martes, 10 de agosto de 2010

LA ORACIÓN + COMPLETA

.
Desde que empecé a asistir a meditaciones en un centro del Opus Dei, que para mí, fue escuela de vida; siempre me llamaba la atención, la oración inicial con el que los sacerdotes iniciaban esos ratos de reflexión ante Dios.
Me gustaba lo que decía, y como lo decían, porque se notaba que lo sentían profundamente. En esta breve pero intensa oración, se pedía, se invocaba, la presencia de Dios entre nosotros; que es algo más que necesario en estos tiempos que vivimos.
La oración en sí, es sencilla y desgraciadamente, para algunos…., poco conocida; dice así:
.
Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes. Te adoro con profunda reverencia. Te pido perdón de mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración. Madre mía inmaculada, san José mi padre y Señor, Ángel de mi guarda, interceded por mí“.
.
Hoy he querido, especialmente, recordarla y compartirla; pensando en memorizarla, en rezarla más, en aplicarla en todo momento, incluso en los momentos de trabajo y de ocio, pudiendo sustituir esta preciosa petición:
Te pido perdón de mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración”, por esta otra:
Te pido perdón de mis pecados y gracia para hacer con fruto mi trabajo
o... “Te pido perdón de mis pecados y gracia para disfrutar de este rato de descanso santamente, aprovechando este momento para hacer apostolado
…. U otras fórmulas, a gusto del consumidor; eso sí, sin olvidarnos de las demás “ayudas” con las que contamos.
.
¡Que bueno es saber que tenemos tan grandes aliados allá arriba, ¡Que importante es tener presente a Dios!, ¡Que gran aliciente es saber que nuestro Padre, nos ve y nos oye!
.

* * * * *

5 comentarios:

Militos dijo...

Querido mío: hoy tocas mi oración preferida, desde que la aprendí no dejo de exprimirla cada día y aunque suele emplearse como preparatoria para hacer la oración personal, para mi es ya tema de oración de la que cada día se saca algo nuevo e intenso para la vida diaria.
Me alegra mucho que lo hayas tocado hoy, es una auténtica maravilla. muy bien aplicada a las demás cuestiones de la vida de un cristiano.

Y mil gracias por tu comentario, creo que te has pasado,pero sé que te sale de dentro. Tu corazón de hermano y amigo es inigualable. ¿Quién puede no quererte? No sé que haría sin tu impulso y compañía.
Besiños emocionados

Maria del Rayo dijo...

No conocía la oración que muestras, hasta hoy.
El corazón, mi corazón, bueno yo toda, me gusta mucho decirle cosas de alabanza y adoración a Dios.
Eres muy espiritual.
Besos.

Motorromero dijo...

Se cuenta que en la vida de Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein)hubo un acontecimiento que marcó de alguna manera el inicio su conversión, aunque esta se llevara a término tiempo después con su lectura de la vida de Santa Teresa.
Un día, entró en la catedral de Frankfurt, y en ese ambiente para ella extraño (judía, filósofa agnóstica...), descubrió a una mujer sencilla que venía del mercado con su cesta de la compla y que arrodillándose frente a ella en un banco se puso a rezar.rezando junto a la cesta de la compra.
Fue el inicio de su conversión porque descubrió que había un Dios muy cercano, un Dios que a aquella sencilla mujer le resultaba cercano.
Es una realidad, y la oración que recoges hoy Arcendo, ayuda mucho a considerarlo.
Gracias.

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Hola Arce, las veces que asistí a algún retiro de los jueves y participaba de la lectura y reflexión del sacerdote, me fascinaba enormemente esta oración y luego esa santa atmósfera de el sacerdote sentado en una silla frente a una mesa con una lamparita haciendo la reflexión. Y en una Santa Capilla. Gracias por recordármelo. Pero eso sí nunca escuché a Tom Jones en esas reflexiones, jajajajaja.

BRUCE dijo...

Qué buenos son los retiros de la Obra! y qué buena es esa oración tan sencilla!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...