jueves, 9 de junio de 2011

CREER (en y por) EL CINE.

.
Motivado por uno de los puntos más amenos, del ya celebre y celebrado concurso de cine de un blog hermano, que consiste en averiguar una frase y decir a que película pertenece; me atrevo yo para empezar mi comentario de hoy, a traer aquí hoy, de momento solo dos de esas frases míticas del séptimo arte…, pero ambas, con un denominador común. Son estas:
.
"A Dios pongo por testigo que no podrán derribarme. Sobreviviré, y cuando todo haya pasado, nunca volveré a pasar hambre, ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que mentir, robar, mendigar o matar, ¡a Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!"
.
Dios susurra a los oídos de los hombres, pero les chilla a los míos, por eso estoy sordo. Las vibraciones en el aire son el aliento divino hablando con alma de hombre, la música es el lenguaje de Dios, los músicos estamos tan cerca de Dios, como es capaz de estarlo un hombre. Oímos su voz, leemos sus labios, damos salud a los hijos de Dios, para su alabanza, eso es lo que somos los músicos, y sino somos eso, no somos nada
.
La primera…, cualquiera que tenga algunos años o gusto por el cine, lo sabrá, pertenece a “Lo que el viento se llevó”, película a la que algunos, –por su largo metraje-, no dudaron en colgarle el curioso subtítulo de “y lo que el culo se cansó
El segundo párrafo es de “Copying Beethoven”, que es un excelente biopic centrado en los últimos años de la vida creativa del gran compositor alemán.
En los dos ejemplos el nexo evidente es…. ¡DIOS!
.
Basten, de momento estos dos botones de muestra para confirmar lo que ya sabemos. ¡Sí!, afortunadamente DIOS está presente, también en el cine. Lo está en el arte, en la literatura, en la música y ¡en la vida!
Ninguna actividad humana, aunque se empeñen, está exenta de DIOS. Lo envuelve todo, aunque no lo quieran, porque aún al negarlo…, lo tienen presente.
Pero… volvamos sobre las dos frases escogidas porque tienen su miga:
.
Empiezo por la última. La frase pronunciada con mucha profesionalidad por un gran Ed Harris, no es otra cosa que una apreciación subjetivísima de DIOS que el autor o el guionista de la película, ponen en boca de Don Ludwig; que, aún siendo muy brillante, vaya usted a saber si de verdad fue dicha por el divino sordo. De todos modos..., no deja de ser una especie de oración...; porque sin ser una oración al uso, si que es un reconocimiento tácito (y por tanto quiero creer que también, un agradecimiento) de la mano de DIOS, sobre el artista.
En este punto, quizás conviene recordar que la oración original y simplificadamente, para considerarse como tal, contempla tres vertientes: Petición, alabanza y acción de gracias. Precisamente en esta última opción…, es donde yo quiero encajar la citada frase de "Copying Beethoven".
.
Sin embargo en la parrafada que suelta Escarlata O´Hara en la adaptación que hizo Victor Fleming en el cine sobre la obra de Margaret Mitchell; la frase, a mi modo de ver tiene poco de oración…, no encuentro petición, ni alabanza, ni agradecimiento.
Es más bien, un gesto de rabia en el que, efectivamente se reconoce la existencia divina, pero… solo se le pide que actúe como notario mayor del universo, para los tejemanejes que se propondrá gestar el "culillo de mal asiento" que es esa señoritinga sureña venida a menos.
.
De una manera u otra, se puede deducir que DIOS está ciertamente presente en el cine.
Está de forma explícita en estas dos películas que hemos comentado; está de forma mucho más clara, en films de carácter netamente religioso y lo está también, sin nombrarlo, en otras muchas obras…, como “El Señor de los Anillos”, por ejemplo. O sea que…., se puede decir sin complejos, que ¡DIOS EXISTE! también en el cine.
.
Así que..., si hay, gozosamente, que convenir en esa premisa como una realidad, habrá que aceptar también, la enorme importancia de la relación hombre-Dios…, que es, ciertamente lo que aquí, estamos tratando de resaltar con las dos películas anteriores.
Sin embargo..., aún guardo un par de ases en la manga, porque a las “formas de comunicarse” con el Hacedor de Escarlata y de Ludwig, ¡esos dos variopintos seres!, yo, por si fuera poco..., quisiera sumar un par de opciones más.
La primera la encarna –Esmeralda- de "El Jorobado de Nuestra Señora", concretamente, en la versión que, de esa historia, hizo Disney.
En esa película hay una canción muy descriptiva sobre el concepto de oración. La canta la bella Esmeralda en las bóvedas del interior de Notre Dame, y acaba en un precioso plano cenital de la protagonista arrodillada bajo el reflejo policromado del rosetón central de la Catedral.
.
La protagonista lo primero que hace es reconocer con humildad, su debil condición humana y al tiempo, la grandeza y la belleza de DIOS, con este maravilloso inicio:
.
Ya sé que soy muy poca cosa
Y que Tú eres Dios
Pero Tu cara es hermosa
Llena de luz y de amor
.
Sin duda es una oración, -cantada-, pero oración en toda regla; máxime cuando…, en otra memorable estrofa, recitada por los fieles entre las columnatas de la Catedral, se despliegan todas las peticiones –coherentes o absurdas-…., con las que los cristianos, tantas veces…, “molestamos” a Dios:
.
Yo pido fe,
y yo poder…
Yo pido gloria, fama, y saber
Yo pido amor
Y yo salud
"
….
Para concluir, en la que probablemente es la mejor oración de todas, la que, por caridad, NO se hace para uno mismo:
.
(Otra vez Esmeralda)
No pido nada
Solo seguir
Pero hay quien no puede
Apenas vivir
.
Sin duda es una canción magistral, por lo que enseña, que podéis oír íntegra, pinchando en este ENLACE.

Para acabar, quisiera unir esa petición de la gitana Esmeralda, con una última película:El violinista en el Tejado”, de la cual hablábamos el otro día en este blog.
Tal cual comentábamos no hace mucho, en este musical, -una constante- es LA PRESENCIA DE DIOS, a través de un continuo y ejemplar diálogo de Teyve, el personaje central de esta historia.
Oración hecha vida; Peticiones y también agradecimientos, alabanzas y… ¡quejas!
El paralelismo que quiero establecer con aquella otra canción del “Jorobado”, es precisamente, la de la oración hecha “queja”
“Queja” que no es reproche y que, -si no es rebelde-, DIOS no solamente entiende, sino que además, acoge benigna y compasivamente, como buen Padre que es.
.
Sin duda, hoy tengo que volver a alabar sin ambages esa gran peripecia cotidiana de Teyve. Porque, la historia de este humilde lechero de Anatevka, bendecido, nada menos que, con cinco hijas, una esposa mandona y un caballo cojo, y testigo de cómo el mundo que le rodea va cambiando y derrumbándose…; posee una gran fuerza visual y emotiva, y es el paradigma exacto, de todo lo comentado aquí hoy, y de lo que quiero transmitir con este post.
Este film, particularmente, tiene unos valores… fundamentales, que están hoy, plenamente vigentes. La bondad, el coraje, la fe y el humor dan a Teyve, la fuerza para soportar -¡y ofrecer! todas las gracias y también las desgracias que le toca vivir. El mensaje no podría ser más válido y actual para el tiempo que sufrimos ahora.
Porque.., al fín y al cabo..., la vida y el cine, como su fiel reflejo,… nos enseña que, sin nuestras tradiciones y nuestras creencias, seríamos todos (y somos) tan inestables como un violinista en el tejado.
Gracias pues, al cine de siempre, por esas inestimables lecciones de vida..., incluso eterna.
.
*   *   *   *   *

4 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

Quisiera que el cine me gustara tanto como a ustedes, le intento y le intento pero sigo sin aficionarme.
Tal vez porque puedo contar las veces que he ido a una sala, y porque pocas peliculas he visto.
Saludos.

Rafael dijo...

Muy buenas las películas y muy acertadas las reflexiones. Perdona si cuelo un título más (aunque haya cientos): "Qué bello es vivir".
Un abrazo.

Angelo dijo...

llevo tiempo haciendo una observación en cada película que veo. Y puedo afirmar que en todas ellas siempre hay una mención directa o indirecta a Dios y cada vez de forma más insistente. Preguntas, reflexiones, inquietudes, humor, temor, en todas aparece esa sed del Omnipotente.
El éxito en taquilla de películas que nos hablan del testimonio de los que viven esa experiencia de fe, nos debe alentar , al comprobar que el hombre se diga lo que se diga sigue buscando a Dios.
Un abrazo. ¡Animo de nuevo a Guadalupe!

gosspi dijo...

Creo que hay Sed de Dios por todos lados...el cine está gritando esta carencia...por todas las pelis que veo siempre la detesto....en algunas se ve descubierta pero en otras solo sale la rabia de no tenerla y exigirla donde no estará nunca......solo en la vida de los santos veo esta sed saciada.....

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...