jueves, 20 de octubre de 2011

MAESTRA DE DOLOR, DOCTORA DEL AMOR.

.
Recientemente he tenido la oportunidad de ver, otra vez, una película ciertamente excepcional que recomiendo a todos. Su título es "Therése" y trata sobre la vida de Santa Teresa de Lisieux.
.
Muchos dirán que, de su vida hay poco que contar. A grandes rasgos es la historia personal de una chica, que se mete monja carmelita a los 15 años y muere de tuberculosis, entre los muros del convento, a la temprana edad de 24.
Así, de aparentemente simple fue la trayectoria vital de esta joven; sin embargo, algo más tiene que haber ahí, cuando la Iglesia Católica la hizo nada más y nada menos que...
Doctora de la Iglesia..., ¡eso da mucho que pensar!
¿Como es posible que una jovenzuela, prácticamente sin estudios, sin experiencia, sin salir de las cuatro paredes de una celda, y en clausura, pueda haber sido reconocida y proclamada doctora?
.
Cuando buscamos en nuestro interior la figura de un "doctor", nos imaginamos a alguien, normalmente anciano, casi... un ratón de biblioteca...., alguien que gasta su vida en rebatir las falsas doctrinas, a fuerza de dar luz con la razón y el pensamiento a las grandes teologías.
Sin embargo Teresa, ni era mayor...., ni era un sesudo pensador, lo que si tenía era un inmenso amor. Teresa, más que pensar... supo amar; con ese amor sencillo pero totalmente entregado, que abrió un nuevo camino en la Iglesia.
El camino de la infancia espiritual, de la inocencia y sobre todo del abandono en la confianza total en un Dios Padre, que ama sin reservas y sin medida. Esa es la lección suprema de esta DOCTORA de la Iglesia.
.
La historia de Teresa, muchas veces es la nuestra. Su vida fue una lucha de sufrimiento físico y una prueba de su fe, que superó con creces. Su vía no fue fácil, y para muchos... además de no ser entendible, puede ser hasta motivo de escándalo.
Su modélico camino, siguiendo la llamada a la salvación por medio de la cruz, probablemente es la misma via, que la de otros grandes amigos de Dios como San Rafael Arnaiz o la beata Ana Schäffer, de la cual nos informa hoy Patricia en su blog (Ver ENLACE). Es esta una vía  de probables padecimientos, de obstáculos, de sinsabores, pero es el camino más directo, el más seguro, aunque -el mundo- lo rechace.
.
Vuelvo de nuevo a recordar la película "Therese", porque su visionado en compañía, es un excelente termómetro de la sociedad actual. Hay quienes, pareciéndoles aceptables sus planteamientos artísticos, rechazan tanto "morbo", tanto.... "masoquismo"; "Es una locura llegar a esos extremos, Dios no quiere eso, esta chica no estaba bien de la cabeza"  etc., etc., etc.
¿Que sentido tiene el dolor?, ¿Cual es el fin último de la renuncia, incluso a cosas lícitas?....

No deja de resultar significativo el rechazo que siente la cultura laicista por el dolor. Esa actitud, en el fondo, encierra una buena dosis de hipocresía.
¿No son sacrificios, las exigencias a las que nos someten las modas actuales; Las dietas radicales para lucir un cuerpo diez;  Las horas en el gimnasio; las cirugías estéticas; las exposiciones solares extremas...., etc. etc., etc.???
Efectivamente el sacrificio (¡y el dolor!) son parte de la vida. Lo que escandaliza, lo que molesta..., no es el dolor en sí mismo, sino el sentido que los cristianos le damos.
.
En cuanto al dolor, es necesaria una aclaración inicial para poner las cosas en su justo sitio. Los cristianos sentimos como los demás, nos duele como a los demás, y ni sentimos placer con el dolor, ni creemos que ese dolor es un “precio” que hemos de pagar por nuestra salvación.. En definitiva... los cristianos NO ESTAMOS LOCOS, pero como decía la canción.... ¡sabemos lo que queremos! Todo encuentra su sentido y valor en un contexto de amor a Dios. Para quien ama, al compartir sus dolores, se acerca más a Cristo y por lo tanto es y está siempre más alegre. La verdadera alegría, tiene sus raíces en forma de cruz.
.
Vuelvo a cerrar el círculo, hablando otra vez de la película "Therese", que vuelvo a recomendar.
Desde luego..., no es extraño que, no solo la película, sino la vida de Santa Teresita sea escandalosa para este mundo tan "adulto", tan viciado, tan de vuelta de todo. Su ejemplo de vida entregada, es un golpe en la mesa que pretende despertar y recuperar esta sociedad tan empobrecida espiritualmente, volviendo a buscar almas en los orígenes de la bondad, recuperar la inocencia, la sencillez y la confianza plena, de ese Dios Padre amoroso, que también está  esperando detrás de cada uno de nuestros dolores.
.
La Iglesia en la actualidad cuenta con muchos santos declarados, algunos de peana y calendario, y otros muchos anónimos; pero solo cuenta con 34 doctores, 3 de los cuales son mujeres.
Las dos primeras, Santa Catalina de Siena y Santa Teresa de Jesús, subieron a los altares en el año 1970, durante el Pontificado de Pablo VI y la última que es nuestra protagonista de hoy, Teresa de Lisieux fue proclamada doctora de la Iglesia por Su Santidad Juan Pablo II en el 1997.
.
El Papa Pio XI la llamó "estrella de su pontificado" y Juan Pablo II la convirtió en Doctora con el acertadísimo título de "Doctora del Amor".
Su vida es un modelo de aceptación y ofrecimiento del dolor y la enfermedad:
Si yo no sufriera de minuto en minuto, me sería imposible tener paciencia”.
Su vida es un estímulo ejemplar para todos nosotros, los que en mayor o medida, sufrimos algún que otro achaque,  que sin razón, a veces nos desespera.
Estoy convencido, que su intercesión es poderosa, a ella nos encomendamos.
.
Además, Santa Teresita es Patrona de las Misiones. El próximo domingo celebraremos, D.m., el Domund, por eso, además de todo lo dicho, la hemos querido recordar hoy aquí.
.
*   *   *   *   *

6 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

..."Si pienso en el mañana, me asusta mi inconstancia,
siento nacer tristeza, tedio en mi corazón.
Mas yo acepto, Dios mío, la prueba, el sufrimiento
¡nada más que por hoy!"...

Este pequeño parrafo perteneciente a "Mi canto de Hoy" de Santa Teresita me sirve frecuentemente para "ir pasando...!, para ir aceptando todo lo que si se piensa de golpe no se si podría aceptar con la misma sumisión...
Quiero decir, la aceptación de la voluntad de Dios cuando esta conlleva sufrimiento creo que no es más que otra forma de amar, al menos de querer amar, primero a ese Dios que amo primero y luego a todos los hermanos, a todos... el dolor aceptado y recubierto del sentido que este tiene, ofrecido... por amor... se convierte en la fuerza que empuja para vivir el pequeño calvario diario.

No se si me explico pero así lo vivo...

En cuanto a la pelicula... la he visto, ya había leído a Teresa y sabía de su vida, pero ver el dolor "escenificado" me lo puso más cerca...
te confieso una intimidad mia ... viéndola lloré y le pedí a Dios poder parecerme al menos un poquito a ella en la confianza, en el abandono y en la aceptación del sufrimiento...

Un abrazo.

Bruce dijo...

Tengo pendiente leer todavía "Historia de un alma".
Sé que de momento también quieren hacer doctora a una de mi devoción, la cuarta mujer, Santa Faustina Kowalska.
Y de las tres teresas como yo las llamo he leído varias cosas de dos de ellas, tanto de Santa Teresa de Jesús como de la Beata Madre Teresa de Calcuta. Como digo es de momento una asignatura pendiente.

Militos dijo...

Si se fuera más valiente, tal vez pediríamos aumento del dolor, aunque podría parecer demasiado morboso, por eso me parece muy bien el párrafo que apunta Visigoda: "El dolor de hoy"ya es suficiente para santificar si se lleva con alegría.
Hay muchos ejemplos de S.Josemaría sobre el dolor:
"Con alegría ningun día sin cruz"

También, como era muy humano, aconsejaba a sus hijos que cuando tuvieran algun dolor físico pusieran todos los medios humanos para remediarlo, medicinas, calmantes...etc..., pero que si no conseguian calmarlo, entonces lo ofrecieran con generosidad y alegría.

BESIÑOS ALEGRES

Mento dijo...

Si no fuera porque has publicado antes que yo juraria que este post es ese abrazo que aún siento.
Gracias Arcen, aún puedo sentirlo.

LAH dijo...

Me encanto la pelicula, he leido muchas cosas de Santa Teresita, Historia de un alma, es una maravilla. gracias Arcendo por traerla hoy a tu blog, a ella me encomiendo mucho en mis debilidades. un abrazo

Miriam dijo...

Me encanta esta gran pequeña santa
Y el libro de su vida siempre me acompaña
La peli me costó un poco más (es la que estrenaron el año pasado o a principios de este?)
Pero la santa... me encanta pro su sencillez y cercanía. Por su amor incondicional al Señor¡

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...