jueves, 9 de junio de 2011

¿NAVEGANDO POR LA NADA?

.
“Me dejaron de pronto en medio de un desierto poblado de signos invisibles. Delia Quiñonez.
.
Hace unos días un par de amigas muy queridas me suscitaron estos pensamientos que aquí me apresuro a compartir, por si pudieran servir de consuelo, de mantenimiento, o de ánimo, en ciertas etapas de la travesía…
.
Todos, todos, todos…, y el que no lo haya pasado que se prepare, pasamos por momentos, más o menos prolongados de aridez, de soledad, de sed, de desierto en definitiva.
¡Que largos nos parecen esos días, entonces…, y que pocos oasis encontramos!
.
Hay desiertos de muchos tipos…; la salud, la familia, el trabajo, las amistades…, todo parece habernos dado la espalda, o al menos eso nos parece a nosotros. Pero la sequedad que más duele, la que más se padece, la que más incertidumbre nos deja, son los desiertos espirituales, y haberlos haylos, que se lo digan si no a la Madre Teresa y tantos otros grandes santos de la Iglesia.
.
Sin embargo, son esos momentos duros, los que, si se superan…, más nos hacen crecer.
Había un dicho muy común en el servicio militar (dices tú de mili…), que viene muy al caso: “Lo que no mata…, engorda”, pues eso…, el dolor y la soledad, solo matan si te dejas…., si pierdes la fe, si dejas que la esperanza se escape,
Son precisamente esos malos (a veces malísimos) ratos, una escuela de sabiduría, que exige nuestra graduación en forma de Cruz, a veces doliente, a veces, incluso sangrante.
Pero... el dolor, la soledad, el desierto…, si estamos andando, tarde o temprano llegará. Siempre llega; en la actitud con la que lo afrontemos está la clave…
.
Ahora el dolor no te deja ver, el bien que te puede hacer si la aceptas y la ofreces.
Sí, ya sé, que a lo peor, en estos momentos, para mí es muy fácil, hablar y para ti, muy difícil reconocer en esa desolación, una oportunidad, una bendición; ¡pero es así!
Efectivamente, somos muy frágiles, muy poca cosita, pero todo un DIOS se vuelve loco por cada uno de nosotros, por ti y por mí…, con nuestro nombre y apellidos.
.
Todo el dolor que te causa ahora tu desierto, es en realidad, el ajuste, la poda necesaria que le hace falta a mi HOJA y también al árbol de tu vida, para llegar más alto de lo que nunca hemos soñado, ni soñaremos jamás.
Todo está en sus manos; nada, ni nadie cuidará de ti, MÁS Y MEJOR (*), que tu Padre.
Levántate pues,...Anda, y sobretodo ¡Confía!
.
*   *   *   *   *

12 comentarios:

LAH dijo...

Las purificaciones siempre vienen asi, en soledades y vacios, y aunque no lo veamos ni notemos, es el Señor siempre! abrazos

Patricia dijo...

Mi querido Arcendo:

No tengo palabras para agradecer estas palabras que has escrito, quisiera que supieras lo que quiero decir con un sencillo, agradecido y profundo ¡GRACIAS! y con mis poquitas palabras. Sé que sabrás lo que quiero decir.

De todas maneras, dejaré algo más. Todos tenemos una historia de salvación, una hermosa historia de salvación. Ella se va tejiendo desde el instante en el que nacemos hasta el instante en el que morimos (=vivimos). A lo largo de toda mi vida he aprendido (como casi todos) que en la cruz que aparecía en mi vida con diferentes imágenes, es donde he encontrado al Señor. Desde hace cuatro años: en la enfermedad, y por ella, a "perder" cosas y personas. El hospital, los médicos, las dolorosas pruebas, las fuertes medicinas, los dodotis (algunas veces), las noches en vela... es doloroso, pero nada lo es tanto como los desiertos espirituales de los que hablas; no puedo compararme a los grandes santos, pero aquí la niña, ha comprobado SIEMPRE que es lo más doloroso, y en este momento, no ha sido ni es menos. Aguanto cualquier dolor físico, pero el dolor en el "alma"... ¿cómo se cóme eso?, dificilillo, dificilillo. Solo me queda hacerme chiquita y esperar como hermosamente has puesto en la foto (me ha encandilado), a que nuestro Dios venga sobre la tempestad, extienda su mano y me agarre fuertemente levantándome de la muerte (óntica).

Gracias, gracias y gracias.

Recibe un abrazo fuerte.

Mento dijo...

Que bueno es tener amigos que te recuerdan esas cosas que en momentos dificiles tanto cuesta traer al presente.
Que bueno que Dios ama a todos por igual y nos da lo mismo para que lo sepamos compartir.
Que bueno...

Bruce dijo...

"NO TE ASUSTE LA CRUZ. LA PRUEBA MÁS CIERTA DE AMOR CONSISTE EN SUFRIR POR EL AMADO, SI DIOS POR TANTO AMOR SUFRIÓ TANTO DOLOR, EL DOLOR QUE SE SUFRE POR ÉL RESULTA TAN AMABLE COMO EL AMOR. EN LAS AFLICCIONES QUE EL SEÑOR TE REGALA, SÉ PACIENTE Y CONFÓRMATE AL CORAZÓN DIVINO CON ALEGRÍA, SABIENDO QUE TODO ES UNA BROMA CONTIUNA DEL AMANTE.
LAS TRIBULACIONES, LAS CRUCES HAN SIDO SIEMPRE LA HERENCIA Y LA PORCIÓN DE LAS ALMAS ELEGIDAS, CUANTO MÁS QUIERE JESÚS ELEVAR UN ALMA A LA PERFECCIÓN TANTO MÁS LE AUMETA LA CRUZ DE LA TRIBULACIÓN.ALÉGRATE, TE DIGO AL VERTE TAN PRIVILEGIADA SIN NINGÚN MERECIMIENTO POR TU PARTE.CUANTO MÁS ATRIBULADA ESTÉS TANTO MÁS DEBES ALEGRARTE PORQUE EL ALMA EN EL FUEGO DE LA TRBULACIONES SE CONVERTIRÁ EN ORO FINO, DIGNO DE SER COLOCADO PARA BRILLAR EN EL PALACIO DEL CIELO"

(Santo padre Pío a una las mujeres que dirigía espiritualmente. "365 días con el Padre Pio". Editorial San Pablo.)

Bruce dijo...

"JESÚS ESTÁ SIEMPRE CONTIGO, TAMBIÉN CUANDO A TI TE PARECE QUE NO LO SIENTES.Y SIEMPRE ESTÁ TAN CERCA DE TI, COMO CUANDO LO ESTÁ EN LAS LUCHAS ESPIRITUALES.ÉL ESTÁ SIEMRPE AHÍ, CERCA DE TI, ANIMÁDOTE A MANTENERTE CON VALENTÍA EN LAS BATALLAS, ESTÁ AHÍ PARA DETENER LOS GOLPES DEL ENEMIGO DE MODO QUE NO QUEDES ULTRAJADA. POR CARIDAD TE SUPLICO POR LO QUE PARA TI ES MÁS SAGRADO QUE NO LE AGRAVIES SOSPECHANDO,AUQNUE LEVEMENTE, QUE HAS SIDO ABANDONADA POR ÉL AUNQUE POR UN SOLO INSTANTE. ESA ES PRECISAMENTE UNA DE LAS TENTACIONES MÁS SATÁNICAS, Y TÚ ALÉALA DE TI, TAN PRONTO COMO TE DES CUENTA DE ELLA.
CONSUÉLATE, PUES QUERIDA MÍA, SABIENDO QUE LAS ALEGRÍAS DE LA ETERNIDAD SERÁN TANTO MÁS PROFUNDAS Y MÁS ÍNTIMAS CUANTO MÁS DÍAS DE HUMILLACIONES Y AÑOS INFELICES CONTEMOS EN NUESTRA VIDA PRESENTE. NO ES ESTE UN MODO DE VER Y PENSAR MÍO, ES LA SAGRADA ESCRITURA LA QUE NOS DA SU INFALIBRE TESTIMONIO HE AQUÍ LO QUE EL SALMISTA DICE AL PRÓSITO: -DEVUÉLVENOS EN GOZO LOS DÍAS QUE NOS HUMILLASTE, LOS AÑOS EN QUE CONOCIMOS LA DESDICHA- Y EL APOSTOL SAN PABLO NOS DEJÓ ESCRITO EN LA CARTA ENVIADA A LOS CORINTIOS QUE UN MOMENTO DE NUESTRA TRIBULACIONES PASAJERAS PUEDE MERECERNOS EN LA ENTERNIDAD UNA GLORIA QUE SUPERA LO QUE PODAMOS IMAGINAR, HE AQUÍ SUS PALABRAS TEXTUALES: -EN EFECTO, LA BREVE TRIBULACIÓN DE UN MOMENTO NOS PRODUCE, SOBRE TODA MEDIDA UN ETERNO CAUDAL DE GLORIA-"

(Santo Padré Pio a una de sus almas a las que dirigía espiritualmente. "365 días con el Padre Pio" Editorial San Pablo")

Rafa dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que nos traes hoy. ¡Qué largos y faltos de agua son esos desiertos! No parecen terminar jamás. Cuando parece que ves el oasis de donde beber, es un espejismo. Pero todo lo que empieza, acaba. Y con la ayuda de Jesús, se hace más llevadero. Es la confianza en Él, la que nos hace superar estos desiertos (incluidos los espirituales). Pero todo a su tiempo, en el tiempo de Dios, no en el nuestro. Y de la misma manera que de los errores se aprende, de estos momentos de falta de -aparentemente- todo, en esa debilidad, sin darnos cuenta, nos hacemos fuertes.

Gracias por esta entrada, que espero anime a tantos hermanos que atraviesan su desierto personal.

Un abrazo.

una madre agradecida dijo...

Querido Arcen: estoy contigo.
La desolación, el sufrimiento, el dolor, son oportunidades, verdaderos regalos de Dios que hay que aprovechar. Son periodos de crecimiento, de aprendizaje.
Periodos en los que Él está más cerca si cabe de nosotros.

Por aquí se te recuerda con mucho cariño en mis oraciones.

Gran Visigoda dijo...

Querido Arcendo, vengo tarde, últimamente siempre llego tarde a todas partes pero aquí estoy y no sé de qué manera agradecer lo que has escrito.
No sé qué decir, me gustaría poder hacer mías cada una de tus palabras porque bien sabemos que si somos capaces de atravesar esos desiertos cuando logramos llegar al final lo hacemos con una fuerza especial que solo puede venirnos de lo alto.

Hablas de diferentes tipos de desiertos… creo que he pasado por todos ellos y aun arrastro mis pies entre las dunas cada día… pero se bien en donde esta mi nada.

Mi nada esta a los pies de esa Cruz que me sirve de guía, a ella me aferro y por ella mis pies no dejaran de arrastrase mientras que sea capaz de levantar la vista para encontrarme con la mirada amorosa de Jesús, a veces busco esa nada, porque en ella me encuentro con ÉL y ahí, a su lado, en su presencia… los desiertos casi que desaparecen…

Gracias, gracias, mil gracias por esta entrada tuya. Como me dijiste ayer en mi blog, bien sé en dónde me encuentro pero a veces ... hace falta escucharlo, leerlo en otro.... el
corazón se siente reconfortado... así que de nuevo mil gracias!

Abrazos.

Militos dijo...

Me alegra mucho el bien que haces a todos.
Mañana volvemos a Madrid.
Besiños

MOMENTOS dijo...

Gracias por tu entrada, estoy contigo en lo que escribes.

Militos dijo...

CORRIJO:
Me alegra mucho y se agradece lo mucho que nos ayudas.

Ya está aquí tu isoportable seguidora. Gracias porque a pesar de mi estupidez supongo que un Avemaría tuya nos ha acompañado en el viaje.
Estupenda esta entrada.
BESIÑOS de llegada

Militos dijo...

¿Tú crees yo iba a pensar que un asterisco fuera tan significativo?
Me siento tan NADA, Arcendo. no que navegue en la nada es que lo soy. Y el caso es que no me importa porque sé lo que tú dices, que Él me quiere así.
Tengo que buscar a mi Lohengrin, hace mucho que no lo encuentro.
BESIÑOS y GRACIAS

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...