viernes, 15 de octubre de 2010

LO PRINCIPAL Y LO ACCESORIO

.
A veces me sorprendo pensando la suerte que tenemos los hombres de este siglo.
Aparentemente todas son ventajas con respecto a nuestros antepasados. Incluso las cosas de uso más común, artilugios que hoy nos parecen indispensables hace un poco menos de un siglo, eran impensables… y que decir, si nos remontamos más atrás en la historia:
.
Antes la gente tenía que ir a los ríos, a los pozos o valerse de otros recursos para obtener agua… Ahora abrir el grifo y cogerla en la propia casa, nos parece de lo más normal.
Antiguamente en muchos pueblos y aldeillas de España, y no estoy hablando de centurias pasadas porque lo he vivido…, para hacer "las necesidades", había que salir de casa y buscar un descampado. Ahora, el excusado, retrete, vater… o como lo queramos llamar, es un elemento sin el cual, no se concibe una casa moderna por muy modesta que sea. ¡Claro que hemos cambiado…!
Y si hablamos de las tele comunicaciones ¡que podemos decir! del antiguo tam tam, al silbo canario (esa para Ramón), pasando por el teléfono, el móvil y el internet…., anda que no ha llovido.
En las –otras comunicaciones-, hemos pasado del traquetreante vagón de tercera al AVE y al Boeing…. Y es que…., como decía la canción, “los tiempos adelantan que es una barbaridad
.
Sin embargo, pensemos un poco, ¿somos más felices, con todo lo que tenemos?, ¿tenemos realmente tanta suerte?...
Indudablemente sería de necios no aprovecharse de todas las facilidades que nos ofrecen los nuevos tiempos, las tecnologías ayudan al hombre y en nada son rechazables. Pero a mi, todo me hace meditar sobre la excesiva supeditación que tiene el hombre moderno a esos nuevos "adelantos".
.
Hace unos días hablábamos aquí (Ver enlace), de una noticia, cuya supuesta fuente es la NASA, en la que se daba cuenta de una posible explosión en la superficie del sol en el año 2013, que dejaría a la tierra paralizada, sin satélites y sin electricidad….
En aquel post quisimos transmitir nuestra inequívoca opción por la Providencia, sin preocupaciones por sucesos futuros, hoy ciertamente posibles, pero más que improbables. Pero, si lo quiero traer hoy, de nuevo aquí, para reflexionar sobre la superdependencia que tenemos todos a algo tan simple y tan cotidiano como –la electricidad-.
.
¿Se imaginan ustedes, ahora, un mundo sin electricidad? Sin luces en las calles, sin farolas, ni semáforos; sin teléfonos fijos o móviles, sin microondas ni vitro cerámicas; sin calefacciones, ni aires acondicionados; sin trenes, ni metros; sin aviones, ni coches; sin internet, ¡sin televisión!!!
Estoy seguro que ante tamaño panorama siempre alguien pensará: “Uffffff, sería un auténtico infierno”, o “la vida entonces, sería impracticable”… ¿lo creen ustedes así, de verdad?
Pues eso, que ahora se nos antoja impensable, no lo era tanto hace menos de 200 años, que para el curso de la tierra, eso no es nada.
Se viajaba sin electricidad, se cocinaba sin electricidad, se operaba incluso, sin electricidad. Sin electricidad venían niños al mundo. Sin electricidad se vivía…, y no peor, sino de otra forma.
No, no es cuestión, ni estoy diciendo yo, que haya que volver a aquellos tiempos, ni irse a una comuna amish, para empezar de nuevo…., eso no solucionaría nada.
.
Lo que yo quisiera sugerir, es que esa dependencia que tenemos a todos esos recursos es excesiva.
Lo que yo quisiera sugerir, es que todos esos recursos en realidad no son tan VITALES.
Lo que yo quisiera sugerir, es que podríamos vivir sin ellos, perfectamente.
Lo que yo quisiera sugerir, es que el que ahora podamos servirnos de ellos, es solo debido al –casi accidente- de haber tenido –la suerte- de haber nacido en este tiempo; Dios que sabe más, sabrá por qué.
Lo que yo quisiera sugerir, es que por tener todo lo que tenemos, no debemos endiosarnos, hasta el punto de olvidar lo más importante.
.
Últimamente, la tele, “esa –eléctrica- caja tonta”, nos bombardea con una publicidad que, por excepcional, me gusta mucho y que voy a utilizar en este post.
En este anuncio, un tango al más puro estilo argentino nos habla de cosas superficiales: botox, coches potentes, televisores con muchas pulgadas, socios vip, tarjetas platino, ácido hialurónico, hd, full hd, etc…, y todo ello para acabar con la sentencia final a modo de moraleja “No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita” ¡Que gran VERDAD!
A pesar y al margen de que el mensaje sirva para –vender-; el fondo, no puede ser más cierto…, y además a veces, las necesidades se confunden con vanidades.
Al fín y al cabo, como dice el Eclesiastés: "Vanitas vanitatis et omnia vanitas"
.
Hoy, además del cumpleaños de mi amigo BRUCE, estamos celebrando el aniversario de la subida al cielo de una de las más grandes santas de la Iglesia, Santa Teresa de Jesús.
La de Ávila, fue una persona de su tiempo que supo vivir con rectitud, desde la austeridad, sabiendo muy bien discernir lo importante de lo accesorio, por eso, fue y es Maestra de oración y Doctora de la Iglesia.
Teresa de Ahumada fue alguien tan inteligente que descubrió el origen de la felicidad, que supo que para ser feliz en plenitud solo basta una cosa; DIOS.
.
NADA TE TURBE
...
Nada te turbe,
nada te espante
todo se pasa.
...
Dios no se muda,
la paciencia todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene,
nada le falta.
sólo Dios basta.
...

* * * * *

6 comentarios:

Bruce dijo...

Gracias una vez más Arcen por mencionar mi cumple.

Doy gracias a Dios que por su gracia me ha dado a entender que realmente: CON SOLO DIOS BASTA, como decía Santa Teresa de Jesús.

Miriam dijo...

Cómo nos complicamos la vida. A veces hace falta un golpe para que se nos caigan todas esas cosas que llevamos en las manos, o encima y darnos cuenta de que se puede vivir sin ellas.
Sólo Dios basta.
Es vital que nos lo recuerden. Gracias¡¡¡¡

Angelo dijo...

Que gran reflexión querido amigo. Y lo curioso es que este tema sale a menudo en mis conversaciones con amigos que ni siquiera son creyentes. Todos reconocen la dependencia y "esclavitud" de las cosas. Indudablemente que el progreso usado rectamente es un bien para la sociedad, como todo el mal está cuando se hace un mal uso o cuando pasamos de poseer a ser poseídos. Lamentablemente aún en este siglo hay muchos que viven sin los recursos que mencionas y eso aún no ha logrado cambiar los corazones de muchos. Sí, necesitamos de vez en cuando pararnos a meditar sobre ello. Me ha encantado. Ojalá sepamos seguir tus sugerencias. Una felicitación a Bruce también en tu blog.
Un abrazo y unidos mañana en María.

Militos dijo...

Uuy, uuy...no me estarás echando en cara que abuso de la caja tonta ¡No? Está visto que lo de confesarse en público no trae cuenta.

Luego comentaré el post, ahora no tengo tiempo, pero Santa Teresa es mi santa preferida, yo la nombré patrona de los blogueros porque ya lo era de los escritores.

Luego te cuento, besiños

Bruce dijo...

GRACIAS ÁNGELO UNA VEZ MÁS!!

Militos dijo...

¿Sabes una cosa? a medida que se van cumpliendo años van disminuyendo las necesidades materiales, claro hablo de personas normales que dejan entrar a Dios en sus vidas y sin embargo, de lo que no puedes prescindir es del cariño humano, de la familia, los verdaderos amigos, de los recuerdos agradables, sin por ello arrinconarte ni aislarte de lo que ocurre a tu alrededor. Quieres formar parte de una humanidad que valore más lo de dentro que las apariencias, los ratos de conversación que la juerga, aunque alguna de vez en cuando no viene mal, aunque sea con Raphael jaja...

Está muy bien tu post, pero, por lo menos, déjanos internet para poder leerte.
y no escribo más para que no te creas que no sé desprenderme de esto, ¿Superfluo o ya necesario?

Besiños y buenos deseos para el fin de semana, querido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...