martes, 14 de septiembre de 2010

SANO FRIKISMO

.
He de reconocerlo, si entendemos el término friki, como una persona con algunos gustos de seguimiento minoritario y con afición, a veces desmesurada por ciertos temas; sin duda, yo entro de lleno, en el catalogo del frikismo.
Sin embargo, me niego a reconocer que mis aficiones, aun siendo apasionadas, sean enfermizas. En ningún caso mis hobbies me apartan del necesario contacto personal con la gente y tampoco mi único fín en la vida es coleccionar compulsivamente más material friki para apagar mis ansias; me niego a ser ese tipo de “pringao”, que es, en definitiva un pobre marginado social.
El tipo de virus que padezco, creo que, precisamente es todo lo contrario, me anima a la relación e incluso al contagio. Mis aficiones, creo, no pueden ser más sanas, buen cine, buena literatura y buena música…. Y dentro de ese extenso compendio, algunas obras, pasan de ser mero entretenimiento a ser referentes en mi vida e incluso modelo en el proceder de mis andanzas diarias.
.
Entre alguna de esas obras preferentes, están las que más recientemente han sido llevadas a la gran pantalla; cualquiera de los libros de Michael Ende, la saga de Harry Potter, las crónicas de Narnia y sobretodo la trilogía de El Señor de los Anillos.
Todas, las antedichas, al margen de sus indudables valores literarios, esconden en sus páginas, valores que además de enriquecer el espíritu, conforman los principios básicos de la misma esencia del humanismo e incluso lo transcienden. De aquí mi frikismo absoluto en la defensa de "esos imprescindibles", porque hoy, lamentablemente, esos escasos chispazos de luz, solo asoman tímidamente y casi están condenados, en este mundo ávido de hedonismos vacíos.
.
Por eso, hoy quiero centrarme en la obra de Tolkien, por ser esta uno de mis pilares anímicos.
Para todo buen aficionado a la narrativa fantástica, como es el caso de quien esto escribe, "El Señor de los anillos" representa una cumbre indiscutible del género, una referencia inexcusable. Podría decirse que con este libro empezó todo. Así como el Lazarillo de Tormes hizo nacer el género picaresco, El Señor de los Anillos dió origen al género literario de la fantasía épica (al menos para el gran público contemporáneo).
La influencia del libro es tan enorme que decenas de libros, aun hoy, imitan forma y estilo e incluso las ideas que J.R.R. Tolkien derramó en abundancia en sus libros.
.
John Ronald Reuel Tolkien nació el 3 de enero de 1892 en la localidad de Bloemfontein, Sudáfrica. Inició sus estudios en el King Edward Grammar School. Posteriormente, continuó su brillante carrera en el Exeter College de Oxford, donde conoció a Edith Bratt, la que luego sería su esposa.
En 1914 contrajeron matrimonio, pero Tolkien fue enviado a la guerra en Francia. Regresó a fines de 1916. Un año después escribió "El Silmarillion". En 1925 publicó junto a E. V. Gordon "Sir Gawain y el Caballero Verde". Y en 1937 escribió "El Hobbit" para sus hijos, la obra germen que dio origen a la archiconocida trilogía titulada "El Señor de los Anillos" (1954-1955).
Tolkien, fue profesor especialista en historia medieval, filólogo y escritor. Dió clases de literatura en la Universidad de Oxford entre 1945 y 1959, y curiosamente allí, coincidió y fue amigo del gran C. S. Lewis, que cultivaba su mismo género. Dicha amistad se acabó probablemente debido a los celos de Lewis ante el éxito de "El Señor de los Anillos" frente a sus "Historias de Narnia".
En 1971 murió su esposa y casi dos años después, moriría Tolkien, el 2 de Septiembre de 1973, a los 81 años.
Dicho así, de sopetón, su vida parece la de uno de tantos, pero Tolkien era un tío genial. Cuando estaba vivo lo tildaron de lunático, sus excentricidades eran conocidas por todo el campus, la afición por dedicarse a asustar a las personas con un hacha vestido de vikingo, hablando de duendes o dejando su dentadura postiza junto al dinero sobre el mostrador, cuando iba a pagar una compra; no hacen sino engrandecer su divina locura quijotesca.
.
Su obra es su legado, su alma, y en ella tiene la gran virtud de jugar entre la fantasía y la realidad, haciendo creíbles las aventuras que narra cuando conquista al lector. Su obra plantea la utópica sustitución de una concepción primordialmente materialista de la sociedad por una visión donde imperaría el amor, la amistad, el sacrificio, la fidelidad, el honor, el valor de lo pequeño y la lucha constante contra “las fuerzas oscuras”.
En toda su obra permea la necesidad de tomar conciencia sobre el profundo valor de las cosas logradas con esfuerzo, incluso con el sacrificio.
La sabiduría para Tolkien proviene de una recta conducta, de una forma de vida, donde la discreción, la confianza y dignidad son la base que sustenta su valoración existencial. Lo importante no es la fortaleza física, sino la capacidad de afrontar la adversidad con la fuerza de la mente y del espíritu.

.
.
El Señor de los anillos, es la clásica lucha del bien contra el mal, y después de tantos años sigue vigente y sigue llamando poderosamente la atención de las nuevas generaciones. El profesor Tolkien nos trajo un universo de recuperación, un modo de entender la vida, frente al actual acomodaticio, mundo Light.

Su inagotable galería de criaturas, razas y personajes, han sido el fundamento de una experiencia de una intensidad y riqueza casi inigualables. Este ingente mundo de Tolkien hace que mucha gente (ellos sabrán por qué) miren con incomprensión y desprecio condescendiente a los que nos consideramos seguidores de este catecismo tan singular.
Personalmente, a medida que pasa el tiempo, a veces, muchas veces me invade la sensación de querer ser un hobbit, quisiera ser parte de la Compañía y pedir un caballo a los de Rohan para acercarme a Gondor…, el riesgo de jugar con las historias del padre de la fantasía moderna, hace que vuele mi imaginación al forjador de espadas que antes fueron rotas, al guerrero élfico, o el mismísimo Trancos, al que luego será el magnífico y audaz rey Aragorn… etc, etc, etc.
.
.
Lo cierto es que creo, que si después de tanto, hay quien todavía gusta y se admira, y anhela pretender emular las benditas hazañas de Frodo y los suyos, en la vorágine de lo cotidiano, afortunadamente, todavía no todo está perdido, aún hay esperanza.
Así que..., bienaventurado sea Tolkien y todo el frikismo creado en torno a él y a su obra. AMEN.

Por favor, si quereis, pinchad también en estos enlaces, conducen a unos vídeos, sin desperdicio.

http://www.youtube.com/watch?v=m5voqcN9zm4

http://www.youtube.com/watch?v=ONmWL5ybKxc

* * * * *

15 comentarios:

Militos dijo...

Y además me gusta que seas así y que esta Hoja, de vez en mucho invite a soñar.

Hace mucho que no te digo:
BUENAS NOCHES NOS DÉ DIOS, es que a veces con el verano se nos olvidan algunas buenas costumbres, así que:
BESIÑOS Y HASTA MAÑANA SI DIOS QUIERE

Militos dijo...

¿NO ENTRÓ EL PRIMER COMENTARIO QUE TE ESCRIBÍ O ES QUE NO TE GUSTÓ?
Me gustaría saberlo para repetirlo o no, en realidad el que has publicado es continuación del otro.

Besiños madrileños, querido soñador

ARCENDO dijo...

No, querida VALKIRIA, no entró el anterior..., yo a tí no te borro NUNCAAAAA, JAJAJAJa. BESIÑOS.

Militos dijo...

Gracias por tu rápida respuesta.

Mi primer comentario decía:

Pienso que eres un soñador que no ha perdido la inocencia y cree que los sueños, los buenos sueños se pueden realizar.
De tu admiración por Tolkien ya lo sabía desde que te conocí, pues has hecho miles de referencias a él, aunque nunca tan extenso.
Me alegro de haberte leído porque conocía poco de este gran autor.

Lo que no recuerdo es cómo me despedía, así que:
Besiños, Lohengrin de los buenos sueños

Interruptor dijo...

Toda la obra de Tolkien está plagada de alegoría y simbolismos. Él era creyente y muchos de sus personajes están relacionados con ello. Pero nunca aclaró su “imaginería”, tan solo reconoció que los magos representan a los ángeles, el resto lo dejó a la imaginación de sus lectores. En algunos casos es fácil encontrar su semejanza pero en otros, como los ent, no soy capaz de imaginar qué pueden representar, aunque a lo mejor en ese caso concreto no representaban nada y eran tan solo personajes para su novela fantástica sin más trascendencia. Le verdad es que además del fondo de valores y virtudes que transmite, también llenó su obra con buen humor (compañero inseparable del amor).

Lo cierto es que era un genio.

Saludos.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Arcendo paso a saludarte , de estos temas esta monja no está al corriente, por lo menos ya me he enterado que es un frikis jaja!!
Con ternura
sor.cecilia

BRUCE dijo...

Puedes estar tranquilo Arcen porque todos tenemos poco o mucho de friqui al menos con esa definición que das:

"...como una persona con algunos gustos de seguimiento minoritario y con afición, a veces desmesurada por ciertos temas".

Si hay algo que envidio en esta vida es todo lo que se les permite a los excéntricos que sean famosos por algo, ya que pueden hacer lo que les venga en gana, que como son genios... pues todo está más que justificado.Acabas de nombrar las de Tolkien:

"Sus excentricidades eran conocidas por todo el campus, la afición por dedicarse a asustar a las personas con un hacha vestido de vikingo, hablando de duendes o dejando su dentadura postiza junto al dinero sobre el mostrador, cuando iba a pagar una compra; no hacen sino engrandecer su divina locura quijotesca."

Si yo hago lo mismo pierdo mi trabajo, y me encierran en un psiquátrico.
Tú es que ves con muy buenos ojos a este señor, pero haz la prueba y cuenta solo las excentrícidades que acabo de nombrar a cualquier persona que conozcas sin hacer mención a que se trata de un personaje famoso.

Te dirá: "esa persona de la que hablas está como una maraca, ten cuidado con quién te juntas" y cosas similares.

...

BRUCE dijo...

Te cuento algo que hace mi vecino. Lee, piensa y luego te cuento.

Lo veo por la ventana, todos los días viene de trabajar, y construye un muro de ladrillo y cemento.
Intento adivinar que es lo que pretende construir, pero siempre que termina el muro lo derriba posteriormente. Como no sé si es que tiene algún problema, si le ha salido mal, para evitar algún accidente, o porque tiene dudas por lo que quiere hacer.. se me corre preguntarle desde el otro lado del muro que separa nuestras casas.
Y me dice: "ah! no pasa nada, no te procupes, esto lo hago porque me relaja".
Le vuelvo a pregunar disimulando mi sorpresa: "¿Te relaja hacer muros y después derribrlos?"
Contesta: "Sí, y además te lo recomiendo".
No contesto nada pero pienso para mis adentros: "Si fueras albañil, pocas ganas te quedarían de hacer muros cuando vienes de trabajar, cómo se nota que no dobla mucho el espinazo"
Después pienso:"este tipo está mal de la azotea".

¿Y tú qué pensarías? ¿qué pensaría de este hecho cualquier españolito de a pie?, pues que esa persona no funciona muy bien.Cuenta la historia y haz la prueba.

--------------------------------------

Pero claro, si decimos que quien hacía esto no es mi vencino, sino el gran estadista "Sir" Winston Churchill, entonces la cosa cambia, y todos dirán, al menos el que tenga algo de culturilla: "ah! claro es que este señor fue un genio, con un papel decisivo en la solución favorable de la II Guerra Mundial y el destino de la humanidad"

Toma nota, y cuando tú, o ya tus hijos vayan a pasar una prueba psicológica que cada vez incorporan a más trabajos junto con las entrevistas previas en el proceso de selección de personal, que por mucho que los genios hagan excentricidades, ni se les ocurra contar que las hacen por más genios que sean los que las hacen.

No pierdas tiempo con que si Churchill, Tolkien, Dalí,Mick Jagger, Falete o rita la cantaora hacen lo mismo y que por lo tanto tú también.

Una vez que tengan el trabajo, tanto si es del estado o si es en la empresa privada y lleva tantos años que la indemnización por despido no le compense a la empresa, entonces se podrán permitir contar algo de esto si es que tienen esas excentricidades.

Pero nunca antes, si no quiere oir eso de "Gracias por venir y el interés por pertencer a nuestra multinacional, ya le llamaremos" con una sonrisa profidén, y apretón de manos suficientemente fuerte para que su lenguaje corporal no les vaya a delatar.

Y que esperen sentaos! porque no los van a llamar, te lo digo yo.

Y que si tanto le gustan hacer muros de ladrillo porque les relaja que se vayan a uno de los pocos andamios que quedan en España y que si tanto le gusta vestirse de vikingos y correr detrás de la gente con hachas, que crucen el charco y se vayan a Hollywood y se ganen la vida como figurantes de alguna peli, ah! y cuando termine el rodaje no vayan a hacer lo mismo por la calle o en un Mc´Donals que allí la police tira de pistola por nada.

...

BRUCE dijo...

A lo que voy, que me enredo mucho. Que Tolkien es un genio no me cabe la menor duda, hay que serlo para escribir de esa manera en ese su género.
Pero ya digo que tienen esa suerte de que se les permite todo con el pretexto ese de ser genios, y me joroba eso de que "unos las hagan y otros nos llevemos la fama".
Que si soy un fanático religoso porque voy a misa diaria, que si soy un fanático de la música que se quedó anclado en la pre-adolescencia porque me gusta la música de Springsteen, que si "me llaman matagatos porque una vez maté un gato"...que si el Bautista tenía un demonio dentro porque solo comía miel y saltamontes y estaba todo el día solo en el desierto, que si Jesucristo era un borracho y un comilón porque no hacía ayuno ni Él ni sus discìpulos...hombre un poquito de por favó!!

La gente habla mucho de respeto y bla bla bla...pero en la práctica se queda en el bla bla bla solamente.Te lo digo yo.

Seguro que conoces la anécdota que le ocurrió en el parlamento a Churchill un dia que se presentó visiblmente borracho, y que una parlamentaria de la oposición se lo hechó en cara delante de todo el mundo, a lo que él contestó:

"Sí, es verdad, estoy completamente borracho.Y usted es muy fea.
Pero lo mio tienes solución, mañana no estaré ya borracho sin embargo usted...
seguirá siendo igual de fea".

Hace unos días un medio amigo me toca la barriga cuando le saludé por la calle, también lo hizo cuando se despidió de mí después de hablar un rato como diciendo: "cogiste unos kilillos ¿no?".

Es un tío muy envidioso que no pierde oportunidad de humillarte en la que le surja.
Me quedé pensativo y estuve apunto de decirle: "colegui, es verdad me sobran unos kilillos, pero esto tiene solución, en unos meses ya no estarán pero la calva que tú tienes...como no te compres una peluca y reirme en toda su cara porque a éste se le ve el cartón desde nada más hacerse "hombre".

Esto porque se me vino a la memoria lo de Churchill y la señora fea de la oposición aquel día que se pasó con la botella. Siempre se aprende de estos genios.

El caso es que no se lo dije porque me acordé de algo que me enseñó mi madre desde pequeño: "LA MEJOR BOFETÁ ES LA QUE NO SE DA", con su gracia andaluza.

Y es que si le constesto a ese bocazas, en ese momento le humillo a él,pero se da cuenta que sus palmaditas en mi barrigita me han molestado y que tiene permiso para volver a molestarme, mientras que si le ignoro, le estoy diciendo implícitamente "no insulta el que quiere, sino el que puede" y ... disculpa que no me moleste contigo, colegui! y me voy que tengo cosas más importantes que hacer, que proucuparme por tus intentos fallidos de humillarme. Y otra vez será.

Angelo dijo...

Bueno bueno. El post de hoy se lo paso en directo a mi hijo mayor. Comparte todo lo que hoy has querido transmitirnos. Confieso que conocí mejor a Tolkin gracias a mi hijo, que no paraba de hablar de su intelegencia y genialidad, todo ello unido a una búsqueda y defensa del bien.
Gracias por tu envio. Ya te he contestado. Otro tirón de orejas aquí en tu blog.

BRUCE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BRUCE dijo...

Creo que hoy batí mi récord personal de comentarios largos en tu blog Arcen.

ARCENDO dijo...

Pues por mí, querido Bruce, puedes seguir..., es todo un placer, lo mismo digo al resto.
ABRAZOS A TUTTI.

Maria del Rayo dijo...

¡Hola Arce!
Me gusta que digas que eres friki, porque también hay frikis, creativos, inventores, son grandes genios, aunque los que viven junto a ellos, no lo crean, no me refiero a Bruce, sino en general.
Para mí, es bueno ser así de vez en diario, nada más que hay que saber, dónde, cuando y con quién, no me gustaría regresar al psiquiatrico, bueno la verdad sí, porque ahí se ocupaban de mí, y yo solamente me ocupaba de mis hoobies, la vida hay que vivirla, pensaba en ese tiempo y sigo pensando igual, aunque con más responsabilidades.
Me gusta leerlos a todos.
Besos.

BRUCE dijo...

Gracias Arcen el placer es mío.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...