martes, 14 de junio de 2011

UNA EXCEPCIONAL LECCIÓN (GRÁFICA) DE HACE MÁS DE 500 AÑOS (otra vez)

.
Esta imagen de portada es "El descendimiento de la Cruz" del maestro flamenco, Roger Van der Weyden.
Ya lo he traído aquí, otras veces, y es que, junto el “Cristo muerto” de Holbein (Ver ENLACE); es el cuadro que más me conmueve. Además de arte es sentimiento, la contemplación de las dos obras, remueve mi alma, como pocas cosas lo hacen.
.
Este cuadro data aproximadamente de 1435.
Su colorido, su armoniosa colocación, su exacta disposición geométrica, son sensacionales; pero lo verdaderamente impresionante es el raro don de la empatía perfecta. El cuadro… ¡traspasa!
El realismo, las caras, los gestos de los protagonistas, logran el milagro y el espectador es uno más en la escena y participa –de forma activa y sufriente- en ese gran drama universal.
Las figuras que rodean, entre lágrimas, el cuerpo inerte de Nuestro Señor, emocionan porque duelen. Yo diría que el maestro Van der Weyden, fue capaz de “fotografiar el dolor" como nadie.
.
Muchos artistas del pasado, expresaban un fuerte sentido religioso a través de sus obras. Los motivos probablemente eran diversos. Yo, me atrevería a apuntar como razón primera, la fé; y también la necesidad de transmitirla a través del arte.
Yo creo (es una opinión muy personal) que un cuadro como este…, no se puede pintar, o al menos hacerlo de este modo…, sin fé. El que hace algo así, por fuerza tuvo que –sentir- de algún modo el Calvario en su alma…
.
Sí, seguramente la evangelización fue la razón principal de la proliferación de este tipo de obras en el pasado. Obras que nos enfrentaban, nos recordaban una realidad sobrenatural o nos expresaban a través de las mismas, verdades reveladas o dogmas…
La cuestión es que el arte, en otros tiempos, sirvió de excelente instrumento evangelizador.
Ahora, lamentablemente, ya no lo es, al menos en aquella proporción; pero nos quedan aquellos cuadros, su arte y su mensaje…, todavía perduran.
Decíamos antes, que en este cuadro, de alguna manera, -se palpa- el dolor. Pero…,
¿Que grandes lecciones podremos recoger, hoy, de estas magnificas obras del pasado?
.
La Salve es una oración hermosa y esperanzadora, y en ese rezo precisamente es, donde recordamos que la vida es un “valle de lágrimas”; sin embargo, esas lágrimas… pueden tener muchos orígenes y distintas causas.
Las hay de asombro, de alegría, de nerviosismo, de compasión o de rabia; sin embargo estas del cuadro de Weyden, son de lástima, de gran pena; de un dolor terrible por la pérdida del momento, aunque también dolor contenido y esperanzado por la promesa del ahora..., muerto.
.
Son tantos momentos los que, en nuestra propia vida nos enfrentamos al dolor, a la enfermedad y a la muerte… y esos zarpazos nos desgarran el alma....
Son tantos los ratos que andamos en oscuridad y nos empeñamos en permanecer en la noche cerrada….
Son tantos instantes, los que nos provocamos dolor, propio o ajeno, por andar en camino errado….
Pero nada está perdido, con fé y esperanza, TODO ESTÁ GANADO.
¡La gran lección de este cuadro es que, la Virgen, aún desmayada…, nos está hablando!
.
Esa Virgen pálida, demacrada. Esa Madre inigualable es el elemento central del cuadro.
.
.
Van der Weyden lleva a cabo una composición ejemplar y ejemplificante. Sitúa a Cristo en el centro y a María en postura absolutamente paralela al cuerpo de su Hijo. Ella es la llave: a "Él se vuelve y se va por María".
La intención del autor es clara, de significación cristalina: Resaltar y exponer el papel Corredentor de María, siguiendo una tesis teológica del tiempo del artista, la llamada “Compassio Mariae, según la cual, María había sentido como propios el dolor por la tortura y muerte de Cristo….
María no es una simple espectadora, ni un personaje extra en este cuadro, ni por supuesto en toda la obra de la redención. Ella coopera de manera singular, estrechamente asociada a la obra de su Hijo, incluida su Pasión y su muerte. 
La fe y la respuesta de María al Plan de Dios la hacen protagonista. El artista… la coloca en el centro. Jesús así lo quiso, regalándonos su maternidad en el momento crítico. Por eso, en esta obra, el que sostiene a la Madre, es el discípulo más querido. En este cuadro nada hay gratuito.
.
Los cristianos siguiendo así, su inestimable lección, ponemos a MARÍA en el centro de nuestras vidas, y -volviendo a la Salve-, la llamamos “abogada”; Ella conoce el sabor de las lágrimas, Ella es humana, Ella es una de los nuestros.
Así, porque Ella nos entiende, en cualquier momento malo, de dolor, sacrificio o sufrimiento, acudimos a María. 
Ella es ejemplo de fé, de caridad, de perfecta identificación con su Hijo, tal y como muestra este cuadro singular…, de hace ya más de 500 años de antiguedad, que hoy, os he querido traer de nuevo.
Repito lo que dije antes: "¡A Jesús, se va y se vuelve por María!", ese mensaje escondido del cuadro es tan esperanzador y eterno, y no solo hay que recordarlo a menudo, sino que conviene contemplarlo siempre. Por eso, disculpad si peco de reiterativo.
.
*    *    *
.
Este post se merece este vídeo. Según la persona que lo colgó en internet, esta es un Avemaría, que eriza el cabello. Estoy completamente de acuerdo.

 
.
*   *   *   *   *

11 comentarios:

Patricia dijo...

Mañana vuelvo :)

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Por cierto, el cuadro está en EL MUSEO DE EL PRADO, MADRID jejejeje. Saludos

Militos dijo...

Arcendo: la primera vez que nos enseñaste este cuadro me puse a llorar desconsolada y como tú, me di cuenta del paralelismo de la Madre con el Hijo, idéntica postura, idéntica Redención que el artista no lo pintó así casualmente, ese mensaje quería darnos
¿Tánto dolor por nosotros?
Sólo desde su Resurrección y la nuestra se puede calmar el corazón.

En la contemplación del cuadro toda carga se hace ligera.
Que Cristo resucitado y María redentora nos conforten y nos lleven a la vida eterna.

BESIÑOS LACRIMOSOS

Maria del Rayo dijo...

¡Hola!
Hasta que me dan las explicaciones le endiento a muchas obras de arte, esto me pasa con muchas cosas, la música, el cine y más artes también.
Hoy entendí muchas cosas de esta obra, me hace falta ser sensible.
Gracias!!

Angelo dijo...

Al igual que el cuadro, todo lo que lleva el sello de la fe y del amor, es testigo de la verdad en la que se cree. Yo cuando me confieso suelo, decir también que no me he abandonado del todo a la Virgen, porque creo que si Dios nos la dió como lo más grande que El ha creado, resulta triste que no se acuda a quien más nos va a conseguir en esta tierra y en el cielo.
Precioso post que anima a que también nosotros seamos testigos de fe con nuestras obras.
Un abrazo

Gran Visigoda dijo...

Del cuadro no voy a hablar aunque me subyuga, es una de mis obras preferidas, pero de lo que dices… a Jesús por María, siempre, a Ella acudimos en los momentos duros y Ella se hace piedad para nosotros y nos recoge entre sus brazos igual que recogió a su hijo muerto.
A María doliente en el cuadro, deshecha en llanto de madre volvemos nuestros ojos… ¿Quién puede comprender mejor nuestro sufrir cuando este se presenta?
Abrazos.

MOMENTOS dijo...

Vaya lección me has dado. Me encanta conocer de la mano de personas que entienden. Gracias por tus enseñanzas.

Patricia dijo...

Vuelvo, y casi es otro día... ¡qué estrés de días! jajaja

El Ave María... impresionante.

El cuadro de la Má... impresionante.

La intención de autor de la obra... impresionante.

El bloguero que ha hecho esta hermosísima entrada... impresionante también, porque me ha ayudado a acercarme a Ella en el silencio de no entender mi historia, pero de decir "Aquí estoy".

Un abrazo fuerte

Militos dijo...

Se me olvidó decirte en este post que me encantó tu detalle de dejar La Hoja 2011 fuera del cuadro, ya sabes que me fijo en todo.

BESIÑOS

Militos dijo...

Sabes, en la Salve, a mi me gusta añadir por lo bajo: Muéstranos a jesús, AHORA, en este destierro.
BESIÑOS DESDE EL DESTIERRO

Bruce dijo...

Es precioso, dentro de mis pocos conocimientos el realismo ha sido siempre lo que más me ha gustado dentro del mundo de la pintura.
Ahora con lo último que se me ha quedado la boca abierta es con el hiperrealismo de la monja Isabel Guerra.
Saludos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...