sábado, 9 de julio de 2011

VERANIDAD DE VERANIDADES...., TODO VERANIDAD.

.
The summer is here ¡oh yeah!
Desde Salou hasta Torremolinos; de la antes, tan señorial San Sebastián, hasta las abigarradas playas gaditanas; de norte a sur y de este a oeste, llegando la canícula y la vacación, España goza en despelotarse y desmadrarse como deporte nacional.
.
Es el tiempo del meyba y el biquini, del triquini, el burquini y del tanguita. Del bronceador y de la medusa; de enseñar chicha, ya sean cuerpitos danone labrados en el "gym" u orgullosas tripitas cerveceras…., eso es lo de menos, el caso es.. figurar y sobretodo... enseñar.
.
Son momentos propicios para el desparrame…, de botellón y bakalao ibicenco, de resacas y movidas; y también –y probablemente como consecuencia de todo lo anterior- de deshinibiciones, ligues “sin importancia”, y de variadas infidelidades… consentidas…
Muchas conductas…, convenientemente reprimidas, a lo largo del año, saltan de los corsés de la cordura en verano y la razón acaba siempre por romperse en mil pedazos.
.
En cuanto, a esos comportamientos, en los que triunfa el pasotismo nihilista, la vida muelle, la vanidad, el consumismo exacerbado y el hedonismo radical, para ser coherentes deberíamos preguntarnos en primer lugar, porque pasa eso.
¿Por qué…, la gente pasa tanto de la gente?
¿Por qué, ciertas personas solo van a lo suyo?
¿Por qué nos amamos tan poquito, unos y otros?
Al final…, la cuestión es la de siempre…, ¡el amor!, en este caso…, la falta de él.
.
El egoísmo, es decir, el beneficio propio, la satisfacción personal inmediata, intentar aumentar una ficticia riqueza personal de emociones y experiencias; todo eso es lo que impera. ¡Que poco nos importan los 4 millones de parados!; en que poco valoramos…, la “comodidad”, el bienestar del prójimo.
Si no nos va a favorecer directamente a nosotros, si no vamos a sacar provecho del otro, el “otro” –no- nos vale.
.
Pero… claro, claro que no todo es así. Es evidente que, sin exagerar lo más mínimo, si he mostrado esta vez…, solo un lado de la realidad. Y aún siendo cierto, todo eso, contarlo así, no es del todo justo; aunque sea eso lo que más se vea.
Naturalmente existen otros veranos, otras gentes, otras conductas…, pero eso no quiere decir, que una España deba cerrar los ojos ante las usanzas de la otra media, y viceversa.
Ambas son realidades, y ambas… nos gusten o no, existen.
.
Por suerte o por desgracia, -yo prefiero pensar que es por suerte-, soy habitual de los hospitales y centros de salud. Esta mañana sin ir más lejos, he hecho una visita más a uno de esos establecimientos que tanto frecuento. Y debo decir, que de alguna manera estar ahí, -a pesar de todo-, es toda una bendición de DIOS.
.
El deambular, aunque sea con destino definido, por uno de esos pasillos hospitalarios, nos devuelve, de alguna manera, una oportuna visión de la otra realidad.
Muchos con dolencias crónicas, nos conocemos, nos saludamos, y nos vamos preguntando por nuestras maltrechas saludes…
A ese que “viaja” –atado- a una máquina para respirar. O al otro que viene todos los días desde Toledo en ambulancia para hacerse las curas…
Es fácil ver la evolución o involución de cada uno, y no es raro, compadecerse, sentir, reír y a veces, hasta llorar con todo lo que se ve, se oye y se habla.
Hay días en los que, por esos corredores, es fácil “ver” las incertidumbres y el gran dolor de la enfermedad.
Sin embargo, quiero contar aquí también, lo mucho que sorprende y anima, observar como en pabellones donde, aparentemente la esperanza debiera flojear más (oncología, cuidados paliativos etc.) es donde aparecen unos ejemplos humanos que tantas veces rayan en el heroísmo y en la santidad. ¡Hay que ver que buen humor y que amor a la vida tienen algunos!.... sanamente envidiable, en muchos casos.
.
¡Que diferencia esto de lo otro! Muy poco tiene que ver, el Hospital Puerta de Hierro de Madrid,  con el "Hotel Meliá don PEPE" de Marbella, y efectivamente no tiene por qué si quiera parecerse…, pero es que la diferencia humana… y el concepto de ¡vida!, es diametralmente opuesto en unos ambientes y en otros….
Es como si la humanidad para aflorar, necesitase del dolor….
..
Por eso, ahora…, me sorprende y me avergüenza en cierto modo, mi PROPIA poca disposición al dolor, mis dudas, mis miedos, mis preguntas….
En seguida a la primera de cambio siempre surge un consabido “¿por qué yo?”… Sin darme cuenta que ese –dolor- es mi tabla de salvación…
El dolor físico y también el dolor moral
.
Ayer –viernes- decía el Evangelio:Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará”….
¿Por qué entonces, los cristianos, nos contrariamos, nos extrañamos tanto, cuando nos vienen mal dadas….?
La cruz, la ofensa, la injusticia y el dolor…- por amor-, vienen de serie en el sello del cristiano…, lo ajeno es todo lo contrario, es precisamente, todo lo que el mundo nos ofrece.
.
No quiere decir que… tengamos que andar, enfermizamente, buscando el dolor; simplemente quiere decir que no le temamos, que por amor, no lo rechacemos; que lo utilicemos en beneficio propio y de los demás. Quiere decir que…, lo acojamos –alegremente-, con la alegría del que sabe que tras él, la salvación es segura.
¡Alabado sea el dolor, lumbre de profundidad!
.
Otra de las innumerables enseñanzas o mensajes inapreciables de ese mismo Evangelio de San Mateo 10, es… una palabra fundamental…. ¡PERSEVERANCIA!
Perseverancia es fidelidad constante, permanente en el tiempo y a pesar del mismo dolor, es ese mismo constante ejercicio de afirmación que en su día hizo Nuestra Madre, la Virgen fiel.
A Ella nos encomendamos en este sábado bloguero para que nos ayude a eludir las seducciones con las que intenta provocarnos este “mundo”, sobretodo en verano, y nos muestre el consuelo de su presencia en nuestras vidas.
.
"Venid con nosotros, porque aquí, a nuestro lado, está el campo del honor y del sacrificio; nosotros somos la cuesta arriba, y en lo alto de la cuesta está el Calvario, y en lo más alto del Calvario, está la Cruz." (Ramiro de Maeztu)
.
*    *    *    *    *

7 comentarios:

Militos dijo...

Estoy avergonzada, querido hermano, y yo quejándome de la lentidud de internet por estos lares, me arrepiento de todo corazón y comparto todo lo que dices del dolor, para mi es la mayor fuente de gracia que existe y eso de poder ofrecerlo cada día por una persona es el mayor tesoro que tenemos entre manos.

Muchas gracias por este post, con razón te digo médico del alma, acabas de sanar mi impaciencia con este post.

BESIÑOS AGRADECIDOS Y AVERGONZADOS

Mento dijo...

Acabo de levantarme y aun no me he tomado ni el café. me he enganchado al portaltil como una adicta, en la busqueda de alguno de vosotros que me de una palabra de aliento. la noche a sido mala el dia no pinta mejor. Hoy tengo visita, viene mi prima con su prole,niños gritando por casa y en la piscina todo el dia. Quisiera morirme. y no es que no me apetesca el que vengan, todo lo contrario, quiero disfrutar de mi familia pero el problema es que estoy enferma y eso me limita.
Nadie ha publicado desde que me acosté anoche, solo tú y entró en tu blog esperando una de esas frases tuyas que al fin me despierten. mecachis, empieza como pintando un paraiso del que hace mucho me dejó de atraer, pero luego, luego un presente que conozco. Me quedo con esa frase que dice: ...mi propia poca disposición al dolor, mis dudas, mis miedos, mis preguntas...
Asi ando yo cuando me siento tan mal fisicamente con lo que yo he sido antes. Entonces analizo lo que tenia antes de la enfermedad y lo que tengo ahora. Y aunque yo soy la primera sorprendida, porque casi ni lo comprendo, tengo que dar gracias a Dios por mi enfermedad porque gracias a ella El está manifestandose en el seno de mi familia y tambien en mi vida. Y tal vez eso sea lo que salve a los mios, yo incluida, esta enfermedad de la que amenudo tanto reniego.
Gracias por recordarme hoy donde esta la tabla de salvación en mi vida, eso nunca está de más que nos lo recuerden.
Un abrazo para ti y los tuyos.

Angelo dijo...

Tras este magnífico post, poco puedo añadir; simplemente que me ha llegado al alma. A medida que pasan los años, veo cada vez más aquello que en la juventud rechazaba y que me asustaba.
La incomprensión del dolor era el muro que se levantaba entre él y yo.
Sólo puedo testimoniar que en la mayoría de sufrientes he podido ver
redención y renovación; el alma se impone al físico y llega a descubrir que muchas veces, gracias a ese dolor, uno no se pierde.
Es verdad que nos metemos en una oscuridad muchas veces desesperante, pero entramos con la certeza de que la luz brillará en su totalidad, dejando a un lado el lamento y el sufrimiento. No olvidemos que la verdadera vida de nuestra fe es la Resurección, donde el dolor y la muerte son vencidos.
Pidamos unos por otros para saber llevar esos momentos con la mayor paz y confianza que pueda salir de nuestro amor.
Un abrazo

MOMENTOS dijo...

Gracias por esta entrada que nos recuerda que el dolor muchas veces no sabe de descansos y vacaciones.
Un saludo.
Pilar.

Maria del Rayo dijo...

Que el Señor sea tu fortaleza!!
Ere un enorme testimonio de fe en Dios!!
Gracias Arcen!!

Militos dijo...

Gracias, querido, por tu besiño sabatino que yo te devuelvo dominguero.
También estuviste en mi rosario bloguero.
Que la Virgen te me guarde.
Besiños

Militos dijo...

Y hoy que lo peor ha pasado, la tremenda operación, pero el dolor continua, quizás más insufrible por lo diario, estoy contigo más de cerca, más sufriente y más orante.
Dios mío ¿cuando pasará este caliz?
Lo que Dios quiera,
como Dios quiera,
cuando Dios quiera.

Que Él te fortalezca día a día, espiritual y físicamente.
Y la Virgen Madre de Dios y Madre nuestra suavice todos tus males y te mime con ese cariño que sólo Ella sabe dar.

BESIÑOS, QUERIDO HERMANO Y AMIGO DEL ALMA

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...