viernes, 16 de abril de 2010

VER Y NO VER

.
Dicen los snobs, que esa sensación de haber estado ya, en un sitio “nuevo”, se le llama “deja vu”. Normalmente, en ese “ya visto”, que así se podría traducir del francés, además de sentirse una convincente sensación de familiaridad, va acompañado también por una cierta sensación de “sobrecogimiento”. Esa curiosa experiencia probablemente pueda ser reflejo de los sueños y a su vez tenga su explicación, nada parapsicológica, en los recovecos neuronales de nuestro cerebro, que es todavía un mundo prácticamente inexplorado.
.
Es interesante observar como muchas veces, “vemos”, lo que no queremos ver y sin embargo, estamos ciegos para ciertas cosas que están siempre a la vista, delante de nuestras narices.
¿No os ha ocurrido alguna vez, haber pasado por un lugar, cientos de veces, sin haber reparado en un determinado detalle, que siempre ha estado ahí?
Sin embargo, un día, sin saber por qué… caemos en la cuenta, nos fijamos “otra vez” y… nos sorprende; ¿Cuántas veces estamos ciegos ante la evidencia?
Creo que además, ese fenómeno ocurre también con ciertos conocimientos aprendidos ya hace mucho tiempo, que a fuerza de repetirlos interiormente, pierden su verdadero significado hasta que….. los “encontramos” -otra vez- y cobran nueva vida.
.
Sin embargo, como creyente que soy, sin pretender buscarle demasiadas explicaciones científicas, si me gusta pensar que nada pasa porque sí. Nada es fruto del azar, sino de la amorosa Providencia que en cada momento nos facilita lo que necesitamos.
Pues en este caso, comparto con vosotros mi “nuevo” descubrimiento de la palabra: –pecado-, vocablo este que he vuelto a redescubrir y desde hace unos días ando repasando y meditando.
.
Dice el Catecismo que pecado eses una falta contra la razón, la verdad y la conciencia recta”, sin embargo ahondando más en esa definición me encuentro con esta otra gran verdad: EL PECADO ES UNA FALTA DE AMOR.
Esta “perogrullada” tan conocida…., tan repetida, tan sabida…., me vino el otro día a la cabeza de sopetón, con toda su contundente crudeza. ¡Ahí está el quiz de la cuestión!. Ahí es donde cobra sentido todo: el cielo, el infierno, el premio, el castigo, la Misericordia, el arrepentimiento y el perdón.
.
EL PECADO ES UNA FALTA DE AMOR…., y el pecado además, conlleva culpa porque infringe DOLOR. Cuanto más dolor provoque, más culposo es, porque más dañoso será.
Daño físico o moral, dolor, pena, ante todo esto, ¿como nos vamos a encontrar nosotros mismo, salvos de nada?
Solo con dolor, solo con gran dolor traducido en el más grande AMOR que ha habido, tenemos redención.
Si sabemos esto…, si estamos persuadidos de esto…, ¿por qué nos empeñamos, los hombres, en seguir haciéndonos daño unos a otros?...
.
A veces, pasamos por la vida sin ver, sin fijarnos en ciertas cosas importantes y preciosas que ocurren a nuestro alrededor, como un atardecer, las nubes, una flor que nace......., como todas esas personas que tenemos a nuestro lado y a las que debemos amar…¡como a nosotros mismos!, en lugar de lastimarlas.

* * *

Pdta. Aprovecho el post para felicitar a nuestro Papa por su cumpleaños. Tal y como nos informa MILITOS en su blog DE DENTRO, hoy cumple 83 años. Desde luego es buen momento para, además de desearle un buen día, mostrarle TODO nuestro apoyo. Por eso, os ruego que os sirvaís de los enlaces que tiene MILITOS en su blog para enviarle un buen MENSAJE DE CARIÑO.

* * * * *

5 comentarios:

Militos dijo...

Te agradezco el aviso por si sirve para mostrar el cariño y el apoyo de muchos más al Papa en esta feliz ocasión.

El pecado nace con nosotros y, aunque perdonado, la tendencia así se mantiene a lo largo de la vida, bien pegado al hombre y lo peor es que esa falta de AMOR, a veces nos duele no por puro AMOR a Dios, sino por la sensación de fallo que nos deja en el alma. Por eso hay una actitud que debemos practicar constantemente en nuestra vida de cristianos, no sólo respecto al pecado, sino a todo, es la de rectificar la intención en todo momento, para lo bueno y para lo malo.

Este post también es muy acertado.

Besiños

E. Baregó dijo...

le agradezco su post y su recuerdo. mil gracias. Bendiciones.

CRIS dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que vamos por la vida a trompicones, a menudo quejándonos por todo lo que no tenemos y siendo muy poco agradecidos por lo que tenemos.

Creo que el amor nace del agradecimiento, nadie puede saber qué es el amor si no se ha sentido amado primero...

El pecado es el que nos pone todas las vendas.

Un abrazo Arcen

Militos dijo...

En esto de ver y no ver, o mirar y no ver, hay un ejemplo clarísimo que tú también habrás experimentado, como es el de la lectura de los Evangelios. ¿Cuántas veces hemos leído los cuatro? y cada vez ¿no encuentras algo diferente que te llega adentro?
Buenas noches nos dé Dios, querido amigo

MARISELA dijo...

Muy necesario hablar de el pecado en estos días: los hombres pasan fríos por su lado, se zambullen en él y ni siquiera saben, muchas veces, que lo hacen.
Nuestro amigo canario, Salvador Pérez Alayón, de soycreyentecatolico, ha hecho una entrada sobre las visiones de Santa Faustina muy interesante, os animo a todos para que lo lean.
No puedo abrir los vídeos, pues estoy enganchada a un aparato desconocido (con el wifi) y no tengo potencia. Cuando llegua a casa, los disfrutaré seguro.
Un abrazo en Jesús y María.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...