viernes, 21 de enero de 2011

HACE UN AÑO… ¡YA!

.
Hace un par de días, el fuerte olor a tabaco en el abrigo de un buen amigo mío, me hizo instintivamente poner cierto mohín de rechazo, que hubiera querido no exteriorizar.
Mi amigo, me vio y algo molesto, me recordó que hace muy poco tiempo, yo era más fumador que él….
- “No tan poco tiempo”, repliqué sin dudar. “Ya llevo casi un año sin probar el humo
Y efectivamente es así, concretamente el día 30 de enero de 2010 di mi última calada. ¡Faltan menos de 10 días para celebrar el evento!
.
En el camino ha habido de todo, me refiero a los altibajos típicos de esta adicción. He sido fumador compulsivo de 30 cigarrillos díarios desde muy joven y no voy a negar que ahora, ha habido momentos de mucho “mono”. Sin embargo, poco a poco, se ha ido superando, incluso hasta llegar a -detestar- “la pestecilla” del abrigo de mi amiguete....
Siento haberle puesto “caras”, pero como digo… fue una reacción automática, prueba de que ya…, afortunadamente pasó aquel fuerte deseo, con el que creí que moriría….
Nunca me concebí…, sin un cigarrillo en la mano. Sin embargo, así fue…
.
Como dije en varios posts que dediqué a contar mis experiencias (espero que a alguno le haya servido), creo, ¡estoy enteramente convencido!, de que yo…, no tengo ningún mérito, así que…., por favor no me aplaudáis.
Os preguntaréis que pasó…, para que yo, un vicioso empedernido de la nicotina lo dejara, prácticamente de la noche a la mañana y que no precisara ni de chicles de nicotina, ni de parches, ni de pastillas, ni de tratamientos alternativos….
Yo tengo la respuesta, fue…. ¡¡LA GRACIA DE DIOS!!
.
¡Vaya contestación!, algunos dirán: este tío, está flipando, ahora en vez de nicotina, se fuma otras hierbas….; Otros pensarán: este, o está loco o es un engreído, ¡mira que meter a DIOS en una cosa tan banal….!
Pues sí, amigos, me reitero en lo que he dicho, fue DIOS, no yo, el que obró el milagro.
Un prodigio que es capaz de hacer que una persona con la voluntad de una cobaya de laboratorio, alcance el objetivo de llegar a la meta del laberinto; aún a sabiendas que en la entrada del mismo, había un queso, que le chiflaba….
Porque, para más INRI, a mí…. Me gustaba fumar.
.
Pero…, vamos por partes. Todos sabemos que en la vida, hay vicios y virtudes; y ambos son… hábitos, es decir, actos que a fuerza de repetirlos nos hacemos inseparables de ellos.
Y… ¿Cómo incorporamos un hábito a nuestras vidas? Solo conozco un método… ¡Intentandolo!
Un hábito se logra desarrollar de manera efectiva (sea para bien o para mal) con la práctica del mismo.
El fumador, como yo, se hizo vicioso sólo cuando probó el primer cigarro, antes de eso, el vicio del cigarro le era completamente ajeno a su persona. Solo hasta que ejercitó la acción de fumar por primera vez, fue que el hábito malo de fumar se despertó en su interior.
Pero la gran ventaja es que este método, no solo funciona para hábitos malos, sino también para los hábitos buenos. El deportista que se levanta por las mañanas a correr empezó a incorporar este hábito bueno cuando salió a correr por primera vez, antes esa virtud estaba desactivada en su persona.
.
Con lo cual el primer mensaje positivo, es… INTENTA DEJAR DE FUMAR, porque si lo haces…, es muy posible que lo consigas, porque estarás activando el primer resorte, luego, si rezas, si pides, ya tienes casi todo ganado… El hará el resto, lo digo por propia experiencia.
.
He de recordar, que uno de mis resortes fue una frase evangélica vista en algún blog amigo:
"¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es".1 Cor. 3:16, 17.
Confieso que ese mensaje, tan directo, fue el primer motor; pero en realidad, fumar o no fumar, quizá no era la cuestión más importante: ¡Lo principal, como siempre, es amar!
Amar a DIOS sobre todo, después al prójimo, como a uno mismo…, pero ese, -uno mismo-, también debe ser amado, cuidado, protegido….; SÍ, ese pensamiento fue el primer enfoque, el arranque, pero luego…, había que seguir con el motor en marcha, había que seguir alimentando la ilusión y los porqués, había perseverar, y eso, amigos…., ¡es lo más difícil!.

Es difícil, pero con la ayuda de DIOS, nada es imposible. ¡Ni si quiera para mí!
Por eso, hoy, a punto de hacer el año, vuelvo a comparecer ante vosotros, mis amigos, para contaros, de nuevo, mis luchas, por si mis experiencias… a alguien le pueda valer.
Bien, pues, ahora os confesaré dos trucos más, que me han venido muy bien, en los momentos bajones, cuando la recaída casi es inminente. Y otra vez DIOS tiene la llave:
.
Uno de esos ratos raros, me sobrevino, acabado el verano. Creo que fue…, tras tomar un postre…, Uno de mis amigos, encendió un pitillo y su aroma llegó rápido a mi pituitaria… “mmm…..”, “como me gustaría…..”…
Al tiempo, una voz interior me decía…., “mortificación, mortificación, sé un hombre…; si has llegado hasta aquí, por unos segundos vas a echar todo por la borda…”
Pero aquel sentimiento evocador del humo se estaba apoderando de mi voluntad…, y entonces, por la televisión, no sé porque cadena…daban la noticia del viaje del Papa Benedicto al Reino Unido…, y curiosamente recogían un encuentro con los jóvenes…:
.
“¡No se conformen con la mediocridad!” dijo textualmente…
Y acto seguido: “Yo espero que aquí, entre ustedes, estén los próximos santos del siglo XXI”. ¡Menuda arenga!, menudo subidón me dio a mí.
Este Papa dicen, los que no le conocen, que no es tan cálido como su antecesor, pero que sus palabras tienen una fuerza tremenda, doy fé.
A mí en aquel momento, ya no me hizo falta más para vencer esa batalla, una batalla, que algunos pensarán chica, pero que…¡había que vencer!
.
Otra de esas “ayudas” que me surgió, ni sé cuando, y que la he utilizado a lo largo de todo este tiempo, es una frase del libro del Apocalipsis, en la que dice DIOS, de sí mismo:
Yo he venido a hacer nuevas todas las cosas
Y esa cita… la siento muy mía, muy propia; porque gracias a ella, pensando, anhelando la –gran renovación-; he vencido algunos muy malos momentos, en todos los sentidos.
.
Así que ya véis he llegado hasta aquí… Pero os aseguro que si no le llego a dar ese valor añadido de la fé, hoy nada de esto, sería posible.
Fé y Confianza (¡¡¡en ÉL!!!) esas fueron mis armas…, ¡cogelas tú, si empiezas la lucha ahora!, si las coges, yo te doy el relevo…, seguro que TÚ... también lo consigues.
.

* * * * *

8 comentarios:

Bruce dijo...

Vinos nuevos en odres nuevos.Como debe ser.

Un cristiano no debería fumar.
No voy a ser más papista que el papa, ni voy a hacer ley de todo como los fariseos, pero...
¿Puede ser pecado fumar?

Atenta contra la caridad que se debe cada uno a uno mismo sin duda. No se puede alegar ignorancia porque se sabe la cantidad de males que provoca científicamente probados.
Sí se debería tener en cuenta la debilidad humana y la fuerza de la adicción...etc como atenuantes o incluso eximentes.

Concretamente atentaría contra el segundo de los dos mandamientos en los que Jesús resumió los 10, donde dice "...y al prójimo como a tí mismo".
También iría contra el prójimo que es fumador pasivo.

Son solo elucubraciones mías.
Todo el mundo tranquilo, que la Iglesia no se ha "inventado" un pecado nuevo como suelen decir los enemigos de la misma.

En marzo de este año hará 3 años que lo dejé. Yo fumé dos cajetillas durante 20 años, de forma muy compulsiva.
También de un día para otro lo dejé, y al igual que tú Arcen puedo asegurar que no tengo mérito ninguno en haberlo dejado yo, todo fue gracia divina.
Sobre todo porque, desde ese mismo día no he vuelto a beber cubatas, voy misa a diario, rezo el rosario a diario...no me extenderé porque ya lo he contado muchas veces, pero ese mismo día dejé muchas cosas que debía dejar y empecé a hacer cosas que debía hacer, bien que no había hecho nunca o que las hacía pero sin constancia.

Ehorabuena Arcen, keep on running!

LAHDDEC dijo...

Yo llevo desde Junio sin probarlo, y estoy contigo que no fue la fuerza de voluntad, con esa fue imposible tratar, fué por pura gracia y encima no pasé ni mono! un misterio. De vez en cuando me vienen rafagas pero rezo un padrenuestro y se me va. Gracias porque coincido en cómo lo has expuesto. un abrazo.

Kara dijo...

Ay, como me gustaría dejar de fumar, o fumar 1/3 parte de lo q fumo, en fín...Un abrazo ¡¡¡

Angelo dijo...

¿Porqué en las mismas luchas unos avanzan y otros no logran dar un paso? ¿Depende todo de nosotros? Tal vez el camino a recorrer no haya que hacerlo al mismo tiempo . Yo creo que Dios va dándonos la gracia en el momento en que ésta va a ser más efectiva para nuestro bien y su gloria, por eso me gusta felicitar individualmente y comprender también individualmente. Me alegro mucho por esta gran victoria.

Militos dijo...

Aunque digas que no tienes mérito, ¡FELICIDADES POR TU PRIMER AÑO!
Y mi comprensión hacía los que no cuentan o no quieren contar con esa gracia de Dios. De todo tiene que haber en la viña del Señor.

¿Qué sería del gobierno si todos dejasen de fumar y no pudieran contar con los impuestos del tabaco? jajaja...
BESIÑOS

NO SÉ SI DEJAR DE ACERCARME A TI, NO VAYA A SER QUE TE INCITE CON TODO EL HUMO QUE LLEVO ENCIMA DEL TABACO DE MIS HIJOS.

Camino García dijo...

yo dejé de fumar hace veintitrés años casi, pero me sigue encantando el olor a tabaco, así que ni se me ocurre tener un cigarrillo en casa ni en bolsos ni dar una calada en absoluto. A veces, en sueños, he vuelto a fumar, he "disfrutado" como antes lo hacía (la memoria del sabor del tabaco no se olvida), me he enfadado mucho conmigo misma por haber caído de nuevo (fumaba muchísimo, sacaba así los nervios e inseguridades) y ya en el colmo del "automachaque", ¡me despierto y compruebo que todo ha sido un sueño, gracias a Dios!

Se me ocurrió decirle a Dios que le ofrecería un año de mi vida si lograba dejar de fumar, pues me sabía muy mal tener semejante esclavitud, y encima gastaba en este vicio parte del poco dinero que tenía (estaba preparando Oposiciones). ¡Y me tomó la palabra! Cogí una neumonía tremenda en un mes de marzo y tuve que estar tres meses en cama probando muy diferentes antibióticos hasta que salí de aquello (que no estaba nada claro, llegué a 40º y no bajaba y afectaba a los dos pulmones, así que no podía descansar porque respirar me dolía). Con los tres meses en cama se me fue el hábito... ¡y también el tiempo suficiente para repasar, así que perdí el año prometido!

Y como Dios fue un caballero -me quitó el hábito aunque necesitase hacerlo de un modo "un pelín fuerte"-, yo procuro ser una dama y cumplir lo prometido.

Ya sé que suena novelesco, pero así fue y así os lo cuento, para gloria de Dios.

Quien le prometa algo a Dios, que recuerde que siempre está oyendo...

AleMamá dijo...

¡ENHORABUENA! y te aconsejo no contar nada; sencillamente lo has dejado y "no es tema" si lo es, puedes recaer y no es la idea.

Saludos

ARCENDO dijo...

Gracias a todos, por visita y comentarios.
Una cosa más, en un blog, todos los temas, son tema. Vivencias, luchas, penas y glorias TODASSSSS.
Si no... ¿para qué?
Sin acritud y con cariño.

ABRAZOS

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...