sábado, 13 de febrero de 2010

PARTE DE GUERRA II

.
Me piden que siga hablando de “mi lucha”, que no es aquel libraco de Hitler donde el dictador alemán se explayaba, sino de algo más modesto y personal, de mi lidia torera con el tabaco.
En este segundo parte de batalla, he de repetir y repetirme que esta es una batalla que tengo ya, ganada de antemano. Me tengo que recordar otra vez, que la decisión es firme y desde que la tomé, lo tengo claro. No hay vuelta atrás, el volver a fumar NO ES OPCIÓN.
.
Recuerdo hace ya TRECE días, como gracias a un “soplo inspirador” de mi querida MARISELA, determiné NO FUMAR MÁS (“mi cuerpo es templo del Espíritu”), desde aquel día lo tuve claro, me fijé una fecha y “palante”.
A 13 días vista, ¡Número mágico donde los haya!, NO ME ARREPIENTO, me está costando pero cada día es un triunfo, que no pienso desandar por caer en un capricho pasajero.
Reconozco, como ya os dije, que mi fuerza de voluntad es muy escasita, sin embargo la fuerza que me sostiene es poderosa, es la más fuerte de todas, es la FE.
Sin esa fuerza, sería imposible, después de más de 30 años fumando ininterrumpidamente, asumir ahora mismo que llevo 13 días sin dar una sola calada. Os aseguro que en mi caso es MILAGROSO, por eso estoy convencido que si no le llego a dar ese valor añadido de la fé, hoy nada de esto, sería posible.
.
Quiero reiterar una vez más que esta es mi historia personal, y cada uno tendrá sus motivos y sus “fuerzas” humanas o divinas para dejarlo o seguir…, que no juzgo a nadie, lo que estoy contando es lo que me está pasando a mí, lo que me está funcionando a mi; en este momento, en que de algún modo, siento que debo dejar el tabaco.
Pienso que ese momento de auto convencimiento viene solo; a lo mejor el desencadenante, como es mi caso, llega con una frase amiga susurrada al oído; pero nunca llega por mucho que te lo diga un gobierno, por tanto que te grite la familia, por muchos miedos que te quieran meter con frases impactantes o con fotos horribles…., el momento llega cuando tiene que llegar y la decisión entonces es firme.
Os aseguro, que yo creo firmemente en que mi ayuda es sobrenatural, y lo sé porque NO es el único atolladero donde he salido MILAGROSAMENTE, con la única ayuda de la oración y los Sacramentos:
.
Hoy me confesaré ante vosotros un poquito más, para que veáis la fuerza y el amor de Aquel que me sostiene.
Desgraciadamente, soy un tipo muy frágil, mi vida no ha sido un dechado de virtudes y en varias ocasiones en mi vida, he ido por caminos equivocados, sendas donde otros, solo han podido salir tras costosos tratamientos médicos o después de largas sesiones psicológicas…. Yo he experimentado intensas adicciones y he salido de ellas, sin ayudas y sin secuelas, ¡solo por LA INTERVENCIÓN DIVINA!
Os aseguro que la adicción al tabaco es la menor de ellas y sin embargo es UNA MAS que contar de las MUCHAS VECES en que DIOS se ha acordado de mi; una más que me demuestra LO MUCHO QUE ME QUIERE MI DIOS, MI PADRE.
¿Cómo no voy a estar agradecido?, ¿Cómo no he de corresponderle?, ¿Cómo podría callarme, solo para mí, este derroche de AMOR que Dios está teniendo conmigo, cada día?
Mi vida ha sido un camino de baches, algunos muy hondos y todos los he provocado yo.
Sin embargo Dios va delante de mí, tapando mis agujeros, llenando mis huecos, allanando mi camino. Cada vez estoy más convencido de ello.

.
A 13 días de haber dejado este “pequeño (gran) vicio”, lo llevo bien pero…, todavía me sobrevienen tentaciones en ciertos momentos y es entonces cuando noto que es sacrificio, cuando pienso ¿que valor tiene esto, si no cuesta?, y después lo agradezco y lo ofrezco.
.
Al principio, supongo que como muchos, recurrí al viejo truco de la lista de pros y contras. En el margen derecho del folio, puse los motivos por los cuales debía dejar de fumar, en el margen izquierdo los motivos por los cuales debería seguir fumando.
Me lo tomé muy en serio, en contra del tabaco me salieron más de 30 razones, a favor del tabaco… solo 2.
Entre las “en contra”, estaban las de siempre: “la salud”, “la familia”, “el ahorro económico…” etc., etc….
Y las dos razones “a favor”, eran “Porque me gusta” y “Porque lo necesito”.
.
¿Querréis creer que si lo he dejado, es porque, paradojicamente, pesaron más las dos razones a favor?
Claro que me gusta fumar, naturalmente que la nicotina crea necesidad. pero… ¡Que dos poderosas razones para dejarlo!
La pregunta es… cuando fumo, ¿acaso estoy yo tratando de complacer a Dios, a otras personas o SOLO a mi mismo?... La respuesta a esta pregunta fue la firme e inmediata decisión que tomé hace ya 13 días. Y sigo en ello…
.
* * *
Pdta. El vídeo que se prestaba en este caso, era el “fumando espero” de super Sara, pero me parece un exceso, del cual el autor de este blog no está seguro de salir bien parado. Por eso…, sabiendo que alguien me lo va a echar en cara, voy a suplir esta falta con otro maravilloso vídeo alusivo al humo, que creo hará las delicias de los bichos más exigentes.

* * * * *

7 comentarios:

Angelo dijo...

este es otro de los post que merecen mi máxima admiración y mi puntuación más alta y es que para mí el confesar nuestras luchas, debilidades y caidas es la mejor forma de alentar a los demás.Todos ,todos, todos, insisto, todos, tenemos algo que arrastramos desde el pasado y comprobar que alguien se libera de cadenas llevadas durante años y años, es una alegría para todos. Me has alegrado el alma con tu ejemplo. Un abrazo. Estoy un poquito nervioso y eso que esta vez no hay comparación con mi anterior intervención. Necesito oraciones para confiarlo todo al Señor. Que peliculón acabo de ver. Mañana lo cuento.Unidos hoy en el rosario.

Militos dijo...

El video es delicioso, gracias cielo, sabes lo que me gusta esta pareja. Me quedo embobada mirándolos deslizarse como si no rozaran el suelo. Imposible no perdonarte otra ausencia.

Y ahora en serio, sé que lo tuyo no es "dejar de fumar" simplemente, es todo un desprendimiento y por eso sé también que lo conseguiste desde el primer día.Creo, Arcendo, que eres un privilegiado, no por dejar el tabaco, sino por la fe viva que has recibido de Dios y a la que correspondes generosamente.

Gracias también por abrir tu alma en este post, eso nos ayudará a todos.

Besiños, querido amigo y compañero de este camino que terminará algun día, donde podremos encontrarnos.

Guerrera de la LUZ dijo...

B I E N !!!!!!!

Me alegro infinito de leerte con esta fuerza. Ánimo, lo peor ya ha pasado.
Contarlo todo aquí también es una forma de comprometerte a no volver nunca más.

Dios nos saca de todo querido Arcen.

Un abrazo grande. Unidos!

Terly dijo...

!!!ARCENDO!!!... ¡¡¡ARCENDO!!!
¡¡¡ARCENDO!!!... Ra... ra... ra...

A la bi, a la ba, a la bin bon ba,... Arcendo, Arcendo - rarara...

Venga, ánimo, Arcendo, que esto está ya "chupao"

Felicidades por aguantar 13 días, venga, vamos, a por otros 13 y seguir sumando.
Un abrazo.

Militos dijo...

Querido Arcendo, te sé comprometido con Dios y con eso basta. No necesitas nuestros ánimos, sólo saber que estamos siempre contigo.
Estoy contigo en esto y en todo. Ahora vengo a desearte buenas madrugadas y a decirte hasta mañana si Dios quiere.
Besiños

María Rosa dijo...

Arcen, mi mas sincera enhorabuena, me ha encantado como te has sincerado, el ser humano es que está atado a muchas cosas y nos cuesta mucho apartarlas de un plumazo, pero tú lo estás logrando más aún si has salido de anteriores baches o más profundos.
No le quite eso mérito a lo que ahora estás haciendo que sé que librarse del tabaco es algo muy difícil, pero para tí ya es pan comido!!

MARISELA dijo...

¡¡¡¡¡Bien!!!!!!! Me encanta esa actitud!!!!
Voy a confesarte cómo yo dejé de fumar....siiiiiiiiii yo fumé desde los 13 a los 41 años. ¿sorprendido?
Date cuenta de que nací y me crié en la provincia más tabacalera de Cuba, Pinar del Río. Para mi era una cosa natural, rodeada de fumadores y tabaco como estaba. Cuando arrivé a España me di cuenta de la mala calidad del tabaco de los cigarros (o cigarrillos) y en los últimos años ya tenía una bronquitis crónica, añadida al asma que padecía desde niña....y sin poder dejarlo. Es muy difícil, por eso es bueno que lo compartas con los demás: eso te dará fuerzas.
¿Cómo dejé de fumar?. Con fe, sólo con ella podía hacerlo y, como soy muy devota de la Beata Sor Eusebia Palomino, le hice una novena. Al finalizarla, me desperté el día nueve como si nunca hubiese fumado, así de sencillo y de misterioso. Pues no me he puesto un cigarro en la boca nunca más. Y no he sentido ansiedad, ansias de fumar ni depresiones.
Por eso, como se que la fe mueve montañas, siempre que un paciente me habla de su lucha contra el tabaco, le cuento mi experiencia. Muchos lo han comprobado en ellos.
Dios nos dice que si vamos a él a través de un deseo verdadero y real de conocerle, llegaremos a Él. Esa es la fe que nos sostiene.
Así que te digo: no desfallezcas, que Dios está contigo en cada batalla. Ya te levantará cuando caigas.
Un abrazo hermano en Jesús.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...