaapoooooooo con el jerseicito de la Hoja jajajajaja
Me ha llegao al alma el dibu :)

Enhorabuena por tu familia, es divina.

Besitos.

Militos dijo...

Ahora sólo paso a decirte que anoche me llevé la imagen de la cabecera para utilizarla cuando venga al caso. ¿Permiso?
Bueno y claro, que te quiero y te dejo besiños de mañana de otoño soleada, al menos por mi ventana.
Besiños smm

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...