miércoles, 27 de abril de 2011

MADRE DE LA PASCUA


Después de este breve pero intenso y necesario paréntesis en el que se ha hecho lo que se ha podido en esta bitacorilla; retomamos con toda la fuerza de la Resurrección nuestras labores blogueras.
Y lo hacemos en primer lugar, tal como iniciamos la Cuaresma, recordando en primer lugar a la VIRGEN, felicitandola por la Resurrección del amado Hijo de sus entrañas y con Ella, felicitando también otra vez y efusivamente a todos y cada uno, de los que me honran con su presencia en esta Hoja.

La Semana Santa ha pasado, pero NO en nuestro interior, donde sigue más que viva, ¡resucitada e inmortal!
Los objetivos son los mismos, y la meta no ha cambiado, pero nuestro ánimo se ha centuplicado. Es esta una nueva etapa, que marca el antes y el después de todo lo que acabamos de vivir en esta anterior semana de gracia; por tanto, de aquí en adelante no vamos a permanecer impasibles, ni nos vamos a quedar callados, si no lo vivido, no tendría sentido, de nada hubiera servido la Semana Santa si no nos hace cambiar, mejorar, superar.
Hay mucho por hacer, mucho que contar, enseñar, transmitir, todavía hay mucho que compartir, hay muchos y mucho que amar….

Por eso, quiero acordarme en este primer encuentro pascual, de la Madre. Para que nos sirva su ejemplo como muelle impulsor, para pedirle su ayuda, para acogerme a su protección.
La Pasión fue dura, cruenta, cruel, dolorosa hasta lo indecible…., era necesario que todo ocurriera así de radical, así de contundente, de extremo, para que no cupiera ninguna duda de que su muerte fue absoluta, total.
Fue también preciso, ese festival de sangre, humillación y dolor, para que nadie dudara de quien era Él…
Sin embargo, esa sucesión de padecimientos fueron vividos y sufridos muy de cerca por esa mujer excepcional, con una entereza y un amor en los límites, pero totalmente humanos. Por eso el Cristo agónico en el mismo día de su muerte, en el más supremo de los testamentos, nos regaló a la mejor de todas las madres posibles, a Santa María; que desde entonces es ¡nuestro consuelo!, y la causa de nuestras alegrías, incluso ya desde aquella oscura tarde, donde todo se nubló.

María tiene un papel preponderante en esta historia, y aunque los Evangelios no lo confirmen es de pura lógica, intuir que Jesús, una vez recién resucitado, se apareciese a su Madre, en primer lugar.
A pesar de ser la esperanza viviente, el sufrimiento de la Madre al pie de la Cruz, debió ser tremendo; pero la alegría al ver a su hijo revivido tuvo que ser también, muy grande. Por eso, en primer lugar, hoy me quiero alegrar con ella y por ella, tal como lo hace toda la Iglesia, durante la Pascua:
“Alégrate Reina del Cielo. Porque el que mereciste llevar en tu seno, ha resucitado, según predijo, ¡Aleluya!”

También en todas sus predicaciones, Santo Tomás de Aquino, aconsejaba que en tiempos de Pascua, no dejásemos de felicitar en primer lugar a la Virgen por la Resurrección de su Hijo, por eso quiero iniciar el nuevo caminar de este blog, con nuevos bríos, con una alegría desbordante y sobretodo con la mirada puesta en María, mi Madre del cielo, a la cual encomiendo por entero, cada nervio de esta humilde hojita verde.
¡Alegrémonos con María, Jesús ha resucitado!
María, Madre de la Pascua. Ruega por nosotros.
.
 
.
*   *   *   *   *

6 comentarios:

Militos dijo...

Me alegra mucho este post de hoy, pensé que estabas enfermo.
Me alegra el alma saber que Jesús fue derechito a su Madre cuando resucitó, no podía ser de otra manera.
Yo también felicité la pascua en el blog con el Regina Caeli, desde siempre este canto del tiempo de Pascua, a la hora del Angelus, me ha entusiasmado. me alegra haber coincidido en esto.

BESIÑOS DE ALEGRÍA CON MARÍA

Mento dijo...

LA ESPERA HA MERECIDO LA PENA. TU ENTRADA ME HA GUSTADO Y ME HA DESPERTADO A MIRAR HACIA MARIA. ESTOY TAN ENBRIAGADA DE LA RESURRECCION DE CRISTO QUE SOLO TENGO OJOS PARA EL.
GRACIAS ARCENDO, POR ENSEÑARME A PONER A MARIA EN ESTA PASCUA ALEGREMOSNOS JUNTO A ELLA, ALELUYA,ALELUYA.

gosspi dijo...

Feliz Pascua Arcen......Deseo que estos dias Pascuales estes lleno de alegria para proclamar con tu vida que con El dentro de nosotros no tememos la muerte....porque podemos sufrir gozosamente.....un abrazo

Angelo dijo...

En la Vigilia Pacual de este año, no pude evitar emocionarme hasta las lágrimas al terminar la Misa y cantar el Regina Coeli. Pensar que María dejaba de sufrir, que su corazón también resucitaba, que su recompensa ya había llegado y que ya era Nuestra Madre, hizo que sintiera una enorme consolación interior. No podía dejarnos Jesús un regalo mayor en esta tierra. Gracias por traerla tan frecuentemente a tu casa.
Marco Frisina es uno de mis favoritos como habrás comprobado en más de una ocasión. Un fuerte abrazo , preparando con alegría nuestro encuentro.

Militos dijo...

No hace falta que lo digas, se nota a la legua,esta HOJA en su totalidad, está encomendada a María desde su inicio.

BESIÑOS marianos, más que nunca.

Bruce dijo...

He tendio una Semana Santa muy especial, con faringitis y bronquitis con fiebre,a base de antibióticos y Frenadol a saco, pero ni la lluvía me ha impedido salir alumbrando a cara descubierta, no como nazareno, para motivo de guasa de mis (ex-novias, ex-amigos, ex-comapañeros..y muchos otros ex- que no me acuerdo) y motivo también para humildad por esa vergüenza que se convierte en orgullo de seguir en lo que creo, digan lo que digan los demás,y si a alguien le pica, igual es que come ajos, yo no.
Lloviéndonos a cántaros, el cristo forrado en plásticos, pero nadie se iba, sabíamos que acompañábamos tanto a Jesús como a su Madre en la pena y después en la alegría.

Ya estoy mejor por eso vuelvo a tu fantástico blog querido Arcen.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...